Entrevista a Simone de Beauvoir: «Sartre, el segundo sexo y la maternidad»

Margaret A. Simons: Tengo una pregunta sobre la influencia de Sartre en El segundo sexo. Escribiste en La plenitud de la vida que las preguntas de Sartre sobre tu infancia, sobre el hecho de que te criaron como una niña, no como un niño, son las que te dieron la idea de El segundo sexo.

Simone de Beauvoir: No, no exactamente. Yo había empezado, bueno, él fue quien me lo dijo… Quería escribir sobre mí y me dijo: “No olvides explicar en primer lugar qué es ser mujer”. Y le dije: “Pero eso nunca me molestó, siempre fui igual a los hombres”, y él dijo: “Sí, pero, aun así, te criaron de manera diferente, con mitos diferentes y una visión diferente del mundo”. Y le dije, “eso es verdad”. Y así es como comencé a trabajar en los mitos. Y luego, me animó diciendo que, para comprender los mitos, uno tenía que entender la realidad. Así que tuve que volver a la realidad, todo eso, fisiológicamente, históricamente, etc. Luego, continué por mi cuenta sobre la situación de las mujeres tal como la veía.

Margaret A. Simons: Escribiste en alguna parte que nunca sufriste por ser mujer en tu infancia.

Simone de Beauvoir: No, nunca sufrí.

Margaret A. Simons: Pero ¿no era tu infancia diferente de la de un niño? Cuando hiciste la investigación para El segundo sexo, ¿eso cambió la interpretación de tu infancia?

Simone de Beauvoir: No de mi propia infancia, pero interpreto de manera diferente la infancia de otras personas. Veo muchas mujeres cuya infancia fue desfavorable en comparación con la de un niño. Pero para mí, mi infancia no fue desfavorable.

Margaret A. Simons: Recuerdo un pasaje de Memorias de una joven formal. Estabas pasando por la escuela secundaria de un niño…

Simone de Beauvoir: Ah sí, cerca del Colegio Stanislas. Y pensé que tenían una educación superior, eso es cierto. Pero al final, me adapté al mío porque pensé que más adelante podría continuar con la educación superior. Pero en ese momento, sí, pensé que había algo más intelectual en ellos que en nuestro curso de estudio.

Margaret A. Simons: ¿Y este fue el caso?

Simone de Beauvoir. Sí, era cierto.

Margaret A. Simons: En tu autobiografía, escribiste que hubo un desacuerdo entre tú y Sartre con respecto a la literatura y la filosofía, y la vida. Él hizo lo uno antes que lo otro, ¿y tú hiciste lo contrario?

Simone de Beauvoir: Sí, eso es correcto.

Margaret A. Simons: Y en algún lugar describiste que la sexualidad y la pasión te abrumaban cuando eras joven. Siempre pensaste que era una cuestión de voluntad, un acto de la voluntad. Y pensaste que el cuerpo, esa pasión, podría abrumar… Esa es una diferencia entre ustedes dos.

Simone de Beauvoir: Sí, Sartre fue mucho más voluntarista. Pero también pensó eso sobre lo abrumador. Pensaba que si te abrumabas era porque habías dejado que sucediera y con fuerza de voluntad, podrías vencer lo abrumador.

Margaret A. Simons: Pensé que quizás eso podría ser un problema en El segundo sexo. Usaste la filosofía de Sartre, que es voluntarista, pero estudiaste el cuerpo, la pasión y la formación de las chicas. Y tú cuestionaste que hubiese una opción…

Simone de Beauvoir: De todos modos, hay una opción en el sentido sartreano, es decir, las elecciones siempre se hacen en una situación determinada y, a partir de la misma situación, uno puede elegir esto o aquello. Uno puede tener diferentes opciones en una sola situación. Es decir, se es una chica con cierta formación física y cierta formación social, pero a partir de eso, uno puede elegir aceptarlo o escapar de ello… Bueno, naturalmente, la elección en sí depende de varias cosas. Pero después de todo, todavía hay cierta libertad o elección, incluso en la renuncia, por supuesto.

Margaret A. Simons: ¿Pero no pensaste que era un gran problema para ti, reconciliar la base filosófica sartreana con tu investigación en biología, sobre el cuerpo?

Simone de Beauvoir: Pero Sartre no fue tan voluntarista. En El ser y la nada, había muchas cosas sobre el cuerpo.

Margaret A. Simons: Y en 1949, también cambió sus ideas.

Simone de Beauvoir: Oh no, El ser y la nada, que escribió mucho antes de eso, está lleno de textos sobre el cuerpo. El cuerpo siempre tuvo mucha importancia para él.

Margaret A. Simons: Pero no es exactamente la misma importancia que para ti.

Simone de Beauvoir: Cuando, en El ser y la nada, habla tanto de masoquismo como de sadismo, de amor, etc., el cuerpo también desempeña un papel muy importante para Sartre. Sí, siempre.

Margaret A. Simons: ¿Y eso no fue un problema para ti?

Simone de Beauvoir: No, en absoluto.

Margaret A. Simons: ¿Y no crees que haya cambiado sus ideas en ese momento?

Simone de Beauvoir: No.

Margaret A. Simons: ¿Cómo reaccionó él a tu libro, (El segundo sexo)?

Simone de Beauvoir: Lo leyó en el camino, mientras lo escribía, ya que siempre leíamos el trabajo del otro. De vez en cuando, después de leer un capítulo, me decía que había correcciones, como a veces yo se le decía a él. Así que ese libro también lo leyó como yo lo escribí. Así que no le sorprendió en absoluto el libro. Estaba completamente de acuerdo conmigo.

Margaret A. Simons: No mucho antes de que escribieras El segundo sexo, él escribió Baudelaire, mencionando muy poco sobre la infancia de Baudelaire. Y luego, en San Genet, escribió mucho sobre la infancia de Jean Genet. Tal vez su interés en la experiencia de la infancia podría haberle interesado también.

Simone de Beauvoir: No, no lo creo. Creo que eso fue un desarrollo. Baudelaire fue escrito muy rápidamente y para Genet quería hacer algo más extenso. Y luego, el propio Genet habla mucho sobre su infancia y sobre los niños, por lo que es el tema que Genet requería, que se hablara mucho sobre la infancia…

Margaret A. Simons: Veo diferencias entre tu perspectiva en El segundo sexo y la perspectiva de El ser y nada. Has dicho que en las relaciones sociales hay que buscar la reciprocidad. Ese es un tipo de optimismo que no estaba en El ser y la nada. ¿Estás de acuerdo? ¿Hay alguna diferencia, al menos en actitud si no es en filosofía?

Simone de Beauvoir: Sí, en efecto, creo que la idea de reciprocidad vino más tarde para Sartre. La tuvo en La Crítica de la razón dialéctica. En El ser y la nada, la reciprocidad no es su tema. Pero eso no significa que no creyera que la reciprocidad fuera la mejor manera de vivir las relaciones humanas. Eso era lo que él creía. Es sólo que no era su tema en El ser y nada, porque en El ser y nadaestaba preocupado por el individuo y no tanto por las relaciones entre individuos…  Es decir, en El segundo sexo, me coloco mucho más en un plano moral, mientras que Sartre se ocupó de la moralidad más adelante. De hecho, nunca trató exactamente con la moralidad. En El ser y la nada, no está buscando la moral, está buscando una descripción de lo que es la existencia… Es más, una ontología que una ética.

Margaret A. Simons: Ahora una pregunta final sobre la maternidad. Tú abriste tu discusión sobre la maternidad en El segundo sexocon un estudio sobre el aborto y describiste la infancia como algo bastante negativo, como una actividad inhumana.

Simone de Beauvoir: No, no dije eso exactamente. Dije que podría haber una relación humana, incluso una relación completamente interesante y privilegiada entre madre e hijo, pero que, en muchos casos, era por orden del narcisismo o la tiranía o algo así. Pero no dije que la maternidad en sí misma siempre fuera algo que debía condenarse, no, no dije eso. No, algo que tiene peligros, pero obviamente, cualquier aventura humana tiene sus peligros, como el amor o cualquier cosa. No dije que la maternidad fuera algo negativo.

Margaret A. Simons: Pensé que habías dicho que no apoyaba el sentido de lo humano.

Simone de Beauvoir: No, no dije que la maternidad no es compatible con el sentido humano. No, estoy segura de que nunca dije eso.

Margaret A. Simons: ¿Es esta una pregunta que te interesa ahora?

Simone de Beauvoir: Sí, por supuesto, la maternidad me interesa mucho, porque también se discute mucho en los sectores feministas. Hay feministas que son madres y, por supuesto, sólo porque una está a favor del aborto, naturalmente, todas las feministas están a favor del aborto, pero eso no significa que no haya algunas que hayan elegido tener hijos. Y creo que esa puede ser una elección completamente válida, lo cual es muy peligroso hoy porque toda la responsabilidad recae en los hombros de la mujer, porque en general es la maternidad esclavizada. Una persona amiga ha escrito un libro llamado Esclavitud materna. Pero la maternidad en sí misma no es algo negativo o algo inhumano.

No, ciertamente no escribí que la maternidad no tenía un sentido humano. Es posible que haya dicho que uno tenía que darle uno o que el embrión, siempre y cuando todavía no se considere humano, siempre que no sea un ser con relaciones humanas con su madre o su padre, no es nada, uno puede eliminar el embrión. Pero nunca dije que la relación con el niño no era una relación humana. No, no, vuelve a leer el texto, no lo tengo aquí.

Escuche, estoy muy contenta de que esté emprendiendo la nueva traducción de El segundo sexo, y corrija la mala traducción de “la réalité humaine” como “la verdadera naturaleza del hombre” ya que la base del existencialismo es precisamente que no hay naturaleza humana, y por lo tanto no hay “naturaleza femenina”. No es algo dado. Hay una presencia en el mundo, que es la presencia que define al hombre, que se define por su presencia en el mundo, su conciencia y no una naturaleza que le otorga a priori ciertas características. Es un gran error haberlo traducido de esa manera.

Margaret A. Simons: “La identidad de la mujer” es un tema importante en Estados Unidos, ahora, con muchas feministas que buscan una naturaleza femenina.

Simone de Beauvoir: También hay mujeres en Francia que hacen eso, pero estoy completamente en contra porque al final vuelven a las mitologías de los hombres, es decir, esa mujer es un ser aparte, y eso me parece completamente erróneo. Mejor que se identifiquen como un ser humano que resulta ser una mujer. Es una situación determinada que no es la situación de los hombres, por supuesto, pero ellas no deben identificarse a sí mismas como mujeres.

Margaret A. Simons: En América, la cuestión de la identidad de la mujer a menudo se relaciona con la vida; una mujer a veces se queda embarazada cuando está insegura de su identidad. ¿Te resultó bastante difícil porque casi todas las mujeres de tu generación, todas tus amigas eran madres?

Simone de Beauvoir: No, en general, mis amigas no son madres. La mayoría de mis amigas no tienen hijos. Por supuesto, tengo amigas con niños, pero tengo muchas amigas sin niños. Mi hermana no tiene hijos; mi amiga Olga no tiene hijos, muchas, muchas mujeres que conozco no tienen hijos. Hay algunas que tienen un hijo y no es gran cosa. No se consideran madres, además trabajan. Casi todas las mujeres con las que estoy conectada trabajan. O son actrices, o son abogadas. Hacen cosas además de tener hijos.

Entrevista realizada por Margaret A. Simons, filósofa, profesora de estudios de la mujer y presidenta de la «Sociedad Internacional Simone de Beauvoir» en Estados Unidos. Publicada en la revista de filosofía feminista Hypatia http://hypatiaphilosophy.org/, Vol. 3, nº 3. Traducción de Leandro Sánchez Marín y Melissa Hincapié Ochoa para ennegativo ediciones, Medellín.

Ir al contenido