Los banqueros se preparan para atacar los salarios

por Nick Beams

En medio del aumento de la inflación en todo el mundo, poderosos sectores del capital financiero reclaman a los bancos centrales que suban los tipos de interés para reprimir el creciente movimiento de la clase trabajadora en favor de las subidas salariales.

En una conferencia de prensa el lunes, Ethan Harris, jefe de investigación global del Bank of America (BofA), subrayó el llamamiento de los economistas del banco para que la Reserva Federal de EE.UU. lleve a cabo siete subidas de tipos de interés, cada una de 0,25 puntos porcentuales este año, y cuatro más en 2023.

El llamamiento responde a los datos del Departamento de Trabajo que muestran que los ingresos medios por hora aumentaron un 0,7% en enero y que los salarios han subido un 5,7% en el último año.

Con los aumentos salariales muy por debajo de la tasa de inflación, que ahora se sitúa en torno al 7 por ciento y se prevé que aumente, y con los precios de artículos básicos como los alimentos y la gasolina subiendo mucho más rápido, el llamamiento del BofA refleja las crecientes demandas de lo que equivale a un ataque preventivo.

Harris dijo que, si él fuera la Fed, se pondría ‘nervioso’ al ver que no son sólo unos ‘pocos valores atípicos’ los que impulsan los aumentos salariales.

‘Si yo fuera el presidente de la Fed… habría subido los tipos a principios de otoño. Cuando se produce este aumento generalizado [de la inflación] y empieza a llegar a los salarios, te quedas atrás en la curva y tienes que empezar a moverte’, dijo Harris, mientras afirmaba que los salarios estaban aumentando en prácticamente todas las clases de ingresos.

Goldman Sachs ha expresado la misma opinión. Una nota emitida por los economistas de Goldman esta semana señalaba lo que se ha denominado la ‘gran resignación’, ya que los trabajadores abandonan por completo la población activa o cambian a empleos que pagan una tasa más alta.

‘Estas tendencias han impulsado el crecimiento de los salarios a un ritmo que suscita cada vez más preocupación por las perspectivas de inflación’, decía la nota.

Un crecimiento más rápido de los costes laborales de lo que es compatible con el objetivo de inflación del 2 por ciento de la Reserva Federal probablemente la mantendrá en una senda de subidas consecutivas y podría provocar una respuesta más agresiva.

El analista financiero Mohamed El-Erian, principal asesor económico de la firma financiera global Allianz, que empezó a pedir subidas de tipos de interés el año pasado, dijo al canal empresarial CNBC que hablar de siete subidas de tipos de interés este año mostraba lo desfasada que estaba la política de la Fed.

‘Así que ojalá puedan recuperar la narrativa de la inflación, ojalá puedan controlar la narrativa de los salarios’, dijo El-Erian.

Expresó su preocupación por el hecho de que la falta de acción de la Fed en el pasado significara que las subidas rápidas de tipos podrían ser más de lo que la economía pudiera absorber. Es decir, una subida demasiado rápida llevaría a la economía a la recesión.

Al mismo tiempo, en algunos círculos financieros existe la preocupación de que las subidas de los tipos de interés destinadas a reprimir los salarios afecten al inflado mercado bursátil, que ha dependido del flujo de dinero ultra barato que ha llevado a Wall Street a máximos históricos.

En un artículo publicado en el Financial Times el mes pasado, Philipp Hildebrand, vicepresidente de Blackrock, el mayor fondo de gestión de activos del mundo, discrepó de los llamamientos a los bancos centrales para que endurezcan agresivamente la política monetaria, señalando que el aumento de la inflación no se debe a una demanda excesiva, sino a los límites de la capacidad de oferta.

Evitando cualquier mención al interés material de Blackrock en mantener el régimen de bajos tipos de interés que ha resultado tan rentable para Wall Street, redactó su artículo en términos del impacto que tendría una política monetaria más estricta en la economía en general.

‘Los bancos centrales’, escribió Hildebrand, ‘tienen que aceptar una mayor inflación o estar preparados para destruir literalmente la demanda en toda la economía para aliviar las restricciones de la oferta en una parte de ella’.

Dijo que si los bancos centrales trataran de mantener la inflación en la tasa objetivo del 2% en medio de las actuales limitaciones de la oferta, significaría ‘llevar la tasa de desempleo a niveles de dos dígitos’.

Robert Reich, ex secretario de Trabajo de la primera administración Clinton, se sumó a quienes se oponen a la elevación de los tipos de interés. En un comentario publicado en The Guardian esta semana advertía: ‘Unos tipos de interés más altos perjudicarán a millones de trabajadores que se verán involuntariamente reclutados en la lucha contra la inflación al perder sus puestos de trabajo o los aumentos de sueldo que tanto tiempo llevaban pendientes’.

En contra de la preocupación expresada por el jefe de la Fed, Jerome Powell, sobre que los salarios empujen los precios al alza, Reich dijo que no había una espiral salario-precio y que los salarios reales de los trabajadores habían bajado debido a la inflación.

‘Aunque los salarios en general han subido, no han podido seguir el ritmo de los aumentos de precios, lo que hace que la mayoría de los trabajadores estén en peor situación en cuanto al poder adquisitivo de sus dólares’, afirmó Reich.

Como todos los aspirantes a reformistas, Reich sostuvo que la actual presión para subir los intereses era un ‘error’ y el producto de una ‘línea de razonamiento [que] es totalmente errónea’, ignorando la dinámica esencial de clase que está en juego.

Después de haber empujado a los trabajadores a condiciones de trabajo inseguras, en medio de la propagación de la pandemia, para mantener el flujo de beneficios para las élites corporativas y financieras, hay una determinación de que este flujo se incremente aún más mediante el recorte de los salarios.

La desnudez de este impulso se expresó más claramente al otro lado del Atlántico en la decisión del Banco de Inglaterra (BoE) de la semana pasada de aumentar su tipo de interés básico en 0,25 puntos porcentuales, con claros indicios de que se producirán más subidas a medida que la inflación del Reino Unido se dispare hasta el 7% en abril.

En su rueda de prensa, tras la decisión del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, el gobernador del banco central, Andrew Bailey, dejó claro que todo giraba en torno a los salarios.

Respondiendo a una pregunta que señalaba que la caída de los ingresos laborales reales después de impuestos era la mayor desde 1990, incluso mayor que tras la crisis financiera de 2008, y posiblemente el ‘mayor recorte’ desde los tiempos napoleónicos, Bailey dijo que la decisión se tomaba por la ‘mayor presión [sobre la inflación] procedente del mercado laboral’. Bailey reconoció abiertamente que la decisión afectaría más a los que ‘menos se lo pueden permitir’.

Preguntado sobre si el BoE estaba ‘empeorando una mala situación para la gente real’, afirmó que sabía que era un ‘mensaje duro’ pero ‘si no tomamos esta medida, será peor’.

En respuesta a una pregunta sobre si, cuando los hogares ya estaban deprimidos, el banco central intentaba exprimirlos aún más o cambiar las expectativas, para que los trabajadores no hicieran demandas salariales, Bailey fue al centro de la cuestión.

Dijo que ‘cuando recorro el país hablando con las empresas, cuando todos recorremos el país hablando con las empresas, lo primero, lo segundo y lo tercero de lo que quieren hablar las empresas es de la presión en el mercado laboral y del coste de la mano de obra’.

Los comentarios de Bailey fueron subrayados por el economista jefe del BoE, Huw Pill, en una conferencia en línea ayer en la que dijo que el crecimiento salarial de este año del 5 por ciento sería ‘más fuerte que el consistente con el objetivo de inflación a medio plazo’. Es decir, que hay que recortar los salarios reales.

La misma cuestión fue planteada, aunque de forma diferente, por el gobernador del Banco de la Reserva de Australia, Philip Lowe, en su última decisión de política monetaria de la semana pasada. Lowe anunció que el RBA dejaría de comprar bonos del Estado, pero no subió los tipos de interés.

En su conferencia de prensa tras la decisión, Lowe señaló la importancia crucial de la Comisión de Trabajo Justo de Australia y el papel que desempeñan los sindicatos en la aplicación de sus decisiones salariales, diciendo que había ‘mucha inercia debido a nuestros acuerdos institucionales’.

Respondiendo a una pregunta sobre el riesgo de inflación, dijo que la inercia significaba que era ‘bastante improbable’ que el crecimiento de los salarios se elevara a ‘tasas problemáticas’.

Lowe afirmó que la inflación estaba causada principalmente por problemas del lado de la oferta que el mercado resolvería y que la ‘inercia del sistema salarial australiano significa que el repunte de la inflación, en términos generales, va a ser bastante modesto, y si es más rápido que eso podemos responder’.

En otras palabras, si los trabajadores responden a las subidas de precios, que en términos de necesidades básicas están muy por encima de la tasa oficial del 3,5%, y empiezan a liberarse de la camisa de fuerza impuesta por los sindicatos, el banco central responderá con las mismas medidas que están empleando sus homólogos internacionales.

(Tomado de WSWS)

Ir al contenido