Asesinados por el Estado

de COR-Chile

En el transcurso de la jornada de ayer, comunidades mapuches protestaban en Cañete contra el despliegue de militares y blindados en la región de la Araucanía. Carabineros desplegaron una cruenta represión la que fue respaldada por infantes de marina, que desde sus vehículos desataron ráfagas de munición militar contra manifestantes y transeúntes, mujeres y niños, asesinando a Jordan Lempi (23 años) y a Ivan Porma (44 años). Del mismo modo en la ruta hacia Tirúa, que estaba bloqueada por los propios militares, dejando pasar vehículos se pusieron a disparar contra los mismos a medida que estos circulaban, dejando a varios heridos de bala, incluida una menor de 9 años, según algunos testimonios.

Esta es la consecuencia directa del Estado de Excepción montado en la zona por el gobierno con el fin de intentar azuzar a los elementos más reaccionarios de la pequeñoburguesía en medio de las campañas electorales presidenciales. La intensificación de la militarización de la zona ha motivado distintas acciones de resistencia ante la ocupación y despliegue represivo, al tiempo que se suceden puestas en escena de grupos armados por terratenientes y empresarios forestales para inducir a confusión y aplicar el terrorismo estatal. Esto a pocos días de la conmemoración del segundo año del levantamiento semiinsurreccional del 18 de Octubre el que fue recordado reiterando masivas movilizaciones y saqueos a supermercados, lo que llevó a todos los candidatos presidenciales a condenar la «violencia»… de los explotados.

Iniciada su labor de redacción constitucional el mismo 18 de Octubre, con pomposos discursos de un «nuevo Chile» por un «pacto social», la CC tuvo que salir obligada y momentáneamente de su burbuja, de convencionales danzando y cantando con guitarra en mano, espoleada por la ineludible lucha de clases que ni la constitución de Pinochet, aunque lo quiso, pudo conjurar. Así los convencionales mapuches salieron a repudiar los asesinatos sin que la militarización y el estado de excepción en la zona les haya perturbado el sueño en la víspera. Esta falta de pronunciamiento no es casual, se trata de los límites de la reforma estatal que empuja empeñosamente la pequeñoburguesía, que no tocará un ápice de la estructura del Estado burgués semicolonial, el que recostado sobre el imperialismo ha pertrechado con equipamiento y armamento del más avanzado a sus fuerzas represivas para someter a los trabajadores y el pueblo.
Los trabajadores y la juventud debemos enfrentar con masivas movilizaciones y acciones de resistencia el accionar represivo del Estado. Al mismo tiempo debemos batallar por recuperar los sindicatos para la lucha contra el imperialismo creando los comités de autodefensa necesarios para enfrentar la represión y derrotar el accionar y la trampas de la democracia para ricos.

Es prioritario que impulsemos la organización obrera y de la juventud levantando un Congreso de delegados de la clase trabajadora, donde se discuta un programa y un plan de acción para enfrentar al Estado y dar salida a la crisis capitalista. Es necesario levantar la bandera de la desmilitarización de la Araucanía, arrancar de las cárceles a los presos por luchar, la disolución de las fuerzas represivas y la destrucción del aparato burocrático-militar del Estado burgués en el camino de conquistar un gobierno de trabajadores.

Justicia por Jordan, Justicia por Iván
Abajo la militarización de la Araucanía
Libertad a los presos por luchar
Enfrentemos la represión, levantemos comités de autodefensa
Impulsemos un Congreso de Delegados de base de la clase trabajadora

Ir al contenido