Brasil: la pandemia y el capitalismo

por Ruy Penna

El siguiente artículo fue escrito por un médico, que trabaja en la ciudad de São Paulo. El COVID-19 precipitó y agravó las condiciones de una crisis social y económica en Brasil, y a nivel internacional. La burguesía está confundida y dividida frente a un problema que no puede tolerar, pero que tampoco puede resolver.

La primera respuesta de los gobiernos fue ocultar o reducir al mínimo la posible gravedad de la pandemia, incluso después de que se dispusiera de información sobre la letalidad y la velocidad de transmisión. Ya se sabía y se reconocía que los obstáculos para controlar una epidemia (incluso en un contexto nacional) y reducir el número de víctimas aumentan cada día si la respuesta es débil o se retrasa. Sin embargo, las consideraciones de este tipo y cualquier medida que pueda interferir con la «libre circulación de mercancías» están subordinadas a la fragmentada perspectiva de la rentabilidad del capital individual. La pandemia está más allá de esos límites.

El virus del coronavirus, la crisis económica y la lucha de clases

La magnitud de la emergencia pisoteó los cálculos políticos, la lógica económica y la estrecha mentalidad del mundo burgués. Para la burguesía, el virus no podía ser más inconveniente, dada la enorme deuda pública y privada, inflada por crisis anteriores; una guerra comercial en marcha; y el cielo de la especulación financiera amenazando con derrumbarse de nuevo. Los datos sobre la disminución de las ventas al por menor y el desempleo son alarmantes.

En vísperas de una nueva crisis económica mundial, aparece un monstruo microscópico de las entrañas de un mamífero asiático y obliga al Estado burgués a salvar al capitalismo del precipicio social, a interrumpir el curso habitual de los negocios, a recomendar e incluso a obligar a una gran parte de los trabajadores a quedarse en casa, distribuir dinero para evitar la revuelta de los desempleados y los trabajadores informales, para aliviar la casi completa parálisis del mercado, y para distinguir entre la producción esencial o superflua, incluso interviniendo directamente en algunas fábricas e incluso nacionalizando hospitales como ocurrió en España.1 Hasta cierto punto (horror de los horrores para el capital), el Estado burgués se ve obligado a subordinar el valor de cambio al valor de uso de las mercancías: invirtiendo parcialmente la lógica del capitalismo.

Pero no dudemos de la voluntad de la burguesía de extraer beneficios extraordinarios de esta inesperada «economía de guerra contra el enemigo invisible», al mismo tiempo que ya está contando sus pérdidas para arrancar cada céntimo a los trabajadores, como decía Engels «mientras haya un músculo, un nervio, una gota de sangre que explotar». El virus no es la «causa» de esta crisis social, política y económica, pero está haciendo que el círculo vicioso de las contradicciones del capitalismo gire más rápido y más visible.

Incluso en los países avanzados, la enorme concentración de ingresos es más evidente, y a las pocas semanas de la cuarentena, millones de trabajadores se quedaron sin dinero para sus gastos habituales, incluyendo la comida. La mayor parte de los billones de dólares que los gobiernos distribuyeron para los rescates va al gran capital, pero con la crisis crónica de sobreproducción de capital, y en el contexto de una pandemia, ese dinero no genera inversiones. E, hipócritamente, la burguesía quiere » flexibilidad» para la ya limitada cuarentena capitalista, argumentando que «la economía también es vida».

Impotente para impedir el desarrollo de la pandemia, la burguesía se verá obligada a declarar la guerra al enemigo visible que más teme: la clase obrera.

Los proletarios y los pequeños burgueses, incluidos los que todavía intentan taparse los ojos y mantener sus viejos prejuicios, incluidos los que todavía creen en los cuentos de hadas de la unión de «todos» contra el enemigo común, se verán obligados a abrir los ojos y a dejar de lado sus ilusiones sobre la naturaleza de la sociedad burguesa.

La incapacidad del capitalismo para resolver la crisis

Una pandemia, por definición, es un acontecimiento que va más allá de las fronteras nacionales, y desde esta perspectiva, la ventana de oportunidad inicial también se perdió debido a la completa falta de coordinación entre los Estados-nación (véase el sorprendente ejemplo de las naciones miembros de la Unión Europea). La Organización Mundial de la Salud (OMS) emite advertencias y recomendaciones y aplica medidas concretas, pero no puede hacer nada más que eso. El poder económico en el mercado mundial está controlado por las grandes empresas de los países avanzados, por lo que las relaciones internacionales están necesariamente condicionadas por una combinación de antagonismo y subordinación. Al mismo tiempo, la pandemia hace caso omiso de las fronteras nacionales, y ningún país puede desconectar su economía de la interdependencia de las fuerzas productivas a escala mundial.

La cuestión del «colapso del sistema sanitario» es también una consecuencia natural del capital, que se ve exacerbado a gran escala por su crisis orgánica. En Europa, una de las regiones más ricas del planeta, la escandalosa disminución de camas de hospital en los últimos decenios (incluidas las camas de la UCI) es claramente una consecuencia directa de las políticas de austeridad impuestas para descargar el costo de esta crisis orgánica sobre las espaldas de la clase obrera.

El Estado burgués es incapaz de organizar el esfuerzo colectivo necesario para derrotar al nuevo virus, lo que exige una cuarentena rigurosa y, por consiguiente, una reducción general del consumo y la producción de bienes y servicios «no esenciales».

La cuarentena es una condición no sólo para reducir el contagio, sino también para llevar a cabo las acciones que permitan eliminar el virus, en lugar de esperar pasivamente la llamada «inmunidad de rebaño», a costa de millones de muertes innecesarias. Existen suficientes recursos materiales, ciencia y tecnología para superar esta pandemia, incluso si no se descubre una vacuna o medicina eficaz. Es posible comprobarlo, como veremos más adelante, analizando lo que ha ocurrido hasta ahora, en los primeros meses de la pandemia.

A nivel mundial, incluso en los Estados Unidos, en Europa, y también en Asia Oriental, el COVID-19 está recién comenzando. En cualquier país o región, si no se elimina el virus, la pandemia persiste, con o sin las fluctuaciones determinadas por las cuarentenas de eficacia parcial, hasta que la infección y la consiguiente inmunidad natural (o «inmunidad de rebaño») alcance al menos al 70-90 por ciento de la población. Es la tasa de transmisión, pero no la mortalidad, la que disminuye a medida que la proporción de personas infectadas se acerca a este umbral.

En los Estados Unidos, donde la enfermedad ya ha causado 95.000 muertes, según las estimaciones más optimistas, sólo el 7% de la población ya ha sido infectada. Allí, la inmunidad de rebaño podría costar más de 800.000 vidas. En Italia, el porcentaje de la población que ya tiene inmunidad natural debería ser de alrededor del 10 por ciento, en Brasil está por debajo del 3 por ciento (esto teniendo en cuenta el enorme subregistro de muertes). En China no llegó al 0,5 por ciento (en la provincia de Hubei puede haber llegado al 2 por ciento). En el mundo, no es más del 1,5 por ciento.

Por lo tanto, incluso en los países que afirman que el «pico» de la enfermedad ha quedado atrás, la pandemia es un problema que dista mucho de estar resuelto «naturalmente». La pandemia se desarrolla en oleadas sucesivas y, como vemos en Europa, puede ser más difícil salir del «encierro» sin desencadenar una nueva oleada, que entrar en él.

Las estimaciones preliminares, que se basan en datos nacionales oficiales, y también en estudios realizados en algunas ciudades –tanto en China como en Europa y los Estados Unidos– calculan una tasa de mortalidad real que, en promedio, se acerca al 0,7% en el contexto social de estas estimaciones. En la mortalidad influye en gran medida la proporción de ancianos en la población, que suele ser menor en los países menos adelantados, pero la mayor proporción de trabajo informal, viviendas precarias, enfermedades infecciosas crónicas (SIDA, tuberculosis, etc.) y sistemas de atención sanitaria más débiles, tienden a aumentar la mortalidad en esos países.

La pandemia ya ha entrado en una etapa más acelerada también en países como Brasil, México y Perú. La política «negacionista» del gobierno de Bolsonaro en Brasil es sólo una manifestación radical de la debilidad de la burguesía nacional en los países atrasados, donde la precariedad de las condiciones de vida acentúa aún más el carácter anárquico de cualquier cuarentena capitalista. Poco después de que se declarara la cuarentena en la India, cerca de 120 millones de trabajadores del sector informal abandonaron las ciudades, regresando a sus pueblos de origen, simplemente porque no tenían un hogar donde pudieran «aislarse».

Lo que los datos de algunas naciones asiáticas revelan

Hasta ahora, un hecho notable es que más del 80% de todas las muertes se concentran en Europa y los Estados Unidos, en contraste con los países de Asia oriental, donde esta proporción es inferior al 3% y la población es mucho mayor. La razón principal fue el comienzo más temprano y también una mayor intensidad de las medidas de contención en Asia oriental. Esto es en parte fruto de una dura experiencia: la pandemia de coronavirus del SARS en 2003, que tuvo graves consecuencias económicas y afectó principalmente a China (87% de los casos), pero también a Taiwán, Vietnam, Singapur y, en menor medida, a otros países.

El primer anuncio público de un brote de neumonía, de causa desconocida, fue hecho el 31 de diciembre por un hospital de Wuhan (capital de la provincia china de Hubei, donde se produjeron los primeros casos). El nuevo coronavirus no se identificó en un laboratorio hasta el 7 de enero en China, donde la primera muerte confirmada con una prueba positiva se produjo el 11 de enero. El 5 de enero, todos los viajeros procedentes de Hubei ya estaban siendo vigilados en los puertos y aeropuertos de Taiwán, y poco después en otros países de la región, incluido el Japón.

El 23 de enero, cuando en China sólo se habían registrado 571 casos y 17 muertos, se aplicó en Hubei (57 millones de habitantes) un bloqueo, considerado sin precedentes en la historia, que interrumpió casi todos los transportes públicos y la mayor parte de la producción industrial. En Wuhan, casi 50.000 personas trabajaron para realizar pruebas de diagnóstico para detectar el mayor número posible de portadores asintomáticos y para garantizar que permanecieran aislados. En China en su conjunto, la movilización de recursos para controlar la pandemia ha sido y sigue siendo mucho más amplia que en cualquier otro país.

El desarrollo de la pandemia no es una fatalidad biológica, y la única razón por la que continúa, con consecuencias desastrosas para la humanidad, es la incapacidad de la clase dirigente para organizar una cuarentena efectiva sin desempleo y miseria masivos. La cuarentena capitalista, incluso cuando el Estado burgués se ve obligado a declararla para evitar el caos social, es constantemente saboteada por la propia burguesía. Precisamente para exponer claramente esta cuestión crucial, es necesario comprender la diferencia específica de la cuarentena capitalista china.

La gran dificultad para controlar y eliminar el nuevo coronavirus no es su agresividad biológica, sino su transmisión por personas asintomáticas que, sin embargo, puede detectarse mediante el uso masivo e inteligente de pruebas diagnósticas (la mayor agresividad del virus y la casi inexistencia de pacientes asintomáticos facilitó mucho el control del SARS en 2003). La combinación del uso de pruebas con otros métodos, especialmente una campaña educativa con información clara y sencilla; la inspección del aislamiento de los casos que dieron positivo; y el uso generalizado de máscaras, puede aumentar la eficacia relativa de la cuarentena.

La combinación de estos métodos con un número relativamente pequeño de pruebas es lo que caracteriza, como primer ejemplo, los sucesos de Taiwán (440 casos, 7 muertes), y de Vietnam (314 casos, sin muertes), países que pudieron detectar los primeros casos importados, y sus contactos, e impedir la propagación antes de que comenzara un aumento exponencial. Como segundo ejemplo, en Alemania y Portugal, la combinación del uso masivo de pruebas con estos métodos explica la eficacia relativamente mayor de la cuarentena en estos países. Corea del Sur, y en menor medida Japón, son instancias intermedias de estos dos ejemplos.

En una escala mucho mayor, China ha logrado y en gran medida sigue manteniendo una combinación de estos dos ejemplos, el segundo en Hubei y el primero en todas las demás provincias, hasta ahora con un resultado sin precedentes. La diferencia específica que lo hace posible, en un país capitalista, es que la burguesía nacional china está vinculada -no sólo en el sentido de estar protegida, sino también en el sentido de estar subordinada- a la burocracia del aparato estatal. Este régimen político bonapartista altamente centralizado, que mantiene un estricto control represivo sobre la clase obrera y, al mismo tiempo, es capaz de imponer una disciplina relativamente rígida a la burguesía nacional, tiene unas raíces históricas peculiares.

La Revolución de 1949 eliminó la propiedad privada de la tierra y las fábricas, estableció una economía planificada de alcance limitado por su propio carácter burocrático y por la debilidad de su industria, pero que sin embargo produjo enormes victorias sociales. El retorno al capitalismo se produjo bajo el mando de la burocracia estatal, que vio en ello una forma más segura de mantener sus prerrogativas y privilegios nacionales en este camino.

El gobierno chino anunció hace unos días que está preparando las condiciones para hacer pruebas a toda la población, varias veces si es necesario, con la intención de suspender completamente la cuarentena después de eliminar el virus dentro de sus propias fronteras. No será fácil, pero es claramente posible, siempre y cuando un control sanitario muy riguroso mantenga el virus fuera de sus fronteras, hasta que la «inmunidad de rebaño», con millones de muertes innecesarias, acabe con la pandemia en el resto del mundo. Nadie sabe cuánto tiempo llevaría hacerlo, pero esto indica que el virus puede ser eliminado.

Y podría ser eliminado en todos los países si las relaciones internacionales no estuvieran condicionadas por el antagonismo y la subordinación entre ellos, inevitable hasta que el capitalismo sea derrocado. La clase obrera, incluida la de China, está aprendiendo mucho de esta amarga experiencia. La humanidad necesita el socialismo, sin una burocracia privilegiada, en todos los países.

El socialismo contra la barbarie

Esta crisis ha revelado la incapacidad global del capitalismo para organizar una respuesta racional y eficaz con los recursos científicos y la tecnología existentes. La mortalidad y la velocidad de propagación de la enfermedad a escala mundial se ven exacerbadas por los asentamientos urbanos y por la interdependencia internacional de las fuerzas productivas. En otras palabras, el desarrollo de las fuerzas productivas produce inevitablemente nuevas necesidades, que son reprimidas y distorsionadas en un grado cada vez mayor en el capitalismo en decadencia. Una relación más desarrollada entre la producción y las necesidades sociales ha superado el punto en que la falta de una economía planificada se ha convertido incluso en un problema de salud, una cuestión de supervivencia física para la humanidad.

El capitalismo con «características chinas» no puede superar el antagonismo y la subordinación de las relaciones internacionales, y mantiene la sumisión de la sociedad humana en su conjunto a los intereses privados del capital. En una economía planificada, a escala nacional e internacional, sería perfectamente posible llevar a cabo las acciones necesarias para eliminar la pandemia en todo el mundo. Bajo el socialismo, el coronavirus no sería un monstruo microscópico temible, sino un acontecimiento natural que se enfrentaría racionalmente con las armas de la ciencia y la tecnología, y se basaría en la verdadera fraternidad humana.

(Tomado de Lucha de Clases)

(Visited 22 times, 1 visits today)