Combate aeronaval de Coquimbo en 1931: otra traición del PC

por Juan García Brun

La insurrección de la marinería en 1931, contra el Gobierno de Trucco, es uno de los hechos políticos de mayor relevancia en la relación entre los institutos armados y el movimiento obrero y su estudio resulta obligado para comprender su ulterior desarrollo durante la Unidad Popular.

Se trató de un amplio movimiento que comenzó reivindicando el salario y condiciones de trabajo, para terminar exigiendo reforma agraria y la expropiación de los medios de producción. Fue un preludio de la República Socialista de Grove y una extrema expresión de la radicalización de la tropa y marinería, fenómeno en esa época de alcance mundial.

El Partido Comunista en esa época sostenía la ultra sectaria concepción llamada del Tercer Período en virtud de la cual consideraba socialfascistas a las otras corrientes de la izquierda, es el antecedente de los zig zag que desembocan en los frentes populares de signo opuesto y de la derrota del proletariado alemán que llevó a los nazis al poder.

Requeridos los comunistas por la marinería a apoyar su movimiento, el PC se excusó exigiéndoles que para contar con su apoyo debían proclamar que su movimiento era comunista, cosa que, obviamente, los marinos no estaban en condiciones de hacer.

El resultado: luego intensas negociaciones y de combates en Talcahuano y Coquimbo, el movimiento, aislado, cede, sus dirigentes son apresados y 6 de ellos condenados a muerte. Fue nuestra sublevación del Potemkin, sin bolcheviques que pudiesen aquilatar programáticamente esta experiencia.

La foto que acompaña esta nota corresponde al combate aeronaval del 6 de septiembre de 1931, iniciado a las 17:00 y aunque ingenuamente retocada, logra transmitir la magnificencia del enfrentamiento entre la aviación gobiernista y la marina. Los retoques son autoría de un entusiasta anónimo, sacudido por la lucha de clases.

La lista de los fusilados por haberse alzado contra la oligarquía es la siguiente:

Ernesto González, suboficial preceptor (profesor);
Lautaro Silva, despensero;
Victoriano Zapata, sargento;
Víctor Villalobos, cabo artillero;
Juan Bravo, cabo primero;
Luis Pérez Sierra, cabo primero.

Los llevamos en el corazón.

Ir al contenido