Estados Unidos y la OTAN intensifican la campaña bélica contra Rusia

por Andrea Peters

Mientras EE.UU. y la OTAN continúan con su acumulación militar en las fronteras de Rusia, sus representantes siguen adelante con una retórica antirrusa histérica y amenazas de guerra. Insistiendo en que Moscú ha concentrado tropas y equipos en la frontera ucraniana y ha multiplicado por diez su campaña antiucraniana en las redes sociales como preparación para invadir a su vecino occidental, el secretario de la alianza transatlántica, Jens Stoltenberg, declaró el martes que Rusia pagaría un ‘alto precio’ por tal acción. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se hizo eco de sus palabras el miércoles, advirtiendo de ‘graves consecuencias’. Ambos han reiterado su apoyo a la ‘soberanía ucraniana’.

En esta foto tomada el 19 de noviembre de 2021, el adjunto de las Fuerzas Terrestres en la Embajada de EE.UU. en Ucrania, el coronel Brandon Presley, mira el mapa durante la visita de una delegación de la Embajada de EE.UU. en Ucrania a la zona de operaciones de las Fuerzas Conjuntas en la región de Donetsk, Ucrania, golpeada por la guerra (Servicio de Prensa de las Fuerzas Conjuntas de Ucrania vía AP)

Moscú insiste en que tiene todo el derecho a desplazar tropas en su territorio. No se ha presentado ninguna prueba de que las fuerzas posicionadas en el oeste de Rusia, cuyo tamaño se basa totalmente en las afirmaciones de Washington, se estén preparando para invadir Ucrania. Aunque admitió que no está claro que Putin haya determinado si va a llevar a cabo una ‘incursión’, Blinken afirmó que el Kremlin está ‘poniendo en marcha la capacidad para hacerlo en poco tiempo’.

En realidad, la OTAN, trabajando en alianza con el gobierno de Kiev, ha estado llevando a cabo un sinfín de provocaciones antirrusas, incluyendo ejercicios navales en el Mar Negro, vuelos de bombarderos a pocos kilómetros del espacio aéreo ruso, operaciones masivas de entrenamiento militar a lo largo de toda la frontera occidental de Rusia y despliegues de tropas en los estados bálticos.

En junio, un buque de guerra británico entró provocativamente en aguas del Mar Negro reclamadas por Rusia. Sólo en el último mes, Estados Unidos ha enviado tres buques de guerra a esa región. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, declaró la semana pasada que el Kremlin estaba ‘presenciando un aumento considerable de la actividad de los bombarderos estratégicos estadounidenses cerca de las fronteras rusas’. Estaban practicando, añadió, cómo emplear ‘armas nucleares contra Rusia simultáneamente desde las direcciones occidental y oriental’.

El martes, el secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, habló por teléfono con el ministro polaco de Defensa Nacional, Mariusz Blaszczak, sobre ‘formas de reforzar la disuasión en el flanco oriental de la OTAN’. EE.UU. y la UE también están intensificando las denuncias contra Rusia por su supuesta participación en una ‘guerra híbrida’ en la frontera bielorrusa-polaca. Washington acaba de imponer nuevas sanciones al gasoducto germano-ruso Nord Stream 2. El diario británico The Guardian informó de que la crisis actual podría hacer que el proyecto de gasoducto, de gran importancia económica y geopolítica para el Kremlin, terminara por completo.

El viernes pasado, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky declaró que Kiev había descubierto un complot de Moscú, supuestamente en connivencia con el oligarca más rico de Ucrania, para derrocar a su gobierno esta semana. El Kremlin niega estas afirmaciones. Los funcionarios occidentales también han repetido acusaciones sin fundamento de que el Kremlin, en palabras de Blinken, está trabajando ‘para desestabilizar Ucrania desde dentro’. Desde ambos lados se hacen continuas referencias a la supuesta ‘invasión previa de Ucrania en 2014’ por parte de Rusia, una distorsión consciente de los acontecimientos que siguieron a la instalación de un gobierno de extrema derecha y antirruso en Kiev en un golpe financiado por Washington y Bruselas.

Los medios de comunicación occidentales, en un esfuerzo por preparar al público para una posible matanza masiva instigada por Washington, están inundando las ondas con informes sobre los supuestos objetivos demoníacos de Moscú. Se están sentando las bases para la justificación de la guerra contra Rusia.

Mientras tanto, el presidente ucraniano Zelensky, que preside un país en medio de una desastrosa ola de COVID-19, sigue exigiendo que su país sea admitido en la OTAN y que la alianza transatlántica intensifique inmediatamente la cooperación militar con su gobierno como parte de un ‘paquete de disuasión’ que también incluiría sanciones económicas contra Moscú.

Esta semana, el presidente ruso Vladimir Putin declaró que el despliegue por parte de la OTAN de capacidades ofensivas en suelo ucraniano es una ‘línea roja’ que no se puede cruzar y propuso que se alcanzara un acuerdo que excluyera esa posibilidad, así como la admisión de Ucrania en la OTAN. El jueves, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, reiteró esta postura y advirtió que cualquier profundización de la relación OTAN-Ucrania provocaría la ‘desestabilización de la situación político-militar en Europa’.

En respuesta, el jefe de la OTAN, Stoltenberg, en un discurso pronunciado en Letonia a principios de esta semana, dijo: ‘Sólo Ucrania y 30 aliados de la OTAN deciden cuándo está preparada Ucrania para entrar en la OTAN. Rusia no tiene veto, no puede opinar y no tiene derecho a establecer una esfera de influencia intentando controlar a sus vecinos’.

El jueves, en Estocolmo, tras una reunión con Blinken en la que éste exigió que Rusia retirara sus tropas de la frontera ucraniana, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, hizo un llamamiento impotente sobre esta misma cuestión. Rusia, insistió, ‘no quiere ningún conflicto’ con la OTAN por Ucrania, pero tiene ‘derecho a elegir la forma de garantizar sus legítimos intereses de seguridad’.

‘No olvidemos’, prosiguió, ‘el principio proclamado de indivisibilidad y seguridad, incluso en la OSCE, en el Consejo de la OTAN de Rusia, que dice que nadie tiene derecho a reforzar su seguridad a costa de la seguridad de los demás’. Y el mayor avance de la OTAN hacia el Este afectará definitivamente a los intereses fundamentales de nuestra seguridad’.

Y añadió: ‘… si la OTAN sigue negándose a discutir este tema o las garantías o ideas expuestas por el presidente de Rusia Vladimir Putin, por supuesto que tomaremos medidas para garantizar que nuestra seguridad, nuestra soberanía y nuestra integridad territorial no dependan de nadie más’.

El jueves, Lavrov y Blinken indicaron que habría una próxima cumbre entre los líderes de sus países.

Las temerarias provocaciones del imperialismo estadounidense están impulsadas en gran medida por una profunda crisis interna. El capitalismo estadounidense, cuya supervivencia actual se basa en un mercado bursátil sobreinflado que se mantiene vivo gracias a la impresión masiva de dinero y que obliga a la gente a trabajar frente a un virus mortal para poder bombear la plusvalía, debe recurrir a la violencia militar para asegurar su dominación mundial. Considera que el control de la clase dominante rusa sobre más de 6,6 millones de millas cuadradas de recursos y mercados del mundo es un límite intolerable para sus apetitos. Para esto, los ocupantes del Kremlin y los oligarcas rusos, cuya riqueza y poder están totalmente ligados al sistema capitalista mundial, no tienen respuesta.

(Tomado de WSWS)

Ir al contenido