La cortina de humo del FMI

por Michael Roberts

En su último informe Perspectivas de la Economía Mundial, el FMI volvió a abordar el tema del cambio climático, el calentamiento global y qué hacer al respecto. Como el año pasado, el FMI reconoce que el cambio climático es un tema candente para la humanidad y el planeta. Pero esta vez afirma que hay opciones políticas que podrían detener cualquier calentamiento adicional y evitar alcanzar un punto de inflexión más allá del cual no habría vuelta atrás.

Las emisiones globales cayeron un 8,8 por ciento en el primer semestre de este año en medio de las restricciones de movimiento y de la actividad económica debido a la pandemia de coronavirus, según un nuevo informe.

Disminución de las emisiones en todos los sectores

Pero están volviendo a subir.

Emisiones durante la cuarentena

«Desafortunadamente, el impacto de la protección climática será casi insignificante», como consecuencia de la crisis del COVID, dice el informe. Aunque las emisiones de dióxido de carbono son más bajas de lo habitual, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera sigue aumentando debido al continuo consumo de combustibles fósiles. “Casi no hay diferencia en el calentamiento global. Quizás una diferencia de una centésima de grado, probablemente incluso menos”, afirma.

Y en un informe publicado esta semana, las Naciones Unidas pronostican que, a menos que se detenga el calentamiento global, el planeta se convertirá en un «infierno inhabitable» para millones de personas. El informe de la ONU lo pone negro sobre blanco: los líderes políticos y empresariales están siendo «deliberadamente negligentes», ya que los desastres naturales casi se han duplicado este siglo. En el período de 2000 a 2019, se registraron 7.348 grandes desastres que se cobraron 1,23 millones de vidas y afectaron a 4.200 millones de personas (muchas en más de una ocasión), lo que generó aproximadamente 2,97 billones de dólares en pérdidas económicas a nivel mundial. Esto representa un fuerte aumento con respecto a los veinte años anteriores. Entre 1980 y 1999, 4.212 desastres estuvieron relacionados con peligros naturales en todo el mundo que se cobraron aproximadamente 1,19 millones de vidas y afectaron a 3,25 mil millones de personas, lo que provocó aproximadamente pérdidas económicas por valor de 1,63 billones de dólares.

Esta diferencia se explica en buena parte por un aumento de los desastres relacionados con el clima, incluidos los eventos climáticos extremos: de 3.656 eventos relacionados con el clima (1980-1999) se ha pasado a 6.681 desastres relacionados con el clima en el período 2000-2019. En los últimos veinte años, el número de grandes inundaciones ha aumentado a más del doble, de 1.389 a 3.254, mientras que la incidencia de tormentas aumentó de 1.457 a 2.034. Las inundaciones y tormentas fueron los eventos más frecuentes. El informe “El costo humano de los desastres 2000-2019” también registra aumentos importantes en otras categorías, como sequías, incendios forestales y eventos de temperaturas extremas. También ha habido un aumento en los eventos geofísicos, incluidos terremotos y tsunamis, que han matado a más personas que cualquiera de los otros peligros naturales que se analizan en este informe.

Haciendose eco del informe del FMI, la ONU señala que “actualmente, el mundo va camino de un aumento de temperatura de 3,2 grados Celsius o más, a menos que las naciones industrializadas puedan lograr reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 7,2% anual durante los próximos 10 años para lograr el objetivo de 1,5 grados acordado en París”.

Una subida catastrófica: Si no se frenan, las temperaturas podrían aumentar a niveles no vistos en millones de años (grados centígrados por encima de la media pre-industrial).

Si bien China es el mayor emisor de CO2, debido principalmente al tamaño de su población, el crecimiento anual más rápido de emisiones proviene de India y Estados Unidos.

Emisiones de Co2 Fósil y proyecciones para el 2018

Sin embargo, el FMI cree que tiene las respuestas para evitar un desastre inminente: «Si no se aborda, el cambio climático conllevará un coste humano y económico potencialmente catastrófico, pero no es demasiado tarde para cambiar de rumbo». Mantener las temperaturas a niveles considerados seguros por los científicos requiere reducir las emisiones netas de carbono a cero a nivel mundial a más tardar a mediados de siglo, pero esto se puede hacer, dice el FMI con dos importantes herramientas de política económica que, además, “se pueden aplicar de manera que apoyen el crecimiento económico, el empleo y la igualdad de ingresos”.  Suena estupendo.

¿Cuáles son las políticas económicas del FMI para salvar el planeta? La primera es reducir el uso de energía de combustibles fósiles y la segunda es reducir el consumo de energía en general. Según los economistas del FMI, esto se puede hacer con impuestos al carbono y valorar las emisiones de carbono a precios de mercado. “Un impuesto al carbono encarece los combustibles sucios, lo que incentiva a los consumidores de energía a cambiar su consumo hacia combustibles más ecológicos. El consumo total de energía también cae porque, en general, la energía es más cara». Y en el otro lado de la moneda, deberíamos hacer que “la energía verde sea más barata y más abundante (mediante subsidios o inversión pública directa en energía verde)”.

Los países deberían optar inicialmente por un estímulo a la inversión verde: inversiones en transporte público limpio, redes eléctricas inteligentes para incorporar energías renovables en la generación de energía y modernización de edificios para hacerlos más eficientes energéticamente. Este impulso de infraestructura verde logrará dos objetivos. En primer lugar, impulsar el PIB mundial y el empleo en los primeros años de la recuperación de la crisis del COVID-19. En segundo lugar, la infraestructura verde aumentará la productividad en los sectores con bajas emisiones de carbono, incentivando así al sector privado a invertir en ellos y facilitando la adaptación a los precios más altos del carbono.

El FMI tiene un modelo que afirma que su estrategia para mitigar el cambio climático en realidad podría impulsar el PIB mundial en los primeros 15 años de la recuperación en aproximadamente un 0,7 por ciento del PIB mundial de media, y el empleo durante aproximadamente la mitad de ese período, lo que implicaría aproximadamente la creación adicional de 12 millones de empleos en todo el mundo. A medida que la recuperación se afianza, los precios del carbono anunciados previamente y que aumenten gradualmente se convertirán en una herramienta poderosa para lograr la reducción necesaria de las emisiones de carbono. “Si se implementa, tal programa de políticas pondría a la economía global en un camino sostenible al reducir las emisiones y limitar el cambio climático. El efecto neto reduciría aproximadamente a la mitad la pérdida de la producción esperada por el cambio climático y proporcionaría aumentos del PIB real a largo plazo muy por encima de la tendencia actual a partir de 2050 en adelante».  Así que parece que podemos tener nuestro pastel y comérnoslo: ¡más crecimiento y cero emisiones!

Un coste asequible: la combinación correcta de políticas climáticas impulsa el PIB mundial en los primeros 15 años de recuperación económica después de la crisis de COVID-19. Los costos de la transición a una economía de cero carbono son moderados a partir de entonces (desviación de la línea de base, porcentaje del PIB).

Sin embargo, el FMI admite que, a pesar de los beneficios a largo plazo y un impulso inicial a la actividad económica, sus políticas sí imponen costes durante la transición. Entre 2037 y 2050, la estrategia de mitigación reduciría el PIB mundial en aproximadamente un 0,7 por ciento de media anual y en un 1,1 por ciento en 2050 en relación con la falta de cambio de las políticas. Sin embargo, dice el FMI, “Estos costes parecen manejables, sin embargo, considerando que se prevé que la producción global crecerá en un 120 por ciento de aquí a 2050. El lastre sobre la producción podría reducirse aún más si las políticas climáticas incentivan el desarrollo tecnológico en tecnologías limpias, a través de subsidios a I + D , por ejemplo. Además, el paquete sería neutral para la producción durante ese período si se consideran beneficios importantes en forma de mejores índices de salud (debido a la reducción de la contaminación) o menos congestión del tráfico».

Asimismo, el FMI reconoce que “los hogares de bajos ingresos tienen más probabilidades de verse perjudicados por el precio del carbono, ya que gastan una parte relativamente grande de sus ingresos en energía y es más probable que los empleen en la fabricación y el transporte intensivos en carbono”. Pero los gobiernos pueden utilizar varias políticas para limitar los efectos negativos de los precios más altos del carbono en los hogares, por ejemplo, mediante transferencias de dinero en efectivo y aumento del gasto público. Y los puestos de trabajo se pueden salvar: «reorganizar a los trabajadores también ayudará a suavizar la transición laboral a sectores con bajas emisiones de carbono».

Ganancias del PIB real a largo plazo: la estrategia de mitigación del cambio climático eleva la producción mundial muy por encima de su curso actual a partir de mediados de siglo, limitando los daños causados por el cambio climático.

Todo esto suena genial. Se evita el calentamiento global, el crecimiento económico y el empleo continuan y todo mediante medidas orientadas al mercado e inversiones gubernamentales, sin tocar directamente a la industria de los combustibles fósiles ni el control multinacional de la producción de energía, minerales y materias primas.

Sin embargo, lo primero que hay que señalar es que el modelo del FMI no asume la posibilidad de crisis financieras y de inversión en la producción capitalista durante los próximos 30 años. Proyecta un crecimiento global medio anual del 3,3% hasta 2050. Y, sin embargo, también reconoce que su estrategia de ‘mitigación’ reduciría un 1% pt al año de esa tasa. Sobre esa base, el crecimiento del PIB real per cápita estaría apenas por encima del crecimiento de la población en muchos países del Sur Global. El modelo no evita realmente el conflicto entre vidas y medios de vida.

El FMI también se aferra al modelo neoclásico dominante de depender de los precios del mercado para alterar la producción y el consumo. Las emisiones de carbono se valorarán en los mercados para tener en cuenta el «coste social del carbono» en la contaminación y el calentamiento global. Pero los economistas que han intentado calcular cuál debería ser ese «precio social» han encontrado que hay tantos factores involucrados y que el precio debe proyectarse sobre un horizonte de tiempo tan largo que es realmente imposible asignar un valor monetario al daño social. – ¡Las estimaciones del precio del carbono oscilan entre $ 14 por tonelada de CO2 y $ 386! “ Es imposible un cálculo aproximado de las incertidumbres en el caso de los efectos catastróficos o irreversibles, de baja probabilidad pero muy perjudiciales”. De hecho, donde se ha intentado aplicar un precio al carbono, ha sido un miserable fracaso a la hora de la reducción de emisiones o, en el caso de Australia, el gobierno lo ha dejado caer bajo la presión de las empresas de energía y minería.

La otra política del FMI es la inversión pública en «tecnología verde». Aquí el FMI se centra en la captura de carbono. Si bien la captura de carbono puede funcionar, al menos en teoría, es prohibitivamente costosa e incluso puede convertirse en parte del problema. Por ejemplo, un consorcio que incluye a Amazon y Microsoft invirtió en CarbonCure Technologies, una empresa canadiense que busca reducir las emisiones de dióxido de carbono del hormigón. Pero la producción de cemento, el ingrediente clave del hormigón,  genera tanto CO2  que si la industria fuera un país, solo China y Estados Unidos emitirían más CO2 en un año.

Además, la captura de carbono aún está en pañales: solo hay unos 20 proyectos en uso comercial en todo el mundo, según la AIE. E incluso los partidarios de CCT admiten que «estamos en un punto de inflexión y nadie sabe exactamente hacia dónde se inclinará», asegura Klaus Lackner, un experto de la Universidad Estatal de Arizona que inventó los «árboles mecánicos» que eliminan el CO2 del aire. Lackner cree que es probable que el mundo supere el límite de calentamiento global de 1,5 ° C establecido en el acuerdo climático de París. «Vivimos en un mundo acelerado que superará los 1,5 ° (…) Vamos a tener que pisar más fuerte los frenos y vamos a tener que recuperar carbono».

Las propuestas de política del FMI están creando una ‘cortina de humo’ (¡literalmente!) Para ocultar la realidad de que, mientras la industria de los combustibles fósiles y los otros grandes emisores multinacionales de gases de efecto invernadero no se toquen y no se incluyan en un plan para eliminarlos gradualmente, se superará el punto de inflexión hacia un calentamiento global irreversible.

El grupo de analistas de energía más autorizado del mundo, la Agencia Internacional de Energía, descubrió en su último informe anual que el mundo se encamina hacia un calentamiento global superior al límite más agresivo del Acuerdo de París de 1,5 ° C. La agencia considera que sacar del sistema energético los combustibles fósiles costaría un 25% más que los 54 billones de dólares que se espera que el mundo invierta de aquí a 2040.

En su 2020  World Energy Outlook , la IEA afirma que “La era del crecimiento de la demanda mundial de petróleo llegará a su fin en la próxima década, pero sin un gran cambio en las políticas gubernamentales, no hay señales de un rápido declive. Según la naturaleza de las actuales políticas, un repunte económico global pronto haría que la demanda de petróleo volviera a los niveles anteriores a la crisis».

Lograr una reducción de alrededor del 40% en las emisiones para 2030 requiere, por ejemplo, que las fuentes de bajas emisiones proporcionen casi el 75% de la generación de electricidad mundial en 2030, frente a menos del 40% en 2019, y que más del 50% de los automóviles de pasajeros vendidos en todo el mundo en 2030 sean eléctricos, frente al 2,5% en 2019.

Crecimiento de la demanda mundial de energía primaria por escenario, 2019-2030.

Y si la infraestructura energética actual continúa funcionando como lo ha hecho en el pasado, forzaría por sí misma un aumento de temperatura de 1,65 ° C. Es decir, más allá del punto de inflexión para la extinción de especies a nivel planetario, un clima destructivo y la migración masiva.

(Tomado del blog de Michael Roberts)

(Visited 22 times, 1 visits today)