Alan Woods sobre las perspectivas mundiales: crisis, lucha de clases y tareas de los comunistas

A finales de enero, un centenar de camaradas de la Corriente Marxista Internacional (CMI) de todo el mundo se reunieron en una reunión de la dirección internacional que representó un hito decisivo en nuestra historia. A continuación publicamos la transcripción íntegra de la charla inaugural de Alan Woods sobre la turbulenta situación mundial y las urgentes tareas que ésta plantea a los comunistas. Hemos publicado un informe completo de la reunión, que incluye importantes anuncios de interés para los comunistas revolucionarios de todo el mundo.

El análisis de las perspectivas mundiales sería una cosa infantilmente simple si los fenómenos económicos fueran los únicos factores que tuviéramos que analizar. Por supuesto, estos marcan las grandes tendencias, de eso no hay duda. Y sí, en última instancia son decisivos.

Pero, al igual que en el océano, en la situación mundial puede haber muchas contra corrientes, que en un momento dado pueden ejercer un poderoso efecto sobre la forma en que evolucionan las cosas y, sobre todo, sobre el ritmo de desarrollo. A veces, el ritmo puede parecer dolorosamente lento. Pero otras veces puede acelerarse enormemente. Esta es la situación actual: los procesos se han intensificado y acelerado enormemente a todos los niveles.

No me voy a extender sobre el análisis económico, que ya hemos hecho a profundidad en otra parte. A veces, puede que seamos demasiado simplistas al hacer declaraciones generales, que en general pueden ser ciertas. Sí, pero lo que es cierto en general puede no serlo en una circunstancia concreta.

Por ejemplo, es imposible que la burguesía pueda hacer reformas, ¿cierto o falso? En general es cierto. La burguesía no sólo no puede ofrecer ninguna reforma nueva, significativa o duradera a la clase obrera; la burguesía no sólo es incapaz de hacer reformas que sean sólidas y sostenibles, sino que ni siquiera puede garantizar el mantenimiento de todas las reformas que la clase obrera ha conquistado con gran trabajo en los últimos 50 años.

Este es un hecho decisivo. Esa es la razón por la que la crisis del capitalismo es también, como la noche sigue al día, una crisis del reformismo.

Pero, ¿es cierto, necesariamente, que bajo ninguna circunstancia la burguesía puede hacer reformas? Oh no, amigos míos, en absoluto. Si la clase dominante se enfrenta a una crisis fundamental, en la que todo su sistema amenaza con ser derrocado, si se enfrenta a perderlo todo, llevará a cabo reformas, más vale que lo creamos. Tomarán decisiones que son «imposibles» de tomar y gastarán dinero que no poseen.

Esto es irresponsable desde un punto de vista estrictamente económico y lógico. Pero eso es precisamente lo que hicieron tras la crisis de 2008-2009, cuando el sistema estaba amenazando con derrumbarse.

E hicieron lo contrario de todo lo que habían dicho en los años anteriores. Gastaron enormes e increíbles sumas de dinero -dinero público, dinero inexistente- para salvar el sistema. Y lo consiguieron. Sí, lograron estabilizar temporalmente la situación, que estaba fuera de control. E hicieron lo mismo a una escala aún mayor durante la crisis de COVID-19.

Gastaron enormes cantidades de dinero, dinero que no existía, dinero que no poseían. ¿Tuvieron éxito? Sí, lo consiguieron.

Sin embargo, al hacerlo, lo único que lograron fue crear contradicciones aún mayores, enormes contradicciones, contradicciones insolubles. Y ahora, esas contradicciones les están pasando factura.

Están cargados de enormes e inimaginables cantidades de deuda: deuda pública, deuda de las empresas, deuda privada, deuda de los consumidores. Y por supuesto, hemos visto un enorme salto en la inflación. Por lo tanto, ahora se ven obligados, como un hombre cuyo coche está fuera de control, a pisar el freno. Y eso, por supuesto, provoca tremendas contradicciones.

Recuerdo perfectamente que predijimos precisamente este hecho en 2008. En ese momento, expliqué lo siguiente: cada intento de la burguesía para restablecer el equilibrio económico, que es lo que estaban tratando desesperadamente de hacer, destruirá el equilibrio social y político.

Y eso es precisamente lo que vemos. Por cierto, el período de tasas de inflación históricamente bajas, que todos los economistas estúpidos decían que era permanente -no sé por qué pensaban eso- y de tipos de interés correspondientemente bajos, ha terminado. No se puede restablecer, al menos en un futuro previsible, si es que se restablece alguna vez.

El periodo más turbulento de la historia

Este es el contexto en el que se ha desarrollado todo lo demás. Es una receta acabada precisamente para lo que hemos dicho: el periodo más tormentoso y turbulento de toda la historia.

Esta turbulencia, esta inestabilidad crónica, se ve por todas partes. No hay más que encender la televisión, escuchar las noticias, si se puede soportar. Personalmente, he dejado de escuchar la BBC: no es más que un torrente de propaganda estúpida.

En todas partes se ve la misma inestabilidad: inestabilidad económica; inestabilidad financiera; inestabilidad social; inestabilidad política; inestabilidad diplomática, y sí, inestabilidad militar. Si comprendes eso, habrás comprendido la naturaleza del periodo por el que estamos pasando.

Dejemos clara otra cosa: los procesos económicos, en un momento dado, pueden verse seriamente afectados por cuestiones políticas, y por cuestiones militares. No hay muralla china que los separe. Tal idea sería estúpida, como imaginar que todos los procesos de la ciencia son químicamente puros. No lo son.

En una situación dada, las cuestiones políticas pueden tener un efecto drástico en la economía. Y, por supuesto, la economía siempre tiene un efecto fundamental en las cuestiones políticas. Existe una interrelación, como podemos ver cuando leemos la alarma expresada por los estrategas más serios del capitalismo – todavía hay uno o dos.

Aunque la mayoría de ellos son unos completos idiotas. Como dijo Lenin: un hombre al borde de un precipicio no razona.

Pido a los camaradas que recuerden esa afirmación. Lo he visto muchas veces, cuando nos equivocamos en las perspectivas -y nos hemos equivocado- es muy a menudo por la siguiente razón: suponemos, erróneamente, que la burguesía actúa de manera lógica.

Si eso fuera cierto, para desarrollar perspectivas sólo habría que averiguar qué es lo que lógicamente interesa al imperialismo estadounidense y, por tanto, actuarán en consecuencia.

No, no, no, no. El burgués no actúa necesariamente de manera lógica, como veremos. Ocurre muy a menudo en la historia que los problemas graves son causados por errores de cálculo de la clase dominante.

Adolf Hitler cometió el mayor error de cálculo imaginable cuando atacó a la Unión Soviética en 1941. Por cierto, Stalin, Churchill y Roosevelt también cometieron errores de cálculo igualmente estúpidos a lo largo de la guerra y después de ella.

Ucrania

Hoy se ven artículos sombríos en la prensa; el antiguo optimismo se ha convertido en oscuro pesimismo, porque hay muy pocos estrategas capaces de pensar. Como dijo Trotski en 1938: se deslizan hacia el desastre con los ojos cerrados, y están cometiendo graves errores.

Se enfrentan a una tormenta perfecta. Todos estos factores -económicos, políticos, militares y diplomáticos- se están combinando, confluyendo, produciendo una catastrófica espiral descendente. No parecen capaces de detenerse. No pueden detenerlo.

Lo vemos en los acontecimientos de Oriente Próximo y en Ucrania. Estos dos elementos tendrán que ocupar un lugar bastante importante en este debate.

Ucrania, desde el punto de vista general de los intereses globales del imperialismo estadounidense, tiene una importancia nula / Dominio público

Empecemos por Ucrania. En primer lugar, hay que preguntarse: ¿cuál es la importancia estratégica de Ucrania para el imperialismo estadounidense? ¿Por qué es tan vitalmente importante que se ha convertido en una obsesión para Biden y sus ministros? Respondamos a esa pregunta. Léanme los labios: Ucrania, desde el punto de vista general de los intereses globales del imperialismo estadounidense, tiene una importancia nula. China, si quieren, incluso Taiwán: son importantes.

Cuando Biden fue elegido, lo creas o no, se suponía que parte de su programa era un programa de paz. No iba a involucrar a Estados Unidos en ninguna otra de las llamadas «guerras eternas» en Oriente Medio.

Lo crean o no, dijo que iba a hacer un trato con Rusia, que establecería una relación estable con Rusia para concentrarse en el problema central, que es, por supuesto, China, como veremos en breve.

Joseph Biden, en el corto espacio de tiempo que lleva en la Casa Blanca, ha conseguido precisamente lo contrario de lo que dijo que iba a hacer.

Los estadounidenses empujaron deliberadamente a Ucrania a un conflicto sin sentido con Rusia, que podría haberse evitado fácilmente. Fácilmente, con diplomacia elemental, como, por ejemplo, acordando que Ucrania nunca entraría en la OTAN. Sencillo. De hecho, Zelensky estaba dispuesto a discutir esto con los rusos. Estaba dispuesto a hacer la mayoría de estas cosas inicialmente, hasta que la OTAN y los yanquis le torcieron el brazo: «¡No confíes en Putin! Nada de tratos con Putin». Ahora está muy claro que los estadounidenses provocaron deliberadamente esa guerra.

Ahora, la he descrito como una guerra innecesaria. Sé a ciencia cierta que algunos camaradas piensan que esto es algo muy extraño de decir. Después de todo, si la guerra tuvo lugar, tuvo que haber tenido lugar por necesidad. Eso es cierto. Cuando se llega a cierto punto, todo se convierte en necesario.

Pero, ¿significa eso que la guerra no podía haberse evitado? Es una suposición muy errónea y muy tonta. Les digo ahora -y no soy el único que lo dice, mucha gente lo dice- que podrían y deberían haberla evitado, haciendo algunas concesiones: concesiones secundarias, sin importancia.

Pero no, no, no: consideraron que la cuestión de la expansión de la OTAN era una cuestión de principios, a la que no podían renunciar. En primer lugar, era una suposición muy estúpida. ¿Por qué iba a ser tan importante? En realidad, no es importante. Pensaron mal. Juzgaron mal. Malinterpretaron toda la situación.

Pensaron:

«Aquí hay una oportunidad para una pequeña guerra con Rusia. No nos involucraremos. No se perderán vidas estadounidenses. Dejemos que los ucranianos luchen. Les daremos armas y dinero. Maravillosas armas modernas. Y les daremos la oportunidad de ganar».

Maravillosas armas modernas como el tanque Leopard, y el tanque Abrams, y estos nuevos aviones de combate, que les darán. Y yo digo: ¿Y qué? Que entreguen esas armas. No hay diferencia.

«Los rusos son débiles. Los generales rusos son inútiles. Los rusos no tienen armas modernas como nosotros». Realmente creyeron su propia locura – y es una locura.

¿Pero podrían ganar los ucranianos? Desde el principio dijimos que no había ninguna posibilidad de que Ucrania ganara una guerra contra Rusia. Era y sigue siendo una idea estúpida.

Mirándolo ahora, están empezando a entender. Les está llevando un poco de tiempo. En primer lugar, empujaron a Zelensky a este conflicto, que él no quería. Ahora lo quiere porque su carrera depende de ello.

En al menos dos ocasiones, sabotearon un acuerdo que se estaba haciendo. Si no me equivoco, la última fue en abril de 2022.

El acuerdo fue firmado por Rusia y Zelensky, creo que en Estambul, con la mediación de los turcos. Y fue deliberadamente saboteado por ese imbécil de Boris Johnson, perfecto representante de nuestra inteligente clase dirigente británica. «Primer Ministro de Gran Bretaña» – ¡no sirve ni para dirigir un circo! Apenas sirve para el papel de payaso. Pero Johnson nunca habría hecho esa declaración, a menos que estuviera respaldado por Biden. Nunca. El imperialismo británico es un poder insignificante.

‘Brexit’, ‘independencia’ – ¿Qué independencia? ¿Cuando están constantemente lamiendo la bota del imperialismo americano? ¿De qué estás hablando? Washington dice “salta” y ellos preguntan “¿cómo de alto?”. Es vergonzoso.

No, lo sabotearon deliberadamente, y empujaron a los ucranianos a esta ofensiva el pasado junio. No voy a entrar en detalles, pero eso es lo que hicieron.

Tengo muy buenas razones para creer, estoy seguro de ello, que Zaluzhnyi no quería esta ofensiva. El comandante en jefe no la quería. ¿Por qué? Porque sabía que perderían. Sabía que serían aplastados.

Escribí un artículo cuando lanzó la ofensiva, en el que explicaba que no entiendo por qué los ucranianos dicen:

«Oh, mira, los rusos tienen campos de minas. Los rusos tienen campos de minas. ¿Desde cuándo?»

¿No sabían de estos campos minados?

«Oh, tienen fuertes defensas; fuertes líneas de defensa.»

¿Y no sabías que tenían fuertes líneas de defensa?

Zaluzhnyi lo sabía, y por eso no estaba contento. Una vez más, fue empujado a ello por los yanquis.

Se creyeron sus propias tonterías de que estas «armas milagrosas» iban a cambiar las reglas del juego y que sería un juego de niños. Derrotarían fácilmente a estos rusos inútiles. Rusia sería derrotada. Recuperarían Crimea y todos los territorios. Putin se derrumbaría y probablemente se suicidaría o algo así. Y entonces todos vivirían felices para siempre. Bueno, no funcionó así, ¿verdad?

Y sin embargo, lees estas tonterías. No sé si a algunos camaradas les habrá afectado. Es propaganda: denigrar a los rusos y alabar la capacidad militar de los ucranianos. Eso es basura, es un disparate: siempre fue un disparate.

Es cierto que, al principio de la guerra, los rusos cometieron algunos errores garrafales y pagaron el precio por ello. Es cierto. Cometieron algunos errores; cometieron algunos errores de cálculo. Pero en la guerra se aprende de los errores, y ellos han aprendido de los suyos.

Reorganizaron todo el asunto siguiendo líneas diferentes, y ahora están en una posición muy fuerte. De eso se trata.

Ahora se están haciendo evaluaciones sombrías. Incluso las cabezas más duras de Londres y Washington están empezando a darse cuenta de que esta ofensiva no ha funcionado como estaba previsto.

«Oh, mira, hay un impasse. Hay un impasse». Camaradas: no hay ningún tipo de impasse en Ucrania. No hay nada. Los rusos están avanzando. Esto fue una derrota.

Pero la palabra «derrota» se les atasca en la garganta. No pueden decirla, así que hablan de un «estancamiento» en su lugar. Suena mejor, ¿no? Pero es mentira.

Incluso las cabezas más duras de Londres y Washington están empezando a darse cuenta de que esta ofensiva no ha funcionado como estaba previsto / Anton Holoborodko, Wikimedia Commons

Esto no fue sólo una derrota. Fue una derrota absolutamente aplastante que destruyó cualquier posibilidad de que Ucrania resista ahora a los rusos. No tienen ninguna posibilidad.

Sufrieron una cantidad de muertes tan colosal, tan asombrosa, que incluso la prensa occidental se ve obligada a admitir que el número de bajas es asombroso, aunque no dan las cifras.

Y éstas incluirían a todos los soldados entrenados, experimentados y curtidos en batalla. Todos están muertos o heridos, no pueden luchar. Y no pueden ser reemplazados.

Ahora la prensa ucraniana está llena de noticias sobre el ejército y la policía que detienen a jóvenes, los sacan a rastras de los clubes nocturnos y los envían directamente al frente. La gente ya no quiere combatir. Los ucranianos ya no creen nada de lo que les dice el gobierno. Saben que es una sarta de mentiras. Ven los ataúdes regresar, saben todo esto.

Los jóvenes no quieren alistarse en el ejército. No me sorprende. Te alistas en el ejército, no recibes ningún entrenamiento, si tienes suerte te dan un arma, y luego te envían directamente al frente, donde tienes muchas posibilidades de que te maten rápidamente.

Por cierto, recuerdo la propaganda del pasado. Se suponía que los rusos se estaban quedando sin misiles. ¿Lo recuerdan? «Oh, Rusia se está quedando sin misiles. No tienen misiles».

Algún estúpido, creo que del MI5 en Londres, hace 12 meses dijo que los soldados rusos en Bakhmut luchaban con palas. ¡Yo digo, tremendas palas!

¿Cuál es la realidad? Rusia no se ha quedado sin misiles. Están bombardeando todo el tiempo. Tienen misiles de sobra, su industria funciona bien, producen misiles, proyectiles, tanques, aviones… y muy buenos tanques y aviones, por cierto. Son tan buenos, sino mejores, que los que tiene la OTAN.

Pero los ucranianos se están quedando sin municiones. Se están quedando sin proyectiles. La Unión Europea les prometió un millón de proyectiles, que nunca recibieron. Los estadounidenses tuvieron que pedir prestado medio millón de proyectiles, que se enviaron a los ucranianos. Pero eso no sirve de nada. Los ucranianos están disparando proyectiles y misiles y cohetes como si no hubiera un mañana y Occidente no puede hacer frente a sus necesidades.

Creo que fue el New York Times o el Wall Street Journal el que publicó un reportaje en el que se afirmaba que por cada cinco o seis proyectiles que los rusos disparan contra las líneas ucranianas, los ucranianos tienen suerte de disparar uno o dos a cambio. Los rusos avanzan lenta pero implacablemente.

Han acumulado enormes fuerzas en el frente y en Bielorrusia. Están preparados para una ofensiva general. Puede que llegue, o puede que no.

Si llega en los próximos meses, quizás en el próximo mes o así, no hay forma de que los ucranianos puedan resistir: ninguna en absoluto. Entonces, ¿cuál es la posición de los estadounidenses? ¿Cuál es la posición de la OTAN? Si actuaran con lógica, dirían: «bueno, mira, Ucrania está derrotada. No hay alternativa. Debemos negociar con los rusos y ver si podemos conseguir algo».

¿Dicen eso? No. ¿Qué dicen? «Sigamos adelante. Debemos apoyar a Ucrania, debemos enviar más armas, debemos enviar más a este país destrozado y sangrante».Eso es un crimen. Eso es un crimen de guerra: persistir en esta terrible matanza, a riesgo de la aniquilación total de Ucrania como país independiente. No les importa.

Sobre Joe Biden, debemos entenderlo: es sin duda el presidente más estúpido, torpe e ignorante de Estados Unidos desde hace tiempo. Yo diría que desde hace cien años, pero luego está George W. Bush… pero después de Bush, Biden le sigue de cerca.

Cuando pasemos a Oriente Medio, veremos que es más de lo mismo.

Biden es como un coche sin marcha atrás: «Adelante, adelante, al ataque».

Me recuerda al capitán del Titanic: «A todo vapor».

Pero hay una diferencia con el capitán del Titanic. Ese pobre tipo no vio el iceberg hasta que fue demasiado tarde. Joe Biden y sus asesores pudieron ver el gran iceberg acercándose a ellos, y aún así exclamaron: «¡a toda máquina!»

Un excelente ejemplo es lo que ha hecho con los hutíes, de lo que hablaremos más adelante. Un periodista preguntó a Biden: «¿están funcionando los ataques en Yemen?». A lo que el presidente de Estados Unidos respondió (esta cita debe pasar a la historia):

«Bueno, usted dice ‘funcionando’. ¿Están deteniendo a los hutíes? No. ¿Van a continuar? Sí».

Por el amor de Dios, esto roza la locura. Si algo no está funcionando, la conclusión es… ¡que continúen!

Oí que Obama fue a visitar a Biden hace unas semanas y trató de persuadirle para que cambiara su política. Fue una completa pérdida de tiempo. Biden no escucha a nadie.

Pero para resumir sobre la cuestión de Ucrania: La OTAN ha sufrido una humillante derrota.

Sobre esta maldita tontería de las «armas milagrosas», como el tanque Leopard: ¿qué ha pasado con estos inconquistables tanques Leopard? Pueden verlos en Internet, si quieren, destrozados, en llamas, en ruinas, en medio de campos de minas rusos.

Es una completa humillación para el ejército alemán, y Ucrania está teniendo ahora un gran efecto dentro de Alemania. No sé mucho sobre este nuevo partido de izquierdas que está surgiendo allí, pero una cosa es cierta: están en contra de la guerra en Ucrania.

Se suponía que este asunto de Ucrania mostraría la debilidad de Rusia. No muestra tal cosa. Como predijimos, todas las sanciones han fracasado estrepitosamente. La economía rusa sigue adelante.

No sé cuánto durará, pero sigue adelante. Y todas esas «armas milagrosas» han quedado al descubierto como un farol. Es vergonzoso, pero muestra la debilidad de la OTAN.

No son los rusos los que se están quedando sin misiles y proyectiles de artillería. Más bien son los estadounidenses los que están debilitando y agotando sus reservas.

No son los rusos los que se están quedando sin misiles y proyectiles de artillería / Viewsridge, Wikimedia Commons

Ahora salen todos los días artículos en los que generales de Occidente se quejan de las lamentables condiciones de las fuerzas armadas, en Gran Bretaña, en Francia y en Alemania, por ejemplo. Y ahora los estadounidenses y la OTAN exigen -y esta va a ser una cuestión clave que debemos abordar- que todos estos gobiernos gasten más dinero en armamento para hacer frente a la amenaza rusa, que es inexistente. No hay amenaza rusa para ningún país, excepto para Ucrania.

Ucrania ya está derrotada. En la población ucraniana hay ahora un ambiente de pesimismo y derrotismo. La gente está enfadada con Putin, por supuesto. Pero también están enfadados ahora contra Zelensky y Zaluzhnyi, que, por cierto, están enfrentados.

Los ánimos en Ucrania están preñados de implicaciones revolucionarias. En el fondo, es una guerra entre ricos y pobres: los pobres que han sido masacrados en el frente son jóvenes de familias pobres. Los ricos pueden comprar su salida o escapar al extranjero. Mientras tanto, la corrupción del círculo dirigente, incluido Zelensky, es notoria.

Sin embargo, es probable que el estado de ánimo en esta fase sea muy deprimido, sin duda incomparable con la situación al principio del conflicto. Entonces, los ucranianos estaban dispuestos a luchar y a hacer sacrificios. Ahora ya no.

Un país así no puede resistir un ataque ruso. Puede que la ofensiva de los rusos no tenga lugar. ¿Por qué debería? Los rusos no tienen ninguna prisa.

Pueden esperar, mientras bombardean Ucrania con los misiles. ¿Hasta qué? Hasta que la cantidad se transforme en calidad, provocando un colapso, lo que es muy posible, y una rendición, que también es muy posible.

Estas contradicciones sociales se reflejan en una división abierta en el régimen. Zelensky y Zaluzhnyi ya no se hablan. Creo que fue en diciembre cuando Zelensky envió una carta a Zaluzhnyi. Se supone que Zaluzhnyi es el comandante en jefe, pero Zelensky perdió toda confianza en él y exigió su dimisión.

Zaluzhnyi envió una carta de respuesta a su comandante en jefe, que puede traducirse aproximadamente al inglés de Gales del Sur como: «¡Vete a freír espárragos!»

Lo que en realidad dijo fue: «Mire, no voy a dimitir, y si me despide, deberá atenerse a las consecuencias».

Eso es más que un motín. Es la amenaza de un golpe de estado. Así de mal se han puesto las cosas. El apoyo de Zelensky se está derrumbando y los buitres están dando vueltas.

Guerra en Oriente Medio

De repente, en medio de este lío, llegó la crisis de Gaza. Lo hemos tratado a fondo en nuestros documentos, y no me ocuparé de los detalles, que son bien conocidos.

Pero una vez más: ¿cuál es la posición de Estados Unidos? He observado algo extraño en las noticias: culpan a Irán. «Es Irán, es Irán, es Irán», repiten. No es casualidad.

En Estados Unidos hay un acuerdo general desde hace mucho tiempo: tanto los republicanos como los demócratas consideran que Irán es su principal problema en Oriente Próximo, un problema al que hay que hacer frente.

No me cabe la menor duda de adónde conduce esto. ¿Por qué Biden envió inmediatamente dos portaaviones a la zona? Uno al Mediterráneo oriental y otro al Mar Rojo. Conozco las excusas: ¿para evitar que la guerra se intensifique? Pues amigos míos, si esa era la intención -puede que lo fuera-, han conseguido precisamente lo contrario.

Pero no me cabe la menor duda de que al menos un ala de la Administración vio en este conflicto de Gaza una excusa perfecta para atacar a Irán. Estoy seguro de ello. No tengo ninguna duda de que esa fue siempre su intención.

La razón por la que no lo han hecho rápidamente, es porque otros decían, «espera un segundo. Esto tendrá consecuencias». Y tendrá consecuencias.

Toda la política que los estadounidenses estaban tratando de armar en Oriente Medio se ha hecho añicos. / Humberto Patrick, Wikimedia Commons

¿Es una sorpresa que EE.UU. apoyara a Israel? No es ninguna sorpresa, era absolutamente inevitable. Pero ¿era inevitable que Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, de inmediato, sin siquiera pensarlo, se subiera a un avión, volara a Israel y abrazara públicamente a Netanyahu, en televisión, delante de todo el mundo, haciendo una declaración de que «apoyamos incondicionalmente a Israel», y al hacerlo diera a este monstruo de Netanyahu un cheque en blanco para hacer lo que quisiera?

¿Qué necesidad tenía de hacer algo así? Es inaudito, sin ningún precedente. Con sus acciones ató completamente las manos de la política exterior estadounidense. No pueden retroceder ante eso.

Inmediatamente, se enemistaron con países como Arabia Saudí, un aliado clave del imperialismo estadounidense desde 1945. Esa alianza ya era muy inestable incluso antes del 7 de octubre. Los saudíes habían desafiado a los estadounidenses sobre los precios del petróleo cuando éstos querían congelarlos o reducirlos. Los saudíes respondieron, en árabe puro, que creo que puede traducirse de nuevo al dialecto del sur de Gales como: «Vete a freír espárragos».

Y se negaron a apoyar a los yanquis en Ucrania. Se acercaron a Rusia e incluso a Irán, en realidad, y se alejaron de Israel. Eso significa que toda la política que los estadounidenses estaban tratando de armar en Oriente Medio se ha hecho añicos.

De ello se derivarán grandes consecuencias. No tiene sentido seguir hablando de la terrible masacre que ha tenido lugar en Gaza. Es monstruosa. Netanyahu es un monstruo. Pero está persiguiendo su propia agenda, por cierto -su propia agenda personal- y no necesariamente los intereses de la clase dirigente israelí.

Tiene dos objetivos: aplastar a Hamás y aferrarse al poder para evitar ir a la cárcel. Son dos objetivos muy claros que seguirá persiguiendo. Pero meses después de este terrible conflicto, no han derrotado a Hamás. No derrotarán a Hamás, al menos no completamente, de la manera que él prometió. Eso es imposible.

Lo que han conseguido es agitar a toda la región, incluso sin un ataque contra Irán, que creo que llegará, con el tiempo.

Mientras tanto, esta masacre, esta matanza deliberada de civiles, continuará. No hay dos maneras de decirlo: es un crimen de guerra. No suelo utilizar el término «genocidio», pero si no es genocidio, es algo que se le acerca mucho.

Vemos una vez más la hipocresía de Occidente. Poco después del comienzo de la guerra en Ucrania, acudieron inmediatamente al Tribunal Internacional de Justicia. Por cierto, no hay absolutamente nada de cierto en ninguna afirmación de que los rusos hayan matado deliberadamente a civiles ucranianos. Eso es falso y, sin embargo, inmediatamente acusaron a Putin de «crímenes de guerra»; e, inmediatamente ordenaron un alto el fuego.

¿Qué ocurre, en cambio, con este asunto, en el que el gobierno sudafricano ha elaborado un informe detallado de la matanza que se está produciendo? No se trata de un alto el fuego. En su lugar, la CIJ dice: «pueden continuar, pero deben tomar medidas para matar menos civiles». Menudo chiste. Y sigue sin hablarse de alto el fuego.

Si tenías alguna duda sobre la influencia del imperialismo estadounidense sobre estos organismos, pues ahí tienes la prueba.

Así pues, esta matanza va a continuar. Para empeorar las cosas, en los últimos días, el Mossad, la policía secreta israelí, elaboró un supuesto informe acusando a una docena de cooperantes de la ONU de algún tipo de implicación en los sucesos del 7 de octubre. Es claramente un montaje. Es claramente una maniobra. En respuesta, los gobiernos occidentales cortaron inmediatamente la ayuda a las personas que están muriendo de hambre. Inmediatamente. No se trata de ninguna investigación. ¿Averiguar los hechos? No, no, no.

Si alguna vez se necesitó una prueba de la crueldad despiadada de las potencias imperialistas, de las llamadas democracias occidentales, es ésta. Todo esto tiene consecuencias.

Relaciones mundiales

Los acontecimientos, especialmente en Ucrania y en Gaza, han acelerado enormemente lo que podría describirse como un cambio sísmico en las placas tectónicas de las relaciones mundiales.

Durante mucho tiempo, estas relaciones estuvieron congeladas. Mientras existió la Unión Soviética, fue un poderoso contrapeso frente al imperialismo estadounidense. Pero el colapso de la Unión Soviética supuso un cambio sísmico.

Durante un tiempo, Rusia estuvo indefensa e impotente. El imperialismo estadounidense era la única superpotencia del mundo. Pero con el poder colosal viene la arrogancia colosal.

Joe Biden es un producto de ese periodo, y un producto también de la Guerra Fría. Está obsesionado con un odio profundamente arraigado hacia Rusia. Y está obsesionado con la idea del poder estadounidense. No se ha dado cuenta de que ese poder ha empezado a reducirse en el mundo.

Sobre Ucrania, repiten constantemente que Rusia está aislada en el mundo. ¿Es eso cierto? No es cierto. Rusia sólo está aislada por un minúsculo grupo de potencias imperialistas en Europa, además de Japón y Canadá.

Qué chacales repugnantes son, por cierto, la clase dominante canadiense. ¿No son elementos repulsivos? «Liberales». Creo que odio a los liberales incluso más de lo que odio a los conservadores, aunque de todas formas es lo mismo. La única diferencia es que una banda es abiertamente reaccionaria, mientras que los otros son unos llorones bastardos hipócritas que ocultan su carácter reaccionario  tras una falsa máscara de liberalismo.

Pero este club de ricos de la OTAN, eso no es el mundo. En el resto del mundo, Rusia no está aislada. Estados Unidos está aislado, y cada vez más.

He mencionado Arabia Saudí, pero hay otros países. Turquía, por ejemplo. Di lo que quieras de Erdogan, pero está haciendo lo que le da la gana. Ya no le interesa lo que digan los estadounidenses.

Volviendo brevemente a Oriente Próximo, la conclusión más importante para la situación es la siguiente: Oriente Próximo siempre fue un polvorín, sólo hacía falta una chispa para que estallara.

Estos regímenes árabes no son muy estables. Un grupo de ellos ha estado muy cerca de Estados Unidos, y ése es su punto débil.

Netanyahu no presta atención a las decisiones del Tribunal Internacional de Justicia / Arnoud van Doorn, Twitter

El estado de ánimo entre las masas en el Medio Oriente ahora es de furia. Una furia absoluta. Y está dirigida contra Israel, por supuesto, e inevitablemente también contra Estados Unidos. Pero cada vez más se dirigirá contra sus propios gobiernos, que están contaminados y envenenados por esta relación tóxica. Están en serios problemas. Eso explica por qué los qataríes y otros están intentando desesperadamente conseguir algún tipo de acuerdo para enviar ayuda a los palestinos.

No hay ninguna diferencia, por supuesto. Netanyahu no hace más que continuar. No presta atención a las decisiones del Tribunal Internacional de Justicia. Durante décadas, Israel no ha prestado atención a nada que salga de las Naciones Unidas. Utilizan todas esas resoluciones a favor de los derechos de los palestinos para limpiarse el trasero.

La guerra continuará, pero este estado de ánimo de las masas está alcanzando proporciones explosivas, por la política demencial que están impulsando los estadounidenses. ¿Los estadounidenses quieren esto? No, no lo quieren. ¿Les interesa? No, no les interesa. Pero están empujando en esa dirección todo el tiempo por sus acciones, por el estúpido bombardeo de los hutíes.

Una vez más, subestimaron a los rusos, a los iraníes y también a los hutíes. Di lo que quieras de los hutíes, pero son un grupo duro. Son una fuerza disciplinada y curtida en batalla.

Sí, están respaldados por Irán. ¿Te has fijado en las noticias? Siempre que mencionan a estos grupos, dicen: «Hamás respaldado por Irán», «los hutíes respaldados por Irán», «el Hezbolá respaldado por Irán». ¿Alguna vez dicen «el Israel respaldado por EE.UU.»? ¿Lo has oído alguna vez? Porque yo desde luego no.

Pero por cierto, hay un cierto paralelismo aquí. Israel es el apoderado del imperialismo americano, sí. Estos grupos – los hutíes, Hezbolá – sí, son apoderados de Irán. Reciben ayuda de Irán, sí.

Pero, ¿los estadounidenses controlan Israel? ¿Controlan a Netanyahu? Es su representante, pero no lo controlan. No pueden controlarlo, y eso es un hecho. En realidad, los estadounidenses, ahora, son una imagen de impotencia.

Pero aquí hay un punto interesante. Todo el tiempo, han estado claramente avanzando hacia un ataque a Irán. Por eso siempre lo repiten en los medios, «Irán ha respaldado esto», «Irán ha respaldado aquello», e «Irán ha hecho algo más». Eso es preparación.

Seguirán atacando a los hutíes, pero han cometido un gran error. Mira, los hutíes han estado luchando en guerras durante décadas. Están bien disciplinados y son duros. Durante 10 años, resistieron el bombardeo más salvaje de la Fuerza Aérea de Arabia Saudí, respaldada por Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. Mire, para una organización que es capaz de hacer eso, les hago una pregunta: ¿cree usted por un minuto que se van a dejar impresionar por un par de bombas de aviones británicos y estadounidenses? No les impresiona, por supuesto. Es como un pinchazo. Están bien atrincherados con túneles y cosas así.

De hecho, si alguien preguntara a los hutíes: «¿Qué pensáis de estas bombas?», responderían: «Estamos bastante contentos, la verdad. Estamos contentos, porque ahora por fin estamos luchando contra el verdadero enemigo, que es Estados Unidos».

Así que los bombardeos no tendrán ningún efecto. Biden ha admitido que no tendrá ningún efecto. Entonces, pregúntese: ¿cuál es el siguiente paso lógico? ¡Ah! Si Joe Biden estuviera aquí presente, el siguiente paso lógico sería negociar con alguien. Negociar con alguien, por el amor de Dios, para salir de este lío. Presionar a Netanyahu para que los detenga. Pero no pueden hacer eso.

El siguiente paso ilógico -pero que tomarán, con toda probabilidad, en mi opinión- es bombardear Irán. No una operación terrestre: una invasión terrestre de Yemen o de Irán está descartada. Esto no es posible, no pueden hacerlo.

Pero si bombardean Irán, tendrá las consecuencias más graves. Si los hutíes son un enemigo formidable, los iraníes lo son mil veces más. Y tienen los medios para hacerles la vida muy difícil a los estadounidenses, en todo Oriente Medio.

Hace un mes, creo, Nasrullah, el líder de Hezbollah, hizo un discurso público advirtiendo a los americanos después de que asesinaran a un líder de Hamas en Beirut.

Estoy bastante seguro de que Nasrullah está intentando frenar a Hezbollah, pero Hezbollah quiere luchar. No quiere una guerra con Israel, pero advirtió a los americanos:

«Será mejor que tengáis cuidado con lo que hacéis. Si dan un paso en falso en nuestra dirección, les golpearemos duro. Podemos hacerlo».

Les dijo claramente: «sabéis lo que quiero decir». No sé a qué se refería, pero los estadounidenses, que tienen bases por todo Oriente Próximo, desde luego que sí.

Lo interesante es esto: los iraníes entienden lo que está pasando y han tomado sus propias medidas. Dispararon misiles de largo alcance contra objetivos en Siria, Irak y Pakistán.

¿Qué tiene eso de interesante? Lo que hicieron no es tan interesante como lo que no hicieron. No atacaron ni una sola base estadounidense. No se perdió ni una vida estadounidense.

Fue una advertencia a los estadounidenses: «¿Ven lo que somos capaces de hacer? Podemos alcanzar cualquier objetivo».

Pero ahora tenemos este otro ataque que golpeó una pequeña base americana. No sé quién es el responsable. No fueron los iraníes directamente, sino uno de esos grupos proiraníes. Esto es jugar con fuego. Los americanos se están preparando. No creo que haya ninguna duda al respecto.

Un ataque directo a Irán incendiaría toda la región. Y por cierto, a pesar de que la masa de la población odia a los mulás, no nos equivoquemos, si Irán es atacado por Israel o Estados Unidos, la masa de la población se unirá para defender al país.

La conclusión a la que debemos llegar es la siguiente: en la actualidad, no existe ni un solo régimen estable en todo Oriente Próximo. Ni uno solo. Y el curso que tomen los acontecimientos puede desembocar fácilmente en explosiones revolucionarias en un país tras otro, en el derrocamiento de un régimen árabe podrido tras otro. En otras palabras, es posible que tengamos una repetición de la Revolución Árabe.

Es posible. Debemos estar preparados para los acontecimientos más dramáticos. Toda la situación está preñada de implicaciones revolucionarias.

Volviendo a las relaciones mundiales: India, Arabia Saudí y Erdogan en Turquía, todos se han alejado de la esfera de influencia estadounidense.

El primer efecto de la política exterior estadounidense es lo contrario de lo que querían. En lugar de separar a Rusia de China, que era la idea de Trump, han conseguido unirlas ahora, muy firmemente.Tiene otros efectos. Corea del Norte se ha acercado a Rusia. Están intercambiando material militar, hardware e información, lo que perturba la posición de Corea del Sur.

Es bastante irónico, los estadounidenses acaban de quitar medio millón de proyectiles a los surcoreanos para dárselos a los ucranianos justo en el mismo momento en que el pequeño hombre del cohete, Kim Jong-Un, anuncia de repente que quiere cambiar la constitución de Corea del Norte declarando enemiga a Corea del Sur. Puede que parezca divertido. No creo que la gente de Corea del Sur lo encuentre divertido.

Luego, por supuesto, está la pequeña cuestión de Taiwán. Ha causado otro sobresalto con las recientes elecciones de hace un par de semanas, en las que resultó elegido un partido independentista.

No creo que haya peligro de invasión o guerra, pero se están preparando / Dominique A. Pineiro

Esto es una señal de alarma para los chinos, que consideran Taiwán una provincia rebelde escindida de China.

No creo que haya peligro de invasión o guerra, pero se están preparando. Más vale que el gobierno de Taiwán tenga mucho cuidado con lo que hace.

Con una situación tan alarmante como esa -siendo Asia, el Pacífico, la cuestión clave para los intereses estratégicos estadounidenses, y que se supone que es un elemento central de la política estadounidense-, con todos estos problemas que se están gestando en el Pacífico, el ejército estadounidense se encuentra desbordado, con las reservas agotadas y empantanado en conflictos imposibles de ganar en Ucrania y en Oriente Medio.

Por cierto, si se hace la pregunta «¿estaría ahora Estados Unidos en condiciones de defender eficazmente a Taiwán contra los chinos?». Pues no soy un experto militar, pero creo que les resultaría extremadamente difícil.

Luego está India. Una política central de América era conseguir el control de la India y su riqueza. India es ahora una potencia económica en auge. Antes era un satélite de la URSS, mientras que Pakistán era aliado de China.

Poco a poco, los estadounidenses han conseguido atraer a India hacia ellos. Ahora eso se ha invertido. India se mueve cada vez más en dirección a Moscú.

India se negó a condenar la invasión rusa de Ucrania y los estadounidenses deben haberse horrorizado de que Modi visitara recientemente a Putin en Moscú. Es un claro ejemplo, y podría dar muchos otros, pero no hay tiempo. Yo diría que ahora se está produciendo un cambio tan dramático en las relaciones mundiales como el que se produjo con el colapso de la Unión Soviética.

La lucha de clases en el orden del día

Ahora llegamos al punto central del debate, la conclusión. ¿Qué podemos sacar de todo esto? Este año habrá muchas elecciones. Y voy a predecir ahora que veremos violentas oscilaciones en la opinión pública: de la derecha a la izquierda, y de la izquierda a la derecha. Esto, por supuesto, desconcierta a la gente de la llamada «izquierda».

Por ejemplo, en las elecciones de Estados Unidos -aunque nunca se puede estar seguro de nada con las elecciones- Joe Biden es el presidente más impopular de Estados Unidos en la historia moderna. De hecho, creo que a los demócratas les gustaría deshacerse de él, pero no pueden.

Y luego está el señor Trump. La prensa liberal estadounidense e internacional está horrorizada. Mira, es increíble: ¡Trump vuelve!

Hay una vieja película de terror en blanco y negro de los años 50 llamada La noche de los muertos vivientes. Deberías verla: estos fantasmas surgen de la tumba, estos muertos se tambalean. No los pueden matar ni las balas ni el ejército ni la policía. Son impotentes ante estos monstruos que han surgido de la tumba. Ese es Donald J. Trump.

Lo han intentado todo. Han intentado atacarle en la prensa y destruirle, sacar a la luz a sus ex novias.

Han peleado 91 casos judiciales contra él. Por eso digo que es un zombi: no es un ser humano. Cualquier tipo normal estaría completamente destrozado, destruido. No Donald J. Trump, no importa lo que intenten.

Cada vez que anuncian un nuevo caso contra él, su apoyo sube en las encuestas. Lo tiene fácil: todo lo que tiene que hacer Trump, aunque le resulte difícil, es mantener la boca cerrada, sentarse y esperar. Eso es todo lo que tiene que hacer. Joe Biden hará el resto.

Todo indica, después de Iowa y New Hampshire, que obviamente va a ser el candidato republicano. No pueden meterlo en la cárcel. Eso no tiene sentido. Si lo encarcelaran, tendrían una guerra civil entre manos, o algo parecido. Ciertamente tendrían serias molestias, así que no es bueno, no pueden. Por lo tanto, creo que no hay manera de evitarlo: Estados Unidos tendrá que pasar una vez más por la Escuela de Donald Trump.

Por supuesto, la reacción de todas las sectas es previsible. Todos volverán a tocar los tom-toms. «Fascismo, fascismo», gritarán. Por supuesto, no es fascismo en absoluto. Pero voy a decir aquí algo que puede resultar un poco polémico.

Por supuesto, que Trump es un reaccionario no hace falta decirlo. Pero incluso el apoyo a Trump en Estados Unidos, de una manera muy peculiar, se ha basado en cómo este horrible multimillonario reaccionario ha sido bastante hábil en su retórica, en su demagogia, atacando al establishment, a los peces gordos de Washington. Y no hay duda de que ha dado en el clavo. Porque en Estados Unidos -y ahora es un fenómeno bastante profundo- como en todos los países, sin excepción, hay un estado de ánimo subyacente, que no se puede subestimar: un estado de ánimo de ira ardiente, de rabia contra la clase dirigente, contra los ricos y poderosos, contra el establishment, contra los medios de comunicación mentirosos. No creen ni una palabra de lo que dicen.

Y eso significa que a veces están abiertos a los argumentos de los demagogos si no hay alternativa. Y Trump ha sido bastante hábil haciéndose pasar por esta alternativa, que no es, por supuesto, como entendemos, ninguna alternativa en absoluto.

Es probable que sea barrido al poder en las próximas elecciones. Y eso agravará todas las contradicciones de la sociedad estadounidense de arriba abajo. También será probablemente la última vez que será elegido, probablemente estará muerto de todos modos.

Verás, las masas necesitan pasar por esta experiencia para exponer esta demagogia como lo que es: demagogia. Y eso preparará el terreno para una nueva radicalización y un renacimiento de la lucha de clases, que ya está empezando en América. Esa es la cuestión.

En los últimos dos años ha habido muchas huelgas en América. Hace poco se publicó un artículo, creo que en el Financial Times, en el que se hablaba del inesperado renacimiento del movimiento obrero estadounidense. Inesperado para ustedes, quizás, pero no inesperado para nosotros.

Y sí, aquí tenemos un punto muy interesante. Cuando se les preguntó a los estadounidenses en una encuesta de opinión cuál era su opinión favorable de diversas instituciones, los sindicatos obtuvieron una puntuación más favorable que la CIA, el Tribunal Supremo, el FBI, el gobierno estatal y los medios de comunicación.

Trump ha sido bastante hábil haciéndose pasar por esta alternativa, que no es, por supuesto, como entendemos, ninguna alternativa en absoluto / Gage Skidmore, Flickr

Y las instituciones peor valoradas eran las grandes empresas. Por cierto, el mismo artículo del Financial Timesseñala que los trabajadores del automóvil en Estados Unidos están inmersos en una guerra de clases. Esto es el Financial Times. El resurgimiento de las huelgas también se aplica a Canadá. Allí, el número de huelgas del año pasado fue el más alto de los últimos 18 años.

En Alemania, hemos asistido a una huelga ferroviaria muy importante, que causó alarma entre sectores de la clase dirigente. Veo que incluso los museos y otros lugares por el estilo se vieron afectados. Cito las interesantes palabras de Carsten Nickel, director adjunto de una empresa llamada Teneo: «cada vez se parece más a una huelga general». Eso en Alemania.

Y añade: «no hemos tenido una huelga general en Alemania desde 1906», y también señala, y cito: «el ministro de Economía se libró por los pelos de lo que podríamos llamar altercados físicos con una turba enfurecida de manifestantes el pasado fin de semana». Y añade: «fueron escenas que no habíamos visto antes en Alemania».

Es el mismo fenómeno. En Gran Bretaña ha habido una oleada de huelgas, de las que ya hemos dado los detalles en otro lugar.

Las enfermeras, por ejemplo, ni siquiera tienen un sindicato propiamente dicho. Hay una organización llamada Royal College of Nurses [Colegio Real de Enfermería], si puedes creerlo. Y esta organización convocó una huelga por primera vez en más de 100 años. Pero no se trata de recopilar estadísticas de huelgas.

Estas cifras no transmiten realmente la profundidad del sentimiento que existe en la sociedad. Todo lo que he expuesto se refleja en el comienzo, al menos, de un profundo cambio de conciencia.

Incluso algunos representantes de la clase dominante empiezan a entenderlo. Por ejemplo, en el Daily Telegraph, que es un periódico tory muy reaccionario en Gran Bretaña, David Frost, que es un destacado dirigente del Partido Conservador, escribió un artículo muy interesante. ¿Qué conclusión saca? Se lo diré, está contenida en el título del artículo. Presten atención a esto: «El público británico tiene ganas de revolución». Eso es lo que dice este conservador.

En el artículo, él explica el colapso de la confianza, la falta de interés, y en relación con las elecciones que pronto tendrán lugar y que aniquilarán a los tories, dice -bastante perspicazmente: «la verdad es que la mayoría de los votantes casi no prestan atención a la política. Aparte de unos pocos días en torno a las elecciones», y añade: «No les culpo».

Es absolutamente racional y razonable que lo hagan». Llega a una conclusión muy profunda: esta supuesta apatía no es apatía en absoluto.

Ocurre porque la gente ha desconectado del juego de Westminster. Y aquí está el remate, aquí está su conclusión decisiva: esto no es apatía, es una pérdida total de confianza en el sistema.

Eso viene de la casa de un enemigo. Recientemente, en Davos (Suiza), un grupo de multimillonarios envió una carta titulada «Orgullosos de pagar», en la que decían estar dispuestos a pagar más impuestos.

Esto no es reflejo de ninguna generosidad por su parte, sino de un creciente temor a las consecuencias sociales y políticas de la desigualdad extrema en la sociedad.

En Estados Unidos, se preguntó a la gente en una encuesta: «¿cómo calificaría el funcionamiento actual del capitalismo en Estados Unidos?». El 7 por ciento dijo «excelente»; el 14 por ciento dijo «muy bueno», el 29 por ciento dijo «algo bueno», pero luego el 10 por ciento dijo «algo pobre», el 5 por ciento dijo «muy pobre» y el 10 por ciento dijo «terrible».

Esto significa que el 30% dijo que era «algo malo», «muy malo» o «malísimo». Eso, en sí mismo, indica el comienzo del cambio.

Y en Gran Bretaña es aún más claro. Se les preguntó: «¿cuáles son las palabras que asocia más con el capitalismo?». La palabra que está por encima de todas es «codicia», con un 73 por ciento; después, «presión constante para conseguir logros», con un 70 por ciento; «corrupción», con un 69 por ciento. El 42 por ciento de los encuestados está de acuerdo con la expresión de que el capitalismo está dominado por los ricos y que éstos marcan la agenda política. Éstas son sólo algunas encuestas aisladas.

Hay otros indicios. En Estados Unidos, por ejemplo, el Partido Comunista, el CPUSA afirma haber reclutado a 8.000 jóvenes en los últimos dos años. ¿Cuál es la razón de esto? Bueno, verás, mucha gente ahora, especialmente los jóvenes, están alienados del establishment político existente y buscan una alternativa, una alternativa revolucionaria.

Si nos fijamos en el último período, desde la crisis de 2008, las cosas no han sido estáticas. La primera expresión fue un giro en la dirección de lo que podríamos llamar «reformistas de izquierda». No estaban muy a la izquierda, pero quedémonos con eso.

Tuvieron a Syriza en Grecia, a Podemos en España, a Bernie Sanders en Estados Unidos y a Jeremy Corbyn en Gran Bretaña. Hemos explicado muchas veces las limitaciones de los reformistas de izquierda. En todos los casos, despertaron enormes expectativas, enormes esperanzas, sólo para que se vieran frustradas en todos los casos. Los reformistas de izquierda siempre han capitulado a la hora de la verdad.

Pero ahora hay un vacío. La vieja izquierda está, por supuesto, completamente desmoralizada. El 99% de ellos están acabados. No hay que perder el tiempo con esta gente. No tengas esperanzas en ellos: no tienen remedio, no tienen esperanzas en sí mismos.

Ya he hecho antes la siguiente comparación. Todos ustedes saben que no soy inglés. Soy galés y estoy orgulloso de serlo. Galés de nacimiento, por sentimiento, e internacionalista proletario por convicción.

Nací a orillas del Océano Atlántico, de hecho, en una ciudad llamada Swansea, que en aquellos tiempos era una ciudad bonita. Y desde la ventana de mi habitación podía oír las sirenas de niebla de los barcos que daban a una hermosa bahía. Hay muchas bahías en esa zona, hermosas bahías, con kilómetros de arena. Y cuando bajaba la marea, veías todo tipo de criaturas arrastradas por la corriente hasta la playa. Peces muertos y moribundos. Conchas vacías, cáscaras. Pero, por supuesto, el mar se iba, y el mar volvía de nuevo.

Y cuando el mar volvía a entrar, arrastraba toda esta basura. Toda esta basura era barrida a un lado. Y el océano volvería a respirar con oxígeno fresco, con vida nueva.

Estoy describiendo la lucha de clases. Ves toda la basura que queda de las revoluciones derrotadas del pasado: peces inservibles, muertos y moribundos. Ya sabes, un pez empieza a pudrirse de la cabeza hacia abajo.

Pero la lucha de clases no está determinada por peces muertos. Y ahora estamos presenciando el cambio de la marea, camaradas. Eso es lo que estamos presenciando.

Hablo por mí, hablo por Rob y otros camaradas, cuando digo: hemos experimentado mucho, bueno, malo e indiferente.

Y durante mucho tiempo, esta organización estuvo luchando contra corriente. Es muy difícil luchar contra la corriente. Pero ahora, la marea de la historia ha cambiado definitivamente a nuestro favor. Y ahora, por fin, estamos nadando en la dirección correcta con la marea, con la marea de la historia. En cuanto a los peces muertos, que se hundan. Se hundirán.

Cada uno de ellos se hundirá sin dejar rastro. Porque carecen de las ideas, las perspectivas, la táctica y la estrategia necesarias, que sólo nosotros poseemos.

Y mientras digo esto, a mi ni me gusta presumir o alardear. Eso está fuera de lugar. No debería tener cabida en nuestra organización. Aún somos una fuerza relativamente pequeña. Aunque avanzamos rápidamente, debemos tener sentido de la proporción. Las tareas que tenemos ante nosotros son inmensas. Pero los acontecimientos se mueven rápidamente. Hay que comprenderlo. Las condiciones pueden cambiar: Se lo advierto ahora.

En cada país, las condiciones pueden cambiar, y la conciencia puede cambiar en 24 horas.

Debemos estar preparados. ¿Y cómo nos preparamos? Pues es muy sencillo. En el pasado, había que luchar para persuadir a la gente de la corrección de las ideas comunistas y marxistas.

Ahora ya no. En todos los países es un hecho, un hecho empíricamente verificable. No lo he inventado yo: miles, decenas de miles, cientos de miles, probablemente millones de jóvenes ya están sacando las conclusiones correctas.

Ya han aceptado la idea del comunismo. Desean el comunismo. A estas personas, ni siquiera «socialismo» les suena bien. De alguna manera, suena débil. Suena relacionado con el reformismo. No encaja. No responde a lo que sienten en sus entrañas, en sus corazones, en sus almas.

Tú me dices: «Bueno, estos jóvenes están muy verdes. No han estudiado. No saben. No son marxistas propiamente dichos». Eso no es correcto. Son marxistas muy correctos. Son verdaderos comunistas. Sabes, he sido comunista desde que era un niño, y Rob también, somos de una familia comunista, de clase obrera.

El verdadero comunismo no viene de los libros: viene del alma / The Communist

Yo era comunista antes de leer cualquier libro. Los libros son importantes. Son fundamentales. Sin ese conocimiento no somos nada. Somos trabajadores no cualificados. Eso no sirve para nada.

Sin embargo, el verdadero comunismo no viene de los libros. Viene del alma. Viene de tu instinto y de la necesidad de luchar, de cambiar las cosas. Estos jóvenes se llaman a sí mismos comunistas. Puede que nunca hayan leído el Manifiesto Comunista. Pero son comunistas. No necesitas convencer a estos chicos. Nos están buscando. Tenemos que encontrarlos. Tenemos que establecer contactos allí donde estén.

Yo mismo estoy impresionado – no siempre es fácil impresionar a la gente – pero yo mismo estoy impresionado por los maravillosos informes que recibo. No sólo de Gran Bretaña, que es fantástica. Los camaradas británicos han cambiado el nombre del periódico. Se llama The Communist [El Comunista] y salió a la calle el jueves. ¿Qué respuesta ha tenido? Maravillosa.

Maravillosa. Diría increíble, pero no me parece increíble. Me parece perfectamente creíble.

La gente viene a nosotros porque nos busca. Buscan la bandera del comunismo. Lo demás no les interesa. Este período, camaradas, está hecho para nosotros. Está hecho para esta Internacional. Está hecho para vosotros.

No hay excusa ahora, ninguna excusa en absoluto, ninguna para no construir enormemente. No sólo un crecimiento marginal – no, no, no, no – un gran aumento. Duplicar el número de militantes. Por el amor de Dios, es posible. No empieces tratando de identificar las dificultades. No es difícil. Las dificultades están en tu cabeza y no en la situación objetiva. Lo que debemos hacer es alcanzar esta enorme capa.

¿Qué dijo Heráclito? «Un hombre que va en busca de oro debe remover mucha tierra y encontrar poco». Así ha sido durante muchos años. Pero hoy, para corregir a Heráclito, no tenemos que desenterrar mucha suciedad. Olvídese de la suciedad. Hay un rico filón de oro esperando a ser descubierto, y tenemos que descubrirlo. Está ahí, no hará falta mucho.

Todo lo que tienes que hacer es pararte en la esquina de la calle, proclamar el comunismo, llevar una pancarta, llevar un periódico si es posible, y el oro vendrá a ti. Ellos vendrán a ti.

Los problemas y las tareas empiezan ahí. Pero son nuevos problemas, nuevas tareas, grandes tareas: el tipo de tareas que debemos acoger y coger con las dos manos.

Esta reunión de la dirección, camaradas, no debe ser como ninguna otra que hayamos tenido en nuestra historia. No. Debemos basarnos en esto.

Esta reunión no debe ser una reunión rutinaria ordinaria, porque el período no es un período rutinario ordinario. Lo que les estoy planteando no está plagado de enormes dificultades; nada de lo que he dicho debe asustar a nadie.

Pero debemos aprovechar la oportunidad. Esta campaña que hemos lanzado -la campaña «¿Eres comunista?»- ha recibido una enorme respuesta. Y todos nuestros enemigos y rivales están con la boca abierta. No pueden entenderlo.

Estas sectas, estas miserables sectas, nunca han entendido nada del comunismo, de Marx, de Engels, de Trotski, ni de nada. Nada. Son unos inútiles. Por eso están en crisis y se están dividiendo. Y les deseamos suerte con sus escisiones: ¡adelante!

No nos interesa nada de eso. Por cierto, pronto nos enviarán cartas. «Por favor, ¿podemos tener un frente único? ¿Te unes a esto? ¿Te unirás al otro?» Deben pensar que somos unos terribles sectarios. Para ellos, somos sectarios, siempre lo hemos sido y siempre lo seremos.

En los años 60, incluso entonces recibíamos cartas de ellos. ¿Te unirás a esto? ¿Te unirás a eso? Siempre recuerdo lo que Ted solía decir: «No la contestes. Ponla directamente en la papelera».

No nos interesa nada de lo que estos caballeros y damas piensen, digan o hagan. Están acabados. Al contrario, somos la única organización que tiene la responsabilidad de restablecer el comunismo. Tenemos que volvernos hacia los partidos comunistas.

Hemos empezado a hacerlo en Brasil y en algunos otros lugares. Este es el espacio que ahora trataremos de ocupar.

Las tareas que tenemos ante nosotros son enormes. Nos plantean un desafío. Pero, sabes, Rob y yo acabamos de producir un libro sobre Lenin. No te pido que lo leas. Te estoy pidiendo que lo estudies detalladamente. Usted encontrará la siguiente lección en este libro: ninguna tarea fue nunca demasiado grande para Lenin.

Nos ocuparemos de estas tareas. Resolveremos los problemas. Y construiremos una poderosa Internacional comunista, que será una fuerza seria, no sólo capaz de observar los acontecimientos y comentarlos, sino de empezar a convertirse en una fuerza real capaz y dispuesta a participar en la lucha de clases en desarrollo en todos los países.

(Fuente: Lucha de Clases)

Ir al contenido