El último año en la vida de Trotsky

por David North

Hace ochenta años, el 20 de agosto de 1940, León Trotsky, el colíder exiliado de la Revolución de Octubre de 1917 y fundador de la Cuarta Internacional, fue herido de muerte por un agente de la policía secreta de la Unión Soviética, la GPU. El líder revolucionario murió en un hospital de la Ciudad de México 26 horas después, la madrugada del 21 de agosto.

El asesinato de Trotsky fue el resultado de una conspiración política masiva organizada por el régimen burocrático totalitario encabezado por Stalin, cuyo nombre será por toda la historia sinónimo de traición contrarrevolucionaria, perfidia y criminalidad ilimitada. El asesinato de Trotsky fue el punto culminante de la campaña de genocidio político, dirigida por el Kremlin, cuyo objetivo era la extirpación física de toda la generación de revolucionarios marxistas y trabajadores socialistas avanzados que habían desempeñado un papel central en la preparación y dirección de la revolución bolchevique y el establecimiento del primer Estado obrero de la historia. Los tres juicios ficticios celebrados en Moscú entre 1936 y 1938 —fraudes judiciales que proporcionaron una tapadera pseudolegal para el asesinato de prácticamente todos los principales líderes de la Revolución de Octubre— fueron solo la manifestación pública de una campaña de terror que consumió las vidas miles y asestó un golpe demoledor al desarrollo intelectual y cultural de la Unión Soviética y la lucha mundial por el socialismo.

Expulsado al exilio, privado de la ciudadanía por la Unión Soviética y viviendo en “un planeta sin visa”, sin acceso a los atributos convencionales del poder, armado solo con una pluma y dependiente del apoyo de un número relativamente pequeño de camaradas perseguidos en todo el mundo, no había hombre más temido que Trotsky por los poderes que gobernaban la tierra. Trotsky —fundador y líder de la IV Internacional, “el partido de oposición irreconciliable, no solo en los países capitalistas, sino también en la URSS”— ejerció una influencia política e intelectual inigualable por ninguno de sus contemporáneos. Se elevó por encima de todos ellos. En un ensayo titulado “El lugar de Trotsky en la historia”, C.L.R. James, el intelectual e historiador socialista caribeño, escribió:

Durante su última década él [Trotsky] fue un exiliado, aparentemente impotente. Durante esos mismos diez años, Stalin, su rival, asumió un poder como ningún otro hombre en Europa desde que Napoleón lo había hecho. Hitler ha conmovido al mundo y se propone vencerlo como un coloso mientras dure. Roosevelt es el presidente más poderoso que jamás haya gobernado en Estados Unidos, y Estados Unidos es la nación más poderosa del mundo. Sin embargo, el juicio marxista de Trotsky es tan seguro como el juicio de Engels sobre Marx. Antes de su período de poder, durante él y después de su caída, Trotsky se situó solo en segundo lugar después de Lenin entre los hombres contemporáneos, y después de la muerte de Lenin fue el líder más grande de nuestro tiempo. Ese juicio lo dejamos a la historia. [1]

La estatura de Trotsky estuvo determinada no solo por el hecho de que analizó, con incomparable brillo, el mundo tal como era. También personificó el proceso revolucionario que determinaría su futuro. Como había declarado durante una sesión de la Comisión Dewey que celebró audiencias en abril de 1937 para investigar las acusaciones del Kremlin contra Trotsky, y que posteriormente encontró que los juicios de Moscú eran una trampa: “Mi política no se establece con el propósito de convenciones diplomáticas, sino para el desarrollo del movimiento internacional de la clase trabajadora”. [2]

Trotsky despreciaba toda forma de charlatanería política, que pretende que hay soluciones fáciles, es decir, no revolucionarias, a los inmensos problemas históricos que surgen de la agonía mortal del sistema capitalista. La política revolucionaria no logró sus objetivos prometiendo milagros. Se pueden lograr grandes avances sociales, insistió, “exclusivamente a través de la educación de las masas a través de la agitación, explicando a los trabajadores qué deben defender y qué deben derrocar”. Este enfoque profundamente basado en principios de la política revolucionaria también formó la base de la concepción de moralidad de Trotsky. “Sólo aquellos métodos son permisibles”, escribió, “que no entren en conflicto con los intereses de la revolución”. La adhesión a este principio colocó a Trotsky, incluso si se lo consideraba solo desde un punto de vista moral, en absoluta oposición al estalinismo, cuyos métodos destruían por completo las necesidades de la revolución social y, por lo tanto, el progreso de la humanidad. [3]

La muerte prematura de Lenin en enero de 1924, cuando solo tenía 53 años, fue una tragedia política. El asesinato de Trotsky a los 60 años fue una catástrofe. Su asesinato privó a la clase trabajadora del último representante superviviente del bolchevismo y del mayor estratega de la revolución socialista mundial. Sin embargo, el trabajo teórico y político que llevó a cabo Trotsky en el último año de su vida —un año dominado por el estallido de la Segunda Guerra Mundial— fue decisivo para asegurar la supervivencia de la IV Internacional, ante lo que podrían haber resultado ser dificultades insuperables.

Trotsky fue asesinado en el apogeo de sus poderes intelectuales. A pesar de su sensación de que su salud estaba empeorando, no había señales de una disminución de sus energías políticas. Incluso cuando producía a diario análisis políticos y ensayos polémicos, Trotsky trabajaba arduamente en una biografía de Stalin que, incluso como obra incompleta, puede describirse con justicia como una obra maestra literaria.

Los escritos de Trotsky durante el último año de su vida no solo fueron tan brillantes como los de períodos anteriores; el alcance de su análisis de los eventos de 1939-40 se extendió, en términos de relevancia duradera, hacia el futuro. Ninguna otra figura de su tiempo exhibió una comprensión comparable del estado del mundo y hacia dónde se dirigía.

Por ejemplo, Trotsky fue entrevistado por un grupo de periodistas estadounidenses el 23 de julio de 1939, solo seis semanas antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Estaban ansiosos por conocer su evaluación de la situación mundial. Para beneficio de los periodistas, Trotsky habló en inglés. Comenzó recordando que le había prometido a un profesor estadounidense visitante que mejoraría su inglés si el Gobierno estadounidense le concedía una visa para ingresar a los Estados Unidos. Lamentablemente, observó Trotsky, “parece que no les interesa mi inglés”.

Aunque Trotsky no estaba satisfecho con su dominio del inglés, la transcripción de sus comentarios no deja ninguna duda de su dominio de la complejidad de la situación mundial. “El sistema capitalista”, afirmó, “está en un punto muerto”. Trotsky continuó:

Por mi parte, no veo ningún resultado normal, legal y pacífico de este impasse. El resultado solo puede ser creado por una tremenda explosión histórica. Las explosiones históricas son de dos tipos: guerras y revoluciones. Creo que tendremos ambos. Los programas de los Gobiernos actuales, tanto los buenos como los malos —si suponemos que también hay buenos Gobiernos—, los programas de diferentes partidos, los programas pacifistas y los programas reformistas, parecen ahora, al menos para quien los observa desde el lado, como un juego de niños, en el lado inclinado de un volcán antes de una erupción. Esta es la imagen general del mundo actual. [4]

Trotsky luego hizo referencia a la Feria Mundial de Nueva York en curso, cuyo tema era el “Mundo del Mañana”.

Crearon una feria mundial. Solo puedo juzgarlo desde fuera por la misma razón por la que mi inglés es tan malo, pero por lo que he aprendido sobre la Feria en los periódicos, es una creación humana tremenda desde el punto de vista del “Mundo del Mañana”. Creo que esta caracterización es un poco unilateral. Solo desde un punto de vista técnico, su Feria Mundial puede llamarse “El mundo del mañana”, porque si desea considerar el mundo real del mañana, deberíamos ver un centenar de aviones militares sobre la Feria Mundial, con bombas, algunos cientos de bombas, y el resultado de esta actividad sería el mundo del mañana. Este grandioso poder creativo humano por un lado, y este terrible atraso en el campo que es más importante para nosotros, el campo social, el genio técnico —y, permítanme la palabra, la idiotez social— este es el mundo de hoy. [5]

Como descripción del “mundo de hoy” contemporáneo y predicción del “mundo del mañana” —es decir, el mundo que emergerá de las crisis de la presente década— difícilmente sería necesario cambiar una sola palabra. En todo el mundo, con Gobiernos —que combinan la codicia ilimitada con la estupidez ilimitada— incapaces de responder con competencia o humanidad, se plantea la pregunta: ¿Cómo se resolverá esta crisis? Nuestra respuesta es la misma que dio Trotsky: la solución vendrá en forma de una “tremenda explosión histórica”. Y, como explicó Trotsky en 1939, tales explosiones son de dos tipos: guerras y revoluciones. Ambos están en la agenda.

Los periodistas que interrogaron a Trotsky en julio de 1939 también estaban ansiosos por saber si tenía algún consejo que dar al Gobierno estadounidense en cuanto a la conducción de la política exterior. No sin un rastro de humor, Trotsky respondió:

Debo decir que no me siento competente para asesorar al gobierno de Washington por la misma razón política por la cual el gobierno de Washington no considera necesario otorgarme una visa. Estamos en una posición social diferente a la del Gobierno de Washington. Podría dar consejos a un gobierno que tuviera los mismos objetivos que el mío, no a un gobierno capitalista, y el gobierno de los Estados Unidos, a pesar del New Deal [Nuevo Trato] es, en mi opinión, un gobierno imperialista y capitalista. Solo puedo decir lo que debería hacer un gobierno revolucionario —un gobierno obrero genuino en los Estados Unidos—.

Creo que lo primero sería expropiar a las Sesenta Familias. Sería una muy buena medida, no sólo desde el punto de vista nacional, sino desde el punto de vista de la solución de los asuntos mundiales; sería un buen ejemplo para las demás naciones. [6]

Trotsky reconoció que esto no se lograría en el futuro inmediato. Las derrotas de la clase trabajadora en Europa y la inminencia de la guerra retrasarían la revolución en Estados Unidos. La entrada de Estados Unidos en la guerra que se avecinaba era solo cuestión de tiempo. “Si el capitalismo estadounidense sobrevive, y sobrevivirá durante algún tiempo, tendremos en Estados Unidos el imperialismo y el militarismo más poderoso del mundo”. [7]

Trotsky hizo otra predicción en la entrevista de julio. De hecho, fue una reafirmación de un análisis político de la política exterior soviética que había estado avanzando durante los cinco años anteriores. Refiriéndose a la destitución del antiguo diplomático soviético, Maxim Litvinov, del cargo de ministro de Relaciones Exteriores, y su reemplazo por el cómplice más cercano de Stalin en el crimen, Molotov, Trotsky declaró que el cambio era “una insinuación del Kremlin a Hitler de que nosotros [Stalin ] estamos dispuestos a cambiar nuestra política, a realizar nuestro objetivo, nuestro propósito, que les presentamos a usted y a Hitler hace algunos años, porque el objetivo de Stalin en la política internacional es un acuerdo con Hitler”. [8]

Incluso en esa fecha tardía, la idea de que la Unión Soviética se aliaría con la Alemania nazi fue considerada absurda por prácticamente todas las opiniones “expertas”. Pero, como sucedió con tanta frecuencia en el pasado, los acontecimientos confirmaron el análisis de Trotsky. Exactamente un mes después de la entrevista de Trotsky, el 23 de agosto de 1939, se firmó en Moscú el Pacto de No Agresión Stalin-Hitler. Stalin eliminó el último obstáculo a los planes de guerra de Hitler. El 1 de septiembre de 1939 el régimen nazi invadió Polonia. Dos días después, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania. Veinticinco años después del estallido de la Primera Guerra Mundial, había comenzado la Segunda Guerra Mundial.

Haber predicho repetidamente el viraje del Kremlin hacia Hitler, Trotsky no se sorprendió en lo más mínimo por la traición de Stalin. La Unión Soviética, advirtió, pagaría un precio terrible por la miopía e incompetencia de Stalin. La creencia del dictador de que había salvado a la burocracia soviética de los peligros de la guerra con la Alemania nazi resultaría ser otro error de cálculo desastroso.

* * * * *

El estallido de la guerra desencadenó una crisis política dentro de la Cuarta Internacional que se convirtió en el foco central del trabajo de Trotsky durante el último año de su vida. La concentración no estaba fuera de lugar: su respuesta a la facción minoritaria en el Partido Socialista de los Trabajadores de EE.UU. (Socialist Workers Party, SWP) liderado por James Burnham, Max Shachtman y Martin Abern fue de importancia fundamental no solo en su defensa de los fundamentos teóricos del marxismo y el avance histórico, a pesar de los crímenes de la burocracia soviética, representada por la Revolución de Octubre. Las polémicas de Trotsky anticiparon muchas de las cuestiones más difíciles de estrategia, programa y perspectiva revolucionarios que iban a surgir durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

La firma del Pacto Stalin-Hitler, seguida de la invasión soviética de Polonia a mediados de septiembre de 1939 y Finlandia (la Guerra de Invierno de 1939-40), provocó la indignación entre amplios sectores de intelectuales y artistas radicales pequeñoburgueses en los Estados Unidos. Muchos miembros de este amplio e influyente medio social habían logrado llegar a un acuerdo e incluso apoyar la aniquilación de los viejos bolcheviques por parte de Stalin durante el Terror y el estrangulamiento de la Revolución española. Los crímenes de 1936-39 ocurrieron mientras el régimen estalinista todavía defendía una alianza internacional entre la Unión Soviética y las “democracias occidentales”. La aplicación interna de esta orientación fue la promoción por parte de los partidos estalinistas de una alianza, sobre la base de un programa capitalista, entre las organizaciones de la clase trabajadora y los partidos políticos capitalistas (el “Frente Popular”). La firma del Pacto por parte de Stalin con Alemania asestó, de una manera absolutamente cínica y oportunista, un golpe a esta forma particular de colaboración de clases. El estado de ánimo de la pequeña burguesía democrática se volvió contra la Unión Soviética. En la medida en que la intelectualidad democrática había identificado sin crítica y falsamente al estalinismo con el socialismo, el giro contra la Unión Soviética asumió un carácter abiertamente anticomunista.

Este cambio político se reflejó en el desarrollo de una tendencia de oposición dentro del SWP y otras secciones de la Cuarta Internacional. Los líderes más importantes de esta tendencia dentro del SWP fueron Max Shachtman —quien fue miembro fundador del movimiento trotskista estadounidense y, junto a James P. Cannon, la figura más influyente del SWP— y James Burnham, profesor de filosofía en Universidad de Nueva York. Insistieron en que, como consecuencia del Pacto Stalin-Hitler y la invasión de Polonia por la URSS, la definición de la Unión Soviética como un Estado obrero degenerado ya no era aceptable. La Unión Soviética, afirmaron, se había convertido en una nueva forma de sociedad explotadora, con la burocracia funcionando como un nuevo tipo de clase dominante imprevisto en la teoría marxista. Uno de los términos empleados por la minoría para describir la sociedad soviética fue “colectivismo burocrático”. Un corolario de esta nueva valoración fue el rechazo a la defensa de la Unión Soviética en caso de guerra con un Estado imperialista, incluso si el adversario era la Alemania nazi.

Para Trotsky, la exigencia de Shachtman y Burnham de que la Cuarta Internacional revoque su definición de la Unión Soviética como un Estado obrero degenerado no era simplemente una cuestión de terminología. ¿Cuáles eran, preguntó Trotsky, las consecuencias políticas prácticas de la demanda de que la Unión Soviética ya no se definiera como un Estado obrero?

Concedamos por el momento que la burocracia es una nueva “clase” y que el régimen actual en la URSS es un sistema especial de explotación de clases. ¿Qué nuevas conclusiones políticas surgen de estas definiciones? La Cuarta Internacional reconoció hace mucho tiempo la necesidad de derrocar a la burocracia mediante un levantamiento revolucionario de los trabajadores. No proponen ni pueden proponer nada más quienes proclaman que la burocracia es una clase explotadora. [9]

Pero el cambio en la definición de la Unión Soviética exigido por la minoría del SWP tuvo implicaciones que fueron mucho más allá de una aclaración terminológica. La definición establecida de la URSS como un Estado obrero degenerado estaba relacionada con la demanda de una revolución política más que social. Detrás de esta distinción estaba la convicción de que el derrocamiento de la burocracia estalinista no implicaría un cambio en las relaciones de propiedad establecidas sobre la base de la Revolución de Octubre. La clase obrera, después de haber destruido el régimen burocrático y restablecido la democracia soviética, preservaría el sistema económico basado en la nacionalización de la propiedad lograda mediante el derrocamiento de la burguesía rusa y la expropiación de la propiedad capitalista. Esta conquista fundamental de la Revolución de Octubre, la base económica fundamental para el posterior desarrollo económico y cultural de la Unión Soviética, no sería abandonada.

La posición de la minoría partió del supuesto de que no quedaba nada de la Revolución de Octubre que valiera la pena salvar. Por tanto, no había razón para mantener la defensa de la Unión Soviética en el programa de la IV Internacional.

Trotsky planteó otro tema crítico. Si la burocracia representaba una nueva clase, que había establecido en la URSS una nueva forma de sociedad explotadora, ¿cuáles eran las nuevas formas de relaciones de propiedad identificadas de manera única con esta nueva clase? ¿De qué nueva etapa del desarrollo económico, más allá del capitalismo y el socialismo, fue el “colectivismo burocrático” una expresión históricamente legítima e incluso necesaria? La Cuarta Internacional sostuvo que la burocracia había usurpado el poder político, que utilizó para adquirir privilegios basados en la nacionalización de la propiedad lograda a través de la revolución obrera de 1917. El poder dictatorial ejercido por la burocracia bajo el liderazgo de Stalin fue producto de la degeneración del Estado soviético en condiciones políticas específicas. Estos fueron, principalmente, el atraso histórico de la economía capitalista rusa anterior a 1917, que heredaron los bolcheviques, y el prolongado aislamiento político de la Unión Soviética como consecuencia de la derrota de los movimientos revolucionarios en Europa y Asia a raíz de la guerra bolchevique. conquista del poder en Rusia.

Si estas condiciones persistieran —es decir, si el aislamiento de la Unión Soviética persistiera como consecuencia de las derrotas de la clase trabajadora y la supervivencia a largo plazo del capitalismo en los principales centros del imperialismo— el Estado obrero dejaría de existir. Pero el resultado de este proceso, insistió Trotsky, tomaría la forma de la liquidación de la propiedad nacionalizada y el restablecimiento de las relaciones de propiedad capitalistas. Este resultado implicaría la transformación de una sección poderosa de burócratas, que explota su poder político para robar activos estatales, en una clase capitalista reconstituida. Trotsky había advertido que este resultado era una posibilidad real, que sólo podría evitarse mediante la revolución política, junto con la revolución socialista en los países capitalistas avanzados.

Este examen cuidadoso del argumento sobre la definición terminológica apropiada de la Unión Soviética permitió a Trotsky identificar las implicaciones históricas y políticas de gran alcance de los cambios en el programa planteados por la oposición del SWP:

La alternativa histórica, llevada hasta el final, es la siguiente: o el régimen de Stalin es una abominable recaída en el proceso de transformación de la sociedad burguesa en una sociedad socialista, o el régimen de Stalin es la primera etapa de una nueva sociedad explotadora. Si el segundo pronóstico resulta ser correcto, entonces, por supuesto, la burocracia se convertirá en una nueva clase explotadora. Por más onerosa que sea la segunda perspectiva, si el proletariado mundial resultara realmente incapaz de cumplir la misión que le ha encomendado el curso del desarrollo, no quedaría nada más que reconocer que la revolución socialista, basada en las contradicciones internas de la sociedad capitalista terminó como una utopía. Es evidente que se necesitaría un nuevo programa “mínimo” para la defensa de los intereses de los esclavos de la sociedad burocrática totalitaria.

Pero ¿existen datos objetivos tan incontrovertibles o incluso impresionantes que nos obliguen hoy a renunciar a la perspectiva de la revolución socialista? Ésa es toda la cuestión. [10]

Por tanto, lo que estaba en juego era la legitimidad histórica de todo el proyecto socialista. ¿Fue la alianza de Stalin con Hitler, combinada con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, una prueba incontrovertible de que la clase obrera era incapaz de cumplir la tarea histórica que le asignaba la teoría marxista? Así, toda la disputa con Burnham y Shachtman —y, de hecho, con todas las muchas capas de intelectuales pequeñoburgueses desmoralizados por quienes hablaban— dependía de si la clase obrera era, como establecieron Marx y Engels en su desarrollo y elaboración de la concepción materialista de la historia, una clase revolucionaria. La respuesta de Trotsky a esta cuestión histórica, que ha dominado la vida política e intelectual durante los últimos ochenta años, es suficiente, casi por sí sola, para asentar su estatura como el pensador político más profundo y visionario, igualado sólo por Lenin, del siglo XX. Por lo tanto, es apropiado citar este pasaje en su totalidad:

La crisis de la sociedad capitalista que asumió un carácter abierto en julio de 1914, desde el primer día de la guerra, produjo una aguda crisis en la dirección proletaria. Durante los 25 años que han transcurrido desde entonces, el proletariado de los países capitalistas avanzados aún no ha creado una dirección que pueda elevarse al nivel de las tareas de nuestra época. La experiencia de Rusia atestigua, sin embargo, que se puede crear tal liderazgo. (Esto no significa, por supuesto, que será inmune a la degeneración.) La pregunta, en consecuencia, es la siguiente: ¿Se abrirá a la larga la necesidad histórica objetiva un camino en la conciencia de la vanguardia de la clase obrera?; es decir, en el proceso de esta guerra y de los profundos choques que debe engendrar, ¿se formará una auténtica dirección revolucionaria capaz de conducir al proletariado a la conquista del poder?

La Cuarta Internacional ha respondido afirmativamente a esta pregunta, no sólo a través del texto de su programa, sino también por el hecho mismo de su existencia. Todos los diversos tipos de representantes desilusionados y asustados del pseudomarxismo parten por el contrariodel supuesto de que la quiebra de la dirección sólo “refleja” la incapacidad del proletariado para cumplir su misión revolucionaria. No todos nuestros oponentes expresan este pensamiento con claridad, pero todos ellos —ultraizquierdistas, centristas, anarquistas, por no hablar de estalinistas y socialdemócratas— trasladan la responsabilidad de las derrotas a los hombros del proletariado. Ninguno de ellos indica con precisión en qué condiciones el proletariado será capaz de realizar el vuelco socialista.

Si admitimos como cierto que la causa de las derrotas tiene sus raíces en las cualidades sociales del proletariado mismo, entonces la posición de la sociedad moderna tendrá que ser reconocida como desesperada. En condiciones de capitalismo en decadencia, el proletariado no crece ni numérica ni culturalmente. Por lo tanto, no hay motivos para esperar que en algún momento se eleve al nivel de las tareas revolucionarias. De manera totalmente diferente se le presenta el caso a quien ha aclarado en su mente el profundo antagonismo entre el impulso orgánico, profundo e insuperable de las masas trabajadoras de liberarse del caos sangriento capitalista, y el conservador, patriótico, absolutamente burgués carácter del liderazgo sindical sobrevivido. Debemos elegir una de estas dos tendencias irreconciliables. [11]

Ni Shachtman ni Burnham habían intentado analizar las consecuencias de sus perspectivas. Ni siquiera fueron capaces de predecir su propia trayectoria política de derecha y proimperialista, y mucho menos de prever el curso de la historia mundial. Su pensamiento político estaba guiado por el pragmatismo más vulgar, que consistía en improvisar respuestas políticas a partir de impresiones cotidianas de “la realidad de los hechos vivientes”, sin intentar ubicar los hechos a los que reaccionaban dentro del esencial contexto histórico mundial. Trotsky llamó la atención sobre su eclecticismo político.

Los líderes de la oposición separaron la sociología del materialismo dialéctico. Escindieron la política de la sociología. En el ámbito de la política, dividieron nuestras tareas en Polonia de nuestra experiencia en España; nuestras tareas en Finlandia de nuestra posición en Polonia. La historia se transforma en una serie de incidentes excepcionales; la política se transforma en una serie de improvisaciones. Tenemos aquí, en el pleno sentido del término, la desintegración del marxismo, la desintegración del pensamiento teórico, la desintegración de la política en sus elementos constitutivos. El empirismo y su hermano adoptivo, el impresionismo, dominan de arriba a abajo. [12]

En el curso de esta polémica, Trotsky, de una manera que ciertamente tomó por sorpresa a Burnhan y Shachtman, introdujo la cuestión de la lógica dialéctica en la discusión. Trotsky era, por supuesto, consciente del hecho de que Burnham descartaba la dialéctica por carecer de sentido; y que despreciaba a Hegel, a quien el pomposo profesor describió estúpidamente como “el archiembrollador del pensamiento humano del siglo muerto”. [13] En cuanto a Max Shachtman, no tenía ningún interés particular en asuntos relacionados con la filosofía y se declaró agnóstico en la relación del materialismo dialéctico con la política revolucionaria. En esta situación, no había nada artificial o caprichoso en el “giro filosófico” de Trotsky

El desarrollo de una perspectiva científica, necesaria para la orientación política de la clase obrera, requería un nivel de análisis, de una situación socio-económica y política compleja, contradictoria y, por tanto, rápidamente cambiante, que no se podía adquirir a partir de criterios de la lógica formal, diluida con el impresionismo pragmático. La ausencia de un método científico, a pesar de todas sus pretensiones de experiencia filosófica, encontró una cruda expresión en la forma en que el análisis de Burnham de la sociedad y las políticas soviéticas carecía de contenido histórico y se basaba en gran medida en descripciones impresionistas de fenómenos visibles en la superficie de la sociedad. El enfoque pragmático de sentido común de Burnham para los complejos procesos socioeconómicos y políticos era teóricamente inútil. Él contrastó la Unión Soviética existente con lo que pensaba, en términos ideales, que debería ser un Estado obrero genuino. No buscó explicar el proceso histórico y el conflicto de fuerzas sociales y políticas, a escala nacional e internacional, que subyacen a la degeneración.

Trotsky lo reprendió apropiadamente:

El pensamiento vulgar opera con conceptos tales como capitalismo, moral, libertad, Estado de los trabajadores, etc. como abstracciones fijas, asumiendo que el capitalismo es igual al capitalismo, la moral es igual a la moral, etc. El pensamiento dialéctico analiza todas las cosas y fenómenos en su cambio continuo, mientras se determina en las condiciones materiales de esos cambios ese límite crítico más allá del cual “A” deja de ser “A”, un Estado obrero deja de ser un estado obrero.

El defecto fundamental del pensamiento vulgar reside en el hecho de que desea contentarse con huellas inmóviles de una realidad que consiste en un movimiento eterno. El pensamiento dialéctico da a los conceptos, mediante aproximaciones más cercanas, correcciones, concretizaciones, riqueza y flexibilidad; incluso diría una suculencia que en cierta medida los acerca a los fenómenos vivos. No el capitalismo en general, sino un capitalismo dado en una etapa determinada de desarrollo. No un Estado obrero en general, sino un Estado obrero dado en un país atrasado en un cerco imperialista, etc.

El pensamiento dialéctico se relaciona con el pensamiento vulgar de la misma manera que una película se relaciona con una fotografía fija. La película no prohíbe la fotografía fija, sino que las combinan de acuerdo con las leyes del movimiento. La dialéctica no niega el silogismo, pero nos enseña a combinar los silogismos de tal manera que acerquemos nuestro entendimiento a la realidad eternamente cambiante. Hegel en su Lógica estableció una serie de leyes: cambio de cantidad en calidad, desarrollo a través de contradicciones, conflicto de contenido y forma, interrupción de la continuidad, cambio de posibilidad en inevitabilidad, etc., que son tan importantes para el pensamiento teórico como el silogismo simple para tareas más elementales. [14]

Trotsky pertenecía a esa rara categoría de escritores verdaderamente grandes que buscaban y eran capaces de expresar las ideas más profundas en un lenguaje accesible. Pero no logró la claridad a expensas de la profundidad intelectual. Más bien, la claridad es una manifestación de su dominio de las cuestiones teóricas esenciales.

También vale la pena señalar que este pasaje revela una sorprendente confluencia de la concepción de la lógica dialéctica de Trotsky y Lenin. En su Conspectus de la Ciencia de la Lógica de Hegel (que comprende una parte de los cuadernos de Lenin sobre filosofía publicados en el Volumen 38 de las Obras completas del líder bolchevique), Lenin, comentando sobre Hegel, escribió:

La lógica es la ciencia de la cognición. Es la teoría del conocimiento. El conocimiento es el reflejo de la naturaleza por parte del hombre. Pero esto no es una reflexión simple, inmediata, completa, sino el proceso de una serie de abstracciones, la formación y desarrollo de conceptos, leyes, etc., y estos conceptos, leyes, etc. (pensamiento, ciencia = “la Idea lógica”) abrazan condicionalmente, aproximadamente, el carácter universal gobernado por leyes de la naturaleza eternamente en movimiento y en desarrollo. Aquí hay en realidad, objetivamente, tres miembros: 1) naturaleza; 2) cognición humana = el cerebro humano (como el producto más elevado de esta misma naturaleza), y 3) la forma de reflejo de la naturaleza en la cognición humana, y esta forma consiste precisamente en conceptos, leyes, categorías, etc. El hombre no puede comprender = reflejar = reflejar la naturaleza como un todo, en su totalidad, en su “totalidad inmediata”, sólo puede acercarse eternamente a esto, creando abstracciones, conceptos, leyes, una imagen científica del mundo, etc., etc. [15]

En abril de 1940, la minoría rompió con el SWP y creó su “Workers Party” (Partido de los Trabajadores). Burnham permaneció en sus filas durante poco más de un mes. El 21 de mayo envió una carta de renuncia a la organización que había cofundado con Shachtman, en la que anunciaba su total y absoluto repudio al socialismo. Sacando las finales conclusiones de su rechazo del materialismo dialéctico, Burnham escribió: “De todas las creencias importantes que se han asociado con el movimiento marxista, ya sea en sus variantes reformista, leninista, estalinista o trotskista, prácticamente no hay ninguna que yo acepte en su forma tradicional”. [16] Al enterarse de la deserción del teórico de la oposición, Trotsky escribió a su abogado (y miembro del SWP) Albert Goldman: “Burnham no reconoce la dialéctica, pero la dialéctica no le permite escapar de su red. Está atrapado como una mosca en una red”. [17]

Tras su abandono del Workers Party, Burnham se movió rápidamente hacia la extrema derecha de la política burguesa, se convirtió en un defensor de la guerra nuclear preventiva contra la Unión Soviética y, poco antes de su muerte en 1987, recibió la Medalla de la Libertad por parte del presidente Ronald Reagan. La evolución de Shachtman fue más prolongada. Su “tercer campo” fue definido por el lema “Ni Washington ni Moscú”. Con el tiempo, Shachtman abandonó su prohibición de apoyar a Washington y se convirtió en un defensor de la Guerra Fría librada por Estados Unidos, que finalmente implicó un apoyo total a la invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y, más tarde en la década, el bombardeo de Vietnam del Norte.

Tras la escisión con la minoría del Partido Socialista de los Trabajadores (siglas en inglés, SWP), Trotsky pudo centrar su atención en la redacción de un Manifiesto para la Conferencia de Emergencia de la Cuarta Internacional, que había sido convocada para responder a la repentina expansión de la guerra en Europa Occidental. La rápida conquista de Polonia por parte de la Alemania nazi en el otoño de 1939 fue seguida por una pausa prolongada en el conflicto militar, la llamada «Sitzkrieg». Pero en abril de 1940 Hitler inició una nueva etapa en la guerra. La Wehrmacht se movió hacia el oeste, primero se apoderó de Noruega y Dinamarca y, en mayo, arrasó con Holanda, Bélgica y Francia.

El Manifiesto de Trotsky comenzó con un llamamiento conmovedor a todas las víctimas de la opresión capitalista-imperialista.

La Cuarta Internacional no se dirige a los gobiernos que han arrastrado a los pueblos a la matanza, ni a los políticos burgueses que tienen la responsabilidad de estos gobiernos, ni a la burocracia laboral que apoya a la burguesía beligerante. La Cuarta Internacional se dirige a los trabajadores y trabajadoras, los soldados y marineros, los campesinos arruinados y los pueblos coloniales esclavizados. La Cuarta Internacional no tiene ningún vínculo con los opresores, los explotadores, los imperialistas. Es el partido mundial de los trabajadores, los oprimidos y los explotados. Este manifiesto está dirigido a ellos. [1]

El Manifiesto rechazó todas las explicaciones oficiales del estallido de la guerra. «Contrariamente a las fábulas oficiales diseñadas para drogar al pueblo», escribió Trotsky, «la principal causa de la guerra, así como de todos los demás males sociales —el desempleo, el alto costo de la vida, el fascismo, la opresión colonial— es la propiedad privada de los medios de producción junto con el estado burgués que descansa sobre esta base”. [2] Como en la Primera Guerra Mundial, subyacente al estallido del conflicto militar estaba la rivalidad entre las potencias imperialistas.

Por el momento, los principales protagonistas de este conflicto global eran Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, con Japón persiguiendo sus intereses en Asia. Estados Unidos, que, predijo Trotsky, “intervendrá en el tremendo choque para mantener su dominio mundial. El orden y el momento de la lucha entre el capitalismo estadounidense y sus enemigos aún no se conocen — tal vez ni siquiera por Washington. La guerra con Japón sería una lucha por “espacio para vivir” en el Océano Pacífico. La guerra en el Atlántico, incluso si se dirigiera inmediatamente contra Alemania, sería una lucha por la herencia de Gran Bretaña». [3]

Trotsky hizo a un lado las afirmaciones de que las élites gobernantes estaban librando la guerra en la «Defensa de la» Patria». La burguesía, escribió, “nunca defiende la patria por el bien de la patria». Defienden la propiedad privada, los privilegios, las ganancias. … El patriotismo oficial es una máscara para los intereses explotadores. Los trabajadores conscientes de clase arrojan esta máscara desdeñosamente a un lado” [4] En cuanto a la invocación pretenciosa de los ideales democráticos, estos no fueron menos fraudulentos que las declaraciones patrióticas. Todas las democracias, con Gran Bretaña en el primer rango, ayudaron a llevar a Hitler al poder. Y todos derivaron una parte sustancial de su riqueza de la brutal explotación de los pueblos coloniales.

El régimen de Hitler no era más que «la destilación químicamente pura de la cultura del imperialismo». La afirmación hipócrita de que los poderes democráticos estaban luchando contra el fascismo fue una flagrante distorsión política de la historia y la realidad.

Los Gobiernos democráticos, que en su día aclamaban a Hitler como un cruzado contra el bolchevismo, ahora lo presentan como una especie de Satanás inesperadamente liberado de las profundidades del infierno, que viola la santidad de los tratados, fronteras, reglas y regulaciones. Si no fuera por Hitler, el mundo capitalista florecería como un jardín. ¡Qué miserable mentira! Este epiléptico alemán con una máquina de calcular en el cráneo y un poder ilimitado en sus manos no cayó del cielo ni salió del infierno: no es más que la personificación de todas las fuerzas destructivas del imperialismo. [5]

Trotsky luego pasó a examinar el papel desempeñado por el régimen estalinista en la complicidad del estallido de la guerra.

La alianza de Stalin con Hitler, que levantó el telón de la guerra mundial y condujo directamente a la esclavitud del pueblo polaco, resultó de la debilidad de la URSS y del pánico del Kremlin frente a Alemania. La responsabilidad de esta debilidad no recae en nadie más que en este mismo Kremlin; su política interna, que abrió un abismo entre la casta gobernante y el pueblo; su política exterior, que sacrificó los intereses de la revolución mundial a los intereses de la camarilla estalinista. [6]

A pesar de los crímenes de Stalin, una invasión de la Unión Soviética por parte de los nazis —que Trotsky creía inevitable— pondría en tela de juicio no sólo la supervivencia de la dictadura del Kremlin sino la de la URSS. Las conquistas de la revolución, por distorsionadas y desfiguradas que fueran por el estalinismo, no podían entregarse a los ejércitos invasores del imperialismo. «Mientras libra una lucha incansable contra la oligarquía de Moscú», proclamó Trotsky, «la Cuarta Internacional rechaza decisivamente cualquier política que ayude al imperialismo contra la URSS». Él continuó:

La defensa de la URSS coincide en principio con la preparación de la revolución proletaria mundial. Rechazamos rotundamente la teoría del socialismo en un país, esa creación del estalinismo ignorante y reaccionario. Solo la revolución mundial puede salvar a la URSS para el socialismo. Pero la revolución mundial trae consigo la inevitable eliminación de la oligarquía del Kremlin. [7]

El análisis de Trotsky de la guerra abarcó los desarrollos en las posesiones coloniales, que estaba convencido de que se convertiría en un teatro masivo de luchas revolucionarias globales. “Toda la guerra actual”, escribió, “es una guerra por colonias”. Algunos los cazan; sostenido por otros que se niegan a renunciar a ellos. Ninguna de las partes tiene la menor intención de liberarlos voluntariamente. Los centros metropolitanos en declive se ven impulsados a drenar lo máximo posible de las colonias y devolverles lo menos posible. Sólo la lucha revolucionaria directa y abierta de los pueblos esclavizados puede abrir el camino para su emancipación”. [8]

Trotsky examinó las condiciones económicas y políticas en China, India y América Latina. En cada situación, teniendo en cuenta las condiciones específicas, la victoria de la lucha contra las potencias imperialistas dependía del establecimiento de la independencia política de la clase trabajadora de las élites dominantes nacionales corruptas y comprometidas. La teoría de la revolución permanente, que guio a la clase trabajadora rusa al poder en 1917, mantuvo plena validez para la clase trabajadora en todos los países oprimidos por el imperialismo. El derrocamiento del dominio imperialista estuvo inextricablemente conectado e inseparable de la lucha por el poder de los trabajadores y el socialismo. Además, como había demostrado el ejemplo de Rusia, no existía un orden especial que determinara a priori cuándo uno u otro país tendría condiciones que permitieran a la clase trabajadora conquistar el poder. Trotsky explicó:

La perspectiva de la revolución permanente en ningún caso significa que los países atrasados deban esperar la señal de los avanzados, o que los pueblos coloniales deban esperar pacientemente a que el proletariado de los centros metropolitanos los libere. La ayuda llega a quien se ayuda a sí mismo. Los trabajadores deben desarrollar la lucha revolucionaria en todos los países, coloniales o imperialistas, donde se han establecido condiciones favorables, y con ello dar ejemplo a los trabajadores de otros países. Sólo la iniciativa y la actividad, la determinación y la audacia pueden realmente materializar el lema «¡Trabajadores del mundo, uníos!» [9]

En las secciones finales del Manifiesto, Trotsky volvió a las cuestiones teóricas y políticas centrales que había planteado en la fase inicial de la lucha entre facciones contra la minoría pequeñoburguesa y que lo preocuparían en las últimas semanas de su vida. El estallido de la Segunda Guerra Mundial fue preparado por las traiciones de todas las organizaciones de masas existentes de la clase trabajadora, ya sean socialdemócratas, estalinistas, anarquistas o alguna otra variedad de reformismo. ¿Cómo, entonces, encontraría la clase trabajadora el camino al poder?

Trotsky revisó las condiciones esenciales para la conquista del poder por parte de la clase trabajadora: una crisis que crea un impase político que desorienta a la clase dominante; intenso descontento con las condiciones existentes entre grandes sectores de la clase media que priva a los grandes capitalistas de su apoyo; la convicción de la clase obrera de que la situación es intolerable y la voluntad de emprender acciones radicales; y, finalmente, un programa y un liderazgo decisivo dentro de los sectores avanzados de la clase trabajadora. Pero cada una de estas condiciones puede desarrollarse a un ritmo diferente. Mientras la burguesía se encuentra en un impase político y la clase media busca alternativas a las condiciones existentes, la clase trabajadora —bajo la influencia de derrotas pasadas— puede mostrar una renuencia a entrar en luchas decisivas. Trotsky reconoció que las traiciones durante los años previos al estallido de la guerra habían creado un clima de desánimo entre los trabajadores. «Sin embargo, no se debe sobreestimar la estabilidad o durabilidad de tales estados de ánimo», aconsejó Trotsky. “Los eventos los crearon; los eventos los disiparán». [10]

En el análisis final, tomando en consideración la compleja interacción de los elementos contradictorios de una crisis social fundamental, el destino de la revolución depende de la resolución del problema del liderazgo. Al enfrentar este problema, Trotsky planteó hipotéticamente dos preguntas: “¿No será traicionada la revolución también esta vez, ya que hay dos Internacionales [la Segunda Internacional Socialdemócrata y la Internacional Comunista Estalinista, también conocida como la Comintern] al servicio del imperialismo mientras que los auténticos elementos revolucionarios constituyen una pequeña minoría? En otras palabras: ¿lograremos preparar a tiempo un partido capaz de liderar la revolución proletaria?” [11]

En su ensayo, «La URSS y la Guerra», escrito ocho meses antes, en septiembre de 1939, Trotsky había indicado que el resultado de la Segunda Guerra Mundial podría resultar decisivo para determinar la viabilidad de la perspectiva de la revolución socialista. «Los resultados de esta prueba», había escrito, «sin duda tendrán un significado decisivo para nuestra valoración de la época moderna como la época de la revolución proletaria». [12] Pero esta afirmación tenía el carácter de un obiter dictum, un comentario incidental destinado, legítimamente, a subrayar la gravedad de la situación mundial y los peligros que planteaba a la clase trabajadora. No estaba destinado a ser leído como un calendario histórico inalterable. En un documento subsiguiente, escrito en abril de 1940, Trotsky hizo un punto crítico sobre la metodología del análisis marxista:

Todo pronóstico histórico es siempre condicional, y cuanto más concreto es el pronóstico, más condicional es. Un pronóstico no es un pagaré que se pueda cobrar en una fecha determinada. El pronóstico describe solo las tendencias definidas del desarrollo. Pero junto a estas tendencias operan un orden diferente de fuerzas y tendencias, que en un momento determinado comienzan a predominar. Todos aquellos que buscan predicciones exactas de eventos concretos deben consultar a los astrólogos. El pronóstico marxista solo ayuda en la orientación. [13]

En mayo, está claro que Trotsky buscaba orientar a la Cuarta Internacional sobre la base de una perspectiva cuyo análisis se extendía más allá de la guerra y su resultado inmediato. La guerra no fue solo la culminación de la crisis de la era posterior a la Primera Guerra Mundial; también fue el comienzo de una nueva etapa en la crisis del sistema capitalista y la revolución mundial. Los cuadros de la IV Internacional tenían que prepararse para un largo período de lucha. “Naturalmente”, reconoció con franqueza, “este o aquel levantamiento puede terminar y seguramente terminará en derrota, debido a la inmadurez de la dirección revolucionaria. Pero no se trata de un solo levantamiento. Se trata de toda una época revolucionaria”.

¿Qué conclusión se desprende de esta valoración de la guerra como un punto de inflexión en la historia mundial?

El mundo capitalista no tiene salida, a menos que se considere así una agonía de muerte prolongada. Es necesario prepararse para largos años, si no décadas, de guerras, levantamientos, breves interludios de tregua, nuevas guerras y nuevos levantamientos. Un joven partido revolucionario debe basarse en esta perspectiva. La historia le proporcionará suficientes oportunidades y posibilidades para ponerse a prueba, acumular experiencia y madurar. Cuanto más rápido se fusionen las filas de la vanguardia, más se acortará la época de convulsiones sangrientas, menos destrucción sufrirá nuestro planeta. Pero el gran problema histórico no se resolverá en ningún caso hasta que un partido revolucionario se sitúe a la cabeza del proletariado. La cuestión de los tempos y los intervalos de tiempo es de enorme importancia; pero no altera ni la perspectiva histórica general ni la dirección de nuestra política. La conclusión es simple: es necesario continuar la labor de educar y organizar a la vanguardia proletaria con diez veces más energía. Precisamente en esto radica la tarea de la Cuarta Internacional. [14]


Tras la finalización de su Manifiesto para la Conferencia de Emergencia de la Cuarta Internacional, el implacable y penoso programa de redacción de proyectos de Trotsky se vio interrumpido por un evento que había previsto durante mucho tiempo, aunque no se podía predecir su fecha exacta. En la madrugada del 24 de mayo de 1940, el pintor y fanático estalinista mexicano David Alfaro Siqueiros encabezó un escuadrón de sicarios, armado con metralletas Thompson calibre 45, fusiles automáticos calibre 30 y bombas incendiarias, en un asalto contra el líder de la IV Internacional.

Los asesinos no tuvieron que asaltar la villa de la Avenida Viena. El guardia de turno, Robert Sheldon Harte, abrió la puerta de hierro y permitió que los asesinos entraran. Los pistoleros estaban claramente familiarizados con todo el diseño del recinto. Un grupo se trasladó a la sección de la villa que albergaba el dormitorio de Trotsky y su esposa Natalia y el de su nieto Seva. Otro grupo se trasladó rápidamente al extremo opuesto del patio, fuera de la sección del recinto donde estaban alojados los guardias de Trotsky. Mientras el segundo grupo de pistoleros disparaban en dirección a las habitaciones de los guardias, inmovilizándolos y dejándolos totalmente ineficaces, el equipo principal de asesinos entró en el dormitorio de Trotsky.

La habitación estaba a oscuras y los asesinos dispararon salvajemente en todas direcciones. Trotsky se había tomado una pastilla para dormir al retirarse por la noche y estaba aturdido cuando lo despertaron los disparos. Natalia respondió más rápidamente y salvó la vida de Trotsky. Como recordó en «Stalin Seeks My Death», un relato del asalto escrito en la primera semana de junio de 1940:

Mi esposa ya había saltado de su cama. El tiroteo continuó incesantemente. Mi esposa me dijo más tarde que me ayudó a bajar al suelo, empujándome hacia el espacio entre la cama y la pared. Esto era muy cierto. Se había quedado de pie, junto a la pared, como para protegerme con su cuerpo. Pero mediante susurros y gestos la convencí de que se tumbara en el suelo. Los disparos venían de todos lados, era difícil saber de dónde. En un momento dado, mi esposa, como me contó más tarde, pudo distinguir claramente los chorros de fuego de un arma; en consecuencia, el tiroteo se estaba realizando en la habitación, aunque no pudimos ver a nadie. Mi impresión es que en total se dispararon unos doscientos tiros, de los cuales unos cien cayeron justo a nuestro lado. Las astillas de vidrio de los cristales de las ventanas y las astillas de las paredes volaron en todas direcciones. Un poco después sentí que mi pierna derecha había sido levemente herida en dos lugares. [1]

Cuando los pistoleros se retiraron de la habitación, Trotsky escuchó a su nieto de 14 años, Seva, gritar. Trotsky recordó este terrible momento:

La voz del niño en la oscuridad bajo los disparos sigue siendo el recuerdo más trágico de esa noche. El niño, después de que el primer disparo hubiera cortado su cama en diagonal como lo demuestran las marcas dejadas en la puerta y la pared, se arrojó debajo de la cama. Uno de los asaltantes, aparentemente presa del pánico, disparó contra la cama, la bala atravesó el colchón, golpeó a nuestro nieto en el dedo gordo del pie y se incrustó en el piso. Los asaltantes arrojaron dos bombas incendiarias y salieron del dormitorio de nuestro nieto. Llorando, «¡Abuelo!» corrió tras ellos al patio, dejando un rastro de sangre detrás de él y, bajo los disparos, se precipitó a la habitación de uno de los guardias. [2]

Trotsky atribuyó su supervivencia a «un afortunado accidente».

Las camas estaban bajo fuego cruzado. Quizás los asaltantes tenían miedo de golpearse entre sí e instintivamente dispararon más alto o más bajo de lo que deberían. Pero eso es solo una conjetura psicológica. También es posible que mi esposa y yo acudiéramos en ayuda del feliz accidente sin perder la cabeza, sin volar por la habitación, sin gritar o pedir ayuda cuando no había esperanza de hacerlo, sin disparar cuando no tenía sentido, pero permaneció en silencio en el suelo fingiendo estar muerto. [3]

El escuadrón asesino escapó, sin darse cuenta de que su misión había terminado en fracaso. Trotsky salió de su habitación y entró en el patio, del que aún se elevaba el humo de los disparos. Estaba buscando miembros de la guardia, que todavía estaban en sus habitaciones. Ninguno de ellos había sido entrenado para reaccionar ante un asalto de este carácter. Sus esfuerzos por devolver el fuego habían sido esporádicos e ineficaces. La ametralladora de Harold Robins se atascó en la primera ronda. Más tarde se enteró de que se habían cargado municiones incorrectas en el arma. Robins recordó que el comportamiento de Trotsky era notablemente tranquilo. Habiendo experimentado numerosas batallas durante la salvaje Guerra Civil Rusa de 1918-21, el ex comandante supremo del Ejército Rojo no era ajeno del fuego de armas. Pero Robins también sintió que Trotsky estaba decepcionado con la respuesta absolutamente ineficaz de sus guardias. [4]

Los guardias descubrieron que un destacamento de la policía mexicana, que había sido asignado a un puesto en el exterior de la villa, había sido atado. Siguiendo las instrucciones de Trotsky, fueron desatados inmediatamente. Un descubrimiento más inquietante fue que Robert Sheldon Harte se había ido con los asaltantes, lo que inmediatamente despertó sospechas de que estaba involucrado en la conspiración. En ausencia de pruebas definitivas de la participación de Harte, Trotsky mantuvo su inocencia, una posición que pareció reivindicarse cuando el cuerpo del guardia fue descubierto varias semanas después.

Por razones que pueden entenderse bien, Trotsky se mostró reacio, inmediatamente después del asalto, a formular una acusación contra Harte. Pero no excluyó la posibilidad de que Harte hubiera actuado en connivencia con la GPU. «A pesar de todas las precauciones», escribió Trotsky, «es, por supuesto, imposible considerar como absolutamente excluida la posibilidad de que un agente aislado de la GPU pueda meterse en la guardia». [5] Señaló que Harte, debido a su desaparición, había sido objeto de sospechas. Pero según la evidencia disponible en ese momento, Trotsky no estaba preparado para concluir que Harte fuera culpable. Aceptó la posibilidad de que la nueva información pudiera requerir una reevaluación del papel de Harte. Cualquiera que sea el veredicto final, prosiguió: “Si, contrariamente a todas mis suposiciones, se confirmara tal participación, no cambiaría nada esencial en el carácter del asalto. Con la ayuda de uno de los miembros de la guardia o sin esta ayuda, la GPU organizó una conspiración para matarme y quemar mis archivos”. [6]

Trotsky expresó su confianza en la elección de guardias del SWP. «Todos fueron enviados aquí después de una selección especial por parte de mis viejos y experimentados amigos». [7] Lo que Trotsky no sabía era que el Partido Socialista de los Trabajadores no examinó seriamente a las personas que envió desde Estados Unidos a Coyoacán. En el caso de Harte, el neoyorquino de 25 años prácticamente no tenía antecedentes políticos en el SWP. Después de la desaparición de su hijo, su padre, Jesse Harte, un rico empresario y amigo de J. Edgar Hoover, viajó a México. En el transcurso de las reuniones con la policía mexicana, el mayor Harte les informó que se había encontrado una foto de Stalin en el apartamento de su hijo en Nueva York. Cuando esta información se filtró a la prensa algo más tarde, Trotsky le envió un telegrama a Jesse Harte, solicitando la confirmación de este informe. Harte respondió con una negación inequívoca y deshonesta: «DEFINITIVAMENTE DETERMINADO LA FOTO DE STALINS NO ESTÁ EN LA SALA DE LOS ESTANTES». 

Como parte de la investigación sobre el asesinato de Trotsky, que inició en 1975, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional revisó todas las pruebas relacionadas con el papel de Sheldon Harte en la redada del 24 de mayo. El CICI concluyó que Harte era, de hecho, un participante en la conspiración. Este hallazgo fue denunciado por el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), liderado por Joseph Hansen, y sus aliados en organizaciones pablistas antitrotskistas de todo el mundo, que se oponían amargamente a la denuncia de los estalinistas y otros agentes policiales dentro de la Cuarta Internacional. Denunciaron la investigación sobre el asesinato de Trotsky como «hostigamiento sobre acusaciones de ser agentes». El CICI fue acusado en una declaración pública emitida por el SWP y sus aliados internacionales de «profanar la tumba de Robert Sheldon Harte». [9]

La publicación de los archivos de la GPU tras la disolución de la Unión Soviética en 1991 estableció definitivamente que Harte era un agente estalinista, que desempeñó un papel fundamental en el atentado contra la vida de Trotsky el 24 de mayo. Varios días después del intento de asesinato, la GPU recompensó a Harte por su traición al asesinarlo. Despreciando al joven traidor, Siqueiros y sus cómplices vieron a Harte como un individuo poco confiable que podría hablar si finalmente fuera interrogado por la policía. Mientras Harte dormía, le dispararon una bala en el cerebro, arrojaron su cuerpo a un pozo de tierra y lo cubrieron con cal. Los restos descompuestos de Hart fueron descubiertos varias semanas después.

A pesar del hecho obvio de que el atentado contra la vida de Trotsky se había llevado a cabo por orden de Stalin, los mercenarios de la GPU que operaban en el Partido Comunista Mexicano, los sindicatos y los periódicos iniciaron una campaña para desorientar a la opinión pública alegando que la redada del 24 de mayo era en realidad, una «autoagresión», iniciada por el mismo Trotsky. En dos artículos importantes, «Stalin busca mi muerte» y «La Comintern y la GPU», este último se completó el 17 de agosto de 1940, sólo tres días antes del segundo y exitoso ataque, llevado a cabo por Ramon Mercader, Trotsky sometió el estalinista miente a una refutación devastadora.

En “El Comintern y la GPU”, Trotsky expuso lo absurdo de la afirmación de que él habría o podría haber orquestado el ataque del 24 de mayo.

¿Qué objetivos podía perseguir aventurándome en una empresa tan monstruosa, repugnante y peligrosa? Nadie lo ha explicado hasta el día de hoy. Se insinúa que quería denigrar a Stalin y su GPU. ¿Pero otro asalto añadiría algo a la reputación de un hombre que ha destruido a toda la vieja generación del Partido Bolchevique? Se dice que deseo probar la existencia de la «Quinta Columna». ¿Por qué? ¿Para qué? Además, los agentes de la GPU son suficientes para perpetrar un asalto; no hay necesidad de la misteriosa «Quinta Columna». Se dice que quería crear dificultades para el gobierno mexicano. ¿Qué posibles motivos podría tener para crear dificultades al único gobierno que me ha sido hospitalario? Se dice que quería provocar una guerra entre Estados Unidos y México. Pero esta explicación pertenece completamente al dominio del delirio. Para provocar una guerra así, habría sido en todo caso mucho más conveniente organizar un asalto a un embajador norteamericano o a magnates del petróleo y no a un revolucionario-bolchevique, ajeno y odioso a los círculos imperialistas.

Cuando Stalin organiza un intento de asesinarme, el significado de sus acciones es claro: quiere destruir a su enemigo número uno. Stalin no corre ningún riesgo por ello; actúa a larga distancia. Por el contrario, al organizar el «autoataque», tengo que asumir yo mismo la responsabilidad de tal empresa; arriesgo mi propio destino, el de mi familia, mi reputación política y la reputación del movimiento al que sirvo. ¿Qué ganaría con eso?

Pero incluso si uno permitiera lo imposible, a saber, que después de renunciar a la causa de toda mi vida, y pisotear el sentido común y mis propios intereses vitales, decidí organizar un «autoataque» en aras de un objetivo desconocido, entonces todavía queda la siguiente pregunta: ¿Dónde y cómo obtuve veinte albaceas? ¿Cómo les proporcioné uniformes de policía? ¿Cómo los armé? ¿Cómo los equipé con todas las cosas necesarias? etc. etc. En otras palabras, ¿cómo un hombre, que vive casi completamente aislado del mundo exterior, se las arregló para realizar una empresa concebible sólo para un aparato poderoso? Permítanme confesar que me siento incómodo al someter a la crítica una idea que está por debajo de toda crítica. [10]

En su análisis de la preparación política de la GPU del asalto, Trotsky brindó nuevas pruebas de su extraordinaria perspicacia. Llamó la atención sobre el Congreso Extraordinario del Partido Comunista Mexicano, que se había realizado en marzo de 1940. El tema principal que dominó el congreso fue la necesidad de exterminar el trotskismo. Trotsky supuso que la decisión del Congreso de expulsar a Hernán Laborde, secretario general del Partido Comunista Mexicano, y Valentín Campa, figura destacada de los sindicatos, estaba ligada a la necesidad de destituir de los puestos de autoridad a líderes individuales que se resistían a involucrar al partido en un complot de asesinato políticamente peligroso e impopular. Trotsky enfatizó que la iniciativa de esta purga claramente provino de fuera de la organización, es decir, de la GPU actuando bajo las directivas del régimen del Kremlin. Al explicar que la implementación de los brutales cambios organizativos en el congreso habría requerido varios meses para prepararse, Trotsky argumentó que la orden para el intento de asesinato había llegado de Moscú en noviembre o diciembre de 1939.

El análisis de Trotsky de los prolongados preparativos para el asalto del 24 de mayo y la importancia del Congreso Extraordinario del PC mexicano ha sido corroborado por estudios recientes, que han demostrado que la planificación del asesinato de Trotsky comenzó en la primavera de 1939. Laborde fue abordado por un agente de la GPU que operaba al amparo del Komintern. La misión del agente “era buscar la cooperación de la Secretaría del PCM en los planes para eliminar a Trotsky. Laborde supuestamente consultó con Campa y Rafael Carrillo [otro miembro destacado del PC mexicano] y llegó a la conclusión de que tal medida no solo pondría en peligro las relaciones del PCM con el gobierno de Cárdenas, sino que en cualquier caso era innecesario ya que Trotsky era una fuerza gastada». [11]

La GPU no estuvo de acuerdo con la evaluación de Laborde y Campa sobre la influencia política de Trotsky. Laborde, Campa y Carrillo viajaron a Nueva York en mayo de 1939 para buscar el apoyo de Earl Browder, líder del Partido Comunista de Estados Unidos (CPUSA), para oponerse a un ataque a Trotsky. No tuvieron éxito. La decisión de convocar un congreso extraordinario se tomó en el pleno de septiembre de 1939 del Comité Nacional del Partido Comunista Mexicano. Según el académico Barry Carr, el CPUSA y el Komintern estaban preocupados «por las deficiencias de la campaña anti-Trotsky del partido mexicano y por su supuestamente superficial defensa de la política exterior soviética, en particular la decisión de intervenir militarmente en Finlandia en noviembre de 1939». [12]

La primera convocatoria pública para el Congreso Extraordinario se realizó en noviembre. Los delegados del Comintern de Europa, en realidad agentes de la GPU, comenzaron a llegar a México desde Europa. Entre ellos estaba Vittorio Codovilla, que había estado destinado en España. Carr escribe que los enviados de la Comintern no estaban satisfechos con los preparativos y la agenda del congreso planeado.

Codovilla sugirió una reescritura completa de la agenda y una concentración en un punto esencial «para no distraer la atención de los delegados». Continuó esbozando la estructura de la agenda revisada, incluyendo un nuevo ítem sobre la lucha contra los enemigos del pueblo (siendo el tema principal la lucha contra el trotskismo…)

Los enviados no limitaron sus actividades a sugerencias sobre el formato de los documentos preliminares del Congreso Extraordinario. También instaron al partido a realizar una “limpieza de la casa” previa al Congreso, expulsando a los trotskistas… se ofrecieron los servicios de los comunistas españoles exiliados para esta última tarea. [13]

Stalin vio a Trotsky como la amenaza política más seria para su régimen. Había llegado a ver la decisión de deportar a Trotsky de la Unión Soviética en 1929 como su mayor error político. Stalin había asumido que Trotsky, aislado en un país extranjero, sería incapaz de montar una oposición seria al Kremlin. Stalin estaba equivocado. Como señaló Trotsky, «los acontecimientos han demostrado, sin embargo, que es posible participar en la vida política sin poseer ni un aparato ni recursos materiales». [14] El biógrafo de Stalin, Dmitri Volkogonov, que tenía acceso a los documentos privados de su sujeto, escribió que el dictador estaba obsesionado por «el fantasma de Trotsky».

Él [Stalin] pensó en Trotsky cuando tuvo que sentarse y escuchar a Molotov, Kaganovich, Khrushchev y Zhdanov [miembros del Politburó estalinista]. Trotsky era de un calibre diferente intelectualmente, con su comprensión de la organización y su talento como orador y escritor. En todos los sentidos, era muy superior a este grupo de burócratas, pero también era superior a Stalin y Stalin lo sabía. «¿Cómo pude haber dejado que un enemigo así se me escapara de los dedos?» casi gimió. En una ocasión le confesó a su pequeño círculo que ese había sido uno de los mayores errores de su vida …

La idea de que Trotsky hablaba no solo por sí mismo, sino también por todos sus partidarios silenciosos y los opositores dentro de la URSS era particularmente dolorosa para Stalin. Cuando leyó las obras de Trotsky, como La escuela de falsificación de Stalin, Una carta abierta a los miembros del Partido bolchevique o El termidor estalinista, el líder casi perdió el control de sí mismo. [15]

El odio de Stalin hacia Trotsky no era de carácter puramente, ni siquiera predominantemente, personal. Las dimensiones homicidas de su rabia eran la expresión concentrada de la hostilidad que la burocracia gobernante, como casta privilegiada, sentía hacia su oponente más implacable. Como explicó Trotsky en «El Comintern y la GPU»:

El odio de la oligarquía de Moscú hacia mí está engendrado por su arraigada convicción de que yo la «traicioné». Esta acusación tiene un significado histórico propio. La burocracia soviética no elevó a Stalin a la dirección de inmediato y sin vacilaciones. Hasta 1924, Stalin era un desconocido incluso entre los círculos más amplios del partido, y mucho menos entre la población, y como ya he dicho, no gozaba de popularidad en las filas de la burocracia misma. El nuevo estrato gobernante tenía esperanzas de que yo emprendiera la defensa de sus privilegios. No se hicieron pocos esfuerzos en esta dirección. Solo después de que la burocracia se convenció de que yo no tenía la intención de defender sus intereses contra los trabajadores, sino por el contrario los intereses de los trabajadores contra la nueva aristocracia, se dio el giro completo hacia Stalin y se me proclamó «traidor». Este epíteto en boca de la casta privilegiada constituye una prueba de mi lealtad a la causa de la clase trabajadora. No es casual que el 90 por ciento de los revolucionarios que construyeron el Partido Bolchevique, hicieron la Revolución de Octubre, crearon el Estado soviético y el Ejército Rojo y lideraron la guerra civil fueron destruidos como “traidores” en el transcurso de los últimos doce años. Por otro lado, el aparato estalinista ha acogido en sus filas durante este período a personas cuya abrumadora mayoría se encontraba al otro lado de las barricadas en los años de la revolución. [16]

La degeneración política y la decadencia moral no se limitaron al Partido Comunista Soviético. El mismo proceso insidioso se iba a observar en toda la Comintern, cuyo personal directivo en todos los países había cambiado de acuerdo con las necesidades políticas e ideológicas del Kremlin. Los líderes nacionales fueron elegidos no sobre la base de su intransigencia revolucionaria, inteligencia política e integridad personal. Lo que el Kremlin buscaba en las personas que seleccionaba como líderes de los partidos nacionales era el coraje, el oportunismo y la voluntad de recibir órdenes. Trotsky estaba muy familiarizado con el tipo favorecido por Stalin:

Al carecer de estatura independiente, ideas independientes, influencia independiente, los líderes de las secciones del Kremlin son muy conscientes de que su posición y reputación van y vienen con la posición y reputación del Kremlin. En el sentido material, como se mostrará más adelante, viven de los folletos de la GPU. Su lucha por la existencia se resuelve, por tanto, en una rabiosa defensa del Kremlin contra toda oposición. No pueden dejar de percibir la corrección y, por tanto, el peligro de la crítica que proviene de los llamados trotskistas. Pero esto solo redobla su odio hacia mí y mis compañeros de pensamiento. Como sus amos del Kremlin, los líderes de los partidos comunistas son incapaces de criticar las verdaderas ideas de la Cuarta Internacional y se ven obligados a recurrir a falsificaciones y maquinaciones que se exportan desde Moscú en cantidades ilimitadas. No hay nada de “nacional” en la conducta de los estalinistas mexicanos; simplemente traducen al español las políticas de Stalin y las órdenes de la GPU. [17]

Trotsky documentó la corrupción sistemática de las secciones del Komintern fomentadas por la GPU. Los sobornos, respaldados por amenazas, reemplazaron el argumento político como un medio para asegurar la implementación de las políticas deseadas por el Kremlin.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial intensificó el miedo de Stalin a Trotsky. A pesar de la desesperada esperanza de Stalin de que Hitler se adhiriera al Pacto de No Agresión y se abstuviera de invadir la Unión Soviética, ciertamente se dio cuenta de que, a pesar de todas las concesiones que había hecho a Hitler, el peligro de una invasión alemana era muy real. Si eso ocurrió y cuándo, las desastrosas consecuencias de las políticas de Stalin —que incluyeron el lanzamiento de una sangrienta purga del ejército en 1937-38 que implicó la aniquilación física de los generales más experimentados y capaces del Ejército Rojo y aproximadamente las tres cuartas partes de su cuerpo de oficiales dejaría al régimen totalmente desacreditado. Las derrotas sufridas por los ejércitos zaristas durante la Primera Guerra Mundial habían sido un factor importante en el estallido de la Revolución Rusa solo un poco más de 20 años antes. El zar, que había asumido el mando supremo de las fuerzas armadas, fue barrido del poder. ¿No existía, por tanto, la posibilidad de que una nueva guerra resultara en un levantamiento dentro de la Unión Soviética, especialmente si el estallido de la guerra fuera seguido de derrotas causadas por la incompetencia del régimen? Sin duda, Stalin estaba familiarizado con el ensayo escrito en 1937 por el célebre escritor y revolucionario Victor Serge. A pesar de todas las persecuciones, escribió Serge, el «Viejo» —como a Trotsky lo llamaban cariñosamente tantos de sus seguidores— no había sido olvidado por el pueblo soviético.

Mientras viva el Viejo, no habrá seguridad para la burocracia triunfante. Una mente de la revolución de octubre permanece, y esa es la mente de un verdadero líder. A la primera conmoción, las masas se volverán hacia él. En el tercer mes de una guerra, cuando comienzan las dificultades, nada impedirá que toda la nación recurra al «organizador de la victoria». [18]

Había otra razón más por la que Stalin buscaba la muerte de Trotsky. El dictador del Kremlin sabía que Trotsky estaba trabajando duro en una biografía de Stalin. Uno de los objetivos de la redada del 24 de mayo había sido destruir los archivos de Trotsky. Stalin ciertamente asumió que entre los artículos de Trotsky estaba el manuscrito de la biografía, que la redada del 24 de mayo no logró localizar ni destruir. La única forma de evitar que se completara la biografía era asesinar a su autor. Stalin temía las consecuencias de la exposición de Trotsky de sus antecedentes, su mediocridad política, su papel menor en la historia del partido bolchevique antes de 1917 y durante la revolución, su incompetencia durante la Guerra Civil y, sobre todo, el patrón de deslealtad y traición que llevó a Lenin a concluir a principios de 1923 que Stalin tenía que ser destituido de su puesto de secretario general. La determinación de Stalin de detener la finalización y publicación de la biografía fue sin duda un factor importante en el muy corto período de tiempo, menos de tres meses, que transcurrió entre el fallido asalto del 24 de mayo y el asesinato perpetrado por Ramon Mercader el 20 de agosto de 1940.

De hecho, el asesinato impidió que se completara la biografía. Pero Trotsky dejó un gran manuscrito que proporcionó una visión extraordinaria de la personalidad y la evolución política de Stalin. No fue hasta 1946 que se publicó la biografía de Trotsky; pero esta versión estaba organizada de manera incompetente, mezclando capítulos completos con fragmentos de notas y pasajes que Trotsky no había integrado claramente en la narrativa biográfica. El traductor, Charles Malamuth, era un incompetente. Ya en 1939, basándose en lo que había visto de los esfuerzos iniciales de Malamuth para traducir secciones del manuscrito, Trotsky se quejaba: “El Malamuth parece tener al menos tres cualidades: no sabe ruso; no sabe inglés; y es tremendamente pretencioso «. [19]

Peor aún, tras el asesinato, Malamuth se tomó libertades extraordinarias con el texto de Trotsky, insertando arbitrariamente sus propias palabras y frases, imponiendo intencionalmente en la biografía opiniones que contradecían directamente las del autor. Las interpolaciones de Malamuth se extendieron con frecuencia por varias páginas, diluyendo y distorsionando así la narrativa escrita por Trotsky. Ésta fue la única versión de la biografía a la que tuvo acceso el público en general durante aproximadamente 70 años. En 2016, se publicó una nueva versión de la biografía, con un enfoque mucho más concienzudo de la traducción y organización del manuscrito y de los fragmentos no asimilados previamente. [20]

En el volumen final de su trilogía de Trotsky, Isaac Deutscher escribió que la biografía de Stalin —incluso si el autor hubiera vivido para completarla— «probablemente habría seguido siendo su obra más débil». Esta crítica, que surgió de las objeciones políticas de Deutscher a la valoración inequívoca de Trotsky del estalinismo como contrarrevolucionario, es profundamente errónea. A pesar de que la biografía quedó incompleta, tanto en términos de su contenido como de la evidente ausencia de un proceso de edición final que hubiera permitido al gran escritor impartir todo el alcance de su arte al manuscrito, el Stalin de Trotsky es una obra maestra. Se han escrito innumerables biografías de Stalin, incluida una de Deutscher que presenta a Stalin como un gigante político. Ninguna de estas obras se acerca a la biografía de Trotsky en términos de profundidad política, perspicacia psicológica y brillantez literaria.

La biografía de Trotsky se basa en un conocimiento inigualable del entorno económico, social, cultural y político en el que se desarrolló el movimiento obrero revolucionario en todo el vasto Imperio ruso. La recreación de Trotsky de la personalidad de Stalin no es una caricatura. La personalidad de Djughashvili-Stalin, como demuestra Trotsky, fue moldeada por las condiciones atrasadas de la educación de su familia y el entorno cultural y político en el que se desarrollaron sus primeras actividades políticas.

Este no es el lugar para una revisión completa y detallada de este extraordinario trabajo. Pero el único elemento crítico de la biografía al que se debe llamar la atención es la preocupación de Trotsky por las condiciones objetivas y los procesos subjetivos reflexivos, que hicieron posible el ascenso de Stalin al poder supremo. Trotsky llama la atención repetidamente sobre el cambio en la cultura social del Partido Bolchevique después de la Guerra Civil. El partido que lideró la revolución proporcionó un ejemplo heroico “de tal solidaridad, tal resurgimiento idealista, tal devoción, tal desinterés” que es casi incomparable con cualquier otro movimiento en la historia. [21]

Dentro del Partido Bolchevique hubo debates internos, conflictos, en una palabra, todas esas cosas que son parte natural de la existencia humana. En cuanto a los miembros del Comité Central, ellos también eran solo humanos, pero una época especial los elevó por encima de ellos mismos. Sin idealizar nada, y sin cerrar los ojos a las debilidades humanas, podemos decir sin embargo que en esos años, el aire que se respiraba en la fiesta era el de las cumbres. [22]

Pero la atmósfera cambió después de la Guerra Civil, a medida que nuevos elementos no probados y socialmente ajenos entraron en la fiesta. Hubo esfuerzos episódicos para proteger al partido contra la afluencia de arribistas. Pero las condiciones objetivas se movían en una dirección desfavorable.

Después de la Guerra Civil, y especialmente después de la derrota de la revolución en Alemania, los bolcheviques ya no se sentían como guerreros en marcha. Al mismo tiempo, el Partido pasó del período revolucionario al sedentario. No pocos matrimonios tuvieron lugar durante los años de la Guerra Civil. Hacia su final, las parejas engendraron hijos. La cuestión de los apartamentos, del mobiliario, de la familia empezó a cobrar una importancia cada vez mayor. Los lazos de solidaridad revolucionaria que habían superado las dificultades en general fueron reemplazados en un grado considerable por lazos de dependientes burocráticos y materiales. Antes, era posible ganar solo mediante ideales revolucionarios. Ahora, mucha gente empezó a ganar con posiciones y privilegios materiales. [23]

Trotsky no abogaba por un ascetismo perpetuo e inalcanzable alejado de todas las preocupaciones personales y materiales. Él mismo tuvo cuatro hijos. Más bien, estaba explicando cómo un entorno social conservador se desarrolló gradualmente dentro del partido e interactuó con procesos socioeconómicos de gran alcance dentro del país, asociados con el resurgimiento de un mercado capitalista de la Nueva Política Económica. La renovada importancia de la empresa privada en el campo creó una repentina aceptación e incluso un estímulo de la desigualdad social. El énfasis puesto por Trotsky y sus partidarios en la Oposición de Izquierda en la igualdad fue atacado. Stalin se adaptó y aprovechó este estado de ánimo. La igualdad «fue proclamada por la burocracia como un prejuicio pequeñoburgués». La animada versión a la igualdad estuvo acompañada de una creciente hostilidad hacia la perspectiva de la revolución permanente:

La teoría del “socialismo en un solo país” fue defendida en ese período por un bloque de la burocracia con la pequeña burguesía agraria y urbana. La lucha contra la igualdad soldaba a la burocracia con más fuerza que nunca, no sólo a la pequeña burguesía agraria y urbana, sino también a la aristocracia obrera. La desigualdad se convirtió en la base social común, la fuente y la razón de ser de estos aliados. Así, los lazos económicos y políticos unieron a la burocracia y la pequeña burguesía desde 1923 hasta 1928 [24].

El ascenso al poder de Stalin estuvo ligado a la cristalización del aparato burocrático y su creciente conciencia de sus intereses específicos. “A este respecto, Stalin presenta un fenómeno completamente excepcional. No es ni pensador, ni escritor, ni orador. Asumió el poder antes de que las masas aprendieran a discernir su figura de otras en las marchas de celebración en la Plaza Roja. Stalin llegó al poder no gracias a cualidades personales, sino a un aparato impersonal. Y no fue él quien creó el aparato, sino el aparato que lo creó a él». [25]

Trotsky hizo añicos el «mito de Stalin» al revelar las relaciones socioeconómicas y de clase de las que surgió. Este mito, escribió Trotsky, “carece de cualidades artísticas. Sólo es capaz de asombrar la imaginación a través de la grandiosa línea de desvergüenza que se corresponde completamente con el carácter de la casta codiciosa de los advenedizos, que desea apresurar el día en que se ha convertido en el amo de la casa». [26]

La descripción de Trotsky de la relación de Stalin con su séquito de sátrapas corruptos recuerda las sátiras de Juvenal:

Calígula hizo de su caballo favorito un senador. Stalin no tiene un caballo favorito y hasta ahora no hay ningún diputado equino en el Soviet Supremo. Sin embargo, los miembros del Soviet Supremo tienen tan poca influencia en el curso de los asuntos en la Unión Soviética como la tuvo el caballo de Calígula, o incluso la influencia que sus senadores tuvieron en los asuntos de Roma. La Guardia Pretoriana estaba por encima de la gente y, en cierto sentido, incluso por encima del Estado. Debía tener un emperador como árbitro final. La burocracia estalinista es una contraparte moderna de la Guardia Pretoriana con Stalin como su líder supremo. El poder de Stalin es una forma moderna de cesarismo. Es una monarquía sin corona, y hasta ahora, sin heredero aparente. [27]

En el ámbito de la política, Trotsky fue la mente más grande de su época. Supuso una amenaza intolerable para el régimen estalinista, que funcionó en última instancia como una agencia del imperialismo mundial. No podía permitirle vivir. Trotsky entendió muy bien las fuerzas que se desplegaron contra él: «Por lo tanto, puedo afirmar que vivo en esta tierra no de acuerdo con la regla, sino como una excepción a la regla». [28] Pero incluso frente a un peligro tan extremo, Trotsky mantuvo un grado extraordinario de objetividad personal:

En una época reaccionaria como la nuestra, un revolucionario se ve obligado a nadar contra la corriente. Estoy haciendo esto lo mejor que puedo. La presión de la reacción mundial se ha expresado quizás de manera más implacable en mi destino personal y el destino de quienes me rodean. No veo en absoluto ningún mérito mío: es el resultado del entrelazamiento de circunstancias históricas. [29]

La milagrosa supervivencia de Trotsky del intento de asesinato del 24 de mayo de 1940 resultó ser solo un aplazamiento. La GPU puso inmediatamente en marcha un plan alternativo para el asesinato de Trotsky. El próximo intento no lo llevaría a cabo un escuadrón de asesinos fuertemente armado, sino un asesino solitario. Ramon Mercader, el agente español elegido para el encargo por la GPU, había sido introducido ya en 1938 en el medio de la IV Internacional por su novia Sylvia Ageloff. Su relación específica con el Partido Socialista de los Trabajadores sigue sin estar clara, aunque parece haber funcionado como mensajero para la Cuarta Internacional y el SWP.

Es difícil conciliar las conexiones de alto nivel de Ageloff con la Cuarta Internacional con su ingenuidad personal y política. En el transcurso de una relación íntima que duró casi dos años, ella no se dio cuenta o reprimió las preocupaciones sobre las evidentes anomalías, contradicciones y misterios que se arremolinaban en torno a su extraño compañero: sus múltiples identidades (Frank Jacson, Jacques Mornard, Vandendresched), actividades comerciales muy dudosas y suministro ilimitado de efectivo disponible. A Ageloff nunca se le ocurrió —o eso afirmó después del asesinato a fiscales mexicanos sospechosos e incrédulos— que había algo muy malo en su novio y que definitivamente no era el tipo de persona a la que se le debería permitir acercarse a Trotsky.

En la primavera de 1940, Jacson-Mornard aprovechó la oportunidad que le brindó Ageloff para hacerse una presencia familiar para los guardias de Trotsky, aunque no mostró ningún interés en conocer al líder revolucionario. Con frecuencia conduciendo a Ageloff a la villa de la Avenida Viena, Jacson-Mornard parecía contenta de esperar afuera hasta que terminaba su trabajo. Pero conversó con los guardias y cultivó cuidadosamente una relación con los amigos cercanos de Trotsky, Alfred y Marguerite Rosmer. A pesar de décadas en el movimiento revolucionario, no encontraron nada peculiar en Jacson-Mornard, el hombre de negocios supuestamente apolítico con mucho dinero y mucho tiempo libre. La pareja de origen francés no pudo detectar un acento en el agente de origen español que decía ser belga.

No fue hasta cuatro días después del asalto del 24 de mayo que Jacson-Mornard ingresó al complejo por primera vez y conoció brevemente a Trotsky. En uno de sus viajes a Coyoacán, Jacson-Mornard se acercó a los guardias, que reforzaban los muros externos de la villa. Le dijeron que se estaban preparando para otro asalto de la GPU. Jacson-Mornard comentó, con estudiada casualidad, que el próximo intento de la GPU contra la vida de Trotsky utilizaría un método diferente.

El trabajo de Trotsky continuó a su habitual ritmo agotador. Aunque intensamente ocupado con la exposición de la conspiración del 24 de mayo y la refutación de las descaradas afirmaciones del Partido Comunista Mexicano y los sindicatos controlados por los estalinistas y la prensa de que el ataque fue un «autoataque» planeado por Trotsky y ejecutado por sus partidarios, siguió cuidadosamente el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. A mediados de junio, Francia se había rendido y los ejércitos de Hitler gobernaban Europa occidental. Una tragedia de dimensiones sin precedentes había caído sobre la clase trabajadora. En una breve nota escrita el 17 de junio de 1940, dos días después de la derrota de Francia, Trotsky escribió:

La capitulación de Francia no es un simple episodio militar. Es parte de la catástrofe de Europa. La humanidad ya no puede vivir bajo el régimen del imperialismo. Hitler no es un accidente; es sólo la expresión más consecuente y bestial del imperialismo, que amenaza con aplastar toda nuestra civilización. [1]

Los monstruosos crímenes de Hitler surgieron del capitalismo y de la nociva política global del imperialismo. Pero la conquista de Europa occidental por Hitler fue posible gracias a la ayuda que recibió de Stalin. Las traiciones del dictador a la clase trabajadora —primero a través de sus alianzas de «frente popular» con los imperialistas democráticos, luego seguidas repentinamente por su acuerdo con Hitler— desorientaron a la clase trabajadora y fortalecieron la posición militar de la Alemania nazi. “Al desmoralizar a las masas populares en Europa, y no solo en Europa, Stalin desempeñó el papel de agente provocador al servicio de Hitler. La capitulación de Francia es uno de los resultados de esa política”, escribió Trotsky. Stalin ha llevado a la URSS «al borde del abismo». Trotsky advirtió que las «victorias de Hitler en Occidente son solo una preparación para un movimiento gigantesco hacia el Este». [2] Casi exactamente un año después, el 22 de junio de 1941, Hitler lanzó la Operación Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética.

Los problemas políticos y de seguridad que surgieron de la redada del 24 de mayo y los acontecimientos trascendentales en Europa requirieron la visita a México de una delegación de líderes del SWP, encabezada por el fundador y líder del partido James P. Cannon. Entre el miércoles 12 de junio y el sábado 15 de junio, Trotsky participó en una discusión exhaustiva sobre el trabajo político del SWP en condiciones de guerra. Los participantes en esta discusión incluyeron, además de Trotsky y Cannon, Charles Cornell, Farrell Dobbs, Sam Gordon, Antoinette Konikow, Harold Robins y Joseph Hansen. Documentos suprimidos durante mucho tiempo obtenidos en las décadas de 1970 y 1980 por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional iban a establecer que Hansen había sido un infiltrado de la GPU dentro de la secretaría de Trotsky.

Entre los miembros del SWP se circuló un informe estenográfico sin editar de esta discusión. No se transcribió el debate sobre el primer punto del orden del día, que era un informe sobre la Cuarta Conferencia Internacional de Emergencia. El acta literal de las discusiones comienza con el segundo punto del orden del día, «Guerra y perspectivas». Las contribuciones de Trotsky a esta discusión enfatizaron que la oposición de principios del partido a la guerra imperialista no debe confundirse ni asociarse de ninguna manera con el pacifismo pequeño burgués.

La entrada de Estados Unidos en la guerra fue inevitable. Trotsky insistió en que el SWP tenía que traducir la oposición de principios a la guerra en una agitación revolucionaria efectiva que se cruzara con la conciencia de los trabajadores, sin adaptarse al chovinismo nacional.

La militarización ahora avanza a una escala tremenda. No podemos oponernos a ella con frases pacifistas. La militarización tiene un amplio apoyo entre los trabajadores. Tienen un odio sentimental contra Hitler con sentimientos confusos de clase. Tienen odio contra los bandidos victoriosos. La burocracia utiliza esto para decir ayuden al gánster derrotado. Nuestras conclusiones son completamente diferentes. Pero este sentimiento es la base inevitable del último período de preparación. [3]

El desafío al que se enfrentó el SWP fue desarrollar un acercamiento a los jóvenes trabajadores que, incluso cuando fueron incorporados al ejército, desarrollaron su conciencia de clase. El partido tuvo que colocar su agitación «sobre una base de clase». [4] Trotsky proporcionó ejemplos del enfoque que debería adoptar el partido:

Estamos en contra de los oficiales burgueses que te tratan como ganado, que te usan como carne de cañón. Nos preocupa la muerte de los trabajadores, a diferencia de los oficiales burgueses. Queremos oficiales de trabajadores.

Podemos decirles a los trabajadores: Estamos listos para la revolución. Pero no estás listo. Pero ambos queremos nuestros propios oficiales de trabajadores en esta situación. Queremos escuelas especiales para trabajadores que nos capaciten para ser oficiales …

Rechazamos el control de las Sesenta Familias. Queremos una mejora de las condiciones del trabajador-soldado. Queremos salvaguardar su vida. No lo desperdicies. [5]

La discusión se centró el jueves 13 de junio en la política del SWP para las elecciones presidenciales de 1940. El titular demócrata, Franklin Roosevelt, se postulaba para un tercer mandato. El partido no había nominado a un candidato propio. «¿Qué les decimos a los trabajadores cuando preguntan por qué presidente deben votar?» Cannon respondió: «No deberían hacer preguntas tan vergonzosas». [6]

Trotsky preguntó por qué el SWP no había convocado a un congreso de sindicatos para nominar a un candidato en oposición a Roosevelt. “No podemos permanecer completamente indiferentes”, argumentó. “Podemos insistir muy bien en los sindicatos donde tenemos influencia que Roosevelt no es nuestro candidato y los trabajadores deben tener su propio candidato. Deberíamos exigir un congreso nacional relacionado con la [demanda de] un partido laboral independiente”. [7]

Trotsky planteó la cuestión de la candidatura presidencial del Partido Comunista de Estados Unidos. Desde la firma del Pacto de No Agresión, el Partido Comunista había adoptado una posición de oposición a la entrada de Estados Unidos en la guerra. Sin duda, esta maniobra de la dirección estalinista estuvo determinada enteramente por la política exterior del Kremlin. Pero fue tomado en serio por sectores de la membresía del Partido Comunista. ¿No brindó esto una oportunidad para que el SWP interviniera entre los trabajadores estalinistas? Trotsky propuso que el SWP, al no tener candidato propio, considere dar un apoyo crítico a la campaña presidencial del líder del Partido Comunista, Earl Browder. Sin embargo, desorientado por la dirección estalinista, la membresía del partido incluía una capa significativa de trabajadores con conciencia de clase. Una maniobra política oportuna por parte del SWP —extendiendo un apoyo crítico a la campaña del Partido Comunista sobre la base de su actual oposición a la entrada estadounidense en la guerra— abriría la posibilidad de acercarse a los trabajadores estalinistas.

Cannon y prácticamente todos los demás participantes en la discusión se opusieron con vehemencia a la propuesta de Trotsky. En el transcurso de años de amarga lucha contra los estalinistas, la influencia del SWP dentro de los sindicatos había requerido el desarrollo de alianzas con sectores «progresistas» de la burocracia sindical. La maniobra propuesta por Trotsky socavaría estas relaciones.

Trotsky criticó el enfoque del SWP hacia los «burócratas progresistas», que estaban alineados políticamente con Roosevelt y el Partido Demócrata. “Estos burócratas progresistas”, señaló Trotsky, “pueden apoyarse en nosotros como asesores en la lucha contra los estalinistas. Pero el papel de asesor del burócrata progresista no promete mucho a largo plazo». [8]

En contra de Trotsky, Antoinette Konikow, que había sido una de las primeras defensoras estadounidenses de la Oposición de Izquierda en la década de 1920, afirmó que, a diferencia de los estalinistas, los líderes estadounidenses de la AFL como Dan Tobin (líder de los Teamsters) y John L. Lewis (líder de United Mine Workers) no intentaría matar a los trotskistas.

“No estoy tan seguro”, respondió Trotsky. «Lewis nos mataría de manera muy eficiente si fuera elegido y llegara la guerra». [9]

Trotsky no insistió en que el SWP adoptara la política que propuso. Pero mientras la discusión continuaba el viernes 14 de junio, hizo una crítica mordaz a la orientación del partido hacia los progresistas.

Creo que tenemos muy claro el punto crítico. Estamos en un bloque con los llamados progresistas, no solo farsantes, sino también gente honesta. Sí, son honestos y progresistas, pero de vez en cuando votan por Roosevelt —una vez cada cuatro años. Esto es decisivo. Propone una política sindical, no una política bolchevique. Las políticas bolcheviques comienzan fuera de los sindicatos. El trabajador es un sindicalista honesto pero alejado de la política bolchevique. El militante honesto se puede desarrollarse pero no es lo mismo que ser bolchevique. Tiene miedo de comprometerse ante los ojos de los sindicalistas rooseveltianos. Ellos, por otro lado, no están preocupados en lo más mínimo por verse comprometidos al votar por Roosevelt en tu contra. Tenemos miedo de comprometernos. Si tienes miedo, pierdes tu independencia y te vuelves mitad prorooseveltiano. En tiempos de paz, esto no es catastrófico. En tiempos de guerra, nos comprometerá. Pueden aplastarnos. Nuestra política es demasiado para los sindicalistas partidarios de Roosevelt. Notó que en el Northwest Organizer [el periódico del Local 544 de Teamsters en Minneapolis, editado y controlado por el SWP] esto es cierto. Lo discutimos antes, pero no se cambió una palabra; ni una sola palabra. El peligro —un peligro terrible— es la adaptación a los sindicalistas prorooseveltianos. No das ninguna respuesta a las elecciones, ni siquiera el comienzo de una respuesta. Pero debemos tener una política. [10]

Trotsky continuó criticando la adaptación del SWP a los sindicatos progresistas el sábado 15 de junio, último día de la discusión.

Me parece que se puede reconocer una especie de adaptación pasiva a nuestro trabajo sindical. No existe un peligro inmediato, pero es necesaria una advertencia seria que indique un cambio de dirección. Muchos camaradas están más interesados en el trabajo sindical que en el trabajo del partido. Se necesita más cohesión partidaria, maniobras más agudas, una formación teórica sistemática más seria; de lo contrario, los sindicatos pueden absorber a nuestros camaradas. [11]

Cuando la discusión sobre la política del SWP en las elecciones de 1940 llegó a su conclusión, surgió una última cuestión: ¿podría considerarse al Partido Comunista como una parte legítima del movimiento obrero? Trotsky respondió enfáticamente:

Por supuesto, los estalinistas son una parte legítima del movimiento obrero. Que sus líderes abusen de él para fines específicos de la GPU es una cosa, para fines del Kremlin es otra. No es en absoluto diferente de otras burocracias laborales de oposición. Los poderosos intereses de Moscú influyen en la Tercera Internacional, pero no es diferente en principio. Por supuesto, consideramos el terror del control de la GPU de manera diferente; luchamos con todos los medios, incluso con la policía burguesa. Pero la corriente política del estalinismo es una corriente en el movimiento obrero. [12]

A pesar de los crímenes cometidos por los estalinistas — y sólo habían pasado tres semanas desde el atentado contra su vida— Trotsky insistió en una valoración objetiva del estalinismo. “Debemos considerarlos desde el punto de vista marxista objetivo”, insistió Trotsky. “Son un fenómeno muy contradictorio. Empezaron con octubre como base, se han deformado, pero tienen mucha valentía”. [13] El propósito de la maniobra propuesta por Trotsky era explotar esta contradicción en las lealtades de la base estalinista:

Creo que podemos esperar ganar a estos trabajadores que comenzaron como una cristalización de octubre. Los vemos negativamente; cómo superar este obstáculo. Debemos colocar la base contra la parte superior. La pandilla de Moscú la consideramos gánsteres, pero las bases no se sienten gánsteres, sino revolucionarios … Si demostramos que entendemos, que tenemos un lenguaje común, podemos volverlos contra sus líderes. Si ganamos el cinco por ciento, el partido estará condenado. [14]

Trotsky y la delegación del SWP no llegaron a un acuerdo sobre la propuesta de extensión del apoyo crítico al candidato del Partido Comunista, en la que no insistió. La diferencia no socavó la relación de Trotsky con el Partido Socialista de los Trabajadores y las discusiones terminaron de manera amistosa. En cualquier caso, en la medida en que el SWP había mostrado un nivel detectable de adaptación a los burócratas progresistas, la crítica de Trotsky tuvo un impacto saludable en el partido. En unas semanas, Trotsky notó y comentó favorablemente sobre el fortalecimiento político del Organizador del Noroeste.

Uno de los participantes en la discusión recordó más tarde un incidente notable que arrojó luz sobre el enfoque pedagógico de Trotsky para las discusiones políticas. Harold Robins, un trabajador nacido en Nueva York que había viajado a México en 1939 y se convirtió en el capitán de la guardia de Trotsky, participó en la discusión matutina del 13 de junio, durante la cual Trotsky planteó la cuestión del apoyo crítico al candidato presidencial del PC. En un obituario que escribí después de la muerte de Robins en 1987 a la edad de 79 años, incluí un relato de su experiencia personal que me había transmitido.

Cuando llegó su turno de hablar, Harold lanzó una denuncia mordaz de los estalinistas, enumerando sus muchas traiciones a la clase trabajadora y su colaboración servil con los políticos burgueses. Harold proclamó que no había «ninguna maldita diferencia entre los estalinistas y los demócratas».

Trotsky levantó la mano e interrumpió el discurso de Harold. Permítame una pregunta, camarada Robins. Si no existen diferencias entre los estalinistas y los demócratas, ¿por qué mantienen una existencia independiente y se llaman a sí mismos comunistas? ¿Por qué no se unen simplemente al Partido Demócrata?

Harold quedó desconcertado por estas sencillas preguntas. Esta lección elemental de dialéctica inmediatamente le dejó en claro a Harold que su propia posición estaba equivocada. Pero la historia no terminó ahí.

Con el tema aún sin decidir, la reunión se interrumpió para el almuerzo. Trotsky se acercó a Harold y le preguntó cuál era su posición en la materia.

«Bueno, ahora creo que tiene razón, camarada Trotsky».

El «Viejo» sonrió de satisfacción. «Entonces, camarada Robins, propongo que formemos un bloque y llevemos la lucha juntos cuando se reanude la reunión».

Harold recordó haber pensado que no podía creer que el «Viejo» hablara en serio.

«¿Por qué demonios querría o necesitaría Trotsky un bloque con Harold Robins?»

En cualquier caso, aceptó la oferta de Trotsky y esperaba con ansias el inicio de la sesión de la tarde. Sin embargo, cuando la pausa para el almuerzo estaba llegando a su fin, otro guardia, Charles Cornell, se acercó a Robins, quien estaba amargamente decepcionado de que debía permanecer de servicio durante la tarde y no podría participar en la discusión con Trotsky. Cornell le suplicó a Robins que cambiara de lugar con él, y Robins cedió. Y así, Cornell entró en la discusión mientras Robins patrullaba las instalaciones.

A última hora de la tarde, poco después de que terminara la reunión, Harold se encontró repentinamente confrontado por un Trotsky obviamente enojado. “¿Dónde estaba usted, camarada Robins?”, Preguntó Trotsky.

Harold trató de explicar las circunstancias que habían intervenido durante la pausa del almuerzo. Trotsky hizo a un lado sus argumentos. «Teníamos un bloque, camarada Robins, y usted lo traicionó».

Harold relató esos incidentes sin la menor sensación de vergüenza, a pesar de que difícilmente lo colocaron bajo la mejor luz. Pero para Harold, estos eventos fueron ejemplos preciosos de la absoluta integridad de Trotsky como revolucionario, inflexiblemente dedicado a los principios en todos los aspectos de su vida y en todas las condiciones.

Aquí había un hombre, parecía estar diciendo Harold, que había liderado la revolución más grande de la historia, organizado un ejército de millones y participado en luchas políticas de época junto a las figuras legendarias del movimiento marxista internacional. Y, sin embargo, el mismo hombre, Trotsky, podría proponer un bloque con un «Jimmy Higgins» desconocido de base y verlo tan seriamente como una vez vio una alianza con Lenin. Harold estaba más que feliz de «menospreciarse a sí mismo» y contar sus propios errores juveniles para transmitir la grandeza moral de Trotsky. [15]

En el transcurso de su viaje a Coyoacán, los líderes del SWP inspeccionaron la villa y aprobaron obras de construcción que fortalecerían el recinto contra ataques. A pesar de su sincero compromiso con la defensa de Trotsky, sus esfuerzos se vieron socavados por un inquietante nivel de descuido personal. Aunque quedaron preguntas sin respuesta sobre el papel de Sheldon Harte en el asalto del 24 de mayo, no hay indicios de que los líderes del SWP estuvieran adoptando una actitud más cautelosa hacia sus asociaciones personales. Dada la continua campaña contra Trotsky en la prensa estalinista, los líderes del SWP deberían haber quedado claro que el ambiente político en la Ciudad de México era peligroso y que la capital estaba plagada de agentes de la GPU que intentaban eliminar a Trotsky.

Sin embargo, la noche del 11 de junio, James P. Cannon y Farrell Dobbs aceptaron una invitación a cenar en el Hotel Geneva, seguida de unas copas en otro local. El anfitrión de los dos líderes del SWP fue Jacson-Mornard. [16] Este encuentro fue informado por Cannon en el curso de una breve investigación interna llevada a cabo por el liderazgo del SWP después del asesinato. Sin embargo, esta información se ocultó a los cuadros del partido.

En sus discusiones con James P. Cannon y Farrell Dobbs durante la visita de la delegación del Socialist Workers Party a Coyoacán en junio de 1940, Trotsky se mostró preocupado por el enfoque excesivamente sindicalista del trabajo del SWP en los sindicatos. No le prestaban suficiente atención a la política, es decir, a la estrategia revolucionaria socialista. Esto se vio reflejado en la adaptación del SWP a los sindicalistas pro-Roosevelt, lo que Trotsky describió como “un peligro terrible”. [1] Consideró necesario recordarles a los líderes que “las políticas bolcheviques comienzan fuera de los sindicatos”. [2]

Es evidente que Trotsky tenía la intención de continuar y profundizar la discusión de los problemas que se plantearon durante la visita de los dirigentes del SWP. Después de que dejaran México, Trostky comenzó a elaborar un artículo dedicado a un análisis de los sindicatos. El borrador fue encontrado en el escritorio de Trotsky tras su asesinato y fue publicado de forma póstuma en el número de febrero de 1941 de la revista teórica Fourth International. Su título era “Los sindicatos en la época de la degeneración imperialista”.

Como era característico de los escritos de Trotsky, intentó situar su análisis de los sindicatos en el contexto histórico e internacional apropiado e identificar los procesos esenciales que determinaban, independientemente de los motivos y racionalizaciones personales de los dirigentes individuales, las políticas de estas organizaciones. Esta era la única base sobre la cual se podía desarrollar un enfoque marxista, es decir, auténticamente revolucionario, al trabajo en los sindicatos. El artículo de Trotsky comenzó con una identificación concisa del lugar de los sindicatos en el orden capitalista mundial.

Existe una característica común en el desarrollo, o más correctamente en la degeneración, de las organizaciones sindicales modernas en todo el mundo: su acercamiento hacia y crecimiento junto al poder estatal. Este proceso es característico en la misma proporción en los sindicatos neutrales, socialdemócratas, comunistas y «anarquistas». Este hecho por sí solo muestra que la tendencia hacia el «crecimiento conjunto» no es solo intrínseca a esta o aquella doctrina, sino que se deriva de condiciones sociales comunes a todos los sindicatos.

El capitalismo monopolista no se basa en la competencia ni en la iniciativa privada libre, sino en el control centralizado. Las camarillas capitalistas que están a la cabeza de los poderosos trusts, carteles, consorcios financieros, etcétera, ven la vida económica desde las mismas alturas en que lo hace el poder estatal; y para cada paso que dan requieren la colaboración de este último. A su vez, los sindicatos en las ramas más importantes de la industria, se encuentran desprovistos de la posibilidad de aprovecharse de la competencia entre las diferentes empresas. Se ven obligados a enfrentarse a un adversario capitalista centralizado e íntimamente ligado con el poder del Estado. [3]

A raíz de esta característica universal del desarrollo capitalista moderno, Trotsky argumentó que los sindicatos, en la medida en que acepten el marco capitalista, no podrían mantener una posición independiente. Los caudillos de los sindicatos—la burocracia—buscaba ganarse a su bando al Estado, un objetivo que solo era posible si demostraban que no tenían ningún interés independiente, ni hablar de hostil, respecto al Estado capitalista. Para esclarecer el alcance y las implicaciones de esta subordinación, Trotsky explicó: “Al transformar a los sindicatos en órganos del Estado, el fascismo no inventa nada nuevo; lleva simplemente a su última consecuencia las tendencias inherentes al imperialismo”. [4] Trotsky hizo hincapié en que el desarrollo del imperialismo moderno exigía aplastar cualquier semblanza a la democracia dentro de los viejos sindicatos. En México, señaló, los sindicatos “han asumido de modo natural un carácter semitotalitario”. [5]

Trotsky insistió en que era necesario que los revolucionarios continuaran trabajando dentro de los sindicatos porque las masas obreras permanecían organizadas dentro de ellos. Por esta misma razón y esa única razón, los revolucionarios no podían, insistió Trotsky, “renunciar tampoco a la lucha dentro de las organizaciones sindicales y obligatorias creadas por el fascismo”. [6] Claramente, Trotsky no consideraba que los sindicatos fascistas eran “organizaciones obreras” en el sentido de que representaran los intereses de la clase obrera. El trabajo en los sindicatos, una necesidad táctica, no significa la reconciliación con la burocracia ni mucho menos un voto de confianza para este estrato social reaccionario. El objetivo de las intervenciones marxistas dentro de los sindicatos, en cualquier circunstancia, era “movilizar a las masas, no solo contra la burguesía, sino también contra el régimen totalitario dentro de los propios sindicatos y contra los líderes que hacen valer este régimen”. [7]

Trotsky propuso dos consignas en las cuales debía basarse la lucha contra los agentes burocráticos del imperialismo. En primer lugar, estaba “la independencia completa e incondicional de los sindicatos frente al Estado capitalista” (subrayado original). Esta consigna implicaba “una lucha por convertir a los sindicatos en órganos de las amplias masas explotadas y no en órganos de la aristocracia laboral”. [8] Pero lograr esto era inseparable de ganarse a las masas obreras a un partido revolucionario y al programa del socialismo.

En comentarios sobre la situación en Estados Unidos, Trotsky concibió la aparición repentina de sindicatos industriales como un importante acontecimiento. El CIO [Congreso de Organizaciones Industriales], escribió, “es prueba incontrovertible de las tendencias revolucionarias dentro de las masas obreras”. [9] Pero la debilidad de los nuevos sindicatos ya era evidente.

Sin embargo, es un hecho sugerente y notable en el más alto grado que la nueva organización sindical «de izquierda” apenas fundada cayó bajo la influencia férrea del Estado Imperialista. Las luchas entre los dirigentes de la vieja AFL (Federación Estadounidense del Trabajo) y la nueva CIO se reducen en gran medida a la lucha por conquistar la simpatía y el apoyo de Roosevelt y su gabinete. [10]

La intensificación de la crisis global del capitalismo y el recrudecimiento extremo de las tensiones sociales produjo, dentro de los sindicatos en EE.UU. e internacionalmente, un fuerte giro hacia la derecha, es decir, hacia una supresión aún más extrema por parte de los sindicatos de la resistencia obrera al capitalismo. “Los dirigentes del movimiento sindical”, explicó Trotsky, “sintieron o entendieron, o se les dio a entender, que este no es tiempo de jugar a la oposición”. El oficialismo sindical no era un testigo inocente frente a la consolidación de las formas más represivas de gobierno burgués. “El rasgo fundamental, el viraje hacia el régimen totalitario”, declaró Trotsky sin ambages, “está pasando en todo el movimiento sindical del mundo entero”.

En la medida en que el Socialist Workers Party sostuviera incluso las mínimas ilusiones en la posibilidad de tener relaciones amigables con los líderes sindicales “progresistas”, fracasaba en reconocer el papel histórico de las burocracias sindicales en la época del imperialismo. Como advirtió Trotsky a la camarada de la delegación del SWP, Antoinette Konikow, quien era sumamente valiente pero sorprendentemente ingenua: “Lewis [el famoso líder del sindicato United Mine Workers] nos asesinaría muy eficientemente…”. [12]

El último párrafo de su ensayo resumió la situación histórica que enfrentaban los sindicatos.

Los sindicatos democráticos, en el viejo sentido de la palabra, es decir, los organismos en el seno de los cuales luchaban más o menos libremente diferentes tendencias, no pueden existir más. Así como es imposible restablecer el Estado democrático burgués, es imposible restaurar la vieja democracia obrera. La suerte de uno refleja la suerte de la otra. De hecho, la independencia de los sindicatos en el sentido de clase, en sus relaciones con respecto al Estado burgués, solo puede ser asegurada en las condiciones actuales por una dirección completamente revolucionaria, es decir por la dirección de la Cuarta Internacional. Esta dirección, claro está, tiene que ser racional y asegurar a los sindicatos el máximo de democracia concebible en las condiciones concretas presentes. Pero, sin la dirección política de la Cuarta Internacional, la independencia de los sindicatos es imposible. [13]

Estas palabras fueron escritas hace ochenta años. El análisis de Trotsky sobre la degeneración de los sindicatos —su integración en el poder estatal y la gerencia corporativa— fue extraordinariamente presciente. La tendencia hacia el “crecimiento conjunto” de los sindicatos, el Estado y las corporaciones capitalistas continuó durante la Segunda Guerra Mundial. Es más, el proceso de integración económica global y producción transnacional privó a los sindicatos de una plataforma nacional desde la cual podían aplicar presión para obtener reformas sociales limitadas. Se fue el campo incluso para recurrir, incluso de la manera más moderada, a los métodos de la lucha de clases para lograr conquistas mínimas. Por el contrario, lejos de extraer concesiones de las corporaciones, los sindicatos se transformaron en accesorios del Estado y las corporaciones que sirven para extraer concesiones de los trabajadores.

Consecuentemente, no queda ningún rastro de “democracia obrera” en las estructuras burocráticas-corporativistas llamadas sindicatos. La vieja terminología sobrevive. Las organizaciones corporativistas como la AFL-CIO y sus afiliados siguen llamándose “sindicatos” [ unions ]. Pero las actividades reales de estas organizaciones no tienen ninguna relación con la función socioeconómica tradicionalmente asociada con la palabra “sindicato”. La práctica del partido revolucionario no se puede basar en el uso acrítico de la terminología, de manera que no refleje la evolución del fenómeno que pretende describir. La degeneración de las viejas organizaciones no se será superada simplemente llamándolas “sindicatos”. Como había insistido Trotsky en setiembre de 1939, en las primeras etapas de la disputa contra Shachtman y Burnham, “Debemos tomar los hechos como existen realmente. Debemos construir nuestra política tomando como punto de partida las relaciones y contradicciones reales”. [14]

La lucha por la democracia obrera y la total independencia de las organizaciones de la clase obrera siguen siendo elementos críticos del programa revolucionario contemporáneo. Pero esta perspectiva no será vuelta realidad a través de la renovación de las viejas organizaciones. El proceso de degeneración corporativista a lo largo de ochenta años impide, salvo en las más excepcionales circunstancias, la resucitación de los viejos sindicatos. El camino alternativo estratégico, planteado por Trotsky en el Programa de Transición en 1938, es la política adecuada para las condiciones actuales; a saber, “crear en todas las instancias posibles organizaciones militantes independientes que correspondan de la mejor manera a las tareas de la lucha de masas contra la sociedad burguesa y, de ser necesario, no titubear incluso frente a un rompimiento directo con el aparato conservador de los sindicatos”. [15]

*****

El 7 de agosto de 1940, exactamente dos semanas antes de su muerte, Trotsky participó en una discusión sobre “Problemáticas estadounidenses”. Respondiendo a una pregunta sobre el servicio militar obligatorio, Trotsky insistió en que los miembros del partido no debían evadir la conscripción. Mantenerlos fuera del ejército, en condiciones en que su generación estaba siendo enviada, sería un error. El SWP no podía evitar la realidad de la guerra:

Debemos entender que la vida de esta sociedad, política, todo, se basará en la guerra; consecuentemente, el programa revolucionario también necesita basarse en la guerra. No podemos oponernos al hecho de la guerra con ilusiones; con un pacifismo piadoso. Debemos situarnos en el terreno creado por esta sociedad. El terreno es terrible, es la guerra, pero en la medida en que seamos débiles e incapaces de asumir control del futuro de la sociedad en nuestras manos, en la medida en que la clase gobernante sea lo suficientemente fuerte para imponernos esta guerra, estamos obligados a aceptarla como la base de nuestra actividad. [16]

Trotsky reconoció que existían un odio profundo y legítimo hacia Hitler y el nazismo en las masas obreras. El partido debía adaptar su agitación y formulaciones políticas a las actitudes patrióticas confundidas sin conceder nada al chauvinismo nacional.

No podemos escaparnos de esta militarización, pero dentro de la máquina podemos hacer valer la línea de clases. Los trabajadores estadounidenses no quieren ser conquistados por Hitler, y a los que digan “Tengamos un programa de paz”, el trabajador le replicará, “Pero, Hitler no quiere un programa de paz”. Por ende, nosotros decimos: Defenderemos a Estados Unidos con un ejército obrero, con oficiales obreros, con un Gobierno obrero, etc. Si no somos pacifistas, que aguardan por un futuro mejor, y si somos revolucionarios activos, nuestro trabajo es penetrar toda la maquinaria militar. …

Necesitamos utilizar el ejemplo de Francia hasta sus últimas consecuencias. Debemos decir, “¡Os advierto, trabajadores, que ellos (la burguesía) os traicionará! Mirad a Pétain [el general francés que encabezó el régimen de Vichy y gobernó el país en nombre de Hitler], que es amigo de Hitler. ¿Queremos que pase lo mismo en este país? Necesitamos crear nuestra propia máquina, bajo control obrero”. Debemos tener cuidado de no identificarnos con los chauvinistas ni con los sentimientos confundidos de autopreservación, sino que debemos entender sus sentimientos y adaptarnos a estos sentimientos de forma crítica, y preparar a las masas para que entiendan mejor la situación; de lo contrario, permaneceremos como una secta, siendo el tipo pacifista el más miserable. [17]

A Trotsky le preguntaron cómo afectaría el atraso político del obrero estadounidense la capacidad parar resistir la propagación del fascismo. Su respuesta fue una advertencia en contra de evaluar de manera simplista y unilateral a la clase obrera. “El atraso de la clase obrera estadounidense solo es un término relativo. En muchos aspectos muy importantes, es la clase obrera más progresista del mundo: de manera técnica y en su nivel de vida”. [18] En cualquier caso, los acontecimientos objetivos le darían un poderoso impulso al desarrollo de la consciencia de clase. Trotsky subrayó las contradicciones en el desarrollo de la clase obrera estadounidense:

El trabajador estadounidense es sumamente combativo —como lo hemos visto en las huelgas—. Han tenido las huelgas más rebeldes en el mundo. Lo que le hace falta al trabajador estadounidense es un espíritu de generalización o análisis de su posición de clase en la sociedad en su conjunto. Su falta de pensamiento social deriva de la historia general del país —el Lejano Oeste con su perspectiva de posibilidades ilimitadas para que todos se vuelvan ricos, etc.—. Ahora todo eso se ha ido, pero su mente se ha quedado en el pasado. Los idealistas piensan que la mentalidad humana es progresista, pero en realidad es el elemento más conservador de la sociedad. Nuestra técnica es progresista pero la mentalidad del trabajador va muy a la zaga. Su atraso consiste en su incapacidad para generalizar su problema; consideran todo desde un punto de vista personal. [19]

No obstante, a pesar de todas las dificultades y problemáticas en el desarrollo de la consciencia de masas, Trotsky rechazó el punto de vista de que Estados Unidos se encontraba al borde del fascismo. “Las próximas mareas históricas en Estados Unidos”, predijo, “serán mareas de radicalismo de las masas; no fascismo”. Una condición esencial para la victoria del fascismo era la desmoralización política de la clase obrera. Dicha condición no existía aún en EE.UU. Consecuentemente, Trotsky confiadamente a los entrevistadores, “Estoy seguro de que tendrán muchas posibilidades para alcanzar el poder en Estados Unidos antes de que los fascistas se conviertan en una fuerza dominante”. [20]

El propósito del artículo no era solo esclarecer ciertas cuestiones de la discusión del 7 de agosto, sino también responder a un ensayo de Dwight Macdonald, un simpatizante de la minoría de Shactman-Burnham. Publicado en la edición de julio-agosto de 1940 en la revista izquierdista Partisan Review, el ensayo de Macdonald ponía de manifiesto el escepticismo desmoralizado de los intelectuales pequeñoburgueses que estaban rompiendo con el marxismo y girando hacia la derecha. Asombrado por los éxitos militares de Hitler, Macdonald proclamó que el régimen nazi era “un nuevo tipo de sociedad” cuya longevidad había sido subestimada por Trotsky. [21]

El mismo impresionismo superficial que había motivado las improvisaciones teóricas de la minoría pequeñoburguesa en relación con la Unión Soviética fue aplicado por Macdonald al Tercer Reich. Declaró el disparate de que la economía alemana bajo Hitler, “ha llegado a organizarse con base en la producción en vez de las ganancias”, una frase vacía que no explicaba nada. [22] Macdonald afirmó que “estos regímenes totalitarios modernos no son temporales: ya cambiaron la estructura económica y social subyacente, más allá de manipular las viejas formas, sino también destruyendo su vitalidad interior”. [23]

Macdonald aseveró que “los nazis ganaron porque estaban luchando un nuevo tipo de guerra que, de manera tan clara como las innovaciones militares de Napoleón, dio expresión a un nuevo tipo de sociedad”, la cual supera los sistemas capitalistas antiguos de sus adversarios. [24] La idealización ignorante del sistema económico nazi por parte de Macdonald era lejana a la realidad. Para fines de los años treinta, el estado de la economía capitalista alemana estaba al borde del desastre. Entre 1933 y 1939, la deuda nacional se había triplicado y el régimen estaba teniendo dificultades para seguir pagando los intereses. Era ampliamente reconocido que la decisión de Hitler de irse a la guerra se debió en gran medida al temor de un colapso económico. Como lo explicó el historiador Tim Mason:

La única ‘solución’ disponible para este régimen de tensiones y crisis estructurales generadas por la dictadura y el rearme consistía en más dictadura y un mayor rearme, luego una expansión, luego guerra y terror, luego saqueos y esclavización. La alternativa inevitable y siempre presente era el colapso y el caos, así que todas las soluciones eran asuntos temporales, desordenados y precarios, improvisaciones cada vez más barbáricas en torno a un tema brutal… Una guerra por el saqueo de mano de obra y materiales yacía en el seno de la horrenda lógica del desarrollo económico alemán bajo el gobierno nacionalsocialista. [25]

Trotsky describió el artículo de Macdonald como “demasiado pretensioso, demasiado enredado y estúpido”. [26] No consideró necesario dedicar tiempo a refutar el análisis de Macdonald sobre la sociedad nazi. Pero Trotsky respondió al fracaso de Macdonald, como era usual entre los intelectuales desmoralizados, en examinar la dinámica política detrás del avance del fascismo. Su victoria provenía ante todo de un fracaso catastrófico de la dirigencia de los partidos y organizaciones de masas de la clase obrera. El fascismo es el castigo político para la clase obrera por desperdiciar las oportunidades para derrocar el sistema capitalista. ¿Por qué triunfó el fascismo? Trotsky explicó:

Tanto el análisis teórico como la rica experiencia histórica del último cuarto de siglo han demostrado, con el mismo vigor, que el fascismo constituye cada vez el eslabón final de un ciclo político específico compuesto por lo siguiente: la crisis más severa de la sociedad capitalista; el crecimiento de la radicalización de la clase obrera; el crecimiento del apoyo hacia la clase obrera y un deseo de cambio por parte de la pequeña burguesía rural y urbana; una confusión extrema de la gran burguesía; sus maniobras cobardes y traicioneras para evitar un clímax revolucionario; el cansancio del proletariado; una confusión e indiferencia cada vez mayores; la exacerbación de la crisis social; la desesperación de la pequeña burguesía, su deseo de cambio; la neurosis colectiva de la pequeña burguesía, su disposición a creer en milagros; su disposición a emprender medidas violentas; el crecimiento de la hostilidad hacia el proletariado que engañó sus expectativas. Estas son las premisas para una formación veloz de un partido fascista y para su victoria. [27]

En el ciclo de los eventos estadounidenses, sostuvo Trotsky, la situación aún no era propicia para los fascistas. “Es sumamente evidente por sí solo que la radicalización de la clase obrera en EE.UU. solo ha pasado por sus etapas iniciales, casi exclusivamente en el ámbito del movimiento sindical (la CIO)”. [28] Los fascistas adoptaron una postura defensiva. En contra de las dudas de todos aquellos que se preguntaban desde los márgenes si la victoria era posible, Trotsky escribió:

Ningún oficio es tan completamente inútil como especular si tendremos éxito o no en crear un poderoso partido líder revolucionario. Hay adelante una perspectiva favorable, ofreciendo toda justificación para el activismo revolucionario. Es necesario utilizar las oportunidades que se nos están presentando y construir un partido revolucionario….

La reacción cuenta hoy con más poder quizás que nunca en la historia moderna de la humanidad. Pero sería un error inexcusable ver tan solo reacción. El proceso histórico es contradictorio. Detrás de la cubierta de reacción oficial, se desenvuelven profundos procesos en las masas, las cuales están acumulando experiencia y se están volviendo receptivas a las nuevas perspectivas políticas. La vieja tradición conservadora del Estado democrático que era tan poderosa en la época de la última guerra imperialista apenas sobrevive hoy de forma extremadamente inestable. En vísperas de la última guerra, los trabajadores europeos tenían partidos numerosamente poderosos. Pero se avanzaron en la agenda reformas, conquistas parciales y para nada la conquista del poder.

La clase obrera estadounidense aún no cuenta con un partido obrero de masas incluso hoy día. Pero la situación objetiva y la experiencia acumulada por los trabajadores estadounidenses puede presentar, dentro de un tiempo muy breve, la cuestión de la conquista del poder en el orden del día. Esta perspectiva tiene que convertirse la base de nuestra agitación. No se trata solamente de una posición sobre el militarismo capitalista ni de renunciar a la defensa del Estado burgués, sino de prepararse directamente para la conquista del poder y la defensa de la patria proletaria. [29]

Macdonald encarnaba el estrato cada vez más grande de intelectuales pequeñoburgueses desmoralizados que percibían la victoria del fascismo como una refutación decisiva del marxismo y toda la perspectiva socialista. Para todos los efectos, era una situación sin esperanzas. Escribió:

¿No está replegándose la clase obrera plenamente y en todas partes, donde por ahora se ha escapado del yugo fascista? Incluso si los trabajadores mostraran en un futuro alguna señal de revuelta, ¿dónde encontrarán la dirección? ¿De la Segunda y Tercera Internacionales corruptas y desacreditadas? ¿De los diminutos y aislados grupos revolucionarios, divididos por disputas sectarias? Y finalmente, ¿no se ha visto quebrantada la autoridad del propio marxismo, la fuente principal de toda la ciencia revolucionaria, por el fracaso de sus discípulos en dar respuestas adecuadas, tanto en la práctica como en el entendimiento revolucionario, a los acontecimientos históricos de las últimas dos décadas?

Debo admitir que estas interrogantes son, cuanto menos, justificadas. Me parece que el tipo de “optimismo revolucionario” favorecido en ciertos círculos —un optimismo que se vuelve cada vez más necio e irracional conforme se empeoran las cosas— no beneficia para nada a la causa del socialismo. Debemos encarar el hecho de que el movimiento revolucionario ha sufrido una serie continua de desastre importantes en los últimos veinte años y necesitamos reexaminar, desde un punto de vista frío y escéptico, las premisas más básicas del marxismo. [30]

Macdonald de hecho llamó su lamento fúnebre “El caso a favor del socialismo”. Por el contrario, como lo demostraría su propia evolución, fue un caso a favor de rechazar el socialismo.

Los escépticos desmoralizados, observó Trotsky, proclamaron el fracaso del marxismo porque “apareció el fascismo en vez del socialismo”. Pero, aparte de la desmoralización personal, los escépticos revelaron con sus críticas una concepción mecánica y pasiva de la historia. Marx no prometió la victoria del socialismo; reveló únicamente las contradicciones objetivas en la sociedad capitalista que hacen posible el socialismo. Pero jamás afirmó que su logro fuera automático. De hecho, Marx, Engels y Lenin libraron una lucha incansable contra todas las tendencias políticas, oportunistas y anarquistas, que socavaban la lucha por el socialismo. Estaban conscientes de que una mala dirección que se doblegara ante la influencia de la clase obrera “podría obstruir, ralentizar, dificultar, posponer la realización de la tarea revolucionaria del proletariado”. [31]

La situación existente fue creada en gran medida por los fracasos de la dirección de la clase obrera.

De ninguna manera apareció el fascismo “en vez” del socialismo. El fascismo es la continuación del capitalismo, un intento para perpetuar su existencia por medio de las medidas más bestiales y monstruosas. El capitalismo solo pudo obtener una oportunidad para recurrir al fascismo porque el proletariado no logró la revolución socialista a tiempo. El proletariado fue paralizado en la realización de su tarea por los partidos oportunistas. Lo único que se puede decir es que surgieron más obstáculos, más dificultades, más etapas en el camino hacia el desarrollo revolucionario del proletario de los previstos por los fundadores del socialismo científico. El fascismo y la serie de guerras imperialistas constituyen la terrible escuela en la que el proletariado tendrá que librarse de las tradiciones y supersticiones pequeñoburguesas, deshacerse de los partidos oportunistas, democráticos y aventuristas, forjar y entrenar una vanguardia revolucionaria y, de este modo, prepararse para resolver la tarea que, fuera de ella, no existe ni puede existir ninguna salvación para el desarrollo de la humanidad. [32]

Durante el último año de su vida, Trotsky lidió con cuestiones críticas de perspectiva histórica planteadas por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué la Revolución rusa de 1917 —que había sido proclamada por los bolcheviques como el heraldo de la revolución socialista mundial— fue seguida de derrotas de la clase trabajadora en Italia, China, Alemania y España, para mencionar solo a los más relevantes de los desastres políticos? ¿Por qué la Gran Depresión —el mayor desplome económico en la historia del capitalismo— no llevó al socialismo sino, en cambio, al fascismo y a la guerra? Y, finalmente, ¿por qué el Estado obrero fundado sobre la base de la Revolución de Octubre degeneró en un régimen totalitario monstruoso?

La respuesta que dieron las legiones de intelectuales pequeñoburgueses y exradicales era que las derrotas demostraron la bancarrota del marxismo y de toda la perspectiva de la revolución socialista. Trotsky, en un artículo que escribió en marzo de 1939, había descrito la psicología política y la perspectiva de estas capas:

La fuerza no solo conquista, sino que, a su propia manera, también «convence». El comienzo de la reacción no solo destroza físicamente a los partidos, sino que también descompone moralmente a la gente. Muchos caballeros radicales tienen el corazón en sus zapatos. Su miedo ante la reacción lo traducen en el lenguaje de la crítica inmaterial y universal. «¡Tiene que haber algo equivocado en las viejas teorías y métodos!», «Marx se equivocaba…», «Lenin no pudo anticipar…». Algunos van aún más lejos. «El propio método revolucionario demostró estar equivocado». [1]

El mayor error del marxismo, concluían los intelectuales desmoralizados, era que había atribuido a la clase trabajadora una misión revolucionaria que no podía cumplir. La causa esencial de todos los desastres de los ’20 y los ’30 había que encontrarla en el carácter no revolucionario de la clase trabajadora.

El documento fundacional de la Cuarta Internacional empezaba con un repudio explícito de la perspectiva derrotista y ahistórica de los antimarxistas. El problema fundamental de la época de la agonía del capitalismo no era la ausencia de una clase revolucionaria sino, más bien, la ausencia de una dirección revolucionaria capaz de dirigir a la clase trabajadora a la conquista del poder.

«La situación política mundial en su conjunto», escribió Trotsky, «se caracteriza principalmente por una crisis histórica de dirección del proletariado». [2]

Esta conocida declaración se lee a menudo como una simple exhortación, con la intención de inspirar a los cuadros de la Cuarta Internacional con una elevada declaración retórica de la misión política del partido. A tal interpretación se le escapa la importancia real de la declaración, que es un resumen conciso de la lección esencial que había que sacar de las derrotas de la clase trabajadora.

En la segunda Tesis sobre Feuerbach, Marx escribió en 1945: «La disputa sobre la realidad o no realidad del pensamiento que se aísla de la práctica es una cuestión puramente escolástica». [3] Reelaborando este concepto fundamental del materialismo filosófico en el contexto del destino de la revolución socialista, la formulación empleada por Trotsky en la apertura del documento fundacional de la Cuarta Internacional declara, en esencia, que todas las discusiones sobre el carácter revolucionario o no revolucionario de la clase trabajadora, aparte del examen de la práctica de sus partidos y organizaciones dirigentes, son abstractas, vacías de contenido político, y falsas.

El ensayo sobre el cual Trotsky estaba trabajando en el momento de su muerte estaba dedicado a fundamentar su concepto de la crisis de la dirección. Se titulaba «La clase, el partido y la dirección: ¿por qué fue derrotado el proletariado español? (Cuestiones de teoría marxista)». El artículo, que se termina de repente en mitad de una oración, fue publicado en el número de diciembre de 1940 de Fourth International, cuatro meses después de la muerte de Trotsky. Aunque incompleto, el ensayo —considerado desde un punto de vista tanto filosófico-teórico como político— se coloca entre las exposiciones más profundas de la relación dialéctica entre los factores objetivos y subjetivos del proceso revolucionario en la época de la agonía del capitalismo.

El ensayo de Trotsky fue escrito como respuesta a una reseña hostil, publicada en el periódico radical francés Que faire, a un panfleto titulado España traicionada. El autor del Panfleto era Mieczyslaw Bortenstein, miembro de la Cuarta Internacional, que escribió con el pseudónimo M. Casanova. Bortenstein había luchado en España, donde fue testigo del sabotaje de los estalinistas a la revolución. El panfleto, aunque influido de manera fundamental por la exposición que hizo Trotsky del Frente Popular y sus críticas a la política centrista del POUM, recurría a las experiencias personales del autor en España. Además de este único panfleto, hay relativamente poca información disponible sobre las actividades políticas de Bortenstein. Sin embargo, se sabe que su vida terminó trágicamente a los 35 años. Tras la toma de Francia por los nazis, Bortenstein fue arrestado por el Gobierno de Vichy y fue finalmente deportado al campo de exterminio de Auschwitz, donde fue asesinado en 1942.

Bortenstein escribió su panfleto después de la rendición de Barcelona por parte del gobierno del Frente Popular dominado por los estalinistas, sin resistencia, al ejército fascista dirigido por Franco. La rendición de lo que había sido la ciudadela de la revolución obrera fue el colofón de la traición del Frente Popular. En la introducción del panfleto, Casanova-Bortenstein escribió:

Tengo que explicar lo que acaba de pasar en base a mi propia experiencia. Tengo que reportar los hechos. Describiré cómo posiciones estratégicas de importancia crucial fueron abandonadas sin lucha, cómo los planes defensivos fueron entregados al enemigo por un estado mayor traicionero, cómo la industria de guerra fue saboteada y la economía desorganizada, cómo los mejores militantes obreros fueron asesinados, y cómo los espías fascistas fueron protegidos por la policía «republicana», para explicar cómo la lucha revolucionaria del proletariado contra el fascismo fue traicionada y España entregada a Franco.

Mi análisis y los hechos que describiré se remiten todos a un único y mismo tema: la política criminal del Frente Popular. Solo la revolución obrera podría haber derrotado al fascismo. Toda la política de los dirigentes republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas trabajaba para destruir la energía revolucionaria de la clase trabajadora. «¡Primero ganar la guerra y hacer la revolución después!» —esta consigna reaccionaria habría de matar la revolución solo para después perder la guerra. [4]

Era crítico que se aprendieran las lecciones de la catástrofe española, declaró Casanova-Bortenstein. «En España no fracasó ni el socialismo ni el marxismo, sino aquellos que lo traicionaron tan criminalmente». [5]

La reseña hostil del panfleto de Bortenstein publicada en Que faire, una publicación producida por exmiembros disidentes del Partido Comunista de Francia, ejemplificaba la actitud cínica de los centristas pequeñoburgueses. Atacaba a Bortenstein por concentrarse en los partidos y las políticas responsables de la derrota, en vez de concentrarse en los atributos de la clase trabajadora española —sobre todo su «inmadurez»— que la volvía incapaz de derrotar al fascismo. «Se nos lleva», afirmaba Que faire, «al ámbito de la demonología pura; el criminal responsable de la derrota es el demonio jefe, Stalin, incitado por los anarquistas y todos los otros demonios; el Dios de los revolucionarios desafortunadamente no envió un Lenin o un Trotsky a España tal como hizo en Rusia en 1917». [6]

Trotsky sometió el ataque de Que faire al panfleto de Bortenstein a una crítica mordaz. La «altivez teórica» de la reseña del Que faire, escribió, «es hecha tanto más magnífica por el hecho de que es difícil imaginar cómo un número tan grande de banalidades, vulgarismos, y errores del tipo muy específicamente de filisteos conservadores podría condensarse en tan pocos renglones». [7]

El cometido central de la reseña de Que faire era absolver a los partidos, organizaciones e individuos que dirigían a la clase trabajadora de toda responsabilidad por la debacle en España. La culpa por la «falsa política de las masas» había que echársela no a sus autores políticos, sino a la clase trabajadora, que como consecuencia de su «inmadurez» estaba inclinada a seguir una línea política incorrecta. Este argumento creado por el autor de la reseña de Que faire era una apología deleznable de los arquitectos de la derrota. Trotsky escribió:

Quienquiera que busque tautologías no podría encontrar en general una más plana. Una «falsa política de las masas» se explica por la «inmadurez» de las masas. ¿Pero qué es la «inmadurez» de las masas? Evidentemente, su predisposición a políticas falsas. En qué consistía exactamente la política falsa, y quiénes fueron sus iniciadores, las masas o los dirigentes —sobre ello calla nuestro autor. Por medio de una tautología, descarga la responsabilidad sobre las masas. Este truco clásico de todos los traidores, desertores, y sus abogados es especialmente repugnante en conexión con el proletariado español. [8]

Pero aunque los dirigentes de la clase trabajadora española fueran malos, argumentaban los apologistas, ¿no era culpa de las masas el que siguieran a los malos dirigentes? En respuesta a tan perniciosa sofistería, Trotsky —fundamentando el reporte de Bortenstein como testigo— señalaba que la clase trabajadora intentó una y otra vez abrirse camino a través de las barricadas políticas levantadas por los estalinistas, los socialdemócratas y los anarquistas; y que cada vez que la clase trabajadora estaba a punto de tomar la ofensiva, sus dirigentes traicioneros desplegaban la fuerza en apoyo de políticas contrarrevolucionarias. El levantamiento de mayo de 1937 de la clase trabajadora en Barcelona contra las políticas traidoras del gobierno del Frente Popular fue reprimido despiadadamente. Trotsky escribió:

No hay que entender nada exactamente en el ámbito de las interrelaciones entre la clase y el partido, entre las masas y los dirigentes, para repetir la declaración huera de que las masas españolas simplemente seguían a sus líderes. Lo único que se puede decir es que las masas que buscaban en todo momento abrirse paso hacia el camino correcto encontraron que no les alcanzaban las fuerzas para producir bajo el propio fuego de la batalla un nuevo liderazgo que correspondiera a las demandas de la revolución. [9]

Trotsky recordó el gastado epigrama de que todos los pueblos tienen el gobierno que se merecen. Aplicado al ámbito de la lucha social, este argumento sostendría que cada clase tiene la dirección que se merece. Así, si los trabajadores tienen malos líderes, eso es lo que se merecen; porque son incapaces de producir unos mejores. Trotsky respondía a este argumento formal y mecánico.

En realidad la dirección no es para nada un mero «reflejo» de una clase ni el producto de su propia creatividad libre. Una dirección cobra forma en el proceso de enfrentamientos entre diferentes clases o la fricción entre las diferentes capas dentro de una clase dada. Habiendo surgido una vez, la dirección invariablemente se eleva por encima de su clase y por ello se vuelve predispuesta a la presión e influencia de otras clases. El proletariado puede «tolerar» por mucho tiempo una dirección que ya ha sufrido una completa degeneración interna pero no ha tenido aún la oportunidad de expresar esta degeneración en medio de grandes acontecimientos.

Un gran impacto histórico es necesario para revelar de manera aguda la contradicción entre la dirección y la clase. Los impactos históricos más poderosos son las guerras y las revoluciones. Precisamente por esta razón la clase trabajadora es pillada desprevenida a menudo por la guerra y la revolución. Pero aún en casos en los que la vieja dirección ha revelado su corrupción interna, la clase no puede improvisar inmediatamente una nueva dirección, especialmente si no ha heredado del período anterior cuadros revolucionarios fuertes capaces de utilizar el colapso del viejo partido dirigente. La interpretación marxista, es decir, la interpretación dialéctica y no escolástica de la interrelación entre una clase y su dirección, no deja piedra sobre piedra de la sofistería legalista de nuestro autor. [10]

La crítica burguesa del marxismo —especialmente como se lo propaga en los medios académicos— generalmente afirma que el materialismo filosófico determinista presta una atención insuficiente al «factor subjetivo» de la historia. El marxismo, preocupado con la estructura socioeconómica y de clase de la sociedad, no tiene en cuenta la influencia de la consciencia, especialmente en sus manifestaciones suprahistóricas e irracionales, en el desarrollo caótico de la sociedad. Esta crítica, que le atribuye al marxismo una separación rígida de factores objetivos y subjetivos, combina la ignorancia con la distorsión y la franca falsificación. Un tema central de los escritos de Trotsky a lo largo de un período de muchos años había sido el papel crucial del factor subjetivo —asignar una importancia particular al papel de los dirigentes políticos— en determinar el resultado de las luchas revolucionarias. Como es bien sabido, en una entrada en un diario que mantenía en 1935, Trotsky había enfatizado el papel crítico que Lenin había desempeñado en la victoria de la Revolución de Octubre. «Si yo no hubiera estado presente en 1917 en Petersburgo, la Revolución de Octubre hubiera tenido lugar de todas maneras — a condición de que estuviera Lenin allí y que estuviera al mando «. [11]

En su refutación del Que faire, Trotsky volvió al papel de Lenin en la Revolución de Octubre. Desestimó que la reseña pusiera «el determinismo mecanicista en el lugar del condicionamiento dialéctico del proceso histórico» y «las mofas baratas sobre el papel de los individuos, buenos y malos». La lucha de clases no se desarrolla como un proceso suprahumano. Los seres humanos reales están implicados, y sus acciones desempeñan un papel —en algunos casos, un papel decisivo— en determinar si la insurrección revolucionaria tiene éxito o fracasa, o hasta si ocurre siquiera. «La llegada de Lenin a Petrogrado el 3 de abril de 1917, giró en el tiempo al Partido Bolchevique y le permitió al partido dirigir la revolución a la victoria». [12] Continuaba Trotsky:

Nuestros sabios podrían decir que si Lenin hubiera muerto en el extranjero a principios de 1917, la Revolución de Octubre se hubiera producido «lo mismo». Pero no es así. Lenin representaba uno de los elementos vivos del proceso histórico. Él personificaba la experiencia y la perspicacia del sector más activo del proletariado. Su aparición oportuna en la palestra de la revolución fue necesaria para movilizar a la vanguardia y brindarle una oportunidad de congregar a la clase trabajadora y a las masas campesinas. La dirección política en los momentos cruciales de giros históricos puede volverse un factor tan decisivo como lo es el papel del mando principal durante momentos críticos de una guerra. La historia no es un proceso automático. De otra manera, ¿por qué tener dirigentes? ¿por qué partidos? ¿por qué programas? ¿por qué luchas teóricas? [13]

En su panfleto, Bortenstein observaba amargamente que todos los partidos e individuos cuyos errores políticos e incluso su franca traición aseguraron la derrota de la Revolución española afirmaron después de esta que no era posible ningún otro desenlace. «Si escuchamos las explicaciones de los dirigentes del Frente Popular, incluyendo a los anarquistas, y si tomamos en serio esas explicaciones, todo lo que podemos hacer es desesperarnos de todo y perder la esperanza en las capacidades revolucionarias del proletariado, su futuro y hasta de su misión histórica». [14] No faltaban las excusas para la derrota.

Según nuestros demócratas frentepopulistas pequeñoburgueses, todo era inevitable. Los republicanos y los socialistas justificaron la derrota por la superioridad militar de los fascistas, y los comunistas por la existencia de una burguesía profascista (¡un descubrimiento, este!) que, por su política de no intervención, favoreció a Franco. Olvidaron añadir que apoyaron al Gobierno de Blum, que inauguró esta política. Los anarquistas justificaron sus capitulaciones y repitieron las traiciones por el chantaje ejercido por los rusos mediante las armas que les estaban enviando a los republicanos. En cuanto al POUM, también se unió al coro fatalista y dijo: «Éramos demasiado débiles, y teníamos que seguir a los otros, y sobre todo no podíamos romper la unidad». Así todo era inevitable. Lo que pasó tenía que pasar, y estaba escrito de antemano en el Corán … [15]

Trotsky, en un pasaje magnífico, apoyó sinceramente la acusación de Bortenstein del fatalismo autojustificado de los que llevaron a los trabajadores españoles a la derrota:

Esta filosofía impotente, que busca reconciliar las derrotas como un eslabón necesario en la cadena de desarrollos cósmicos, es completamente incapaz de plantear y se niega a plantear la cuestión de factores concretos tales como programas, partidos, y personalidades que fueron los organizadores de la derrota. Esta filosofía de fatalismo y postración se opone diametralmente al marxismo como la teoría de la acción revolucionaria. [16]

* * * * *

Trotsky continuó trabajando en su biografía de Stalin. El último capítulo del volumen inconcluso se titula «La reacción termidoriana», en el que presentaba un retrato y una evaluación devastadora de Stalin y su séquito.

Generalmente, en el bando del estalinismo, no encontrarás ni un solo escritor, historiador ni crítico talentoso. Es un reino de mediocridades arrogantes. Por tanto, la facilidad con la que marxistas altamente cualificados empezaron a ser reemplazados por gente accidental y de segunda categoría que llegó a dominar el arte de las maniobras burocráticas. Stalin es la mediocridad más sobresaliente de la burocracia soviética. No puedo encontrar ninguna otra definición más que esta. [17]

La transformación de Stalin en «genio» fue obra de la burocracia, que encontró en él un instrumento brutal de su búsqueda de privilegios. El mito de Stalin, desarrollado desde las mentiras, fue creación de la burocracia. «Este carácter masivo, orgánico, inconquistable de la mentira», observó Trotsky, «es la prueba innegable de que no es apenas una cuestión de ambiciones personales de un individuo, sino algo inconmensurablemente mayor: la nueva casta de arribistas privilegiados tenía que tener su propia mitología». [18]

Todo el desarrollo cultural de la Unión Soviética estaba siendo sofocado por el régimen burocrático. «La literatura y el arte de la época estalinista», escribió Trotsky, «pasarán a la historia como ejemplos del bizantinismo más absurdo y servil». [19] Hasta los artistas genuinamente dotados estaban obligados a prostituirse al servicio de Stalin. Trotsky citaba un poema de Alexis Tolstoy en el que se describe a Stalin como una deidad: «Vos, brillante sol de las naciones, /El sol de nuestros tiempos imposible de hundir», etc. Comentando estas líneas, Trotsky escribió, «Para llamar a las cosas por su nombre correcto, esta poesía se parece más al gruñido de un cerdo». [20]

Hasta la arquitectura soviética fue distorsionada y degradada por Stalin. La Casa de los Sóviets, construida según instrucciones de Stalin, era «un edificio monstruoso que, con su inutilidad imponente y su cruda grandiosidad, da la expresión concreta de un régimen brutal desprovisto de cualesquiera ideas o perspectiva». [21] Respecto a la cinematografía, sus directores y actores eran obligados a seguir las instrucciones de Stalin. Su único cometido pasó a ser la glorificación del dictador. «De esta manera la cinematografía soviética, que tuvo un comienzo prometedor, quedó muerta». [22]

En cuanto a la persona de Stalin, en la medida en la que la persona viva podía separarse del mito en el que estaba enmarcada, su característica esencial, enfatizó Trotsky, «es la crueldad personal, física, que comúnmente se llama sadismo». [23]

Incapaz de apelar a los mejores instintos de las masas, Stalin apela a sus más bajos instintos —a la ignorancia, la intolerancia, la estrechez mental, lo primitivo. Busca el contacto con ellos mediante expresiones vulgares. Pero esta vulgaridad también hace de camuflaje de su malicia. Pone toda su pasión en planes cuidadosamente concebidos, a los cuales se subordina todo lo demás. ¡Cómo odia la autoridad! ¡Y cómo le gusta imponerla! [24]

De su propia actitud subjetiva hacia Stalin, Trotsky escribió en la penúltima página de la biografía:

El lugar que yo ocupo ahora es único. Por lo tanto siento que tengo derecho a decir que nunca albergué ningún sentimiento de odio hacia Stalin. Se ha dicho y se ha escrito mucho sobre mi supuesto odio a Stalin que aparentemente me llena de juicios sombríos y afligidos. Solo puedo encogerme de hombros ante todo esto. Nuestros caminos se han separado hace tanto tiempo que cualquier relación personal que hubiera entre nosotros se ha extinguido totalmente hace mucho. Por mi parte, y en la medida en que Stalin es una herramienta de las fuerzas históricas, que me son ajenas y hostiles, mis sentimientos personales hacia Stalin son indistinguibles de mis sentimientos hacia Hitler o el Mikado japonés. [25]

* * * * *

El mundo de 1940 parecía estar viviendo una pesadilla. ¡Cuán frágil y desamparada parecía la civilización ante la barbarie que avanzaba! Bajo la presión de la reacción, hasta los representantes sensibles más inteligentes de la intelectualidad europea abandonaron toda esperanza. Walter Benjamin, viviendo en un exilio precario, tradujo su desesperación personal en un mórbidamente desmoralizado «Sobre el concepto de la historia». El hitlerismo no era la negación de la civilización, sino su verdadera esencia. «No hay documento de cultura», opinaba, «que no sea al mismo tiempo un documento de la barbarie. Y de la misma manera como tal documento nunca está libre de barbarie, así la barbarie mancilla la manera en la que fue transmitido de una mano a otra». [26]

Benjamin llamó la atención sobre la pintura del artista Paul Klee Angelus Novus. En esta obra, la verdadera naturaleza del proceso histórico era descrita: «Su cara se vuelve hacia el pasado. Donde una cadena de acontecimientos aparece ante nosotrosélve una sola catástrofe, que amontona escombros sobre escombros, y la arroja a sus pies». [27] La desesperación de Benjamin lo llevó al cinismo, que él dirigió contra la perspectiva de la revolución socialista. «Los epígonos de Marx», escribió amargamente, «han derivado (entre otras cosas) la noción de la ‘situación revolucionaria’, que, como sabemos, se ha negado siempre a llegar». [28]

Trotsky sin dudas habría sentido una gran empatía por Benjamin. Pero los sentimientos de desesperación le eran ajenos al revolucionario. Su poderoso sentido de la historia le permitieron colocar las bestialidades de su tiempo en su contexto apropiado. En una sección de la biografía de Stalin que lleva por título «Un paralelo histórico», Trotsky observó: «En este período de declive capitalista, el retroceso de Europa produce muchos de los rasgos de la infancia del capitalismo. La Europa actual se parece muchísimo a la Italia del siglo XV». [29] Por supuesto, esa era una época en la que los pequeños Estados «representaban los pasos de bebé de un capitalismo infantil». Pero el período del Renacimiento se parecía a la era moderna en un aspecto importante: «Era una época de transición de normas viejas a unas nuevas —un período amoral, y, per se, inmoral». [30] Los cardenales «escribían comedias pornográficas y los papas las producían en sus cortes». [31]

La corrupción era la idea clave de la política italiana. El arte de gobernar era practicado en camarillas y consistía en las artes gentiles de la mentira, la traición y el crimen. Cumplir con un contrato, mantener una promesa, se consideraba la mayor estupidez. La astucia iba de la mano con la violencia. La superstición y la falta de confianza envenenaban todas las relaciones entre los jefes de Estado. Era la época de los Sforza, los Medici, los Borgia. Pero no era solo la época de la traición y la falsificación, del veneno y la artificiosidad. También era la época del Renacimiento. [32]

Como en la época del Renacimiento, el hombre moderno se encuentra

en la frontera de dos mundos —el burgués-capitalista, que está sufriendo su agonía y que un nuevo mundo está destinado a reemplazar. Ahora, una vez más, estamos viviendo una transición de un sistema social a otro, en la época de la mayor crisis social que, como siempre, está acompañada de una crisis de moral. Lo viejo ha sido sacudido en sus cimientos. Lo nuevo apenas ha empezado a surgir. Las contradicciones sociales una vez más han alcanzado una agudeza excepcional. [33]

Tales períodos imponen una presión inmensa sobre los individuos.

Cuando el tejado se ha desplomado y las puertas y ventanas se han salido de sus bisagras, la casa es lúgubre y es difícil vivir allí. Hoy, vientos de tormenta están soplando en todo el planeta. [34]

* * * * *

Trotsky veía el haber sobrevivido al atentado del 24 de mayo como poco más que un aplazamiento. Sabía que la GPU haría otro atentado contra su vida. Harold Robins, en una conversación con un servidor, recordaba que Trotsky pidió una reunión con los guardias a principios de agosto. Las noticias del mundo estaban dominadas por los ataques aéreos lanzados por la Alemania nazi contra Gran Bretaña. Trotsky les dijo a los guardias que esperaba que Stalin intentara aprovecharse de la distracción del público intentando de nuevo asesinarlo cuanto antes. Un conocido periodista de Ciudad de México, Eduardo Tellez Vargas, que escribía para El Universal, se reunió varias veces con Trotsky después del ataque del 24 de mayo. En una entrevista concedida al Comité Internacional en diciembre de 1976, Tellez Vargas recordó su último encuentro con Trotsky, que ocurrió el 17 de agosto de 1940, solo tres días antes del asesinato. Sintiendo una admiración sincera por el gran revolucionario, Tellez Vargas estaba profundamente afligido por lo que Trotsky le contó.

Llegó un momento en el que Trotsky ya no confiaba en absolutamente nadie. No confiaba en nadie. No especificó ni dio nombres, pero me dijo: «Me va a matar ya sea uno de los de aquí, ya sea uno de mis amigos del exterior, alguien que tiene acceso a la casa. Porque Stalin no puede perdonarme la vida». [35]

El día de la última entrevista de Tellez Vargas con Trotsky, había otra visita en la casona de la Avenida Viena. Jacques Mornard, esta vez con Sylvia Ageloff, fue recibido en el recinto. Mornard afirmó que él había escrito un artículo, que quería que Trotsky leyera. Trotsky, que tuvo varios encuentros breves con Mornard, ya había indicado que el hombre no le gustaba. A Mornard le dio por hablar en presencia de Trotsky sobre su «jefe» que se había hecho rico mediante negocios especulativos. En su relato autobiográfico de su vida con Trotsky, Natalia Sedova recordaba que él «era totalmente indiferente» respecto a la cháchara sobre las proezas de su jefe. «Esas cortas conversaciones antes me irritaban», escribió Sedova, «y a León Davidovich tampoco le gustaban. ‘¿Quién es este jefe fabulosamente rico?’, me preguntaba. ‘Deberíamos averiguarlo. Al fin y al cabo, podría ser algún usurero con tendencias fascistas y puede que lo mejor sea dejar de ver del todo al esposo de Sylvia…'». [36]

La reunión con Mornard del 17 de agosto intensificó la preocupación de Trotsky. Trotsky salió de su despacho después de solo diez minutos. Estaba trastornado por la conducta de Mornard. Trotsky había observado que Mornard no se había quitado el sombrero al entrar en el despacho y luego se fue a sentar en la esquina del escritorio de Trotsky. Esta era una conducta extrañamente inapropiada para alguien que decía ser belga y haber sido educado en Francia. Trotsky, después de solo unos pocos minutos con Mornard, tuvo dudas acerca de la nacionalidad de la visita. Como lo cuenta Isaac Deutscher:

¿Quién era él [Mornard-Jacson] de verdad? Tenían que averiguarlo. Natalya se quedó de piedra; le parecía que Trotsky «había percibido algo nuevo sobre ‘Jacson’, pero no había llegado, o más bien no tenía ninguna prisa en llegar, a ninguna conclusión». Aún así, las implicaciones de lo que había dicho eran alarmantes: si ‘Jacson’ los estaba engañando respecto a su nacionalidad, ¿por qué lo estaba haciendo? Y ¿no los estaba engañando también sobre otras cosas? ¿Sobre qué? Estas preguntas tienen que habérsele pasado por la mente a Trotsky, porque dos días después le repitió sus observaciones a Hansen, como para determinar si recelos comparables le habían sucedido a alguien además de a él. [37]

Que Trotsky, después de apenas unos pocos minutos a solas con Mornard, desarrollara dudas sobre su nacionalidad y sospechara que podría ser un impostor, hace que uno se pregunte por qué Alfred y Marguerite Rosmer, ambos franceses, nunca tuvieran sospechas comparables —aunque pasaron muchísimo más tiempo con el hombre que sería el asesino de Trotsky.

Cayendo la tarde del martes 20 de agosto, Mornard, sin cita, vino otra vez a ver a Trotsky. A pesar de las preocupaciones comunicadas a él directamente por Trotsky, Joseph Hansen —cuyas conexiones con la GPU serían expuestas casi cuarenta años más tarde— autorizó la entrada de Mornard en el recinto. Aunque hacía calor y no estaba nublado, Mornard llevaba un sombrero puesto y tenía una gabardina. Llevaba escondidos en el impermeable un cuchillo, una pistola automática y un bastón de alpinista. Mornard no fue cacheado. Se le dejó acompañar a Trotsky hasta su despacho. Le dio a Trotsky lo que dijo que era una reelaboración del artículo que le había mostrado el 17 de agosto. Mientras Trotsky leía el artículo, Mornard sacó el bastón de alpinista de la gabardina y se lo clavó en el cráneo a Trotsky. Aunque estaba herido de muerte, Trotsky se levantó de su silla y peleó contra su atacante. Harold Robins, al escuchar gritar a Trotsky, fue corriendo al escritorio y sometió al asesino.

De camino al hospital en Ciudad de México, Trotsky perdió la consciencia. Murió, con Natalia a su lado, la tarde siguiente.

* * * * *

Seis meses antes del asesinato, el 27 de febrero de 1940, Trotsky había escrito su Testamento. Su intención era que la declaración se publicara después de su muerte. Aunque su capacidad de trabajo permanecía sin disminuir, Trotsky creía que no le quedaba mucho de vida. Además de la siempre presente amenaza de asesinato, estaba sufriendo de alta tensión sanguínea, para lo que no había, en esa época, tratamiento efectivo. El Testamento rechazaba «la estúpida y vil calumnia de Stalin y sus agentes: no hay una sola mancha en mi honor revolucionario». [38] Expresó su convicción de que futuras generaciones revolucionarias rehabilitarían el honor de las víctimas de Stalin «y tratarán como se lo merecen a los verdugos del Kremlin». Con evidente emoción, Trotsky rindió homenaje a Natalia Sedova: «Además de la felicidad de ser un luchador por la causa del socialismo, el destino me dio la felicidad de ser su esposo». [39] Trotsky a continuación replanteó para la posteridad el propósito, los principios y la filosofía que habían guiado la obra de su vida:

Fui revolucionario durante mis cuarenta y tres años de vida consciente y durante cuarenta y dos luché bajo las banderas del marxismo. Si tuviera que comenzar todo de nuevo trataría, por supuesto, de evitar tal o cual error, pero en lo fundamental mi vida sería la misma. Moriré siendo un revolucionario proletario, un marxista, un materialista dialéctico y, en consecuencia, un ateo irreconciliable. Mi fe en el futuro comunista de la humanidad no es hoy menos ardiente, aunque sí más firme, que en mi juventud. [40]

La humanidad y amplitud de miras de Trotsky encontraron su expresión consumada en la conclusión del Testamento:

Natasha se acerca a la ventana y la abre desde el patio para que entre más aire en mi habitación. Puedo ver la brillante franja de césped verde que se extiende tras el muro, arriba el cielo claro y azul y el sol que brilla en todas partes. La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente. [41]

* * * * *

Han pasado ochenta años desde el asesinato de Trotsky. Y sin embargo el paso del tiempo no ha disminuido su estatura. La sombra que proyecta este gigante político del siglo veinte se cierne aún más grande en el veintiuno.

La historia ha justificado a Trotsky y ha vencido a sus enemigos. El edificio del estalinismo ha quedado hecho trizas. El nombre de Stalin está ahora y estará siempre asociado a traiciones criminales. El daño que sus crímenes le hicieron a la Unión Soviética —política, económica y culturalmente— fue irreparable. Stalin será recordado solo como una de las figuras más monstruosas del siglo veinte, un asesino en masa contrarrevolucionario de socialistas, superado en maldad solo por Hitler. Trotsky tenía razón: «La venganza de la historia es mucho más terrible que la venganza del más poderoso secretario general». [42]

El lugar de Trotsky en la historia persiste y se hace cada vez más grande porque las tendencias básicas y las características del capitalismo contemporáneo y del imperialismo corresponden a su análisis de la dinámica de la crisis capitalista mundial y la lógica de la lucha de clases. Sus escritos —indispensables para una comprensión del mundo contemporáneo— siguen siendo tan frescos como el día en que fueron escritos. La vida y las luchas de Trotsky, su devoción inflexible a la liberación de la humanidad, vivirán en la historia.

El mundo no ha sobrepasado a León Davidovich Trotsky. Todavía vivimos en la época que él definió como la agonía del capitalismo. La solución que él planteó a la crisis del capitalismo —la revolución socialista mundial— brinda la única salida históricamente progresista a la crisis existencial del sistema capitalista.

Pero esta solución necesita que se resuelva la crisis de la dirección revolucionaria. Esta es la tarea a la que se vuelve a dedicar el Comité Internacional de la Cuarta Internacional al conmemorar el ochenta aniversario de la muerte de Trotsky.

(Tomado de WSWS, que editó este trabajo en seis entregas, las mismas contienen las citas que por razones de simplificación de la lectura, hemos omitido)

(Visited 43 times, 1 visits today)