Financiando el clima

por Michael Roberts

La COP26 avanza en Glasgow con pocas señales de que se esté acordando algo significativo para revertir el calentamiento global y poner fin a la degradación de la naturaleza. A pesar de todos los titulares en los medios, los gobiernos y las empresas no están poniendo su dinero donde dicen que están sus compromisos. El apoyo financiero a medidas para reducir las emisiones de carbono y otras formas de destrucción del medio ambiente es lamentable.

En 2009, las principales naciones ricas prometieron transferir al menos $ 100 mil millones al año en financiamiento climático a los países más pobres para 2020. Ese entendimiento formó la base del acuerdo climático de París de 2015, que tenía como objetivo limitar el calentamiento global a menos de 2ºC, idealmente 1,5ºC. Pero en vísperas de la COP26, los países donantes admitieron que no habían cumplido con ese objetivo en 2020. Ahora esperan alcanzarlo en 2022 o 2023, años más tarde de lo planeado.

De hecho, la mayoría de las naciones ricas no están cumpliendo sus promesas en absoluto. Solo Noruega, Suecia y Alemania pueden afirmar que cumplen, mientras que Estados Unidos se ha quedado corto en miles de millones y está al final de la lista de la OCDE.

Además, la mayor parte de los 100.000 millones de dólares prometidos no es en forma de subvenciones, sino de préstamos. Por lo tanto, se supone que los países pobres que intentan lidiar con el calentamiento global y reducir las emisiones deben devolver la mayor parte de las donaciones de los países ricos. Los cálculos de Oxfam sugieren que el nivel real de subvenciones específicas para el clima es aproximadamente una quinta parte de las cifras de “financiación climática” de la OCDE, una vez que se obtienen los préstamos. Estos compromisos climáticos tenían “un kilómetro de ancho y un centímetro de profundidad”, dijo Becky Jarvis, estratega de la red Apostar por el futuro.

Luego está la coalición liderada por Mark Carney de compañías financieras internacionales que se unieron para abordar el cambio climático. El ex gobernador del Banco de Inglaterra, Carney, es el enviado oficial de la ONU para las finanzas climáticas. Afirma que la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero (Gfanz), que está formada por más de 450 bancos, aseguradoras y administradores de activos en 45 países, podría contribuir hasta $ 100-130 billones de financiamiento para ayudar a las economías en la transición al cero neto carbónico en las próximas tres décadas. Michael Bloomberg, el multimillonario de los medios, se unía a Carney como copresidente. El grupo informará periódicamente sobre su trabajo al Consejo de Estabilidad Financiera del G20. Carney señaló el análisis de la ONU que sugería que el sector privado podría entregar el 70 por ciento de las inversiones totales necesarias para alcanzar las metas netas cero. Las finanzas privadas pueden salvar el día, argumenta Carney. 

Pero cuando se mira más de cerca esta gran cifra, resulta que los administradores de inversiones representan $ 57 billones de activos, con $ 63 billones provenientes de bancos y $ 10 billones de propietarios de activos como fondos de pensiones. Y 43 de estos 221 administradores de inversiones signatarios revelaron que solo un tercio de sus activos estaban destinados a inversiones con objetivos de «cero neto». Ben Caldecott, director del Grupo de Finanzas Sostenibles de Oxford en la Universidad de Oxford, dijo que la cifra de 130 billones de dólares «no es una nueva fuente de dinero, y la mayor parte no es asignable». Incluye hipotecas de viviendas y dinero para financiar la infraestructura de combustibles fósiles, agregó. «¿Qué proporción de ella se puede desviar realmente a las soluciones o utilizar de alguna manera para influir en las empresas contaminantes para que sean más sostenibles?» pregunta.

Rainforest Action Network, un grupo ambiental, señaló que los 93 bancos que firmaron el compromiso continuaron brindando $ 575 mil millones en préstamos y suscripción a la industria de combustibles fósiles en 2020. «La desconexión entre los compromisos climáticos y las decisiones de las salas de juntas es asombrosa», señala Tom Picken, su director forestal y financiero. Los administradores de activos que se habían suscrito a Gfanz habían alineado hasta ahora solo el 35 por ciento de sus activos totales con objetivos netos cero, dijo. “No se trata de finanzas verdes, ni está dedicado en lo más mínimo a abordar el cambio climático siempre que los financieros tengan grandes intereses en la expansión de los combustibles fósiles”, agregó.   «Este anuncio una vez más ignora el elefante más grande en la habitación,” dice Richard Brooks, director de finanzas climáticas de Stand.earth . “No hay la menor mención de las palabras F (en ingles) en esta nueva declaración de los clubes netos cero. No podemos mantenernos por debajo de 1,5 grados [de calentamiento] si las instituciones financieras no dejan de financiar a las empresas de carbón, petróleo y gas».

Mientras tanto, economistas bien intencionados ofrecen varios esquemas para resolver el problema del financiamiento dentro de los límites de la economía de mercado. Raghuram Rajan, profesor de finanzas en la Booth School of Business de la Universidad de Chicago, conocido por sus soluciones favorables al mercado, sugiere que cada país que emite más que el promedio global de alrededor de cinco toneladas per cápita paga anualmente un fondo global. El monto pagado sería el exceso de emisiones per cápita multiplicado por la población y luego multiplicado por un monto en dólares llamado Incentivo Global de Carbono (GCI). Si el GCI comenzara en $ 10 por tonelada, Estados Unidos pagaría alrededor de $ 33 mil millones cada año. Mientras tanto, los países por debajo del promedio global recibirían un pago proporcional basado en cuánto emiten por debajo del promedio (Uganda, por ejemplo, recibiría alrededor de $ 2 mil millones).

Rajaram considera que el plan se autofinancia. Los emisores bajos, a menudo los países más pobres y los más vulnerables a los cambios climáticos que no causaron, recibirían un pago que podría ayudar a su población a adaptarse. Por el contrario, la responsabilidad de los pagos recaería adecuadamente en los grandes emisores ricos, que también están en la mejor posición para pagar. Los países tendrían libertad para elegir su propio camino hacia la reducción de emisiones. En lugar de imponer un impuesto al carbono políticamente impopular, un país podría imponer regulaciones sobre el carbón, otro podría incentivar las energías renovables.

En otro esquema, Avinash Persaud señala que para cumplir con el Acuerdo de París, el mundo tendría que eliminar 53.5 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono cada año durante los próximos 30 años. Hay una variedad de estimaciones de cuánto costaría eso, pero el banco de inversión Morgan Stanley lo calculó en 50 billones de dólares adicionales, divididos entre cinco áreas clave de tecnología de cero emisiones de carbono. Eso se compara con los patéticos $ 100 mil millones mencionados anteriormente que han costado seis años a todos los países encontrar. Persaud dice que «necesitamos un acuerdo global, no una aspiración global unida a un presupuesto de ayuntamiento». 

Los países que más contribuyen al stock de GEI podrían emitir un instrumento que otorgue a cualquier inversionista en proyectos en cualquier parte del mundo que reduzcan los GEI el derecho a solicitar préstamos a sus tasas de interés a un día, que actualmente son cercanas a cero, y a refinanciarlo mientras el proyecto produzca una tasa mínima de reducción de GEI por dólar invertido. Si la emisión anual colectiva de este financiamiento de coste casi nulo fuera de $ 500 mil millones, aumentaría los retornos de los inversionistas a tal grado que durante 15 años acumularía ahorros privados hasta los $ 50 billones necesarios.

Todos estos esquemas fallan a dos niveles. Primero, requieren acción global e instituciones globales para implementarlos. No hay perspectivas de que eso suceda. Así como los gobiernos nacionales fueron incapaces de coordinar las finanzas y los recursos para hacer frente a la pandemia de COVID y las vacunas, los gobiernos no están dispuestos a tomar medidas globales significativas sobre el clima y la naturaleza. Aparentemente, se necesitan alrededor de $ 50 billones durante 30 años; otras estimaciones son de $ 4 billones al año durante los próximos diez años. Este es realmente un coste pequeño, no más del 2.5% del PIB mundial anual. Pero hasta ahora, los gobiernos han prometido solo $ 100 mil millones y ni siquiera lo han cumplido.

En segundo lugar, las soluciones del mercado no funcionan, como ha demostrado una vez más la pandemia del COVID. Solo la intervención, la inversión y la planificación pública a escala global pueden dar a la humanidad y la naturaleza la oportunidad de tener éxito antes de que la degradación se vuelva permanente.  El precio del carbono no asignará la inversión de manera adecuada ni cambiará el consumo de manera suficiente, y solo beneficiará a los países más ricos (mil millones de personas) a expensas de los más pobres (6.500 millones). 

La financiación privada organizada por bancos y fondos de inversión no funcionará. Porque las empresas capitalistas controlan y toman decisiones de inversión basadas en la rentabilidad. El calentamiento global no se detendrá ni se revertirá sin poner fin a la exploración minera y de combustibles fósiles y eliminar gradualmente la producción de combustibles fósiles. Nada de eso está en la agenda de la COP26. 

Como dice Jeff Sparrow en su nuevo libro, Crímenes contra la naturaleza, “Cada año, el mundo  gasta más de $ 1,917 mil millones en armas, bombas y otro equipos militares . La cifra comparable  en publicidad es de unos 325.000 millones de dólares. Esas cifras asombrosas representan una mera fracción de lo que podríamos dirigir de inmediato a programas ambientales en tierra, mar y aire. Podríamos comenzar la descarbonización sistémica, cerrar las centrales eléctricas de carbón y reemplazar los combustibles fósiles con electricidad de fuentes renovables como la solar, utilizando el proceso para reducir en lugar de aumentar nuestras necesidades energéticas. Podríamos expandir masivamente el transporte público bajo en carbono, de modo que los trenes y tranvías eléctricos eficientes, fáciles de usar y convenientes, reemplacen a los motores de combustión interna. Podríamos volver a planificar nuestras ciudades y pueblos para la conveniencia humana en lugar de para el uso de automóviles; podríamos establecer métodos de reciclaje y reutilización que realmente redujeran el rendimiento del material».

(Tomado de The Next Recession)

Ir al contenido