La guerra de EEUU contra la supremacía tecnológica china

por Daniele Burgio, Massimo Leoni y Roberto Sidoli

Los «hechos obstinados» (Lenin) son bien conocidos desde hace tiempo y expuestos también en 2023 por el confiable Instituto Australiano de Política Estratégica en un informe que, casualmente, fue ignorado en silencio por una gran parte de la izquierda occidental: según él, China se ha convertido ahora en el «número uno» mundial en 37 de los 44 principales sectores tecnológicamente importantes del mundo contemporáneo.

Como bien han destacado T. Buccellato y S. Olivari, “la investigación del Instituto Australiano de Política Estratégica (Aspi) revela que China ha sentado las bases para posicionarse como la superpotencia científica y tecnológica líder en el mundo, estableciendo una ventaja sorprendente: en la mayoría de los sectores tecnológicos críticos y emergentes, las instituciones de investigación generan nueve veces más artículos de investigación de alto impacto que el país que ocupa el segundo lugar, Estados Unidos. De esta manera, China ha alcanzado el liderazgo en 37 de las 44 áreas tecnológicas críticas. Todas las tecnologías etiquetadas como de alto riesgo de monopolio están controladas por Beijing. No es casualidad que el flujo de conocimiento y de investigadores talentosos en estos sectores hacia el país asiático esté en continuo crecimiento».[1]

La reacción del imperialismo estadounidense ante la ahora consolidada primacía tecnológica de Beijing ha demostrado ser a la vez furiosa pero impotente, con el objetivo declarado de bloquear la innovación en China.

Incluso antes de la prohibición estadounidense de agosto de 2023 de exportar cualesquiera de los productos del país a Beijing en los campos de los semiconductores avanzados, la información cuántica y la inteligencia artificial, el propio Biden ya había legitimado abiertamente la guerra tecnológica del imperialismo estadounidense al escribir, el 13 de octubre de 2022, en su prefacio al documento clave “Estrategia de Seguridad Nacional” (NSS) para poner a China en el punto de de mira de las Barras y las Estrellas.

China, afirma el documento, «es el único actor que pretende reformar el orden internacional y que tiene los recursos económicos, diplomáticos, militares y tecnológicos para hacerlo». Beijing se presenta así como un rival sistémico que puede poner en riesgo los intereses estratégicos y la seguridad económica de Estados Unidos; y en este sentido es revelador que el documento nunca habla de establecer una dinámica de cooperación con China, sino que a lo sumo habla de «competencia responsable».[2]

¿Y cuál es la respuesta de China a la agresión del imperialismo estadounidense?

Muy eficaz, como se puede comprobar simplemente examinando el nuevo superchip ACCEL, producido íntegramente en suelo chino a finales de 2023 y más rápido que sus competidores occidentales.

“Un artículo científico reciente de la Universidad Tsinghua de China examina la creación y el funcionamiento de un chip de procesamiento de inteligencia artificial ultrarrápido y altamente eficiente diseñado específicamente para tareas de simulación por computadora.

Llamado chip totalmente analógico que combina computación electrónica y ligera (ACCEL), este chip innovador utiliza una arquitectura única que combina computación fotónica y analógica.

Ofrece más de 3000 veces el rendimiento de la NVIDIA A100 y consume mucha menos energía. Si bien ACCEL es una herramienta especializada, representa un gran avance en la informática donde los semiconductores se diseñan a medida para satisfacer necesidades específicas”.[3]

Superchip, pero también está la supercomputadora cuántica china de enero de 2024, “Origin Wukong, computadora cuántica superconductora de tercera generación desarrollada independientemente por China, que se puso en funcionamiento el sábado 6 de enero en Origin Quantum Computing Technology (Hefei) en la provincia de Anhui.

La computadora cuántica funciona con Wukong, un chip cuántico superconductor autóctono de 72 qubits. Según los investigadores, se trata del ordenador cuántico superconductor programable más avanzado de China.

Kong Weicheng, subdirector del Centro de Investigación de Ingeniería de Computación Cuántica de Anhui, señaló que la computadora está integrada con el sistema de control de computación cuántica de tercera generación, lo que mejora la eficiencia operativa general de la computadora cuántica.

Jia Zhilong, subdirector del Laboratorio Provincial Clave de Chips de Computación Cuántica del Centro de Investigación de Ingeniería de Computación Cuántica de Anhui, dijo que el chip Wukong tiene 198 qubits, incluidos 72 computacionales y 126 acopladores.

Un qubit es la unidad básica de información cuántica, similar a un bit binario pero realizado en un dispositivo de dos estados.

El nombre Wukong se inspiró en Sun Wukong, una figura literaria china mítica con la capacidad de transformarse en 72 formas diferentes, simbolizando las poderosas y versátiles capacidades de la computadora.[4]

No son malas respuestas, ¿verdad?

Fuente: mondorosso

NOTAS:
[1] T. Buccellato y S. Olivari, “La innovación tecnológica hecha en China está creciendo”, 6 de diciembre de 2023, en lavoce.info
[2] “Estados Unidos-China. Tecnología, el choque se vuelve duro”, 20 de octubre de 2022, en ispionline.it
[3] “ACCEL: chip chino 3000 veces más rápido que el A100 de NVIDIA y consume mucha menos energía”, 6 de noviembre de 2023, en redhotcyber.com
[4] “La computadora cuántica de próxima generación se enciende en China”, 8 de enero de 2024, en italianpeople.cn
Ir al contenido