11-S: veinte años después

por Hamid Alizadeh

Hace veinte años, Estados Unidos fue testigo del mayor y más sangriento ataque de la historia moderna en su país. Al menos 2.977 hombres y mujeres murieron y al menos 25.000 resultaron heridos después de que una banda de terroristas estrelló una serie de aviones comerciales contra las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York, dejando al pueblo estadounidense en un estado de conmoción e incredulidad.

En todo el mundo, millones de personas observaron con horror las escenas devastadoras de personas desesperadas atrapadas en los pisos superiores de las torres, algunas de las cuales saltaron a la muerte en lugar de enfrentarse a quemarse vivas, poco antes de que las torres colapsaran, dejando a miles enterrados bajo los escombros.

Pero lo que siguió a esta tragedia fue una vergüenza para la memoria de todas esas personas inocentes que perdieron la vida ese día. El polvo apenas se había asentado y la sangre de las víctimas apenas se había secado antes de que los buitres comenzaran a dar vueltas. Aprovechando el estado de ánimo del dolor nacional, lanzaron un bombardeo de mentiras y propaganda de guerra con el fin de hacer que la población estadounidense aceptara que Estados Unidos fuera a la guerra, supuestamente para vengarse del ataque. La Ley Patriota (Act Patriot) y otras leyes fueron aprobadas rápidamente por el Congreso, restringiendo severamente los derechos civiles y expandiendo drásticamente los poderes de vigilancia del Estado. Todo esto en nombre de una supuesta ‘Guerra contra el Terrorismo’ y de la ‘defensa de la democracia’.

Uno tras otro, durante días y días, personas como el entonces presidente George W. Bush, Dick Cheney y una corriente interminable de otros funcionarios, comandantes militares y «expertos» aparecieron en la televisión denunciando el ataque a la «libertad» por parte de «las fuerzas malvadas” del Islam. El exSecretario de Educación William Bennett y una serie de otros neoconservadores instaron al gobierno a «declarar la guerra al Islam militante», afirmando que «Estados Unidos debería seguir como en una guerra, porque es una guerra». Bennett y su pandilla llamaron a la guerra contra Irak, Irán, Siria y Libia, a pesar de que ninguno de estos países tenía ningún vínculo con el ataque ni con la organización reaccionaria Al Qaeda detrás de él.

De los diecinueve secuestradores que llevaron a cabo los ataques, quince eran ciudadanos de Arabia Saudita, sin embargo, cualquier mención de Arabia Saudita estuvo notoriamente ausente en estas declaraciones públicas. De hecho, se hicieron todos los esfuerzos posibles para proteger los intereses saudíes, hasta el punto de permitir que ocho aviones fletados alejaran del país de forma segura a saudíes de alto nivel, a partir del 13 de septiembre, a pesar de que el espacio aéreo estadounidense todavía estaba bloqueado. Entre los que viajaban en los vuelos, estaba el difunto príncipe Ahmed Salman, que estaba vinculado a Al Qaeda y que más tarde se descubrió que tenía conocimiento previo del inminente ataque. Mientras se lanzaba una campaña racista y frenética de hostigamiento contra personas de orígenes de Oriente Medio, estas figuras oscuras vinculadas a uno de los regímenes más reaccionarios del mundo recibían verdaderas tarjetas de «salir libres de la cárcel».

Toda la evidencia sobre el origen de los ataques apuntaba hacia Arabia Saudita, que ha sido durante mucho tiempo el principal patrocinador mundial del fundamentalismo islámico. De hecho, fue la monarquía saudí, en colaboración con la CIA, la que originalmente había alimentado a Al Qaeda como parte de la insurgencia islamista contra los soviéticos en Afganistán en la década de 1980. Ahora, el monstruo de Frankenstein del imperialismo había escapado al control y se había convertido en un grave problema para Estados Unidos y  Occidente. Ni un solo canal de televisión mencionó este hecho, a pesar de tocar el tambor sobre la ‘Guerra contra el Terror’, día tras día. La clase dominante estadounidense buscaba reafirmarse en todo el mundo y dar ejemplo a algunos de sus enemigos. Que hubiera fomentado para empezar a tales enemigos era un detalle menor.

Arrogancia

Algunos izquierdistas con mentes superficiales creen con cierta convicción que la clase dominante es infalible y que todas sus decisiones corresponden a un gran plan elaborado hasta el último detalle en los salones del poder. Pero ese no es el caso en absoluto. Los errores y los accidentes juegan un papel en la historia. Tras el colapso de la Unión Soviética a principios de la década de 1990, Estados Unidos emergió como la única superpotencia en el escenario mundial. Ahora una pequeña banda de fanáticos religiosos reaccionarios le estaba avergonzando. Esto no era algo que podía tolerar.

Apareciendo en Fox News en la noche del 11 de septiembre, el alterado coronel David Hunt expresó sucintamente esta actitud cuando le dijo a Bill O’Reilly que era hora de que Estados Unidos «desatara a los perros de la guerra». Espumando por la boca, los perros de la cúpula del establishment militar se morían por dejarlos sueltos para restaurar su orgullo. Estando Arabia Saudita, la verdadera fuente del ataque, demasiado cerca del corazón de sus intereses, los fanáticos decidieron hacerlo en Afganistán, imaginando que era un blanco fácil para una demostración brutal de venganza del imperialismo estadounidense. Pero como dice la Biblia, «el orgullo viene antes de una caída».

Una vez tomada, la decisión resultó fatídica. La guerra de Afganistán fue una aventura condenada al fracaso. En vísperas de la caída de Kabul ante las tropas estadounidenses en noviembre de 2001, Alan Woods escribió:

“Una vez más, vemos cómo los estadounidenses no han pensado en ningún plan completo. Se imaginaron que una vez que hubieran expulsado a los talibanes de Kabul, el problema se resolvería. Pero ese no es el caso en absoluto. (…) Los talibanes han perdido su control del poder, pero no su potencial para hacer la guerra. Están muy acostumbrados a la guerra de guerrillas en la montaña. Lo hicieron antes y pueden volver a hacerlo. (…) Se abre la perspectiva de una prolongada campaña de guerrillas que puede durar años. La primera parte de la campaña de guerra aliada fue la parte fácil. La segunda parte no será tan sencilla.

“(…) Si el objetivo de este ejercicio era combatir el terrorismo, descubrirán que han logrado lo contrario. Antes de estos hechos, los imperialistas podían darse el lujo de mantener una distancia relativamente segura de las convulsiones y guerras de esta parte del mundo, pero ahora están completamente enredados en ella. Con sus acciones desde el 11 de septiembre, Estados Unidos y Gran Bretaña se han visto arrastrados a un atolladero del que será difícil salir”.

Cuán verdaderas se leen estas palabras hoy. No contentos con los resultados en Afganistán, Bush, Cheney y su pandilla, seguidos de sus leales perros falderos británicos, decidieron doblar la apuesta y abrir un nuevo frente en Irak, alegando que este último albergaba a fundamentalistas islámicos y armas de destrucción masiva. Por supuesto, estas eran mentiras descaradas. No hubo una presencia significativa del fundamentalismo islámico en Irak hasta después de la llegada de los imperialistas. El régimen de Saddam tampoco poseía armas de destrucción masiva. El verdadero objetivo de la guerra era acceder al petróleo iraquí, aumentar la presión sobre el régimen iraní y profundizar su presencia en áreas que anteriormente habían caído bajo la esfera de influencia soviética.

Los estadounidenses pensaron que esto sería un asunto rápido. De nuevo, calcularon mal. Al destruir al ejército iraquí, que había sido utilizado para mantener bajo control a Irán durante dos décadas, no solo desestabilizaron Irak, sino toda la región. Por un lado, la invasión fortaleció a los iraníes que construyeron una sólida base de apoyo entre la mayoría chií en Irak. Por otro lado, sentó las bases para el surgimiento del fundamentalismo islámico sunita, en el que los propios Estados Unidos se apoyaron hasta cierto punto para contrarrestar la influencia iraní, cuyo resultado gráfico vimos con el surgimiento del ISIS en 2014.

Hoy en día, los políticos y los supuestos expertos hacen cola frente a los medios occidentales para denunciar la situación a la que se enfrentan las mujeres afganas tras la toma del poder de los talibanes. Son lágrimas de cocodrilo hipócritas. No hay protestas por los derechos de las mujeres en Arabia Saudita. Afganistán, bajo la ocupación estadounidense, estaba lejos del cielo en la Tierra que se cree que fue. Según Airwars, los ataques con aviones no tripulados estadounidenses desde el 11-S han matado al menos a 22.000 civiles, y quizás hasta 48.000. Un informe de 2015 de Médicos por la Responsabilidad Social, estima que las campañas en Irak, Afganistán y Pakistán han provocado ¡1,3 millones de muertes! El informe concluye que “esta es solo una estimación conservadora. El número total de muertes… también podría superar los 2 millones, mientras que una cifra por debajo de 1 millón es extremadamente improbable».

En Irak, las mismas personas ‘amantes de la libertad’ que levantaron el escándalo por las supuestas armas de destrucción masiva no dudaron en utilizar armas químicas como el fósforo blanco en los barrios civiles de Faluya. Mientras tanto, Irak y Afganistán, los Estados dominados por Estados Unidos, estaban repletos de los gánsteres y sectarios más corruptos y reaccionarios. El imperialismo estadounidense no trajo la democracia y los derechos humanos a estos países. Trajo sectarismo, corrupción, muerte y destrucción a niveles sin precedentes.

Cambio en el ambiente

Si bien al principio hubo grandes protestas contra la guerra en los EE. UU., en general las masas estadounidenses se vieron obligadas inicialmente a aceptar las guerras después del impacto de los ataques del 11 de septiembre. Sin embargo, muy pronto este estado de ánimo cambió. Según Gallup, en su apogeo en 2002, el apoyo a la guerra de Afganistán fue del 93 por ciento. Sin embargo, a partir de aquí las cifras fueron cuesta abajo. Para 2019, después de 18 años de lucha a costa de miles de vidas estadounidenses y más de un billón de dólares, 6 de cada 10 estadounidenses dijeron que luchar en Afganistán no valía la pena. Los trabajadores estadounidenses de hoy están mucho más interesados en mejorar sus propias condiciones que en pagar la factura de guerras interminables en el extranjero. Este cambio de humor ha tenido importantes consecuencias políticas.

En 2012, la propuesta de la Administración Obama de bombardear Siria fracasó después de que el Congreso se negara a apoyarla, con solo el 9 por ciento de la población estadounidense a favor. En 2016, cuando Donald Trump fue elegido presidente, una de sus promesas de campaña más populares fue sacar a Estados Unidos de las guerras en Oriente Medio. La oposición a la guerra obstaculizó gravemente la capacidad del imperialismo estadounidense para maniobrar como estaba acostumbrado. Cualquier campaña militar importante que involucara tropas terrestres tendría un gran costo político para cualquier gobierno y, como tal, fue descartada. A esto se sumó el costo económico de las intervenciones militares. Para 2019, el coste total de las intervenciones estadounidenses en Oriente Medio se estimó en $ 6,4 billones, un lastre adicional para la voluntad de embarcarse en nuevas aventuras militares.

La crisis del imperialismo

El resultado de las guerras en Irak y Afganistán estaba claro desde el principio, pero tanto la Administración de Obama como la de Trump siguieron posponiendo la decisión final, reacios a aceptar la humillación de la derrota. Sin embargo, tarde o temprano, alguien tenía que ceder. Joe Biden ha sido criticado con razón por la ejecución de la retirada de Afganistán en el último mes. El rápido avance de los talibanes y la caótica evacuación de Kabul fueron resultado directo de su incompetencia y la de sus colegas en la cúpula del ejército. Pero independientemente de cómo se ejecutara, la derrota de Estados Unidos había sido segura durante muchos años. La retirada fue solo la admisión final de este hecho. Esto tendrá importantes consecuencias.

Irak es el siguiente en la fila. Ya sea a través de una retirada caótica como en Afganistán o como parte de un acuerdo con Irán, la presencia estadounidense en Irak en la actualidad es insostenible. Pero las cosas no se detendrán ahí. Ver la maquinaria militar estadounidense siendo destruida por un grupo de fanáticos talibanes con Kalashnikovs animará a otros países a desafiar la dominación estadounidense, como China, Rusia e incluso regímenes más débiles como Irán. El resultado es lo contrario de lo que pretendían los generales entusiastas cuando se dispusieron a mostrar su poderío después del 11 de septiembre. En lugar de una demostración del poderío militar de Estados Unidos, la incompetencia, las limitaciones y las debilidades del imperialismo estadounidense han sido exhibidas para que todo el mundo las vea. Los aliados de Estados Unidos en todo el mundo ahora tendrán serias dudas sobre cuánto pueden depender del apoyo de Washington.

El imperialismo estadounidense sigue siendo la fuerza militar y económica más poderosa del planeta. Sin embargo, como hemos explicado, su capacidad de maniobra se ha visto severamente restringida. Como resultado, por ahora se descarta cualquier campaña militar estadounidense importante. En cambio, estará más inclinado a recurrir a la guerra económica, operaciones especiales limitadas y campañas indirectas. Lejos de hacer del mundo un lugar más seguro, esto aumentará la inestabilidad y las tensiones en las relaciones mundiales. Como un borracho al día siguiente de una borrachera, la clase dominante de Estados Unidos ahora se ve obligada a tener en cuenta los procesos que ha puesto en marcha.

La crisis del régimen estadounidense

Las consecuencias de estos acontecimientos no se limitan a las relaciones mundiales, sino también a las relaciones entre las clases dentro de los Estados Unidos. Casi 800.000 soldados estadounidenses participaron en la guerra de Afganistán. La mayoría de ellos regresó a casa con profundas cicatrices físicas y mentales, es decir, si es que lograron regresar a casa. En una entrevista con Vice, un ex marine que luchó en algunas de las batallas más duras de Afganistán dio un vistazo interesante al estado de ánimo de muchos dentro de esta capa. Cuando el entrevistador le pregunta si cree que la guerra fue en vano, responde:

«Sí, lo fue. Sabes, aquellos que sangraron en esa guerra como todos nosotros… los hombres que no volvieron a casa… ¿por qué? ¿Por qué no volvieron a casa? Eran niños de 19 a 20 años que nunca volvieron a casa. Nunca llegaron a comenzar sus vidas y los abandonamos. Abandonamos a esos hombres. Y eso duele».

El sentimiento de traición atraviesa cada palabra de esta declaración. No es difícil imaginar la ira que debe invadir a muchos de esos estadounidenses comunes que apoyaron las guerras en Afganistán e Irak cuando se dan cuenta de que fueron engañados. Después de veinte años de guerra, ninguna de las promesas que les hicieron se ha cumplido. En lugar de un mundo más seguro y democrático, el alboroto del imperialismo estadounidense ha dejado tras de sí un rastro de barbarie y miseria.

El fundamentalismo islámico no ha sido derrotado; más bien, con la ayuda de Estados Unidos, ha encontrado refugios seguros que nunca antes había tenido en Irak, Siria y Libia. Irak y Afganistán no están ni un paso más cerca de la democracia de lo que estaban antes. Todos hablan de un «nuevo orden mundial» basado en los llamados valores democráticos estadounidenses; ‘construcción de naciones’; la «Guerra contra el Terrorismo», pero el excepcionalismo estadounidense ha demostrado que no son más que humo. Estos son problemas graves para el establishment, que los estadounidenses ven cada vez más como una manada incompetente de mentirosos, oportunistas y charlatanes. Hablando en el podcast Net Assessment Christopher Preble, del conservador Instituto Cato, dio la alarma:

“Tenemos este patrón de mentiras engañosas, falsas o, en algunos casos, totalmente descaradas [en las] declaraciones relativas a la eficacia de las fuerzas de seguridad afganas. …La brecha de credibilidad fue el problema de la era de Vietnam en el que los funcionarios del gobierno de EE. UU. decían cosas sobre el progreso de esa guerra, por ejemplo, sobre la durabilidad del gobierno de Vietnam del Sur o la efectividad de combate del ejército de la república de Vietnam, que resultaron no ser verdad. Esa fue una brecha de credibilidad. Y, por lo tanto, no se confiaba en que los funcionarios estadounidenses dijeran la verdad. … Mi punto es que este problema de credibilidad no se limita a las guerras extranjeras. Tenemos un colapso de la confianza en las instituciones de este país en este momento. Y millones de estadounidenses son incapaces de diferenciar los hechos de la ficción… Hay un problema de credibilidad y se agrava. El pueblo estadounidense no cree en los funcionarios del gobierno».

Estas son palabras de advertencia aleccionadoras provenientes de uno de los estrategas más inteligentes del capitalismo estadounidense. Si bien la tragedia del 11 de septiembre de 2001 y las guerras posteriores en Irak y Afganistán fortalecieron inicialmente el ambiente de patriotismo y unidad nacional, las derrotas en esas guerras se han sumado al clima de odio y sospecha hacia la clase dominante. La crisis del imperialismo estadounidense en el exterior es también una crisis del capitalismo estadounidense en casa. Junto con factores como el manejo criminal de la pandemia Covid-19, la caída de los niveles de vida, la incertidumbre económica generalizada y la lacra del racismo, ha alimentado el proceso molecular de la revolución que está teniendo lugar debajo de la superficie. El imperialismo estadounidense está recogiendo lo que ha sembrado. Se están preparando las condiciones para que la clase capitalista estadounidense se enfrente al castigo por sus crímenes, no por los locos islamistas que ella misma ha alimentado, sino por las masas revolucionarias.

(Tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido