Grupo 1º de Mayo

Frente a la crisis sanitaria: a luchar contra el Gobierno criminal y su política de miseria y muerte

por Grupo 1º de Mayo

Las decisiones políticas de Piñera y su régimen para enfrentar la pandemia – protegiendo y privilegiando el modelo por la vía de estabilizar la economía- ha demostrado el tipo de sociedad que las clases dominantes ofrecen al pueblo chileno y la necesidad de su derrumbe. El fracaso del régimen es tan grande como la tragedia que ha causado y profundizado. No es sólo una ineptitud o una mentira la política sanitaria del régimen. Es, directamente, una política criminal.

Nuestro país exhibe un nivel absoluto de contagio superior a China y el más alto del mundo por día. Estos datos nos permiten concluir que en veinte días más las cifras de muertos, a lo menos, se contarán por cientos diariamente y como siempre, los muertos serán puestos por nosotros. La economía se hunde en una depresión y, una vez más, el costo lo pagaremos nosotros. Incluso en las cifras oficiales la cesantía ya se empina sobre el 20% en Santiago y sobre el 10% en el resto del país, con una proyección real que, encontrándonos en el inicio de esta crisis, superará los niveles de miseria de la última crisis del 81.

El orden capitalista -a escala mundial- y su Gobierno criminal, conducen a nuestra sociedad a una catástrofe de miseria y muerte. En su entorno, la oposición burguesa parlamentaria (Nueva Mayoría y Frente Amplio) desde marzo el único papel que juega es el de comparsa y, con suerte, apoyo crítico. Hoy se debate entre acoger o no la convocatoria de Piñera a un “acuerdo nacional”, ¡¡como si eso sirviera de algo!! Los planes económicos llamados “Pro Empleo” han tenido como centro la defensa del gran capital en contra de los trabajadores, acentuando la precarización laboral y propiciando el debilitamiento de los sindicatos. Hasta la miserable campaña de reparto de cajas con alimentos, que no cubren ni el 5% de las necesidades de un reducido sector de la población, ha sido hecha a la medida de los grandes negociados de los favorecidos de siempre.

Esta política del gobierno de “Acuerdo Nacional”, es una continuidad del Acuerdo por la Paz de noviembre pasado y lo que persigue es culpabilizar al pueblo de las política carniceras de Piñera y legitimar la represión que hoy ya se ve en las patrullas militares dispararon a los pobladores desesperados de Bajos de Mena en Santiago o a la policía reprimiendo a hortaliceras en Temuco. El Acuerdo que quiere Piñera parte con responsabilizar al pueblo de su propio contagio y luego para reprimir libremente cualquier expresión de resistencia popular.

Frente a este panorama, el Grupo 1º de Mayo se declara en rebeldía y resistencia. No aceptaremos sin luchar esta condena muerte. La pandemia es implacable, pero lo es más con la clase obrera y el pueblo. No nos equivocamos: el enfrentamiento de la crisis sanitaria depende de la posición que se tenga en la sociedad. Los explotados, que deben salir a la calle para poder comer, además cargan con el terror de contagiarse y contagiar a los suyos. Afirmamos que sólo mediante la acción directa, la autoorganización desde las bases y la lucha organizada podremos los trabajadores y el pueblo enfrentar a este gobierno criminal la feroz ofensiva patronal que se cierne sobre el conjunto de nuestro pueblo y esto significa redoblar nuestros esfuerzos y poner en alto la lucha contra Piñera en los mismos términos que se iniciara el levantamiento popular del 18 de octubre.

Hoy, contra lo esperado por este régimen de terror, crece la organización popular, nacen y renacen comités solidarios, ollas comunes y expresiones de autogestión y poder popular: Ya se conocen expresiones autogeneradas de control sanitario en diversos lugares del país y llamamos a replicarlas en cada población, en cada toma, en cada rincón en que el pueblo organizado haya comprendido que ese es el camino.

Hoy día los asesinos de La Moneda pretenden intimidarnos con el hambre, la muerte en la puerta de los hospitales y con la cárcel. Bajo esta ofensiva pretenden que aceptemos mansamente cómo los grandes capitalistas siguen llenando sus bolsillos con la crisis. No lo vamos a permitir. Hacemos un gran y amplio llamado a todas las organizaciones populares, asambleas, ollas comunes, comités de cesantes, sindicatos en lucha, pobladores sin casa, a la construcción de un amplio frente de lucha que se proponga aplastar los planes del piñerismo, acabar con la legislación de crisis antiobrera e imponer en lo inmediato y por ahora un plan general que garantice:

1.- Ingreso Mínimo Universal con cargo a las utilidades del gran capital para todo trabajador de $700.000 y aporte estatal a todo cesante de la misma cifra.

2.- Suspensión de pago de servicios básicos, arriendo y créditos

3.- Control y dirección del sistema de salud por los propios trabajadores hospitalarios y de salud primaria; nacionalización de todo el sistema de salud privado.

4.- Derogación de las leyes de suspensión de relación laboral y fin del Estado de Emergencia constitucional

5.-NO+AFP, por su sistema previsional solidario de reparto

6.- Inmediata e incondicional libertad a todos los presos políticos

7.- Abajo los planes sanitarios de los carniceros Piñera y Mañalich

8.- Juicio y castigo a Piñera, su Gobierno y colaboradores

Convocamos, finalmente, a la clase obrera y el pueblo, a todas sus organizaciones sociales y políticas a debatir este pliego básico de la clase trabajadora bajo la forma de la lucha por un Congreso General de Bases que apunte a la construcción de una nueva dirección de los trabajadores, organizados como tendencia para recuperar nuestras organizaciones empezando por la CUT, pasando por las principales organizaciones de trabajadores, y a formar una nueva Mesa de Unidad Social, cuyo norte sea ahora rechazar todo acuerdo con Piñera, enfrentar la crisis y derrotar los planes de los explotadores.

Grupo 1º de Mayo

(este texto forma parte de la discusión que el Grupo 1º de Mayo sostiene con la Corriente Sindical Obrera de Santiago)

(Visited 43 times, 1 visits today)