Un mundo sin problemas: el mensaje de Año Nuevo 2024 de Alan Woods

Polonio: ¿Qué lee, mi señor? 
Hamlet: Palabras, palabras, palabras. (Shakespeare)

Crean un desierto y lo llaman Paz“. (Tácito)

¡Qué mundo tan maravilloso en el que vivimos! El día de Año Nuevo, de repente me desperté y descubrí que nadie tenía ningún problema. Sí, claro. Leíste correctamente. Por fin. Ya no tenemos problemas. Solo «asuntos». Es cierto, parece que es posible morir por un “asunto“. Pero no nos detengamos en un tema desagradable.

Y la cosa va a mejor. Al levantarse de la cama el 1 de enero, después de haber consumido cantidades desmesuradas de comida y bebida mientras celebrabas el solsticio de invierno, es posible que te preocupes por algunos kilos adicionales que has acumulado en consecuencia.

¡Ya np/o! Ya no eres gordo, simplemente tienes sobrepeso o tal vez eres un poco corpulento. ¡Pero no! Ni siquiera es eso. Porque no existe una alternativa políticamente correcta satisfactoria a la palabra “gordo”. Tampoco hay necesidad. Porque, adivina qué, la gordura es simplemente otra forma de referirse a un cuerpo hermoso. No te preocupes.

En este mundo feliz en el que todo lo desagradable se destierra para siempre, vemos un número infinito de grandes avances que hacen palidecer todos los descubrimientos de la raza humana hasta ahora.

Por ejemplo, las personas ya no pierden un tiempo valioso hablando entre sí, una ocupación bastante sin sentido que ha plagado a los humanos desde el primer momento en que descubrieron la maldición del lenguaje. En este nuevo y emocionante mundo posmoderno, hombres y mujeres han descubierto una excelente manera de deshacerse de esta maldición radicalmente y para siempre.

Si de repente sentimos la necesidad de comunicar algo a alguien, le informamos que deseamos “compartir algo con ellos”. Ahora, en los lejanos días de mi juventud, uno podría compartir un secreto o una bolsa de dulces. Ya no, al parecer.

Tampoco volveremos a estar plagados de molestas llamadas telefónicas. En su lugar, se nos informará que alguien tiene la intención de “tendernos la mano“. En el pasado, uno podría tender la mano a una persona que está en peligro de ahogarse o caerse. Pero dado que tales sucesos desagradables están prohibidos en nuestro mundo feliz, uno simplemente “tiende la mano”.

Tales transformaciones milagrosas del lenguaje son ahora tan comunes, que existe un grave peligro de que se alojen permanentemente en la psique humana. Ahora, si, como yo, estás algo perturbado por esta perspectiva, no te preocupes. ¡Porque mira! Te traigo buenas nuevas de buen ánimo, paz en la tierra y buena voluntad a todos los habitantes del planeta.

A partir de este día, nadie morirá en una guerra. Solo «sacado» (take out en inglés significa “sacar” pero también “eliminar”) . En mi juventud, era costumbre sacar a una novia a un salón de baile y lugares de mala reputación. Ahora, sin embargo, si digo que tengo la intención de sacar a mi esposa, tiene una connotación potencialmente siniestra.

Además, en todas las guerras de nuestra nueva era, no habrá más matanzas de inocentes. En lugar de víctimas civiles (muy comunes en todas las guerras hasta el presente), solo habrá “daños colaterales“.

Imaginate. Si Pablo Picasso (otra figura de odio para los inquisidores modernos) pintara hoy su gran obra maestra contra la guerra, no se llamaría Guernica, sino Daño colateral. Aunque, de alguna manera, no parece tener el mismo impacto.

La enfermedad posmodernista que afecta a los cerebros de muchos estudiantes y casi todos los profesores universitarios puede reducirse al simple concepto de que todo está determinado por las palabras, por eso repiten sin cesar la palabra “narrativa”.

Pero somos materialistas, no idealistas, y entendemos que simplemente cambiando una palabra no se cambia la esencia de nada. Shakespeare lo expresó bastante bien cuando dijo que una rosa con cualquier otro nombre olería igual de dulce. Y ciertas otras sustancias con cualquier otro nombre olerían igual de mal.

En la Biblia leemos: “En el principio existía la Palabra“. A esto, el gran poeta y pensador alemán Goethe respondió: “en el principio era la Acción“. En esta controversia, nos inclinamos a apoyar la opinión de Goethe, ya que es bastante evidente que hombres y mujeres actuaron, es decir, estuvieron involucrados en esas actividades urgentes necesarias para preservar la vida, mucho antes de que desarrollaran lo que ahora reconoceríamos como lenguaje.

Para el académico de clase media, sin embargo, las palabras lo son todo. Son los soportes en los que vive, el aire que respira y, por último, pero no menos importante, el acceso a una existencia cómoda. Por lo tanto, el esfuerzo por mejorar la sociedad se reduce en sus mentes simples a una sola cosa: cambiar las palabras.

Nunca se les ocurre que al cambiar una palabra, uno no altera las condiciones existentes en lo más mínimo. Peor aún, en la medida en que esta tontería logra afectar el pensamiento de las personas, inevitablemente resulta en reducirlas al nivel de imbéciles (en este contexto, la búsqueda de una alternativa políticamente correcta es bastante superflua).

La pequeña burguesía, siguiendo los pasos del Todopoderoso, crea hombres y mujeres a su propia imagen: una generación servil de criaturas débiles pero pretenciosas, eunucos anémicos y castrados, muertos de cuello para arriba y de cintura para abajo, no aptos para nada más que parlotear interminablemente y examinar los contornos de su propio ombligo.

La nueva Inquisición

Esta asombrosa revolución en el lenguaje evidentemente tiene una tremenda importancia cultural. Érase una vez, el Vaticano poseía una larga lista de libros en el Index Librorum Prohibitorum, (en latín, “Índice de Libros Prohibidos”). Estos eran libros que una vez fueron prohibidos por la autoridad de la Iglesia Católica Romana como peligrosos para la fe o la moral de los católicos.

La publicación del Índice cesó en 1966, quedando relegado a la condición de documento histórico. Pero ahora, una nueva generación de inquisidores posmodernistas está ocupada recreando la infame lista. 

Un verdadero ejército de censores “políticamente correctos” está buscando diligentemente todas las obras literarias, incluidas todas aquellas que se consideraban universalmente obras de considerable mérito y genio, para purgarlas de todo rastro de herejía.

Las nuevas ediciones de las obras de Roald Dahl, el novelista británico más vendido cuyos clásicos infantiles incluyen Charlie y la fábrica de chocolateMatilda  y James y el melocotón gigante, se han reescrito en un esfuerzo por hacerlas menos ofensivas y “más inclusivas”.

A Rudyard Kipling le ha ido mucho peor. Definitivamente es intolerable. Ahora bien, es cierto que muchas de sus obras llevan el sello de una mentalidad proimperialista. Pero Kipling era, sin embargo, un autor de talento que representaba el pensamiento de su propia época. El propio Lenin admiraba a Kipling por describir con precisión el lenguaje y la psicología del soldado británico común de aquella época.

¡Y luego está Shakespeare! ¿Por qué leerlo? Después de todo, se sabe que ha sido blanco y se sospecha fuertemente de tendencias heterosexuales. Si eso no fuera suficiente para condenarlo sin pensarlo dos veces, The New York Times nos informa que un número cada vez mayor de maestros se niegan a estudiar a Shakespeare.

El desafortunado Bardo de Avon está acusado de una larga lista de crímenes, incluida la promoción de “misoginia, racismo, homofobia, clasismo, antisemitismo y misoginegrismo“. ¡No es una mala lista de crímenes para uno de los mejores escritores del mundo! 

Las actividades de los nuevos inquisidores tampoco se limitan a la literatura. Las artes plásticas no sufren menos. Recientemente, la directora de una escuela en Florida se vio obligada a dimitir tras una campaña despiadada de algunos padres contra ella por atreverse a mostrar a sus alumnos una foto del David de Miguel Ángel, una hermosa figura masculina tan desnuda como Adán el día antes de conocer a Eva. 

Esto fue condenado como “pornografía”. Así que no estará lejos el día en que, como en la época victoriana, cada estatua se encontrará adornada con una hoja de parra muy grande para ocultar sus partes íntimas, con el fin de proteger de la ofensa los tiernos sentimientos y escrúpulos morales del espectador.

Ahora, si uno juzga todo el arte y la literatura desde el punto de vista de los prejuicios actuales, quedará muy poco. 

Después de haber demolido la magnífica estructura de la cultura humana construida a lo largo de muchos siglos, uno se quedaría con algunas obras incoloras, trilladas e interminablemente aburridas de la fraternidad políticamente correcta. La humanidad se quedaría infinitamente más pobre como resultado de este vandalismo cultural sin sentido.

Es cierto que estos inquisidores modernos aún no han llegado a la conclusión lógica de que tales obras deben ser consignadas a las llamas. ¡Pero se paciente! Todo le llega al que espera.

Mientras esperamos con impaciencia la llegada de los fuegos inquisitivos en los que se consignarán sin remordimientos todas las grandes obras de la literatura pasada para que se salven nuestras almas eternas y nuestra pureza lingüística, se están llevando a cabo otras medidas menos drásticas, pero quizás igualmente efectivas. 

Con cada día que pasa, nuevos títulos se añaden a la lista de literatura herética: clásicos como los cuentos de hadas de Grimm, Shakespeare, el Infierno de Dante y muchos otros se someten a la censura que hace que la practicada por Joseph Stalin parezca positivamente mansa en comparación.

Para tomar solo un ejemplo, en el célebre cuento de Blancanieves en los Cuentos de Grimm, la joven en cuestión pasa algún tiempo cohabitando felizmente en el bosque con siete enanos. 

Ahora, hasta donde recuerdo, no ocurrió nada malo durante este periodo de convivencia. Los siete enanos eran todos pequeños caballeros perfectamente respetables de una disposición muy agradable, feliz y servicial. Además, como la mayoría de los cuentos de hadas, todos terminan siendo felices y comiendo perdices. Solo la bruja malvada tuvo el final que se merecía.

Durante los últimos dos siglos, la mayoría de la gente ha estado satisfecha con esta historia agradable e instructiva. Es cierto que en su versión original contiene algunos detalles bastante horripilantes. Pero esa es una característica común de todo el folklore primitivo genuino, que tiene sus raíces en mitos y ceremonias paganas remotas.

La mayoría de la gente no se da cuenta de que los hermanos Grimm eran científicos serios. A diferencia de nuestros charlatanes posmodernos, eran auténticos eruditos lingüísticos que coleccionaban cuentos de hadas, no para diversión de los niños, sino para continuar sus estudios sobre la evolución de la lengua y los dialectos alemanes.

De hecho, la versión de los Cuentos de Grimm que es generalmente conocida fue censurada hace mucho tiempo para eliminar los aspectos más alarmantes y horripilantes, y hasta ahora, hay poca o ninguna evidencia de que estos magníficos cuentos hayan tenido algún efecto negativo en las mentes de los niños pequeños.

De hecho, todos estaban muy contentos con ellos. Es decir, hasta que llegaron nuestros inquisidores lingüísticos, armados con “campana, libro y vela” (método de excomunión para pecados graves) y unas tijeras extragrandes para cortarlos a medida.

El problema es, como ves, que en nuestro mundo feliz los enanos ya no existen. Así que ahora, en lugar de nuestros viejos amigos, Blancanieves está condenada a pasar lo que suena como una existencia bastante triste en compañía de “personas verticalmente desajustadas“.

Todo muy bien, se podría decir. Pero, ¿qué se debe hacer con la Biblia? Uno buscaría en vano a través de todos los anales de la literatura mundial para encontrar una obra tan repleta de historias de horror de asesinatos, violaciones, incesto, torturas crueles y todo tipo de cosas de pesadilla, que nos asaltan cada dos páginas. 

Sin duda, ha llegado el momento de que este espantoso texto misógino, racista y violento sea completamente suprimido para que no continúe infligiendo daño psicológico a los jóvenes.

Pero sobre este tema, nuestros censores lingüísticos guardan silencio. Aunque se muestran heroicos innovadores al blandir un par de tijeras contra grandes obras de la literatura, castrando así a autores muertos que son incapaces de defenderse, no son tan valientes, al parecer, a la hora de enfrentarse a los intereses creados de la Iglesia y la clase dominante.

A esta acusación, naturalmente, tienen una respuesta preparada. Nuestro objetivo, dirán, es evitar ofender las sensibilidades de las personas. Dado que la religión es un tema muy sensible, debemos dejar de lado nuestras opiniones y seguir permitiendo que envenene las mentes de millones de personas, como lo ha hecho con gran efecto durante los últimos miles de años.

Una historia de dos guerras

Hablando de religión, dirijamos nuestra atención a los acontecimientos que se están desarrollando ante nuestros propios ojos. Los mitos tienen su propio poder sobre las mentes de hombres y mujeres, incluso los normalmente racionales e inteligentes. El fanatismo religioso se ha utilizado durante siglos para justificar las atrocidades más atroces. La situación sigue siendo la misma.

Mientras escribo estas líneas, el poder militar de un Estado rico y poderoso se está movilizando para aplastar a un pueblo pequeño, pobre y oprimido que ha sido desalojado violentamente de su tierra natal y obligado a vivir en una pequeña extensión de tierra superpoblada entre Israel y Egipto.

La camarilla dominante israelí liderada por Benjamin Netanyahu afirma que Israel tiene derecho a defenderse. Así es. Pero también los palestinos tienen derecho a defenderse, lo que se esfuerzan por hacer contra probabilidades abrumadoras.

¿Cómo justifica Netanyahu el desalojo forzoso de los palestinos de la tierra que han ocupado durante generaciones? Haciendo referencia a la Biblia. Simplemente afirma que en algún momento de un pasado mítico lejano, “Dios nos dio esta tierra”. Dado que, lamentablemente, Dios no está disponible actualmente para confirmar o negar esta afirmación, se espera que que nos fiemos.

Pero, para los marxistas no tenemos los mitos, religiosos o de otro tipo, no tienen ningún valor. Debemos buscar las razones de la guerra en causas muy materiales que no tienen nada que ver con un hombre invisible en las nubes que durante miles de años no ha dicho una sola palabra a ningún ser humano y cuya voluntad puede, por lo tanto, interpretarse de cualquier manera que uno elija.

El ataque israelí a Gaza no tiene nada que ver con la religión o con la autodefensa. Tiene todo que ver con la venganza y un deseo apenas oculto de la camarilla dominante en Israel de destruir Gaza por completo y expulsar a su población al desierto egipcio.

Junto con la intensificación de la cruel opresión del llamado Estado autónomo palestino en Cisjordania y las actividades violentas de bandas cuasi fascistas de “colonos”, esto bien podría describirse como el intento de Netanyahu de una Solución Final del problema palestino.

Naturalmente, esta afirmación se encontrará con un estallido de indignación violenta por parte de la camarilla dominante israelí y sus partidarios. Pero, francamente, molestar las sensibilidades de las personas es una consideración completamente secundaria para nosotros, dada la extrema gravedad de la situación.

La hipocresía cínica de las potencias occidentales queda completamente expuesta por el marcado contraste en la actitud de sus medios hacia las guerras en Gaza y Ucrania. Esto quedó demostrado una vez más por los acontecimientos recientes.

El 28 de diciembre, Rusia lanzó el mayor ataque con misiles y drones de la guerra. Alcanzó blancos en toda Ucrania, hasta Lviv, en la frontera con Polonia. Este último ataque tenía como blanco una base de entrenamiento para las fuerzas occidentales en Ucrania. 

Según los ucranianos, el número combinado de misiles y drones superó los 160. 

El ataque abrumó las defensas ucranianas. Expuso las debilidades cruciales de las defensas aéreas ucranianas. Se hizo un daño significativo (los detalles no han sido hechos públicos por Kiev). Pero, ¿cuántas personas murieron? 

Al principio, la cifra dada fue de 18 muertes. Esto se incrementó posteriormente a alrededor de treinta. Como de costumbre, el representante de la ONU no perdió tiempo en calificar esto como un atroz crimen de guerra y una flagrante violación del derecho internacional. 

Hay algo extraño en todo esto. 

El objetivo del ataque era probablemente debilitar aún más las defensas de Ucrania, de modo que fuera incapaz de resistir un gran avance ruso. Esa es ahora una posibilidad distinta. Pero cualquiera que haya sido la intención de este ataque, ciertamente no fue masacrar civiles.

El lanzamiento de más de 160 misiles y drones (según fuentes ucranianas) en ataques en toda Ucrania sugeriría un gran número de víctimas, de por lo menos varios cientos. Pero las cifras dadas por fuentes oficiales ucranianas son solo una treintena.

Ahora bien, no hace falta decir que la muerte de una sola persona es una tragedia. Pero si comparamos estas cifras con la sangrienta masacre de civiles que se está infligiendo a la población de Gaza todos los días por los bombardeos indiscriminados llevados a cabo por las fuerzas armadas israelíes, el contraste es sorprendentemente obvio.

Te llamamos la atención sobre la ruidosa campaña durante muchos meses para enviar a Vladimir Putin a La Haya para ser juzgado como criminal de guerra. Pero no hay una campaña equivalente para acusar a Netanyahu de crímenes de guerra y de la violación más flagrante de lo que se llama de manera risible el “derecho internacional”. 

Este silencio ensordecedor nos dice todo lo que necesitamos saber sobre los estándares morales de los autoproclamados defensores de la democracia, la autodeterminación y los derechos humanos.

Solo el gobierno de Sudáfrica se ha atrevido a acusar a los israelíes de una guerra de exterminio contra el pueblo de Gaza. La reacción del gobierno israelí era totalmente predecible. Su furiosa indignación no conocía límites. “¿Qué, nosotros? ¿Agresores? Pero solo estamos tratando de defendernos contra la agresión. ¿No tenemos derecho a defendernos?”

Este es un ejemplo de hipocresía en su forma más flagrante. No discutiremos sobre las palabras, excepto para decir que si esto no es un genocidio, ciertamente se parece mucho.

Gente tonta e ingenua ha caído en la trampa preparada por la camarilla gobernante en Israel. Durante muchas décadas, han hecho el uso más cínico del Holocausto y de los monstruosos crímenes cometidos en el pasado contra el pueblo judío.

Todas las personas sensatas naturalmente condenarán esos crímenes y se opondrán al veneno del antisemitismo. Pero esto no puede ni debe interpretarse como un cheque en blanco para Netanyahu y los monstruosos reaccionarios de su gobierno de ultraderecha para cometer asesinatos en masa. 

Señalan los asesinatos perpetrados por Hamas y otros grupos el 7 de octubre. Fue una atrocidad espantosa. Pero no se puede excusar un acto de brutalidad señalando a otro. 

La sangrienta masacre de hombres, mujeres y niños en Gaza ya se ha cobrado una cifra cercana a las 30.000 víctimas, sin incluir las que permanecen enterradas bajo los escombros de pisos y casas bombardeadas. Esto no tiene nada que ver con combatir a Hamas. 

El bombardeo de blancos civiles claramente no es accidental. Toda la población está siendo atacada deliberadamente, ya que, según los halcones israelíes, todos son tan malos como Hamas y merecen todo lo que reciben. 

El hecho de que un pueblo haya sufrido opresión en el pasado no le da ningún derecho a infligir actos de violencia y opresión contra otro pueblo en la actualidad. Sucede con demasiada frecuencia en la historia que un pueblo anteriormente oprimido y subyugado se transforma en los opresores más monstruosos. 

Los propios Estados Unidos fueron una vez una colonia oprimida de Gran Bretaña. Hoy ya no es así. Hoy en día, el imperialismo estadounidense es una poderosa potencia económica y militar que intenta subyugar al mundo entero a su dominación y aplasta sistemáticamente a cualquier nación que intente resistirse a él. 

¿Y qué tiene en común el Estado actual de Israel con los judíos pobres oprimidos en los guetos de Europa del Este antes de la Segunda Guerra Mundial? La noción misma es monstruosa y absurda.

Hipocresía imperialista

Los llamamientos para que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sea juzgado en la Corte Internacional de Justicia de La Haya tienen poca o ninguna sustancia.

En la práctica, no hay forma de que esto se pueda implementar. En cualquier caso, las apelaciones al “derecho internacional” o al “derecho humanitario” son completamente vacías. Solón el Grande, el autor de la constitución ateniense, dijo: “la ley es como una tela de araña. Atrapa a los pequeños, pero los grandes la destrozan”. 

Más de 2.000 años después, no hay mucho que añadir a esta declaración concisa y perspicaz. Ni los imperialistas ni el régimen reaccionario israelí tienen la más mínima preocupación por la ley ni por ninguna consideración humanitaria en absoluto. Lo han demostrado muy claramente con su bárbara guerra contra el pueblo de Gaza.

La conducta de la administración Biden en la guerra de Gaza va mucho más allá de la mera complicidad. El imperialismo estadounidense es un participante activo en el sangriento asalto al pueblo indefenso de Gaza. El hecho es que esta criminal guerra de agresión no podría durar ni un solo día sin el apoyo activo de Washington. 

Es cierto que la monstruosa matanza de civiles en Gaza ha tenido un efecto desastroso en la imagen de Estados Unidos en Oriente Medio y en todo el mundo. 

Las Naciones Unidas han demostrado ser totalmente incapaces de hacer nada para aplicar las repetidas resoluciones sobre la cuestión de Palestina. Sin embargo, los resultados de varias votaciones en la ONU sirven para resaltar el creciente aislamiento de Estados Unidos en el mundo.

A pesar de ello, el gobierno de Biden mantiene obstinadamente su apoyo incondicional a Israel en su guerra contra el pueblo palestino. El hecho de que se viera obligado por la presión de la opinión pública a pedir un enfoque “más moderado” por parte de Israel y un aumento de la “ayuda humanitaria” equivale precisamente a nada.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos ha aprobado la asignación de 14.500 millones de dólares en ayuda militar para Israel. Están armando a los israelíes hasta los dientes con todo tipo de armas de destrucción que se están utilizando para llevar a cabo una masacre indiscriminada del pueblo de Gaza.

Los estadounidenses están haciendo todo lo posible para sabotear los llamamientos a un alto el fuego, que Netanyahu no tiene intención de aceptar. Al mismo tiempo, hacen declaraciones públicas hipócritas, solicitando cortésmente a los israelíes que tengan todo el cuidado para evitar víctimas civiles mientras bombardean a la población. 

Esta conducta es similar a la de un asesino que, mientras apuñala hasta la muerte a su víctima indefensa, le ruega que no haga tanto ruido, ya que puede molestar a los vecinos y dañar la reputación del asesino.

No satisfechos con esto, los halcones en Washington están presionando fuertemente para un ataque contra Irán. No es ningún secreto que el imperialismo estadounidense ha deseado durante mucho tiempo infligir una severa derrota militar a Irán, que considera el elemento más peligroso de inestabilidad en el Medio Oriente. 

Tan pronto como comenzó el conflicto de Gaza, los estadounidenses enviaron dos portaaviones a la región: uno al Mediterráneo Oriental y el otro al Mar Rojo. La intención era perfectamente clara: lanzar un ataque aéreo devastador contra Irán.

Sin embargo, Netanyahu e incluso el anciano senil de la Casa Blanca se dan cuenta de que un conflicto militar con Irán no será un pusilánime. Por eso han actuado con cautela hasta ahora. 

Durante algún tiempo, dudaron. Pero ahora todos los factores apuntan hacia un conflicto abierto. Israel está amenazando con actuar para eliminar a Hezbolá de la frontera con el Líbano si continúan los ataques del grupo miliciano. Todo esto está avivando un estado de ánimo belicoso y preparando a la población para la guerra. 

Queda por ver el resultado final. Pero todo el Medio Oriente es un barril de pólvora a la espera de una mecha. Es muy posible que para cuando se publique este artículo, ya haya comenzado una nueva y sangrienta etapa en la guerra. 

Por lo tanto, el año 2024 comienza justo cuando terminó 2023: una imagen de sufrimiento descarnado, crisis económica, caída del nivel de vida, guerras y horrores en todos los lados. 

Estos son síntomas claros de que el sistema capitalista ha entrado en un período de declive terminal que amenaza la existencia misma de la civilización, la cultura y tal vez incluso las perspectivas futuras de la vida en la Tierra.

Este mes es el centenario de la muerte de Vladimir Ilich Lenin, el mayor revolucionario de los tiempos modernos junto con León Trotski. Lenin advirtió que la continuación del sistema capitalista representa la amenaza más grave para la humanidad. Dijo que el capitalismo es horror sin fin. Sus palabras han sido completamente reivindicadas por toda la historia posterior.

Los capitalistas y sus representantes políticos no tienen solución a la crisis actual. Por sus acciones, continuamente empeoran por mil una mala situación. Se equivocan de una catástrofe a otra como un ciego que tropieza hacia un acantilado. Y amenazan con arrastrar al mundo entero con ellos.

El sistema padece una enfermedad terminal y ninguna cantidad de retoques reformistas puede salvarlo. Una transformación de raíz es la única solución posible. 

Se dice que en un momento decisivo, en vísperas de la batalla, el primer emperador cristiano Constantino levantó un estandarte con el signo de la cruz, reuniendo a sus tropas con el grito de guerra: In hoc signo vinces – “En este signo vencerás”. 

Hoy, es la bandera de Lenin y Trotski, de la revolución socialista y el comunismo, la que está destinada a llevar a los trabajadores y a todas las masas oprimidas hacia un mundo nuevo y mejor en el que las guerras, la pobreza y la opresión serán solo malos recuerdos del pasado.

Londres, 1 de enero de 2024

(Fuente: Revolución)

Ir al contenido