Olimpiadas de Tokyo: gane quien gane, pierden los trabajadores

por Stan Laight

Los caóticos y muy postergados Juegos Olímpicos de Tokio se inauguraron hace unos días. Los Juegos se llevan a cabo sin aficionados, y en medio de la desaprobación general de los trabajadores y jóvenes japoneses, que temen con justa razón el peligro de propagar el COVID-19, y están enfurecidos por los cínicos intentos de los empresarios de obligarlos a compensar su déficit de venta de entradas.

Entre el 23 de julio y el 8 de agosto tiene lugar el mayor evento deportivo del mundo, sin  multitudes en las gradas. Después de un aumento en los casos de COVID, el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, declaró el estado de emergencia el 8 de julio, lo que significa que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están celebrándose con estadios vacíos.

El período previo a los Juegos estuvo sembrado de grandes escándalos, comenzando con el anterior presidente del comité olímpico japonés, Yoshihiro Mori, que se vio obligado a dimitir después de haberse revelado sus comentarios sexistas contra las mujeres.

Varios atletas, funcionarios, medios de comunicación y contratistas han dado positivo por COVID al llegar a Japón. El Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, se refirió al pueblo japonés como chino, y fue duramente criticado por la prensa burguesa y los manifestantes por una visita cínica a Hiroshima.

Además de esto, la mayoría de la población japonesa ha dejado muy claro que no quiere que los Juegos continúen, con o sin aficionados. Las protestas han pedido que se cancele el evento. Abundan las consignas como «abolir el COI», «Los Juegos Olímpicos matan a los pobres» y «Mr. John Coates, bienvenido al Armagedón», una referencia a la observación del Vicepresidente del COI de que Tokio 2020 seguirá adelante «salvo que llegue el Armagedón».

Pese a todo, la burguesía y el partido gobernante de Japón han determinado que el «Armagedón» es un precio justo a pagar para proteger las ganancias.

COVID-19 en Japón

Con la crisis en su pico, el derechista gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) y sus aliados de coalición, Komeito, han confiado cada vez más en el chovinismo nacional como una táctica de distracción. Han intensificado la retórica anti-china, además de intentar alterar la Constitución para que los militares puedan intervenir en conflictos extranjeros.

Los Juegos han jugado un papel en esta ‘Guerra cultural’. Con el fin de reunir la base de apoyo chovinista del PLD detrás del presidente Suga. Su predecesor, Shinzo Abe, incluso ha acusado a quienes se oponen a los juegos de ser antijaponeses. Pero la pandemia ha sobrepasado estas apelaciones al nacionalismo.

Ha habido alrededor de 12.000 muertes por COVID en Japón hasta ahora, la peor de cualquier país del este de Asia a pesar de ser la 3ª economía más grande del mundo. Japón también ha promulgado una de las mayores series de medidas de estímulo del mundo (3 billones de dólares por ahora). Por supuesto, se espera que la clase trabajadora pague la factura.

Japón no ha sido colocado en un confinamiento total, pero ha tenido varios cierres parciales. Este repetido cierre parcial y reapertura ha provocado que la economía japonesa sea un ‘yo-yo’ entre expansión y contracción. Durante décadas, la economía de Japón ha sufrido de estancamiento y la clase dominante querrá evitar una recesión, después de haber evitado por poco sumergirse en una este año.

La mayor amenaza para cualquier recuperación económica es la variante delta, que está barriendo a través de la región de Asia y el Pacífico. Incluso sin aficionados, los expertos médicos sugirieron en mayo que los Juegos solo podrían seguir adelante de manera segura si los casos caían por debajo de 100 al día. Actualmente son más de 1.000 diarios.

El lento programa de vacunas de Japón también es motivo de preocupación y ha causado ira y frustración entre la población. Después de insistir en hacer sus propios ensayos, Japón recién comenzó a vacunar a las personas en febrero. Poco más del 26 por ciento ha recibido al menos una dosis y alrededor del 15 por ciento ha recibido dos dosis.

Sin una proporción significativa de personas vacunadas, y dado que es probable que Japón experimente una quinta ola (la tercera este año), que puede incluir múltiples variantes, la «recuperación» de Japón sigue en peligro. Además de esto, Japón tiene una gran población de ancianos que son especialmente vulnerables a las enfermedades graves de la infección.

Como en el resto del mundo, la crisis desatada por la pandemia ha profundizado las contradicciones existentes en la sociedad. La tasa de pobreza de Japón ha aumentado actualmente al 15,7 por ciento, según la Organización para la Cooperación y el DesarrolloEconómicos (OCDE). Una quinta ola llevaría a millones más a la indigencia. No es casualidad que las tasas de suicidio aumentaran en 2020 por primera vez en 11 años. La última vez que aumentaron fue después de la crisis financiera de 2008.

En general, a pesar de las garantías de los organizadores de que hay «cero» posibilidad de que el COVID-19 se propague al público en general, debido al estricto control sobre los participantes, estos Juegos son como lanzar un fósforo prendido sobre un polvorín.

Los burgueses desconfían de una nueva ola mortal que amenace a la economía de Japón a largo plazo, con personas como el CEO de SoftBank, Masayoshi Son,  empujando a Suga hacia la política de «no-espectadores». Incluso el Emperador, en una rara intervención, se hizo eco de las advertencias de que las infecciones de COVID podrían aumentar si los juegos se organizaban con estadios llenos.

Sin embargo, esto no significa que la clase dominante esté dispuesta a perderse la mina de oro olímpica por completo. Se considera que los Juegos son fundamentales para la frágil recuperación económica de Japón a corto plazo, a pesar del peligro para las vidas de los trabajadores.

Aplaudan, pero no animen

Los capitalistas están dispuestos a hacer de los Juegos Olímpicos una masacre, y tienen fuertes inversiones vinculadas al evento. Las compañías japonesas pagaron $ 3 mil millones para patrocinar los Juegos, y pagaron otros $ 200 millones para extender los contratos después de que los Juegos Olímpicos se pospusieron por un año.

Compañías más grandes como Toyota, Bridgestone, Panasonic y Samsung, son patrocinadores de primer nivel que tienen acuerdos separados con el Comité Olímpico Internacional (COI), por un valor de cientos de millones de dólares. El COI debe recibir todos los ingresos de sus lucrativos derechos de radiodifusión.

Los patrocinadores ya han realizado lucrativas campañas, donde solo la venta de entradas contribuyeron con $ 800 millones a Tokio 2020. En lugar de enfrentarse a un déficit, es probable que los organizadores reembolsen a las entradas de los contribuyentes a través de un rescate. En otras palabras, la clase obrera tendrá que compensar a los capitalistas por sus ganancias perdidas.

En general, el período previo a los Juegos ciertamente no ha sido el glorioso crescendo que Suga esperaba. El inicio cauteloso del relevo de la antorcha olímpica en marzo quedó resumidoen el altavoz del convoy de vehículos de patrocinio que advertía: «Por favor, aplaudan, pero no animen. ¡Insisto, aplaudan pero no animen!». Este torpe pronunciamiento marca la pauta.

En junio, alrededor de 10.000 voluntarios –que trabajaban como guías, conductores, personal de eventos, socorristas médicos e intérpretes– dimitieron  después de escuchar que los organizadores estaban pagando a otros por trabajos similares. Un jubilado que se había ofrecido como conductor, dijo: «Sería una broma si hubiera estado haciendo ese trabajo junto a personas a las que se les pagaba por ello».

En varias encuestas de este año, entre el 60-80 por ciento de las personas querían que los juegos se cancelaran o pospusieran. Un estudiante que trabajaba en Tokio fue entrevistado y se lepreguntó sobre lo que pensaba de los Juegos.

Contestó:

«Es como si ellos [los políticos] estuvieran viviendo en un mundo diferente, y fueran completamente ignorantes de nuestras vidas, la gente común y corriente con bajos ingresos. Los altos impuestos que se cobran a la gente normal van a sus bolsillos, y esto me pone furioso… La burbuja económica de Japón ha estallado, y nuestros políticos son todos viejos demacrados obstinados que están fuera de la realidad».

Incluso Toyota ahora ha retirado anuncios de las transmisiones olímpicas, reconociendo que la falta de entusiasmo haría más daño a su marca que bien.

A pesar de todo esto, Suga y el PLD siguieron adelante con los Juegos, en contra de la voluntad de la mayoría de la clase trabajadora, que entiende que se les está haciendo absorber tanto los riesgos sanitarios como los económicos que lleva asociados.

Suga y el PLD

Todo esto ocurre a medida que se acercan las elecciones generales de octubre. El PLD ha sido liderado por Suga desde septiembre del año pasado. Es el principal partido burgués que ha dominado la política japonesa durante décadas y ha estado en el gobierno casi ininterrumpidamente desde la década de 1950.

La coalición de partidos liberales que derrotó al PLD en 2009 se desacreditó rápidamente cuando llevaron a cabo medidas de austeridad a raíz de la crisis financiera de 2007-08. Pronto fueron echados en 2012 con el PLD y la coalición Komeito de nuevo en el poder.

Pero la pandemia y la escandalosa situación que rodea a los Juegos han provocado un creciente resentimiento público hacia el primer ministro Suga, que muy probablemente se enfrenta al final de una década de equilibrio político para la burguesía.

La victoria electoral de Abe en 2012 puso fin a una puerta giratoria en la que Japón tuvo seis primeros ministros en otros tantos años. Se suponía que Suga era el heredero natural de esta relativa estabilidad, después de haber hecho campaña por el liderazgo del partido como candidato de continuidad  y ganado el respaldo de las principales facciones dentro del PLD, que de otra manera se habrían fraccionado. También fue el aliado más leal y cercano de Abe como su principal secretario del gabinete durante ocho años.

Pero todo se desmoronó cuando llegó el COVID, y la debacle por los Juegos Olímpicos solo está agravando la situación.

El PLD y sus socios de coalición tienen actualmente una posición suficiente para mantener su dominio en la Dieta Nacional (Parlamento japonés). Pero esto podría cambiar, ya que las elecciones generales deben celebrarse antes del 21 de octubre. La campaña de Suga está en un segundo plano. En mayo, la tasa de apoyo al Gabinete de Suga cayó a un récord de 32,2 por ciento. En la misma encuesta, la tasa de desaprobación fue del 44,6 por ciento, la más alta de su Gabinete.

Este estado de ánimo se reflejó en su coalición de partidos PLD-Komeito que no pudo obtener una mayoría en las elecciones a la asamblea metropolitana de Tokio. El PLD ganó sólo 33 escaños en la asamblea de 127 escaños. Este es un gran golpe para Suga, que esperaba tomar fácilmente una mayoría y destituir al partido regional, Tomin First no Kai (Asociación de Ciudadanos Metropolitanos Primero), a través de una coalición con el partido de derecha Komeito más pequeña.

El Partido Democrático Constitucional de Japón (PDCJ) es la principal oposición en el parlamento nacional. Tanto él como el Partido Comunista Japonés (PCJ) se opusieron a los Juegos y han hecho campaña juntos sobre una base colaboracionista de clase, el llamado «frente unido». Lograron 15 y 19 escaños, respectivamente.

Una derrota en las elecciones generales probablemente conduciría a la escisión de las facciones en el PLD una vez más. Si Suga no gana estas elecciones, su partido querrá que se vaya. Pero no hay un sucesor obvio.

El PLD está perdiendo el control del poder. Esta situación está hecha a medida para que una oposición audaz de la clase trabajadora obtenga ganancias. Desafortunadamente, no hay tal punto de expresión, y es posible que uno de los partidos de derecha o liberales más pequeños pueda llegar al poder sobre la base de una alianza inestable.

Pero ésta llevaría a cabo exactamente la misma política procapitalista de ataques a la clase obrera. Carecerá de cualquier base de apoyo real, y se desmoronará una vez sometida a cierta tensión.

¡Que los empresarios paguen la crisis!

La encuesta que indicó un nivel históricamente bajo de apoyo al PLD también mostró que el 64,8 por ciento de la gente «no apoya a ningún partido en particular», lo que significa que una mayoría absoluta de las masas japonesas no confían en ninguna de las opciones políticas que el sistema capitalista de Japón tiene para ofrecer.

Esto no es sorprendente. La pandemia y los Juegos Olímpicos han puesto de relieve la podredumbre de la clase política japonesa. Es un escándalo que los Juegos hayan seguido adelante por encima de las vidas de los trabajadores, que en un insulto adicional podrían tener que subsidiar a las empresas por la pérdida de ingresos.

No se debe cobrar a las masas la factura del desastre que la burguesía ha creado. Los marxistas dicen: ¡Que paguen los patrones por las consecuencias de la crisis del COVID-19, y este caos de las Olimpiadas!

Deberíamos expropiar su riqueza bajo el control democrático de los trabajadores, para proporcionar una existencia decente a los trabajadores y jóvenes japoneses, que han soportado décadas de caída económica en picado y algunas de las condiciones de trabajo más brutales de las que existen en cualquier país capitalista avanzado.

La tarea de difundir las ideas genuinas del marxismo en Japón y en todo el este de Asia es más urgente que nunca. Invitamos sinceramente a todos los revolucionarios genuinos en todo Japón a acercarse a la Corriente Marxista Internacional y unirse a nuestra lucha permanente por el socialismo.

(Tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido