Cómo la versión italiana de la «política del mal menor» destruyó a la izquierda

por Fred Weston

Hay una enorme presión en la izquierda en los Estados Unidos para que salga en apoyo de Biden en las elecciones presidenciales. Incluso los exsocialistas de primera línea que nunca hubiesen contemplado votar por los Demócratas en el pasado han salido en manada a  explicar cómo «ahora las cosas son diferentes». La diferencia es, por supuesto, que «ahora nos enfrentamos a la amenaza del fascismo» en la forma de Trump. ¡Nunca se ha sembrado tanta confusión bajo el sol!

Esta idea es apoyada y defendida incluso por muchos que dicen que son socialistas y les gustaría ver surgir un tercer partido genuino de la izquierda. Sin embargo, debido a que ven la perspectiva de este partido muy lejana, se contentan con la idea de trabajar dentro de los Demócratas, apoyándolos en las elecciones, y así sucesivamente, y luego en algún momento lejano en el futuro, se crearán las condiciones para una ruptura con ellos. Así es como va la historia.

Lo que falta aquí es una visión más global y a largo plazo del problema. Es cierto que si Biden gana, Trump pierde. Pero, ¿qué hará Biden si gana? ¿Llevará a cabo una política «progresista» en defensa de los salarios, empleos, vivienda, educación, pensiones de la clase trabajadora estadounidense? Pregúntale a un niño de seis años y saben que ese no es el caso. Biden es el candidato de la clase dominante estadounidense, y  atacará el nivel de vida de los estadounidenses de clase trabajadora si gana. Y cualquiera que lo apoye estará contaminado con sus políticas. La manera de que esto se puede presentar como una estrategia para construir un tercer partido obrero en los Estados Unidos es una conjetura sin sentido.

Lo que hay detrás de este enfoque es la idea del «mal menor», es decir, que usted debe votar por el candidato menos malo para impedir que el ala derecha más extrema tome el control del gobierno. En los Estados Unidos esta idea se plantea en el contexto del debate de la izquierda de cómo construir una tercera fuerza que pueda romper el sistema bipartidista Demócrata-Republicano de décadas, y ofrecer una alternativa genuina a los trabajadores estadounidenses.

La idea del «mal menor», sin embargo, no es sólo un fenómeno estadounidense. Ha aparecido muchas veces en muchos países diferentes. Italia es un ejemplo, un país que tuvo el Partido Comunista más grande de Europa Occidental, el PCI, con dos millones de miembros y el 34 por ciento de los votos en su apogeo en 1976. Este artículo trata sobre cómo la política del mal menor destruyó ese partido que una vez fue poderoso, y cómo Italia terminó donde está ahora, sin un verdadero partido obrero de masas.

La década de 1970

Queremos centrarnos principalmente en lo que sucedió en los años 1990 y 2000, pero también vale la pena proporcionar un breve resumen de lo que sucedió a principios de la década de 1970, porque el ADN del mal menor ya estaba integrado en el pensamiento de los líderes del antiguo PCI, que luego fue transmitido a los líderes no sólo del PDS [Partido Democrático de la Izquierda] sino también de Rifondazione Comunista, tras la disolución del PCI en 1991.

A finales de la década de 1960 se produjo una oleada masiva de combatividad de la clase obrera en Italia, que produjo el famoso “otoño caliente” de 1969. Esto abrió una década de intensa lucha de clases, que vio a los sindicatos casi doblar su afiliación y al Partido Comunista (PCI) incrementar sus votos en cada nueva elección. En 1976 el PCI consiguió más del 34 por ciento: su voto más alto de la historia. El movimiento de la clase obrera parecía imparable.

La tragedia de toda la situación se encontraba en las ideas elaboradas por la dirección del PCI en ese momento bajo Enrico Berlinguer. En la década de 1970 hubo una intensa lucha de clases a nivel mundial, pero también vio derrotas, la más importante de las cuales fue en Chile en septiembre de 1973, cuando el general Pinochet lanzó un golpe de Estado, destrozó a las organizaciones obreras, arrestó, torturó y mató a miles de personas, y estableció una brutal dictadura militar. La dirección del PCI utilizó los acontecimientos de Chile para argumentar un cambio en la estrategia, y elaboró la idea del «compromiso histórico».

La posición básica era que, para evitar la amenaza del fascismo en Italia, era necesario formar una gran alianza de todas las «fuerzas democráticas», principalmente con el Partido Demócrata Cristiano. Un ejemplo de cómo Berlinguer argumentó su caso es la siguiente cita de un artículo que escribió, Alleanze sociali e schieramenti politici  (Alianzas sociales y alineaciones políticas) publicado en  Rinascita el 12 de octubre de 1973:

«… cómo garantizar que un programa de profundas transformaciones sociales, que determina necesariamente todo tipo de reacciones por parte de los grupos atrasados, no se lleve a cabo de tal manera que empuje a vastas capas de las clases medias a la hostilidad, sino que reciba, en todas sus fases, el consenso de la gran mayoría de la población».

Advirtió del peligro de provocar «una verdadera división en dos del país, que sería fatal para la democracia y abrumaría la base misma de la supervivencia del Estado democrático». Y advirtió que, incluso si la izquierda en su conjunto consiguiera el 51 por ciento de los votos, esto no sería suficiente.

«Por eso no estamos hablando de una ‘alternativa de izquierda’, sino de una ‘alternativa democrática’, es decir, de la perspectiva política de una colaboración y comprensión de las fuerzas populares de inspiración comunista y socialista con las fuerzas populares de inspiración católica, así como de las formaciones de otra orientación democrática».

Berlinguer describió un escenario utópico del «pago de los privilegiados en el grado necesario» y donde se llevaría a cabo un proceso de «redistribución profunda y general de la riqueza» sin desafiar al propio capitalismo.

Vemos aquí cómo se estaban preparando a las bases del PCI para una política de colaboración de clases por parte de la dirección. El espantapájaros del «peligro del fascismo» se utilizó para justificar la idea de gobernar con los democristianos. El «mal menor» era un gobierno con los democristianos, el mayor mal era el fascismo.

Así, cuando el gobierno democristiano de Andreotti procedió a imponer medidas de austeridad a finales de 1976, los líderes comunistas en el parlamento lo respaldaron y vendieron la idea de que se trataba de un sacrificio necesario pero temporal que la clase obrera tenía que hacer. Sin ser parte del gobierno de coalición encabezado por los democristianos, los líderes del PCI inicialmente proporcionaron apoyo externo a Andreotti, pero más tarde se unieron a la mayoría parlamentaria del gobierno, asumiendo toda la responsabilidad de sus políticas.

Lejos de abrir un período de redistribución de la riqueza, los trabajadores pagaban mucho, mientras que los capitalistas seguían obtienendo beneficios a expensas de la clase trabajadora. Esto marcó el fin de la creciente popularidad del Partido Comunista. Los dirigentes del PCI fueron utilizados por la clase dominante entre 1976 y 1979 y luego fueron tirados a la basura. En las elecciones de 1979, el PCI entró en lo que iba a ser un declive a largo plazo, consiguiendo poco más del 30 por ciento, cayendo por debajo del 30 por ciento en 1983, y menos del 27 por ciento en 1987. Las capas que se habían ganado a finales de la década de 1960 y principios de 1970 ahora abandonaron el partido, desilusionadas.

División en el Partido Comunista

Sin embargo, lo que vendría unos años más tarde iba a ser un desastre aún peor. Con el colapso del estalinismo en Europa del Este y más tarde en la URSS, los dirigentes del PCI fueron capaces de impulsar algo que muchos de ellos habían estado soñando, pero que habría sido difícil conseguir que las filas del partido digirieran: el abandono del mismo nombre comunista. La idea era que la disminución de la popularidad del PCI se debía a su identificación como comunista. Lo que se necesitaba era algo más «moderno». Se les ocurrió el nombre del Partido Democrático de la Izquierda (Partito Democratico della Sinistra, PDS).

Cuando celebraron su congreso en enero de 1991 para decidir sobre el cambio de nombre, el partido se dividió en dos, con un ala rechazando el abandono del nombre comunista y luego pasando a formar Rifondazione Comunista (Refundación Comunista). En las elecciones de 1992, el PDS consiguió sólo el 16,1 por ciento, con Rifondazione con poco menos del 6 por ciento. El voto combinado de las dos alas del antiguo Partido Comunista había bajado ahora al 21 por ciento. Claramente, no fue el nombre del partido lo que había causado su declive, sino años de compromiso y colaboración de clases.

Las cosas, sin embargo, estaban a punto de cambiar dramáticamente la política italiana aún más. El 17 de febrero de 1992, el juez Antonio Di Pietro hizo que arrestaran a Mario Chiesa. Era miembro del PSI, el Partido Socialista Italiano, que en ese momento estaba en un gobierno de coalición con los demócrata-cristianos. Chiesa fue arrestado por aceptar un soborno sustancial de una empresa de limpieza. Con el fin de evitar que el escándalo afectara al PSI, su entonces líder Bettino Craxi trató de distanciar al partido de Chiesa, llamándolo ladrón.

Chiesa no estaba muy contento con este tratamiento, ya que era plenamente consciente del hecho de que la corrupción llegaba hasta la cima del partido, y comenzó a salpicar sobre muchos líderes del partido involucrados en la corrupción. Este no es el lugar para analizar lo que se conoció como el escándalo De Tangentopoli  [literalmente ‘Soborno-poly’], pero fue el comienzo de la operación Mani Pulite  [‘Manos Limpias’], que vería a los principales dirigentes no sólo del Partido Socialista, sino también del principal partido burgués, la Democracia Cristiana, expuestos por la corrupción desenfrenada. El resultado final fue que estos partidos colapsaron cuando las masas se alejaron de ellos en cólera.

El PSI desapareció muy rápidamente, ya que estaba en el centro del escándalo de la corrupción, con su líder Bettino Craxi prefiriendo exiliarse en Túnez. La Democracia Cristiana sufrió enormes reveses electorales en las elecciones locales de 1993, consiguiendo sólo el 9 por ciento en Milán, el 12 por ciento en Roma, el 12 por ciento en Turín y el 9,9 por ciento en Nápoles. Aparte de Milán, donde la Liga del Norte hizo un gran avance, la mayoría de las principales ciudades fueron ganadas por coaliciones en las que el partido principal era el PDS, y a veces Rifondazione Comunista también era parte de la alianza.

Había surgido un vacío a la derecha. Los principales partidos que la burguesía italiana había utilizado para gobernar se habían derrumbado. A partir del resultado de las elecciones locales de 1993 parecía que las coaliciones que involucraban al PDS como el partido principal eran las únicas opciones que quedaban a la clase dominante. Aparecían artículos en la prensa burguesa seria que sopesó esta posibilidad. Para algunos sectores de la clase capitalista italiana, sin embargo, la idea de que el ex Partido Comunista estuviera al frente del gobierno era como un trapo rojo para un toro.

El ascenso de Berlusconi

Fue cuando Berlusconi, con enormes recursos financieros basados en su red empresarial, lanzó un nuevo partido, Forza Italia, y ganó las elecciones de marzo de 1994 con cerca del 43 por ciento de los votos en una alianza con la Liga Norte y la Alianza Nazionale. La coalición que incluía el PDS y el Rifondazione sólo logró reunir el 34 por ciento.

Alleanza Nazionale sólo había sido lanzado como un nuevo partido poco antes de las elecciones de 1994. Su componente principal era el Movimiento Social Italiano (MSI), el antiguo partido neofascista, y su líder Gianfranco Fini había sido líder del MSI. El viejo MSI había sido marginal en la política italiana, considerado heredero del antiguo Partido Fascista de Mussolini, y su voto había sido de alrededor de 5-6 por ciento en la mayoría de las elecciones. Pero en 1994, en su renovada imagen como Alleanza Nazionale, saltó al 13,4 por ciento y se convirtió -parcialmente- en parte del primer gobierno de Berlusconi.

Esto provocó una honda conmoción en la izquierda y se habló mucho de una amenaza fascista inminente. Aparecian artículos sobre un nuevo régimen que duraría al menos 20 años. El periódico Il Manifesto  (un importante diario, que se convirtió en el punto de referencia para la izquierda comunista del PDS y Rifondazione) incluso llegó a comparar el ascenso de Berlusconi con la marcha de 1922 en Roma que llevó al régimen fascista de Mussolini al poder.

Todo esto carecía de cualquier sentido de la proporción, y también carecía de un análisis serio de lo que era Alleanza Nazionale. No era un partido fascista, sino que se había convertido en un partido conservador de derecha. Fini había entendido que podría ser capaz de capturar a algunos de los votantes de derecha que abandonaban la Democracia Cristiana, lo cual hizo con éxito. Al hacerlo, rompió públicamente con los verdaderos fascistas dentro del MSI, que pasaron a formar un partido más marginal de extrema derecha.

El estado de ánimo en el país, sin embargo, era de miedo real a una toma del control por la extrema derecha. El 25 de abril es el aniversario de la caída del régimen de Mussolini en 1945, y se celebra como fiesta nacional. Con los años, las manifestaciones antifascistas se habían convertido en conmemoraciones casi rutinarias con la participación de un pequeño número. Pero esta vez, el 25 de abril de 1994, pocas semanas después de las elecciones, más de 500.000 personas participaron en la manifestación principal de Milán.

El “mal menor” vuelve a levantar la cabeza

Y aquí es donde el “mal menor” levanta la cabeza una vez más. Esta vez iba a tener un impacto directo en el destino de Rifondazione Comunista. Los dos bloques principales de la política italiana debían ser conocidos como el «centro-derecha» y el «centro-izquierda»: como para decir que la derecha y la izquierda ya no existían. El Centro-Derecha era la alianza alrededor de Berlusconi. El centro-izquierda estaba anclado alrededor del PDS, pero también incluía a varios partidos burgueses.

En pocos meses, el primer gobierno de Berlusconi, con su ataque a las pensiones, los recortes en el gasto social y el anuncio de una serie de privatizaciones, provocó una movilización masiva de trabajadores, que provocó huelgas espontáneas de las fábricas y otros lugares de trabajo, que culminó en una de las mayores manifestaciones que Italia ha visto, el 12 de noviembre de 1994, con más de 1,5 millones de participantes. Poco después, la Liga Norte retiró su apoyo a Berlusconi y en diciembre se vio obligado a renunciar.

Sin embargo, no hubo nuevas elecciones. La clase dominante italiana recurrió a lo que se conoce como un «gobierno tecnocrático», compuesto por «expertos» supuestamente apolíticos, dirigidos por el ex Director General del Banco de Italia, Lamberto Dini, que también había sido Ministro del Tesoro de Berlusconi. Este gobierno todavía requería algún tipo de apoyo en el parlamento y esto fue proporcionado por el llamado Centro-Izquierda, aunque sólo tenía una mayoría en el Senado, pero con la Liga Norte también añadiendo su apoyo fue capaz de durar hasta la primavera de 1996. Ese gobierno logró, con el acuerdo de los sindicatos, aprobar una ley que cambiaba la forma en que se calculaban las pensiones como medio de recortar el gasto público. Esto condujo a un gran movimiento contra el gobierno Dini y el crecimiento de Rifondazione Comunista entre una capa importante de la clase obrera.

En abril del mismo año, se celebraron nuevas elecciones donde el Centro-Izquierda se encontraba bajo el nombre del «Olivo», una coalición formada por el PDS y varias formaciones burguesas más pequeñas, como el Partido Popular (ex demócrata-cristianos) y los republicanos. Esa coalición ganó y pasó a formar el próximo gobierno, con Romano Prodi como Primer Ministro. Prodi era un ex ministro y miembro de los democristianos, y también había estado al frente del IRI, el consejo de empresas del Estado, y había supervisado una serie de privatizaciones. Se iba a identificar con la austeridad que iba a promover el gobierno de centro-izquierda.

Rifondazione Comunista se quedó fuera del Olivo por su cuenta y consiguió un respetable 8,6 por ciento en las elecciones de 1996. Sin embargo, había hecho un pacto electoral con el Olivo en las circunscripciones donde presentarsus candidatos a diputados, como medio para maximizar su número de diputados.

Fue entonces cuando comenzaron a surgir los verdaderos problemas para Rifondazione Comunista. Después de las elecciones de 1996, los líderes del partido decidieron apoyar externamente al primer gobierno de Prodi. La ironía de esta situación es que ese gobierno fue capaz de lograr mucho más para la clase capitalista de Italia que cualquiera de los gobiernos anteriores, en términos de privatizaciones, la informalización del trabajo, recortes en el gasto de la seguridad social, etc.

Rifondazione estaba bajo una enorme presión del PDS y la «opinión pública» burguesa para seguir proporcionando apoyo parlamentario al gobierno de coalición (de nuevo, para evitar el retorno del ala derecha). Los debates internos en el partido estuvieron dominados por esta pregunta candente: ¿debemos seguir apoyando al gobierno de Prodi? El argumento utilizado para justificar el apoyo continuo fue más o menos el siguiente: «si hacemos caer al gobierno de Prodi, entonces Berlusconi, con sus aliados fascistas, volverá».

Los marxistas de Rifondazione [reunidos en torno al periódico Falcemartello, el entonces diario de la CMI en Italia] advirtieron que el partido no sólo pagaría un alto precio por esto, sino que Berlusconi volvería precisamente a las medidas de austeridad de Prodi. Sin embargo, a pesar de las vacilaciones de los dirigentes sobre esta cuestión, la presión se estaba acumulando dentro de las filas del partido, que cada vez les resultaba más difícil soportar esta política.

En octubre de 1998, la dirección del partido, después de haber apoyado muchas leyes anteriores similares, finalmente decidió retirar el apoyo al presupuesto de Prodi. Esto provocó una importante división del partido del viejo líder Cossutta y su facción. Aunque Prodi abandonó la escena, la coalición del Olivo continuó gobernando Italia hasta 2001, con la mayoría de los diputados de Rifondazione uniéndose al gobierno después de que se habían separado del partido.

Elecciones de 2001, la primera advertencia

En las elecciones de 2001 el voto de Rifondazione bajó al 5 por ciento. Esta fue la primera señal de lo que estaba por venir. Pero aún peor fue que Berlusconi hizo un gran regreso ese año, ganando las elecciones con 367 diputados contra los 248 del Olivo.

Usando la lógica del “mal menor” – es decir, que era mejor apoyar el centro-izquierda, incluso si esto significaba apoyar muchas de sus medidas de austeridad, que permitir que Berlusconi y sus «fascistas» volvieran a entrar – la dirección de Rifondazione fracasó en todos los frentes, no logró detener el regreso de Berlusconi, desmoralizó a su base y perdió un número significativo de sus diputados. Aquí vemos cómo la “politica del mal menor” en lugar de fortalecer a la izquierda– en forma de Rifondazione – fue un factor clave en su debilitamiento.

Uno habría pensado que, a estas alturas, los líderes del partido habrían aprendido una lección, que habrían sacado las conclusiones correctas y girado a la izquierda, abandonando todas las formas de colaboración de clases. ¡Al contrario! A mitad de la legislatura, en octubre de 2004, el partido se reincorporó a la coalición de centro-izquierda desde la oposición, una vez más con Prodi como su líder.

En las elecciones generales de 2006, Rifonzione se presentó como parte de la coalición centro-izquierda, ahora conocida como «La Unión», que ganó por un estrecho margen contra la coalición de Berlusconi. El partido recibió el 5,8 por ciento de los votos y 41 diputados. Bertinotti, el líder del partido, fue recompensado por sus servicios al ser elegido Presidente del Parlamento. Como si esto no fuera suficiente, el partido esta vez se unió al gobierno, con Paolo Ferrero como Ministro de Solidaridad Social junto con una serie de subsecretarios.

Como parte del gobierno de coalición, el partido fue llamado ahora a votar a favor de los presupuestos, pero fue aún más lejos con los diputados de Rifondazione votando para refinanciar las operaciones militares de Italia en Afganistán y enviar tropas al Líbano. Todo esto dejó un sabor amargo en las bocas de muchos que habían votado por el partido. Finalmente, la mayoría de Prodi se fragmentó, el gobierno cayó en enero de 2008 y se convocaron elecciones para abril.

La dirección de Rifondazione esta vez entró en las elecciones en una coalición de izquierda llamada “La izquierda arcoiris”, que incluía el grupo que se había escindido a la derecha del partido unos años antes, así como los Verdes. El voto combinado de las cuatro formaciones que conformaban La Izquierda Arco Iris había sido del 10 por ciento en las elecciones anteriores. Esta vez consiguieron apenas un 3,1 por ciento y ningún diputado, ¡un desastre sin paliativos!

Después de la derrota electoral se convocó un congreso extraordinario del partido. La mayoría de los dirigentes promovieron la idea de liquidar el partido en una formación «más amplia», pero no obtuvieron la mayoría absoluta. El congreso de 2008 representó la última posibilidad de dar un giro claro a la izquierda en las políticas del partido, pero las expectativas alrededor del giro a la izquierda pronto se verían frustradas. El partido sufrió otra escisión a la derecha, promovida por el entonces líder Bertinotti y Niki Vendola.

Desde entonces, los líderes de Rifondazione han estado buscando desesperadamente formas de volver al parlamento. En 2013, en otra alianza de la izquierda, Revolución Civil, las cosas fueron aún peores, con la lista conjunta consiguiendo sólo 2,2 por ciento y una vez más ningún diputado. Esto fue seguido en las elecciones generales de 2018, cuando Rifondazione se presentó como parte de la lista electoral de “Poder al Pueblo”, que consiguió un miserable 1,1 por ciento de los votos y ningún escaño.

El capítulo final

Este fue el último capítulo de la infame «política del mal menor» – ¡en su versión italiana! No sólo esa idea no pudo detener a Berlusconi, que gobernó Italia una vez más entre 2008 y 2011, sino que destruyó Rifondazione en el proceso. En el momento de la escisión en el antiguo Partido Comunista entre Rifondazione y el PDS en 1991, el partido tenía 112.000 miembros (alcanzando un pico de más de 130.000 en 1997), pero ahora se ha reducido a menos de 10.000 en el papel, con su base activa más pequeña que esa.

A partir de julio de 2019, sin embargo, según cifras publicadas por el Comité Nacional, los miembros «certificados», es decir, verificados, eran 5.178 en 2017 y 2.191 en 2018, lo que si se confirma significaría que lo que una vez fue una fuerza significativa en la izquierda con más de 40 parlamentarios, ahora se ha reducido a una secta insignificante subsistiendo a duras penas en la política italiana.

No escucharon cuando el ala marxista del partido estaba gritando la idea de que el partido no debía apoyar al Centro-Izquierda, ya que esto significaba apoyar todas las políticas anti-obreras que esos gobiernos impulsaron. No escucharon cuando explicamos que, si el partido continuaba por ese camino, lejos de detener a Berlusconi ayudarían a preparar las condiciones para su regreso con aún más votos. Eso es precisamente lo que pasó, y más de una vez.

En Italia el “mal menor” destruyó a la izquierda y ha puesto a la clase obrera en una posición de no tener ningún partido que pueda llamar suyo. La derecha en Italia ha logrado transmitir un mensaje a un sector significativo del electorado: que «la Sinistra» [la izquierda] defiende a los banqueros y empresarios, recorta las pensiones e impone austeridad. Esto no es difícil de creer, teniendo en cuenta el número de gobiernos de centro-izquierda que hemos visto en los últimos 20 años más o menos, todos los cuales han llevado a cabo una austeridad draconiana.

Otro elemento importante de esta ecuación es la cuestión del fascismo y de si es una amenaza real en Italia hoy en día. El error comenzó cuando el viejo MSI se transformó en Alleanza Nazionale, y cuando esto surgió como miembro del primer gobierno de coalición de Berlusconi en 1994. El error fue creer que un régimen fascista podría llegar al poder.

Han pasado 26 años desde el primer gobierno de Berlusconi, y todavía no vemos un régimen fascista vay a llegar pronto. Cuando Mussolini estableció su partido en 1919, estaría en el poder sólo tres años después. Pero eso se debió a que la clase obrera ya había sufrido una gran derrota en 1920. Además, la base social del fascismo era mucho más fuerte de lo que es hoy.

El equilibrio de las fuerzas de clase de hoy, donde el campesinado, los pequeños tenderos y los pequeños-burgueses en general, se han reducido a una minoría en la sociedad, no permite la creación de una fuerza fascista masiva capaz de destruir las organizaciones de la clase obrera. Eso no significa que las pequeñas organizaciones fascistas no sean un peligro para el movimiento obrero, ya que pueden llevar a cabo ataques físicos contra militantes individuales, pero no pueden convertirse en una fuerza social masiva como en los días de Mussolini.

Salvini, el líder de la Lega [la antigua Liga Norte que se ha reciclado como un partido nacional] utiliza retórica racista e intolerante, pero no está en condiciones de lanzar un movimiento de masas. La experiencia de Grecia debe ser estudiada. Amanecer Dorado también fue presentado como un síntoma de la creciente reacción fascista. ¿Dónde está hoy? Los burgueses griegos, lejos de utilizar a los líderes de Amanecer Dorado, los arrestaron, temiendo la radicalización de la clase obrera y la juventud después del asesinato del músico Pavlos Fyssas. Esto no respondía a ningún pensamiento progresista de su parte –su propia historia demuestra que no tendrían reparos en la adopción de medidas represivas. Pero dadas las tradiciones y la fuerza de la clase obrera griega, sintieron que  Amanecer Dorado, si se les permitía continuar con sus provocaciones, podría desencadenar una reacción masiva por parte de los trabajadores. Así que utilizaron a los líderes reformistas de SYRIZA para controlar la situación, es decir, a los líderes reconocidos de la clase trabajadora, ya que estos tenían la autoridad para contener a los trabajadores y a los jóvenes. Y, después de haberlos usado y desacreditado parcialmente, trabajaron para traer de vuelta a su confiable partido de derechas, Nueva Democracia.

Si los líderes de Rifondazione hubieran tenido una comprensión marxista de la situación, no habrían cometido los errores que cometieron. Habrían entendido que, ya en 1994, era necesario resistir las presiones de la opinión pública burguesa, «ir contra la corriente» y mantener una posición independiente. Si lo hubieran hecho, más tarde habrían cosechado los beneficios masivamente. Pero eran incapaces de tener una visión más larga del proceso. Estaban cegados por la situación inmediata y no podían ver los efectos que sus políticas colaboracionistas tendrían en el destino del partido.

Las políticas del “mal menor” y de la colaboración de clases derivan directamente del hecho de que estos líderes reformistas sólo pueden ver un cambio en términos de lo que es posible dentro del sistema capitalista y dentro de la aritmética de la política parlamentaria. Son incapaces de actuar de tal manera que puedan movilizar a los millones de trabajadores y jóvenes en sus lugares de trabajo y en sus barrios. Esto se aplica no sólo a los reformistas de derechas, sino también a los reformistas de izquierdas.

Lecciones para los Estados Unidos

Esta experiencia tiene relación con los acontecimientos en los Estados Unidos hoy en día. La izquierda en los Estados Unidos, como hemos visto, está debatiendo qué actitud tener hacia Biden, si debe ser apoyado o no. Bernie Sanders ha arrojado todo su peso detrás de Biden.

En un discurso reciente en Lebanon, New Hampshire, Sanders respaldó plenamente a Biden, sembrando ilusiones de que defenderá a los estadounidenses de clase trabajadora. Esto es algo de lo que dijo:

«Cuando tres personas poseen más riqueza que la mitad inferior de este país; tres personas; eso no es aceptable. Bajo Joe Biden y bajo un Congreso Demócrata, vamos a cambiar todo eso. (…) tampoco hay duda de que las propuestas económicas que Joe Biden está apoyando son fuertes y harán un largo y largo camino para mejorar la vida de las familias trabajadoras. (…) Hay algo más que Joe entiende. Y eso es que: en medio de la peor crisis económica de nuestra vida, necesitamos crear millones y millones de empleos con derechos bien pagados».

Lo que debemos preguntarnos es: ¿qué tipo de programa va a llevar a cabo realmente Biden si es elegido? ¡Simplemente hacer la pregunta conseguirá la respuesta correcta! Biden, como hemos explicado, es el candidato preferido del establishment estadounidense y, por lo tanto, una vez en el cargo, llevará a cabo los intereses de la clase dominante estadounidense; atacará el nivel de vida de la clase trabajadora. Ni siquiera hace un esfuerzo para ocultar las políticas a las que se va a comprometer una vez sea elegido.

Y lo que necesita ser martillado en casa es que cualquiera que lo haya apoyado inevitablemente estará contaminado con esas políticas. Por lo tanto, aunque el «mal menor» puede parecer una opción atractiva a corto plazo, no ayuda en hacer avanzar en la construcción de una tercera fuerza basada en la clase trabajadora en los Estados Unidos, que es lo que los trabajadores estadounidenses necesitan desesperadamente.

Además, si la izquierda está contaminada con las políticas de Biden, entonces Trump, o alguien como él o incluso peor, volverá en una etapa posterior. Votar por el mal menor no detiene el «mal mayor», simplemente prepara el terreno para fortalecerlo en una etapa posterior.

En Italia, el “mal menor” destruyó al otrora poderoso Partido Comunista. ¿Cómo puede ayudar a avanzar a la clase trabajadora estadounidense hacia su propia voz independiente? Estudiamos experiencias como las descritas en este artículo, no por interés académico, sino porque nos ayudará a evitar errores innecesarios en el futuro.

(Tomado de Lucha de Clases)

(Visited 55 times, 1 visits today)