Los presupuestos del Reino Unido para salir del Covid-19

por Michael Roberts

La economía del Reino Unido fue la más afectada de las principales economías del G7 en el año del COVID. El PIB real cayó un 9,9%, en lo que el multimillonario más rico del parlamento británico, el canciller conservador, Rishi Sunak, admitió fue la peor contracción del ingreso nacional en 300 años.

El gobierno del Reino Unido tampoco protegió a la gente del COVID-19. Tras un resurgimiento de los contagios durante el invierno, alrededor de 1 de cada 5 personas en Gran Bretaña han contraído el virus hasta ahora, 1 de cada 150 han sido hospitalizadas y 1 de cada 550 han muerto, la cuarta tasa de mortalidad más alta del mundo. Si bien la producción se recuperó parcialmente en la segunda mitad de 2020, el último cierre y la interrupción temporal del comercio entre la UE y el Reino Unido a principios de año generarán otra caída del PIB en el primer trimestre de 2021.

Esto ha obligado al gobierno a extender sus paquetes de apoyo contra el COVID en el presupuesto gubernamental de 2021-22 anunciado hoy por Sunak. Habían sido aplazados hasta finales de septiembre con la esperanza de que la rápida aplicación de la vacuna permitiese que la economía se abriese para entonces y evitar un fuerte aumento del desempleo y las quiebras de pequeñas empresas a finales de este año.

El pronóstico optimista del gobierno es que la economía del Reino Unido se recuperará aproximadamente un 4% este año y, finalmente, el PIB recuperará su nivel anterior a la pandemia en el segundo trimestre de 2022, unos dos años y medio después del estallido de la pandemia. Incluso si fuera posible, se prevé que el desempleo aumente en otro medio millón hasta los 2,5 millones, o el 6,5%. Pero eso supone que todos los 4,7 millones de trabajadores actualmente en suspensión temporal de trabajo mantendrán sus puestos de trabajo el próximo septiembre. De hecho, incluso si se cumplen estas previsiones de crecimiento, la economía del Reino Unido seguirá estando un 3% por debajo de la tasa de crecimiento prepandémica, que ya era débil. Claramente, esta no es una recuperación en forma de V sino de una raíz cuadrada inversa.

Fuente: OBR

A más largo plazo, el pronóstico oficial para el crecimiento promedio del PIB real es de solo un 1,7% anual, un tercio por debajo de las tasas de crecimiento anteriores a 2019. Eso sugiere un impacto significativo de las ‘cicatrices’ del COVID en el empleo y la capacidad de inversión y por la pérdida de comercio debido al Brexit.

Fuente; OBR

¿Qué proponen Sunak y los conservadores como plan de recuperación para la economía del Reino Unido? Se reduce a tratar de impulsar la inversión en el sector capitalista de la economía con exenciones fiscales masivas, nuevas ‘zonas francas’ donde las grandes empresas pueden evitar impuestos y regulaciones; o a través de préstamos baratos garantizados para empresas.

Pero no hay ayuda para los servicios públicos y los trabajadores del sector público. Continuará la congelación salarial del sector público, ¡después de la contracción más prolongada de los salarios reales promedio (unos 18 años) desde el final de las guerras napoleónicas en 1822! No hay ningún impulso planificado en la financiación de los servicios públicos, aparte de aumentos limitados en el sector de la salud, donde se intensificará la privatización «sigilosa» de los recursos del NHS. Y hay poca ayuda para que los ayuntamientos en apuros cumplan con sus obligaciones, por lo que la mayoría se verán obligados a aumentar los impuestos locales este año para evitar quebrar. Al mismo tiempo, el gobierno no optó por gravar las «inesperadas» enormes ganancias  obtenidas por los fondos de cobertura y las instituciones financieras mediante la especulación en los mercados bursátiles en auge del mundo, mientras millones de personas dependían de los subsidios públicos contra el COVID.  ¡Un exgerente de fondos de cobertura, empleador y amigo de Sunak se embolsó 343 millones de dólares en dividendos gracias a la especulación en 2020!

El gobierno anunció la creación de un Banco Nacional de Inversión en Infraestructura que se centrará en el norte de Inglaterra con una financiación total de £ 12 mil millones. La inversión pública aumentará a más del 2,5% del PIB por primera vez en décadas, pero en una economía capitalista, es la inversión empresarial la que impulsa los ingresos, el empleo y la productividad, y en relación con ella la economía del Reino Unido está funcionando muy mal. El pronóstico de crecimiento de la inversión empresarial, a pesar de las monsergas del gobierno, parece sombrío.

Mis cálculos del pronóstico oficial sugieren que la inversión empresarial aumentará aproximadamente hasta el 7,8% del gasto nacional total para 2025, después de la caída por el COVID del 7,1%. Pero incluso en 2025, esa tasa de inversión estará por debajo de los niveles de 2016 y solo un 5% por encima de 2007, ¡después de 18 años!

Fuente: OBR, mis propios cálculos

La pandemia de COVID obligó al gobierno a gastar cantidades sin precedentes para apoyar el rescate de hogares, empresas y servicios públicos, con un coste total de £ 344 mil millones. En esta misma legislatura parlamentaria surgirán enormes déficits presupuestarios y la deuda del sector público superará el 100% del PIB y se mantendrá por encima de ese nivel hasta 2025.

Sunak habló decididamente de poner en orden las finanzas públicas. Existe un gran debate sobre si es importante o no que la deuda del sector público sea tan alta cuando las tasas de interés de la deuda son tan bajas. De hecho, se espera que el coste de los intereses de esta deuda caiga a un mínimo histórico de solo el 2,4 por ciento de los ingresos totales.

Sunak todavía piensa que es importante y planea aumentar los ingresos para reducir los déficits presupuestarios anuales hasta 2025. Hay un plan para aumentar el impuesto a las ganancias empresariales del 19% al 25% del PIB para las empresas más grandes, pero no se aplicará hasta 2023 e incluso entonces la tasa no será superior al promedio de la OCDE. Sunak congelará los umbrales del impuesto sobre la renta, de modo que la gente comenzará a pagar impuestos con ingresos reales más bajos que antes. Y no es cierto que el gobierno esté evitando la austeridad. Además de no revertir los enormes recortes a los servicios públicos y locales durante los últimos diez años, el gobierno de Sunak recortará el gasto público en otros 4.000 millones de libras esterlinas al año a partir de ahora. De hecho, ¡la carga fiscal total para los británicos se elevará a su nivel más alto desde principios de la década de 1960!

¿Se puede controlar la carga de la deuda pública? Todo depende del crecimiento. La fórmula simple para contener la relación deuda / PIB es que la tasa de crecimiento del PIB real (g) sea más rápida que el aumento de los costes de interés de la deuda (r). Pero si el crecimiento del PIB real (g) tiene un promedio anual solo del 1,7%, no se necesitará que r aumente mucho para que la deuda en relación al PIB aumente.

Según el OBR, “el aumento de 30 puntos básicos en las tasas de interés que ha ocurrido desde que cerramos nuestro pronóstico el 5 de febrero ya agregaría £ 6.3 mil millones a la factura de intereses en 2025-26 publicada en este documento. En igualdad de condiciones, eso sería suficiente para volver a poner la deuda subyacente en una senda ascendente en relación con el PIB en todos los años del pronóstico».

Los partidarios de la Teoría Monetaria Moderna argumentan que el nivel de la deuda pública no importa de todos modos porque el Banco de Inglaterra puede imprimir dinero para cubrir el aumento de la deuda. De hecho, ha hecho precisamente eso durante el año del COVID. El gobierno podría ordenar al Banco de Inglaterra que continúe imprimiendo dinero y financiando compras de activos a solo el 0.1%, independientemente de las condiciones económicas y financieras y lo que suceda con la inflación.

Pero si el tamaño de la deuda aumenta, aumentará el monto de los costes del servicio de la deuda, si se utilizan bonos del gobierno para aumentar y pagar el servicio de la deuda. Eso consumirá los fondos disponibles del gobierno para servicios a lo largo del tiempo. Si las tasas de interés se mantienen bajas y el Banco de Inglaterra «monetariza» la deuda, los inversionistas extranjeros comenzarán a sacar su dinero de la libra esterlina y la libra perderá valor, aumentando la inflación. No hay «almuerzo gratis» de deuda y ningún país es una isla, incluidas las Islas Británicas.

Todo depende de si la economía del Reino Unido puede «superar» su carga de deuda como lo hizo después de la Segunda Guerra Mundial mediante una combinación de alta inversión pública y aumento de la inflación (que finalmente obligó a la devaluación de la libra). Dado que la rentabilidad del capital en el Reino Unido está en un mínimo histórico y la tasa de inversión empresarial es menor que en cualquier otra economía importante, las perspectivas de lograrlo son escasas. Antes de que finalice esta legislatura, la economía del Reino Unido podría enfrentarse a una nueva crisis económica.

(Tomado de The Next Recession)

Ir al contenido