Una historia del Marxists Internet Archive

por Jack Archie Stewart

El Marxists Internet Archive (MIA) comenzó en los turbulentos comienzos de la década de 1990, cuando el ímpetu anticomunista del consenso posterior a la Guerra Fría impidió a muchos en la izquierda publicar sus trabajos. Incluso el mundialmente conocido historiador Eric Hobsbawm no pudo publicar su libro de 1994, Historia del siglo XX (en inglés Age of Extremes), en Francia debido a la negativa a traducirlo por motivos políticos. Esto le llevó a él y a muchos otros pensadores radicales a reflexionar sobre el potencial de internet para comunicar ideas de izquierdas. 

En este ambiente reaccionario, la idea del MIA empezó a cristalizar. Para deconstruir las actitudes desinformadas de la izquierda que habían sido defendidas durante décadas de guerras frías, un individuo conocido sólo como «Zodiac» comenzó a transcribir y publicar los escritos de Marx y Engels en los grupos de noticias de Usenet. Este primitivo catálogo estaba sujeto a las debilidades de las prácticas de archivo de los grupos de noticias y resultó difícil para los usuarios acceder a él. Zodiac comparó esos primeros años con «vagar por los desiertos cibernéticos en éxodo» con un pequeño catálogo de escritos seleccionados. 

En 1993, la colección encontró un hogar más estable como parte de la Red de Sociología Progresista de la Universidad de Colorado. Con el nombre de Biblioteca Virtual Marx/Engels, la colección comenzó a expandirse con la ayuda de un pequeño equipo de voluntarios, ampliándose a más de 48 textos originales de Marx y Engels e incluyendo los escritos de Lenin, Trotsky y Daniel de León. El archivo había empezado a llegar a un público global de usuarios hasta que fue retirado por la Universidad de Colorado en 1995. Zodiac bromeó en un correo electrónico: “al parecer, Karl Marx sigue siendo un hombre peligroso. Como mínimo no es políticamente correcto en los estados republicanos”. Quedó claro que para seguir activo el archivo necesitaría un hogar permanente, y en 1996, tras trasladarse a un servidor comercial, nació el Marx/Engels Internet Archive (MEIA).

Democratización del archivo

A partir de 1997, los debates internos comenzaron a sacudir la administración del archivo. A medida que la colección crecía, también lo hacía el equipo. Más personas empezaron a asumir la responsabilidad de varias secciones del sitio, aunque Zodiac mantuvo un papel dominante. Muchos voluntarios estaban preocupados por el carácter antidemocrático de la gestión del archivo. Las disputas llegaron a su punto álgido, y con la decisión de Zodiac de dar marcha atrás en la expansión del archivo más allá de la obra de Marx y Engels (una medida que habría hecho redundante gran parte del trabajo de los voluntarios) muchos voluntarios se separaron del proyecto. 

En julio de 1998, un grupo de voluntarios del MEIA lanzó lo que se convirtió en el Marxist Internet Archive. El nuevo archivo funcionaba bajo la dirección de una constitución de siete puntos que consolidaba un enfoque democrático en la administración. El MIA creció rápidamente tanto en alcance como en número de lectores, y en enero de 2000 el sitio recibía 32.000 visitantes al mes. 

El archivo se globalizó cada vez más en el nuevo milenio y, con la ayuda de una red mundial de voluntarios, comenzó a albergar traducciones de muchos textos marxistas fundamentales, así como un archivo no inglés. Esto incluyó la primera traducción al urdu del volumen 1 de El Capital de Marx, tras un esfuerzo de traducción de dos años por parte del administrador Ibne Hasan y el voluntario Imtiaz Hussain.

Bajo ataque

El continuo crecimiento del archivo trajo consigo desafíos. En enero de 2007, el sitio sufrió una avalancha de ataques DDOS sostenidos, que en un principio se consideraron un intento del gobierno chino de eliminar los textos chinos del archivo. Estos ataques, unidos a los problemas del servidor y al cierre de su proveedor de servicios, crearon una tormenta perfecta de problemas técnicos para el MIA. 

Einde O’Callaghan, uno de los administradores del MIA desde hace mucho tiempo, recordó el impacto de las dificultades técnicas: “[los ataques DDOS] destruyeron por completo nuestro servidor y nos dejaron fuera de servicio durante varias semanas, aunque nuestras réplicas en varias partes del mundo fueron capaces de compensar la situación”. Duda que los ataques sean un esfuerzo concertado del gobierno chino. En su opinión, es más probable que un grupo de piratas informáticos utilizara una red de ordenadores secuestrados situados en China: “porque teníamos y seguimos teniendo buenas relaciones con una serie de institutos académicos dentro de China, y en parte porque en ese momento la seguridad en esos complejos informáticos chinos era notoriamente pobre”. 

En 2014, la editorial Lawrence and Wishart presentó un recurso judicial por varios volúmenes de las Obras Completas de Marx y Engels (MECW) que se encontraban gratuitamente en el sitio. Como L&W tenía los derechos intelectuales del material desde 1975, exigió que se retiraran las versiones de la MIA para preparar la publicación de una colección académica. 

La reclamación de derechos de autor causó un gran revuelo en Internet y se creó una petición en Change.org para protestar por la medida, que reunió algo más de 6.000 firmas. Los comentaristas de la petición señalaron que «Marx y Engels se revolverían en sus tumbas si una empresa privada con ánimo de lucro se hiciera con la propiedad de sus escritos». Se produjo un tira y afloja legal y en una declaración publicada en mayo de 2014, Lawrence y Wishart destacaron que: “Debido al vigor de las opiniones, estamos considerando qué podemos hacer para satisfacer el deseo de un mayor acceso…”. A partir de ahora, el MECW puede leerse íntegramente de forma gratuita en su sitio web, junto con una colección física cuyo precio es de 1.600 libras.

El MIA hoy

Desde principios de 2020, el sitio ha experimentado un importante aumento de tráfico. Einde teoriza dos impulsos detrás de esto: 

«[Con el confinamiento] la gente tiene más tiempo libre y, en general, pasa más tiempo en línea. Además, creo que mucha gente está aprovechando esta oportunidad para buscar respuestas a las diversas crisis reveladas por los desafíos actuales y las están recurriendo al marxismo para entenderlos»

El estilo retro del MIA puede parecer a menudo anticuado cuando se compara con el contenido activista elegante y bien cuidado que se puede encontrar en línea hoy en día. Sin embargo, el MIA sigue siendo un recurso vital para activistas e investigadores por igual. La riqueza de la literatura -procedente de individuos de todo el mundo- ha servido como punto focal en los debates históricos y contemporáneos sobre ideología y activismo. Las colecciones de publicaciones periódicas y panfletos contemporáneos pueden ayudar a iluminar el matiz que a menudo se ha extinguido de muchas discusiones populares sobre el marxismo y la izquierda históricamente. El MIA ofrece una colección gratuita, organizada democráticamente y accesible que atrae a expertos de todo el mundo para preservar el pasado radical en la era digital.

(Tomado de Red Pepper)

Ir al contenido