El estafador de los Bitcoin, Sam Bankman-Fried fue condenado a 25 años de prisión

por Michael Roberts

La semana pasada, Sam Bankman-Fried fue condenado a 25 años de prisión. Dirigía con gran éxito el fondo de inversión en bitcoin FTX que supuestamente ganó millones para sus clientes. Pero Friedman ha sido acusado y condenado por robar 8 mil millones de dólares a sus clientes de FTX. Se descubrió que había desviado miles de millones de fondos de sus clientes al fondo de cobertura hermano de FTX, Alameda Research, para mantenerlo solvente y cubrir sus bolsillos con el dinero de sus clientes.

Friedman vivía la buena vida, gastado más de 200 millones de dólares en bienes raíces en Bahamas y en inversiones especulativas.«Sam Bankman-Fried perpetró uno de los mayores fraudes financieros de la historia de Estados Unidos, un esquema multimillonario diseñado para convertirlo en el rey de las criptomonedas, pero aunque la industria de las criptomonedas es nueva y los jugadores como Sam Bankman-Fried recién llegados, este tipo de corrupción es tan antiguo como la historia», dijo el abogado estadounidense de Manhattan, Damian Williams, después de la condena. «Este caso siempre ha ido de mentir, hacer trampas y robar y no podemos soportarlo más».

Actualmente, el bitcoin y otras criptomonedas experimentan un aumento masivo de su precio. Supuestamente, las criptomonedas han escapado a su imagen de involucrar a timadores, estafas y especulaciones salvajes para unirse a la «parte respetable» del mundo financiero. El caso Friedman ha demostrado que es una broma, junto con una sucesión de otros «Friedmans» similares durante la última década de auge de las criptomonedas.

Escribí sobre la tecnología blockchain y la locura de las criptomonedas hace varios años. Argumenté entonces que, aunque el bitcoin supuestamente tiene como objetivo reducir los costes de transacción en los pagos por Internet y eliminar por completo la necesidad de intermediarios financieros como los bancos, dudé de que tales monedas digitales pudieran reemplazar las monedas fiduciarias existentes y ser ampliamente utilizadas en las transacciones diarias, como pronostican sus defensores.

El dinero en el capitalismo moderno ya no es solo una mercancía como el oro, sino que es una «moneda fiat» (fáctica), ya sea en monedas o billetes, o ahora principalmente en créditos de los bancos. Dichas monedas fiduciarias son aceptadas porque son emitidas por orden o «fiat» de los gobiernos y los bancos centrales y están sujetas a regulación. Por el contrario, el bitcoin, concebido por un programador anónimo y misterioso, Satoshi Nakamoto, hace poco más de una década, no está localizado en ninguna región o país en particular, ni está destinado a ser utilizado en una economía virtual en particular. Debido a su naturaleza descentralizada, su circulación está en gran medida fuera del alcance de la regulación directa o de la política monetaria y la supervisión que tradicionalmente se ha aplicado de alguna manera al dinero privado localizado y al dinero electrónico.

A los entusiastas de la tecnología (y también a aquellos que quieren construir un mundo fuera del control de las administraciones estatales y las autoridades reguladoras), todo esto les parecía emocionante. Tal vez las comunidades y las personas podrían hacer transacciones sin las imposiciones de los gobiernos corruptos y controlar sus ingresos y riqueza lejos de las autoridades, incluso podría ser el embrión de un mundo post-capitalista sin estados.

Tales esperanzas futuristas se han desvanecido. El valor de Bitcoin no está respaldado por ninguna garantía estatal pública, por definición. Está respaldado solo por el «código» y el consenso que existe entre sus «mineros» y propietarios. Al igual que con las monedas fiduciarias, donde no hay ningún producto físico que tenga un valor intrínseco en el tiempo de trabajo necesario para producirlo, la criptomoneda depende de la confianza de los usuarios. Y esa confianza varía con su precio en relación con una moneda fiduciaria controlada por el estado como el dólar. Su precio se mide en dólares o en lo que se llama una «moneda estable» atada al dólar. De hecho, mientras que las criptomonedas han explotado, el dólar estadounidense se ha arraigado cada vez más firmemente como la principal moneda del mundo (67 % de todos los acuerdos, seguido de las otras monedas fiduciarias, el euro, el yen y el yuan).

El precio del bitcoin medido en monedas fiduciarias como el dólar ha fluctuado violentamente, pero recientemente se ha disparado a alturas estratosféricas a medida que los activos financieros se disparan a máximos históricos con la expectativa de caída de las tasas de interés y la recuperación económica. De hecho, por esa misma razón, las criptomonedas no están más cerca de lograr la aceptación como medio de intercambio cotidiano.

Hasta ahora, su uso principal ha sido para la especulación. Se ha convertido en otra forma de lo que Marx llamó «capital ficticio», una ficción financiera del valor real. El caso de Friedman muestra que nada ha cambiado desde cuando Marx escribió sobre «una nueva aristocracia financiera, una nueva variedad de parásitos en forma de promotores, especuladores y simplemente directores nominales; todo un sistema de estafas y trampas por medio de la promoción de empresas, la emisión de acciones y la especulación de acciones». Con el aumento del capital ficticio: «Todos los estándares de medición, todas las excusas más o menos justificadas bajo la producción capitalista, desaparecen». …. dado que la propiedad aquí existe en forma de acciones, su movimiento y transferencia se convierten puramente en el resultado de apostar en la bolsa de valores, donde los pequeños peces son tragados por los tiburones y los corderos por los lobos de la bolsa de valores».

La naturaleza de la cultura de la criptomoneda fue resumida por una empresa dirigida por Lord Hammond, un ex ministro de finanzas del Reino Unido, que patrocinó una fiesta para promover las criptomonedas en la que a los invitados se les servía sushi sobre dos modelos escasamente vestidas.

El capital financiero siempre es ingenioso para inventar nuevas formas de especulación y estafas. En los últimos 20 años, las «ficciones financieras» se han digitalizado cada vez más (SPACS, NFT). Las transacciones financieras de alta frecuencia han sido reemplazadas por la codificación digital. Pero estos desarrollos tecnológicos se han utilizado principalmente para aumentar la especulación en el casino financiero, dejando atrás a los reguladores impotentes.

En lugar de proteger a los inversores de estas tramas cripto-financieras depredadoras, los reguladores y los encargados de de jacer cumplir sus normas en el orden financieros solo han actuado cuando «era hora de recoger los pedazos y limpiar los escombros de las inversiones destrozadas de millones de personas«. Los políticos, financiados por empresas de criptomonedas, han ayudado a bloquear su regulación. El Congreso de los Estados Unidos ha sido incapaz de aprobar un proyecto de ley tras otro, ya que los intereses de la industria presiona a los congresistas para que se limiten a reflejar el estado actual de una regulación laxa con excepciones y lagunas legales. «La industria de las criptomonedas argumenta que esto permitirá una «innovación» continua, a pesar de la escasa innovación hasta la fecha del sector, además de encontrar nuevas formas y trucos de estafar a la gente su dinero».

Una vez más, la regulación no ha logrado detener la especulación financiera, las crisis y las estafas. «Los reguladores y los legisladores no han hecho ningún cambio para proteger proactivamente al público, al tiempo que permiten a las empresas de criptomonedas anunciarse y reclutar nuevos clientes que parecen mucho más propensos a terminar como víctimas de otro colapso que de convertirse en los próximos criptomillonarios. ¿Cuántas personas tendrán que perder fortunas antes de que dejemos de creer en las mentiras de una industria que se ha aprovechado de la confianza de la gente y su esperanza de milagros financieros, solo para arrastrarles por el suelo fracaso tras fracaso?»

De vuelta a Marx: «Las dos características inmanentes en el sistema de crédito son, por un lado, desarrollar el incentivo de la producción capitalista, desde el enriquecimiento a través de la explotación del trabajo de los demás, hasta la forma más pura y colosal de juego y estafa«. Por lo tanto, el sector financiero continúa, como antes, participando en la especulación y los reguladores no pueden hacer nada por impedirlo.

La respuesta no es la regulación (antes o después), sino la prohibición de la inversión en capital ficticio. El cierre de los fondos de inversión, el fin del mercado de bitcoins y su financiación. Por el contrario, la banca debería ser un servicio público para los hogares y las pequeñas empresas con el fin de acumular depósitos y hacer préstamos, no para financiar un casino financiero masivo donde los delincuentes y los estafadores apuestan y se juegan nuestros medios de vida.

(Fuente: The Next Recession)

Ir al contenido