Bordando la lucha popular para superar el confinamiento y aislamiento

por Guillermo Correa

La agrupación Bordadoras por la Memoria desarrolla desde hace varios años un valioso rescate de la Memoria Histórica  mediante el arte popular del bordado. A través de puntadas llenas de colores y emociones plasman sobre telas imágenes que mantienen viva la historia reciente de nuestro país. Laboran en forma colectiva para planificar y determinar cada una de las temáticas de los trabajos que realizan. 

La rebelión popular del 18 octubre del 2019 las llevó a dejar los temas de Memoria Histórica para insertarse y participar activamente en la rebelión en curso. Sus intervenciones callejeras – exponiendo hermosos bordados que reflejan la lucha popular y al mismo tiempo denuncian las atrocidades provocadas por la brutal represión por parte del gobierno de Sebastián Piñera – se insertaron en las movilizaciones y fueron parte activa de la protesta callejera. 

Una de sus últimas intervenciones fue durante la multitudinaria movilización de las mujeres del pasado 8 de marzo , en donde sus pequeñas obras de arte popular concitaron vivamente la atención de las manifestantes, quienes se acercaron a sacar fotografías, filmar videos e intercambiar opiniones con las integrantes de la Colectiva Bordadoras por la Memoria.

La emergencia sanitaria ha provocado un paréntesis en la lucha popular directa, pero las organizaciones  han buscado, creativamente, maneras para continuar funcionando. Las compañeras Bordadoras siguen activas y trabajando colectivamente pese al confinamiento y al necesario  aislamiento social provocado por el coronavirus. 

Mediante conversaciones y relatos entregados por algunas  de sus integrantes, los que transcribo más adelante, podremos conocer cómo están desarrollado este proceso de nuevo tipo.

Esta es la conversación sostenida con Cecilia Martínez:

¿Cuál es la situación actual de la Colectiva de Bordadoras por la Memoria?

“Estamos como todo el mundo en cuarentena, pero trabajando desde la casa en distintos Proyectos, porque la Comunidad del Parque Cultural nos ha solicitado participar  en una exposición virtual;  también estamos trabajando con una periodista argentina que está haciendo un trabajo con la Universidad de Valparaíso, y además tenemos una solicitud de una Socióloga de la Universidad de Valparaíso que realiza un trabajo de investigación sobre Memoria.”

¿Los bordados que están haciendo ahora son parte de lo que tenían programado cuando funcionaban presencialmente en el Parque Cultural?

“Nosotras trabajamos en forma independiente del Parque, definimos los temas y hacemos los bordados que acordamos  colectivamente. Empezamos a realizar los Bordados del estallido social, empezó la cuarentena y seguimos haciendo lo mismo, porque el estallido social no ha terminado, por eso seguimos con la misma temática y llevamos ya 22 tapices bordados. En el fondo nosotras hacemos Memoria, pero los temas contingentes también tienen que quedar en la memoria de la gente que viene después de nosotras. Esto queda plasmado, así como quedan las fotografías, en el trabajo nuestro.”

Entonces es una Memoria  Viva del presente…

“Claro, todos los días uno hace Memoria, de distintas situaciones, lo que uno haga es Memoria, en el fondo. El bordado tiene para nosotras las bordadoras el sentido de poder plasmar imágenes que quisiéramos que queden en el inconsciente colectivo, esperando también que sea en el consciente, y así contribuir a mostrar las luchas sociales y políticas de nuestra historia.”

Ustedes desarrollaron muchas exposiciones itinerantes junto al Colectivo El Brasero, ¿continúan en contacto con ellos?

“Sí, estamos siempre trabajando con ellos y en contacto en video conferencia. Ahora estábamos conversando de la difícil situación en que el país está y va a quedar más empobrecido de lo que estaba, entonces estamos preocupados de cómo participar en esto, cómo involucrarnos en algún tipo de ayuda para la tercera edad, de  las personas que están sin trabajo, como hacíamos en el tiempo de la dictadura con las ollas comunes o los comedores comunitarios en las poblaciones. Un trabajo de solidaridad, porque aparte de bordar tenemos el deber moral de “salir a la calle” de otra forma.”

Como Colectiva, ¿cómo lo hacen para juntarse, para seguir en contacto?

“Usamos algunas plataformas como Zoom, a través del Washapp, y así nos ponemos de acuerdo para hacer algunas cosas, pero tratamos de mantener la actividad. Hemos hecho ya reuniones por Zoom. El aislamiento social no nos ha aislado ni dejado sin ganas de seguir con nuestro trabajo. Desde nuestras casas nos seguimos contactando y participando de los proyectos en los cuales se nos invita a participar como Colectivo.”

Me podrías hablar de la Exposición Virtual que van a realizar el 2 de mayo próximo…

“Es sobre el estallido y se llama “Saltamos los Torniquetes para  Abrir las Alamedas”, que fue la exposición con que salimos a la calle, con otros bordados que se han ido agregando este último tiempo. Esto va dentro de una Convocatoria hecha por la Comunidad del Parque Cultural a las organizaciones artísticas y culturales de la región. Eso es independiente de la institución Parque Cultural, lo hace la Comunidad de artistas y nosotros hicimos una propuesta que fue aceptada y elegida para participar. Entonces vamos amostrar nuestro trabajo en una Exposición Virtual. “

Respecto a la emergencia sanitaria que estamos viviendo, que me puedes comentar…

“Con toda la gente que nos comunicamos conversamos de esto y vemos que la lucha del pueblo visibilizó las injusticias sociales. También hemos visto que es precisamente la gente que estaba organizándose y luchando de antes y en el estallido social  la que está participando en el propio cuidado. El estar más unidos antes de que llegara esta pandemia fue un factor muy favorable para enfrentarla.  Esta misma unión ha servido para que los adultos mayores y la gente más desprotegida pueda recibir ayuda, por ejemplo,  de los muchachos que estaban en la Primera Línea. Conozco un grupo de jóvenes que se juntan para ir a comprar en la Feria y ayudar a quienes lo necesitan. Si no hubiera existido el estallido social habríamos estado más mal preparados para enfrentar esta situación, creo yo.”

Posteriormente me comuniqué con María Angélica Barrientos, preguntándole en qué situación se encuentran como organización:

“En este momento nuestra situación es igual a la de la mayoría de las organizaciones sociales, en donde estamos en forma prioritaria cuidando nuestra salud y la de nuestro entorno. Pero igualmente seguimos en contacto. Tenemos un grupo de Washapp que es donde conversamos de lo cotidiano, del día a día, de la información también. Nosotras como grupo comenzamos casi con puras adultas mayores y ahora es transversal, hay personas de  todas las edades. Esto ha sido una medida para estar activas, ya que no podemos juntarnos en forma directa.”

¿Cómo lo hacen para reunirse como Colectiva?

“Existen distintas plataformas, como el zoom por ejemplo, donde una de nosotras se conecta y hace la invitación a cada una de las otras integrantes y eso es muy emocionante, ya que nos permite estar juntas nuevamente. Esto lo hacemos una vez a la semana, igual como cuando lo hacíamos en vivo y en directo, los días martes, igual que siempre. El problema es coordinar bien los horarios, ya que muchas hacen teletrabajo o han tomado cursos online, pero igual logramos ponernos de acuerdo”.

Cecilia me decía que no han retomado la Memoria Histórica como temática, sino que siguen adelante con trabajos relacionados con la rebelión popular.

“En este momento efectivamente seguimos trabajando en ese tema, pero eso lo vamos evaluando entre todas para definir si retomamos otros temas o no.”

Podrías comentarme de la Exposición Virtual en que participarán

“La exposición la vamos a hacer a través de nuestro Facebook Colectiva Bordadoras por la Memoria el día sábado 2 de mayo. La parte técnica va a funcionar en la casa de Cecilia, en donde ella va a ir mostrando cada uno de los bordados de la contingencia, pero en detalle. Va a haber un espacio en que cada una de nosotras va a explicar su bordado y si nos complica la tecnología, enviaremos un escrito que leerá Cecilia. La Asamblea del Parque, todas las organizaciones que trabajamos en el Parque, es la que organiza esta actividad”.

Qué me podrías comentar acerca de la situación de emergencia que estamos viviendo y la situación de las movilizaciones populares…

“Pienso que toda esa organización que se formó al calor del estallido no se pierde, se transforma como en una especie de maduración. Como que los grupos han logrado compenetrarse humanamente, amorosamente, como una semilla que está germinando. Ha sido y va a ser hermosa esta vuelta a nacer. Yo creo que la lucha va a ser diferente porque va a crecer, va ser mucho más grande de la que fue, porque las personas comunes y corrientes se están dando cuenta de cómo las han engañado, porque se dan cuenta que en esta sociedad no ha habido respeto por el ser humano.”

Deseas agregar algo más…

“Sí, yo no había dimensionado el valor de nuestro trabajo hasta que salimos a la calle y en especial durante la movilización del 8 de marzo, en donde muchas chiquillas de acercaron a conversar con nosotras y nos hicieron ver la importancia que tiene. Y esto fue porque nosotros definimos que teníamos que participar en las movilizaciones, porque la lucha está en la calle, con bordados y todo. Nuestra participación en las marchas fue muy hermosa. Ahora estamos en el período del descanso del guerrero, o más bien dicho de la guerrera.                                                       El bordado que ahora estoy terminando representa a una familia sobreviviendo a la cuarentena en 40 metros cuadrados, pero así y todo se manifiesta en el Plebiscito simbólico este 26 de abril con un contundente Apruebo, porque queremos vivir, pero vivir dignamente.”

También recibí algunos testimonios de otras integrantes de la Colectiva Bordadoras por la Memoria,  los cuales transcribo a continuación:

Rubi Lillo:

El 1er bordado, «Resistir la Violencia Estatal»,  fue cuando empezó el estallido social y representa una mujer protestando, como todas lo hacíamos, con un sartén y una cuchara en la mano.
Luego hice otro representando a los muertos durante las protestas, por eso borde a Daniela Carrasco,  «La Mimo» callejera,  quien fue encontrada colgada de una reja, ahorcada, después de haber sido detenida por Carabineros. Aparece junto al ícono del «negro matapacos»,  reconocido por su apoyo a los estudiantes en las protestas 2011. Ambos se encuentran en el cielo. Tuvo muy buena acogida en la marcha del 8 M.Y ahora que estoy bordando en cuarentena hice el Principito rebelde,  con una bomba de flor en la mano y una mascarilla pidiendo » Que lo esencial se vuelva VISIBLE «
Ha sido muy reconfortante y buena terapia bordar en cuarentena.
Además que igual hemos tenido reuniones virtuales .Conversamos,  bordamos o tejemos y pasa rápido el tiempo.”

Jenniferth Estay:

“Mi primer bordado,  «La Mimo»,  fue una mescla de emociones. Al bordar a Daniela quería que su cara fuera vista en la marcha del 8M, porque esa era su voz diciendo no me olviden estoy acá, pensé en mi hija,  en mis sobrinas,  en cómo se puede romper todo,  pero también pensé en las miles de mujeres que salimos a marchar marcando un hito histórico, por ellas por las que vienen por las que no están.                                                                                                                                                Y mi actual bordado es una bailarina con una M16. Este bordado muestra, a mi parecer, la presencia del arte en el estallido, ya que es fundamental para cambiar nuestra sociedad, pues es un reflejo de la realidad. Considero que ambas cosas, el arte y la lucha, van de la mano. El arte es el reflejo de los pueblos.
El aislamiento social ha permitido acercarnos de una manera diferente. Como bordadoras usamos las distintas plataformas para comunicarnos, estamos presentes y hablamos a diario. Para mí es un ejemplo como manejan el aislamiento las bordadoras más grandes,  eso me motiva, hago cosas,  leo,  tejo, bordo,  pienso en nuevos bordados.

Edith Riquelme:

“Mi bordado actual es una flor en donde aparece el rostro de una mujer, ella es mi  mamá, quien murió buscando a mi hermano. Fue de esas mujeres grandes que están en nuestra memoria. Por eso en el bordado escribí “Madre, seguiremos luchando por  la justicia, contra el olvido y el silencio”

Sonia Ulloa Campos:

“En el mes de octubre le dediqué un homenaje a los hermanos mapuche titulado «No más muertes por luchar». 
En diciembre, mi bordado está dedicado a las mujeres de la 1ra línea,  titulado 
«Gracias hermanas capuchas»
Después hice un bordado de un  un ojo, que es muy representativo, y así título 
«Vivir en Chile cuesta un ojo de la cara»
Ahora estoy trabajando en un bordado dedicado a los estudiantes que son el futuro de Chile. Para mí, estos bordados y los de mis compañeras son como una fotografía, en ellos nosotras plasmamos la contingencia, lo que está  pasando.”

Claudia Espinoza:.

“Mi bordado es:” Todxs en la calle contra la dictadura Neoliberal”. En el quise plasmar el sentimiento de unión de la gente en la calle, donde sin conocernos, estamos juntxs por un fin común, el término de este sistema dictatorial que nos dice como debemos vivir, desde lo económico, político y personal. La lucha social no solo es económica, también es un deseo de emancipación personal,  donde también cambiamos el lenguaje,  donde todxs seamos reconocides. 
Con respecto al aislamiento social puedo decir que el poder mantener el contacto con las bordadoras me permite mantener activa mi mente y espíritu en la contingencia, sentir desde el ejemplo que me dan mis compañeras que la lucha y resistencia continúa, estemos donde estemos. El contacto me permite mantener el espíritu vivo.”

 Tegualda Tapia:“Hoy, confinada en mi refugio, bordo una imagen histórica sobre las Jornadas de Trabajo Voluntario desarrolladas en el Gobierno Popular. He modificado su leyenda llamando a cambiar la Constitución impuesta en dictadura. Ha sido un trabajo lento, pero hermoso, pensando que esto se hará realidad a partir del plebiscito de octubre. Conectada con mis compañeras a través de redes sociales nos mantenemos en la lucha por cambiar los destinos de este azotado país. Estoy en un lugar donde la cobertura y señal telefónica no es la mejor, pero la conexión con las personas que amo y que tienen importancia en mi vida continúa a través del “Hilo Rojo”, como cuenta la leyenda, saltando mares, cerros y montañas. Nosotras volveremos a terminar lo comenzado en octubre 18. Lo prometemos!!!”

(Visited 6 times, 1 visits today)