La política de la división: marxismo contra la política de identidad

por Ylva Vinberg

Camaradas, echen un vistazo al mundo que les rodea. La violencia policial contra los negros en los Estados Unidos, controles fronterizos y disparos contra refugiados en el Mediterráneo, los asesinatos de mujeres, los feminicidios en México. Este es el sistema en el que vivimos. Un mundo donde la gente se enfrenta al acoso, la violencia, a ser visto como un ciudadano de segunda clase, debido a su género, sexualidad, el color de su piel, su etnia o su religión.

Ylva Vinberg

A pesar de toda la charlatanería sobre la igualdad de género de los líderes mundiales, la situación de las mujeres y las niñas no está mejorando, sino empeorando. En el mundo de los ricos y famosos, es aclamado como un gran paso adelante cuando una mujer se convierte en Primer Ministro, o una celebridad de Hollywood da un discurso sobre la igualdad de género al ganar un Oscar.

En el mundo real, la opresión a la que se enfrentan las mujeres condena a la mayoría de ellas a una vida de pobreza y discriminación. El 60 % del mundo que padece hambre crónica son mujeres y niñas, y las mujeres constituyen más de dos tercios de los 796 millones de analfabetos del mundo. En el mundo real, 50.000 mujeres en todo el mundo son asesinadas por un miembro de su propia familia cada año.

Entonces, ¿cómo luchamos contra la opresión?

En esta charla discutiré dos puntos de vista opuestos: los puntos de vista del marxismo y los puntos de vista de las políticas de identidad. Para los marxistas la lucha contra la opresión está conectada con la lucha contra el capitalismo porque todas las opresiones están enraizadas en la sociedad de clases.

La opresión bajo el capitalismo es un mecanismo utilizado para dividir a la clase obrera y a los pobres, fomentando el sexismo, el racismo, la homofobia y otras ideas reaccionarias, los capitalistas y los políticos enfrentan a diferentes sectores de las masas entre sí para que los trabajadores se vean como enemigos en lugar de ver como tales a los capitalistas y al propio sistema.

Y vemos esto hoy – cómo políticos reaccionarios como Trump, Bolsonaro y Boris Johnson, tratan de agrupar a una parte de los sectores políticamente más atrasados de las masas contra las personas trans, contra el derecho al aborto, contra los inmigrantes, para evitar que los trabajadores se unan, para evitar que luchen contra el capitalismo.

La opresión también es muy rentable para los capitalistas. Los inmigrantes y otras personas de la clase obrera reciben menos salario y eso presiona a otros sectores mejor pagados de la clase obrera para que bajen sus salarios y acepten condiciones de trabajo inferiores para no ser reemplazados.

Al bajar los salarios de un sector de la clase obrera los capitalistas pueden —por lo tanto— bajar los salarios de todos los trabajadores. La forma de luchar contra la opresión que planteamos es a través de la unidad de clase. Cuanto más fuerte sea la unidad de la clase obrera, más difícil será usar la opresión para dividir a los trabajadores. Y cuanto más apoyo tenga un movimiento contra la opresión entre las capas más amplias de la clase obrera, y cuanto más activamente actúe la clase obrera en la dirección de esa lucha, y cuanto más ese movimiento amenace al propio sistema – más conquistas se pueden obtener.

Esto se debe a la posición de la clase obrera en la producción capitalista. El capitalismo se basa en la explotación de los trabajadores para obtener ganancias, esto significa que los trabajadores pueden organizarse y atacar a los capitalistas donde les duele. Las huelgas que detienen la producción, significa que los capitalistas pierden ganancias. Y eso le da a la clase trabajadora un poder que otros grupos en la sociedad no tienen.

No es un accidente, por ejemplo, que las mayores conquistas obtenidas por las mujeres en Suecia, de donde soy, que es lo mismo en muchos otros países, fueron producto de la lucha de clases. Por ejemplo, el derecho al voto. El derecho de la mujer al voto fue conquistado en Suecia en el período revolucionario de 1917-1918, que obligó a la clase dominante sueca a hacer concesiones ya que tenían miedo de que la revolución derrocara todo el sistema capitalista como lo había hecho en Rusia.

La lucha contra la opresión es parte de la lucha contra el capitalismo porque una revolución socialista no puede tener éxito a menos que los trabajadores se unan. Es fundamental que los trabajadores entiendan, por ejemplo, que es el sistema capitalista el que tiene la culpa del desempleo y los recortes, y no los inmigrantes como los políticos quieren que crean los trabajadores.

Es fundamental que comprendan la necesidad de luchar juntos contra la opresión si quieren luchar por su propia liberación. Y es precisamente en los períodos de grandes luchas de clase, y más aún en las revoluciones, cuando los trabajadores entienden que tienen mucho más que ganar al unirse y que los capitalistas están tratando de usar la opresión para enfrentarlos entre sí.

Es entonces, cuando aprenden quién es el verdadero enemigo. Es en una revolución cuando los trabajadores a escala masiva comienzan a cuestionar todo lo que la sociedad ha tratado de instruirles. Y esto lo hemos visto una y otra vez en las revoluciones.

Las mujeres que participaron en la revolución de 2011 en Egipto dijeron que, durante el punto álgido de la revolución, las mujeres podían estar fuera toda la noche en la plaza Tahrir de El Cairo sin ser acosadas. Como dijo una mujer que participó: «Aquí nadie te ve como una mujer; nadie te ve como un hombre».

Todos estamos unidos en nuestro deseo de democracia y libertad. Además, la mayoría de la clase obrera del mundo son mujeres, o parte de algún otro grupo oprimido, que se encuentra en la cima de la explotación y la opresión que todos los trabajadores enfrentan como obreros.

La idea de que una revolución socialista no significa también una lucha contra la opresión, es bastante absurda, porque cuando los trabajadores se mueven para cambiar la sociedad ponen por delante todas sus reivindicaciones, todos sus problemas y luchan por una liberación total de toda explotación y opresión.

Así que cada período de grandes luchas de clase y revoluciones también despierta la lucha contra la opresión. Hemos visto esto durante la última década. Con Black Lives Matter en los EE.UU.. El movimiento de masas que vimos este año contra la ley de ciudadanía de Modi que estaba dirigida contra los musulmanes en la India. Los 5,3 millones que salieron durante la huelga de mujeres en España en 2018.

Hemos visto movimientos masivos contra la opresión en todo el mundo en los últimos tiempos, porque estamos viviendo un período de una profunda crisis del capitalismo que ha provocado lucha de clases y revoluciones.

Las feministas a menudo afirman que a los marxistas no tienen interés en luchar contra la opresión aquí y ahora, ni por ninguna reforma que mejore la vida de los trabajadores oprimidos. Dicen que sólo estamos esperando la revolución. Pero, por el contrario, es sólo en la lucha diaria por mejores condiciones de vida y contra la injusticia y las contrarreformas, que los trabajadores pueden aprender a luchar contra el capitalismo.

Pero lo que sí explicamos es simplemente que no puedes reformar la opresión y que no puede haber colaboración con la clase dominante en la lucha contra la opresión. Los capitalistas, no importa si son hombres o mujeres, blancos o negros, gays o heterosexuales – se benefician de la opresión como capitalistas. Cualquier intento de colaborar con la clase dominante o sus representantes políticos siempre terminará haciendo que descarrilen el movimiento, o tratando de descarrilar el movimiento, hacia algo que no amenace al sistema capitalista ni las ganancias de los capitalistas.

Así que como marxistas tenemos un claro entendimiento de cómo luchar contra la opresión y cómo podemos abolirla. Pero las fuerzas del marxismo siguen siendo una minoría, demasiado pequeñas para poder ofrecer nuestro consejo sobre cómo luchar a las masas más amplias – y para dirigir los movimientos de masas. La mayoría de los que buscan formas de lucha contra la opresión se encuentran con las ideas de las políticas de identidad como la interseccionalidad, la teoría queer, y las diferentes corrientes del feminismo, como el feminismo radical.

Ahora, las políticas de identidad se basan en la idea de que todas las luchas contra la opresión tienen que ser dirigidas por aquellos que sufren directamente esa opresión específica. Son las mujeres las que deben liderar la lucha contra el patriarcado, son las personas trans las que deben liderar la lucha contra la transfobia, son los negros y las personas de color los que deben liderar la lucha contra el racismo.

Para ellos la lucha contra las diferentes opresiones son todas luchas separadas y entienden la opresión como una estructura más o menos separada del capitalismo. Dicen que la opresión de las mujeres se basa en el patriarcado – una estructura de dominación de los hombres sobre las mujeres que no depende completamente del sistema capitalista. El racismo se debe al privilegio de los blancos, que no se basa en el sistema capitalista.

Pero ¿qué es el privilegio de los blancos?, ¿qué es el patriarcado?

La tendencia dominante dentro de las políticas de identidad es entender la opresión como resultado de una serie de ideas o normas desafortunadas, como se dice. La lucha contra la opresión para ellos es, por lo tanto, en primer lugar, una lucha para convencer a la gente y a la sociedad de dejar de tener estas ideas y comportamientos opresivos.

Esto es lo que los marxistas llamamos idealismo, que en términos filosóficos significa que ves la sociedad, la forma en que el mundo opera como consecuencia de las ideas, la moral o las normas que la gente tiene. El marxismo tiene el punto de vista opuesto, como materialistas entendemos que las ideas que la gente tiene, las ideas, las ideas dominantes de la sociedad, están moldeadas por cómo se construye la sociedad.

La tarea, por lo tanto, es cambiar la sociedad. Por ejemplo, explicamos que las ideas de racismo surgieron para justificar la esclavitud y el colonialismo, y existen hoy en día para justificar la explotación imperialista y la discriminación racista.

La opresión de la mujer que explicamos surgió junto con la sociedad de clases, en la que las mujeres pasaron de ser iguales y bien respetadas dentro de las antiguas sociedades igualitarias de cazadores y recolectores a estar subordinadas a los hombres dentro de la familia, con el surgimiento de la propiedad privada y la sociedad de clases.

Fue el surgimiento de la propiedad privada, a través de la agricultura, el principal campo de trabajo de los hombres, lo que llevó a la relegación de la posición de la mujer en la sociedad.

Para mantener su propiedad privada y transmitirla a sus herederos, los hombres forzaron a la monogamia a las mujeres, para poder identificar a sus hijos como propios.

Y así, los hombres llegaron a dominar a las mujeres, que ahora estaban confinadas en el hogar. Fue sobre esta base que surgió el control sobre las mujeres y de su sexualidad en la familia.

Bajo el capitalismo muchas mujeres han ganado una mayor independencia económica de los hombres, al ser arrastradas a la producción, convirtiéndose en parte de la clase obrera y ganando un salario para sí mismas.

Pero el capitalismo sigue dependiendo de la familia y del trabajo doméstico de las mujeres en el hogar para que se formen nuevos trabajadores que puedan ser explotados por los capitalistas. Las mujeres reciben menos sueldo, trabajan más a tiempo parcial y, por lo tanto, siguen siendo económicamente dependientes de los hombres. Y, mientras exista esa desigualdad económica, mientras la sociedad descanse en la familia, entonces los hombres tendrán poder sobre las mujeres. Y con eso también sigue la violencia, el acoso y los estereotipos sexistas. Estas ideas reflejan el mundo real en el que vivimos.

Pero es la clase dominante la que difunde el prejuicio y el odio contra las minorías oprimidas a las que los trabajadores no son inmunes, a través de los medios de comunicación, del Estado y de toda la sociedad. Y las opresiones son cosas concretas que no pueden ser simplemente eliminadas con la educación.

Una empresa norteamericana que explota los recursos naturales y la mano de obra barata de un país pobre no deja de ser una explotación y un mecanismo que sostiene el orden mundial racista si esa empresa consigue un CEO, un alto gerente, negro; o que se considere así misma antirracista, feminista o lo que sea. No se puede simplemente convencer a los grandes monopolios del mundo de que «dejen de explotar a los países pobres», tienes que derrocar el sistema imperialista en el que vivimos. No es una cuestión de prejuicios, sino de la forma en que se construye la sociedad. Así que decimos que tenemos que luchar por una sociedad, una sociedad socialista, donde la opresión no será sostenida por el sistema.

Sólo si nos deshacemos de la base material de la opresión podremos sentar las bases para que los prejuicios, el acoso y la violencia desaparezcan gradualmente.

Pero, por otro lado, las políticas de identidad dicen que los culpables de la existencia de la opresión son los que no están oprimidos de la misma manera: los hombres son responsables de la opresión de las mujeres y se benefician de ella; los blancos son responsables del racismo y se benefician de él; los heterosexuales son culpables de la homofobia, y así sucesivamente.

Como dijo la académica interseccionalista Frances Kendall: «Cualquiera de nosotros que tenga el privilegio de la raza, que todos los blancos tienen, y por lo tanto el poder de poner nuestros prejuicios en la ley, es racista por definición, porque nos beneficiamos de un sistema racista».

La feminista Heidi Hartman, dice lo mismo sobre la opresión de la mujer en su texto «El matrimonio infeliz del marxismo y el feminismo» de 1979, donde dice que «los hombres tienen un interés material en mantener la opresión de la mujer».

La lucha contra la opresión es por lo tanto para ellos una lucha de mujeres contra hombres, de negros y gente de color contra blancos, de personas transexuales contra las llamadas personas cis, es decir, no trans.

Los que no sufren la misma opresión son privilegiados y como ellos dicen, deben «poner a prueba sus privilegios», lo que significa cuestionar sus privilegios, y sólo pueden ser partidarios o aliados de los que deben dirigir la lucha.

Esto significa que la mayoría de los opresores son trabajadores y pobres en todo el mundo, y la lucha es del trabajador contra el trabajador, del oprimido contra el oprimido. La forma en que las políticas de identidad echan la culpa a los llamados trabajadores privilegiados en realidad refleja los mecanismos de mantenimiento de la opresión por el capitalismo.

Los capitalistas quieren que los trabajadores blancos piensen que se benefician del racismo, quieren que los hombres piensen que se benefician de la opresión de las mujeres – quieren que los trabajadores se enfrenten entre sí. Y las políticas de identidad refuerzan esto diciendo lo mismo. Por ejemplo, algunas feministas en Suecia han afirmado que los trabajadores masculinos mejor pagados en los sectores dominados por los hombres no deberían ir a la huelga, porque ya están muy bien pagados y son privilegiados. Pero no son las trabajadoras del sector público con salarios más bajos las que se beneficiarían si estos trabajadores no se declararan en huelga y exigieran más salarios. Son los capitalistas para los que trabajan estos trabajadores.

Y no son los hombres los que quieren mantener bajos los salarios de las mujeres trabajadoras del sector público. Son los políticos que están ansiosos por defender los beneficios capitalistas gastando menos en prestaciones sociales los que no quieren aumentar los salarios de las enfermeras, de los trabajadores de la salud y otros.

Las ventajas diarias que algunos trabajadores obtienen al no estar doblemente oprimidos no es nada comparado con lo que ganarían si se unieran y lucharan por más.

Así que para nosotros no es una lucha entre diferentes grupos aliados por sus propios intereses sino una lucha común por intereses comunes. Las políticas de identidad comenzaron a cobrar importancia a finales de los ‘80 y durante los ‘90. Este fue un período de reflujo en la lucha de clases, la era de Reagan y Thatcher, la caída de la Unión Soviética y la supuesta derrota final del comunismo.

Los académicos que habían sido testigos de los grandes movimientos de los ‘60 y ‘70 llegaron a la conclusión de la imposibilidad de que los trabajadores derrotaran al capitalismo. Mientras que el socialismo en su mente no parecía ser un camino para seguir, el capitalismo tampoco parecía ofrecer un futuro más brillante para la humanidad. Sacaron las conclusiones más pesimistas y se convirtieron en defensores de diferentes variantes del postmodernismo – que es la raíz filosófica de la política de la identidad. Aunque todavía a veces utilizan la fraseología marxista, estas ideas se utilizaron para desafiar y eliminar el apoyo al marxismo en el mundo académico, para gran satisfacción de la burguesía. Y desde el mundo académico se extendió a la izquierda y al movimiento obrero en un momento en que el movimiento obrero se vaciaba de trabajadores como resultado del reflujo de la lucha de clases y el desplazamiento hacia la derecha del movimiento obrero.

Los arribistas de la clase media ocuparon el lugar de los trabajadores y abrazaron con entusiasmo estas llamadas «nuevas» ideas. Si uno mira más de cerca las ideas de la política de identidad, puede encontrar las ideas del postmodernismo por todas partes.

El rechazo de la capacidad de entender el mundo objetivo en el que vivimos, el rechazo del llamado “gran cambio del mundo”. En lugar de la revolución – los pequeños grupos o la lucha individual contra el «poder». La idea de que sólo yo puedo entender mi opresión, mi realidad y la de nadie más. Como dice la prominente feminista interseccionalista Patricia Hill Collins: «Ningún grupo tiene un ángulo de visión claro. Ningún grupo posee la teoría o la metodología que le permite descubrir la verdad absoluta».

El marxismo, o más bien lo que se pensaba que era el marxismo, ya había sido desafiado como herramienta para analizar la opresión por parte de las feministas en los años ‘70. Pero el marxismo, con el que muchos izquierdistas entraron en contacto en este período, no era marxismo sino estalinismo.

También hubo una tendencia en el movimiento obrero reformista de considerar menos importantes los temas de los trabajadores más oprimidos, basándose en los trabajadores mejor pagados y con más ilusiones en el reformismo. La incapacidad del movimiento obrero para tomar la delantera en la lucha contra la opresión, y la existencia de un estalinismo que afirmaba haber alcanzado el comunismo en la Unión Soviética a pesar de no haberse deshecho de la opresión de las mujeres, del Estado, de la desigualdad, llevó a algunos a pensar que el marxismo y el movimiento obrero no eran la respuesta para la lucha contra la opresión.

Esto dio un impulso a las organizaciones divisionistas y a la búsqueda de «nuevas ideas», como el feminismo radical. Un ejemplo de cómo las feministas de los años ‘70 vieron el marxismo fue un grupo de lesbianas feministas negras en los EE.UU. llamado Combahee river collective, que en 1977 publicaron una declaración, donde decían que estaban de acuerdo con la teoría de Marx al analizar las relaciones económicas – pero que el marxismo no podía explicar la opresión de las mujeres negras. Dijeron: «Este enfoque sobre nuestra propia opresión se encarna en el concepto de la política de identidad. Creemos que las políticas más profundas y potencialmente más radicales provienen directamente de nuestra propia identidad, en oposición a trabajar para terminar con la opresión de alguien más».

Y al final de su declaración citan a Robin Morgan, quien dijo: «No tengo la menor idea del posible papel revolucionario que los hombres blancos heterosexuales podrían cumplir, ya que son la encarnación del poder del interés reaccionario».

Irónicamente, todas estas feministas tomaron prestadas sus ideas del marxismo, o más bien lo que pensaban que era el marxismo, pero al igual que los otros posmodernistas tomaron esas ideas y las convirtieron en su opuesto. Y la consecuencia de esas ideas es lo que vemos en el movimiento hoy en día.

Algunas feministas piensan que debido a que se centran tanto en la opresión de la mujer, son las que se toman más en serio la lucha contra la opresión de la mujer. Pero si uno tiene una idea o un entendimiento incorrectos, entonces eso llevará a una estrategia contraproducente. El idealismo de la política de identidad deja abierta la posibilidad de ser engañados por el sistema. Si la idea es que sólo tenemos que poner a prueba nuestros privilegios, y si sólo tenemos que luchar contra las ideas del sexismo y el racismo, entonces uno puede ser fácilmente engañado y pensar que se han hecho verdaderos progresos simplemente porque un político o capitalista importante dice que es feminista o antirracista.

Al igual que los políticos, pueden jurar que se toman muy en serio la crisis climática y luego no hacen nada; los políticos pueden decir que están a favor de la igualdad de género y al mismo tiempo atacar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres.

Las empresas pueden iniciar pequeñas cosas, como todas las empresas que dicen apoyar a Black Lives Matter, donde pueden aparecer con el movimiento, o «apoyar el movimiento» todo el tiempo explotando a sus trabajadores de la misma manera que antes, beneficiándose de la opresión.

Y si la idea es que las mujeres tienen que ser representadas por otras mujeres, que necesitamos más líderes femeninas: entonces uno puede ser fácilmente engañado para apoyar a las líderes de un grupo oprimido que son elegidas líderes del partido o líderes de un gobierno – sin importar la política que realmente representan o los intereses de clase que representan.

Esto deja la puerta abierta para la colaboración de clases. En Suecia, un partido tras otro se ha convertido en feminista desde los años ‘90, precisamente en el período en que los avances logrados en la posguerra comenzaron a retroceder a través de los recortes y la privatización. Ebba Busch Thor – la líder del Partido Demócrata Cristiano de Suecia, se llama a sí misma feminista mientras que es una conservadora que quiere limitar el derecho al aborto. El Partido Liberal de Suecia tiene una líder negra, y ella representa un cambio hacia un perfil racista más abierto para ese partido porque quiere acercar el partido a los demócratas racistas de Suecia. La socialdemocracia que ahora está en el poder ha afirmado que lleva a cabo «políticas exteriores feministas» mientras que vende armas a Arabia Saudita que han sido utilizadas en la guerra contra el Yemen.

Todos estos políticos, todos estos líderes de partido, utilizan etiquetas y sus identidades como una forma de distraer de las verdaderas políticas que llevan a cabo.

El feminismo se ha convertido en una industria de masas en Suecia – donde una miríada de académicos puede agradecer al feminismo por su carrera, afirman que están haciendo un trabajo importante contra la opresión de la mujer a través de algo que llamamos en Suecia la pedagogía de género en las escuelas y en los lugares de trabajo, donde desafían los roles de género.

Todas estas personas pueden llevar una vida cómoda como parte del sistema, dándose palmaditas en la espalda por su compromiso contra la opresión, mientras que el mismo sistema ha desgarrado el Estado de Bienestar que se construyó en los últimos 30 años.

¿Qué les ha dado este feminismo oficial a las mujeres trabajadoras en Suecia?

Una mentira, eso es lo que se les da.

Lo mismo puede decirse de las ONGs en los países más pobres – se han convertido en una industria que permite a una pequeña capa de gente de clase media llevar una vida cómoda mientras que todo lo que ofrecen a las masas de mujeres pobres es un montón de charla vacía y caridad. La política de la identidad no es como dirían los que la defienden: un medio para asegurarse de que la lucha contra la opresión se convierta en una prioridad de los líderes políticos.

Es una fachada que estos líderes usan para cubrir en el mejor de los casos la falta de acción; en el peor de los casos, los recortes y la austeridad. Esto es cierto para los capitalistas, los partidos de derecha y el movimiento laborista.

La política de identidad también se utiliza como una forma de sofocar a los elementos de izquierda y revolucionarios dentro del movimiento obrero, presentando candidatos de un grupo oprimido como una alternativa a los de izquierda en el movimiento, o afirmando que los hombres ocupan demasiado tiempo en el debate, o que algo que dicen es sexista o racista.

En el Partido Laborista Británico, la derecha usó falsas afirmaciones de antisemitismo para atacar a la izquierda. Y cómo las políticas de identidad afirman que sólo aquellos que sufren la opresión pueden definir lo que es esa opresión: no se puede cuestionar sus afirmaciones de sexismo o racismo – y los elementos de la izquierda en el movimiento laborista a menudo son muy vulnerables contra este tipo de ataque: porque están tan ansiosos de demostrar que están en contra de la opresión, que son los mejores feministas, las mejores feministas interseccionalistas. Así que en el Partido Laborista muchos izquierdistas aceptaron más o menos todas esas afirmaciones sin cuestionarlas. Y vemos el mismo fenómeno en los movimientos de protesta.

Durante el movimiento Black Lives Matter en Suecia este verano, las manifestaciones de solidaridad, una joven indignada por la violencia policial e inspirada por el movimiento en los EE.UU. decidió organizar espontáneamente una manifestación en Gotemburgo a través de Facebook.

Pero como ella era de origen de Oriente Medio y no negra, fue inmediatamente bombardeada con el acoso de que «no puedes organizar esto, debes dejarlo a los negros». Lo cual hizo. Y, al final, estaba tan desmoralizada por el tratamiento, que por lo que sabemos, ni siquiera se presentó en la manifestación. Este es sólo un ejemplo, pero hay muchos ejemplos simples o exactamente iguales a éste.

Los marxistas nos enfrentamos con quienes no estamos de acuerdo, a través de la discusión política y el debate. Entendemos que no podemos simplemente prohibir los prejuicios y pretender que todo desaparecerá si simplemente gritamos o insultamos a cualquiera con el que no estemos de acuerdo. Los métodos de callar a un adversario político es algo que normalmente reservamos para los fascistas o trolls que simplemente quieren interrumpir las actividades políticas.

Pero en el movimiento político de identidad estos son métodos que se consideran justos para ser usados contra casi cualquiera que se atreva a estar en desacuerdo con ellos. Declarando un boicot contra ellos, bombardeándolos con comentarios de odio, exigiendo que sean removidos de su trabajo o posición. Esto crea un ambiente de miedo y sirve para sofocar el debate y dividir el movimiento.

Denunciamos todos estos métodos e ideas. Decimos que siempre debe ser la política la que decida a qué candidato apoyar, no su género, sexualidad o color de piel. Porque las experiencias de opresión no son suficientes para saber cómo luchar contra ella y no da derecho a reclamar el liderazgo de ningún movimiento.

Uno tiene que saber de dónde viene la opresión, por qué existe hoy en día, para entender cómo deshacerse de ella y saber qué métodos y qué demandas plantear en la lucha. Es decir: hay que estudiar la historia y analizar la sociedad. El conocimiento de cómo luchar contra la opresión de la mujer no es algo con lo que se nace simplemente porque se nace mujer. Hay que aprenderlo. Como marxistas no estamos luchando para que una minoría de un grupo oprimido tenga una carrera dentro del Estado capitalista.

No luchamos para que los oprimidos sean «representados» por unos pocos individuos, sino que luchamos por una sociedad comunista – sin Estado, donde todos dirijan la sociedad. Lo que necesitamos no es estar igualmente representados por los capitalistas que nos explotan o los políticos que mantienen su sistema – lo que

necesitamos es destruir el sistema a través de su derrocamiento revolucionario. Lo que necesitamos no es una miríada de diferentes organizaciones para diferentes grupos oprimidos que llevan a cabo sus luchas por separado – sino un movimiento de masas unido de todos los oprimidos bajo la dirección de un movimiento obrero revolucionario.

Aunque la mayoría de los que se llaman a sí mismos feministas y muchos de los que están a favor de la interseccionalidad sólo quieren decir que luchan contra la opresión, no nos llamamos feministas o marxistas interseccionalistas – precisamente porque estas ideas, no importa en qué forma las encuentres, no pueden explicar la opresión o cómo luchar contra ella de manera efectiva. Porque los líderes del feminismo y la interseccionalidad no entienden la necesidad de acabar con el capitalismo para acabar con la opresión, acaban adaptándose al sistema capitalista.

No sólo eso – también son en general reformistas o incluso liberales— pero sólo mira al Partido de Izquierda de Suecia, que le gusta verse a sí mismo como el partido más feminista de Suecia. Una vez hicieron campaña por 200.000 nuevos puestos de trabajo en el sector público y una jornada de 6 horas. Estas reformas habrían mejorado mucho la vida de las mujeres de la clase trabajadora. Esas demandas no se ven en ninguna parte hoy en día, la dirección ya no las impulsa. Porque la dirección del partido está tan ansiosa por colaborar con los socialdemócratas que han abandonado todas las demandas más radicales para acomodarse.

Es lo mismo con todos los otros ejemplos que di: el Partido de Izquierda se ha convertido en feminista precisamente en el mismo período en que se ha movido a la derecha. Por lo tanto, nuestro problema con esas figuras líderes del feminismo y la interseccionalidad no es que tomen la lucha contra la opresión demasiado en serio, es lo contrario. Decimos: no haces lo suficiente en la lucha contra la opresión, tienes miedo de desafiar al sistema. No crees que la clase obrera pueda derrocar el sistema capitalista y dirigir una sociedad socialista. Te has convencido de que sólo los capitalistas y los políticos pueden dirigir la sociedad. Terminan siendo igual que todos los demás políticos y capitalistas que dicen: No salgas a la calle, deja todos tus problemas en nuestras manos y tarde o temprano las cosas mejorarán.

Nosotros decimos: salgan a la calle, luchen ahora contra todos los males de la sociedad, luchen ahora por su completa y total liberación. Luchad ahora por una revolución mundial para destruir este sistema bárbaro, para destruirlo de una vez por todas, para acabar con toda la explotación, la injusticia y con ella, todas las formas de opresión.

(la autora es militante de la sección sueca de la Corriente Marxista Internacional, CMI)

(Visited 95 times, 1 visits today)