Análisis la distribución territorial del voto del Plebiscito Nacional 2020

El presente documento de trabajo analiza la distribución territorial del voto del Plebiscito Nacional 2020, analizando las tendencias por el apruebo, rechazo así como la participación por comunas y distritos electorales en la Región de Valparaíso. Los resultados evidencian las diferencias y diversidades territoriales en el patrón de distribución del voto en la región de Valparaíso. Mientras que la tendencia por el rechazo está fragmentada y segregada territorialmente, las tendencia por el apruebo, están diversificadas por el territorio; particularmente, con una alta presencia en el sector interior-norte de la región. Del mismo modo, se reconocen importantes niveles de participación electoral en la Región, aunque su distribución presenta todavía significativas inequidades territoriales. Estos resultados invitan a debatir y reflexionar sobre las características del proceso constituyente en curso, en los diversos territorios de la Región de Valparaíso.

  • Nelson Carroza Athens
  • Pablo Saravia Ramos
  • Elizabeth ZentenoTorres
  • Tomás Koch Ewertz
  • Macarena Trujillo Cristoffanini

Académicos y académicas de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, Chile.

Introducción

El 18 de octubre del año 2019 emergieron las protestas más importantes y multitudinarias desde el regreso a la democracia en Chile. Aunque iniciada por el alza del valor del pasaje del metro en Santiago, estas movilizaciones se expandieron por todo Chile cuestionando el modelo de desarrollo social y económico vigente, legitimado por la Constitución del año 1980 instaurada durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet. En el marco de estas legitimas movilizaciones, y en el contexto de diversas y numerosas violaciones a los derechos humanos2, se encausa institucionalmente una salida al conflicto mediante la instauración de un plebiscito, que por primera vez en la historia reciente de Chile, buscaba conocer la voluntad popular de cambiar o no, la constitución vigente a través un proceso constituyente3. Proyectado para abril del año 2020, se postergó por razones políticas vinculadas a las consecuencias del COVID- 19. El proceso, finalmente, se desarrolló el 25 de octubre del año 2020 resultando ganador, por amplia mayoría, la opción del apruebo por el cambio constitucional, con un 78,2% , mediante un mecanismo de convención constituyente, el cual concentró el 78,9% de las preferencias. En otras palabras, alrededor de cuatro de cada cinco votantes, manifestaron su deseo de cambiar la constitución en Chile.

En este contexto, el presente documento de trabajo tiene como objetivo analizar las tendencias territoriales del voto así aportar a su discusión y análisis con evidencia en el contexto del proceso constituyente en la región de Valparaíso. En este sentido, se ha discutido ampliamente, y con mucha efervescencia los resultados del plebiscito, tanto a nivel nacional, como particularmente en la Región Metropolitana -no así para la región de Valparaíso- debatiéndose:

i) Los históricos niveles de participación respecto de procesos eleccionarios anteriores

ii) el contundente triunfo de la opción apruebo y la convención constituyente

iii) la segregación territorial del voto vinculado al rechazo

iv) la baja participación de territorios rurales y aislados

v) los amplios sectores de la población que no votaron.

Desde estas bases, este trabajo también busca complementar estos debates desde un análisis territorial, que permita aportar y contribuir con el reconocimiento de tendencias regionales.

Concretamente, se analizará la distribución territorial del voto, enfocándonos en las tendencias por el apruebo, el rechazo y la participación, a través del análisis por comuna y por distritos electorales. Es importante señalar que las divisiones electorales propuestas por el SERVEL, no necesariamente corresponden a la zona geográfica de residencia de los votantes. Pudiendo en muchos distritos electorales, ejercer su derecho personas que no necesariamente residen en la comuna. Sin embargo, para efectos de este ejercicio asumiremos la reciprocidad entre lugar de votación y lugar de residencia. Finalmente, agradecemos al Centro de Producción del Espacio (2020) de la Universidad de las Américas, que sistematizó y liberó la información proporcionada por el SERVEL.

a) Territorios del rechazo: ¿fragmentación o segregación del voto?

Como es sabido, en la región de Valparaíso no se registró ninguna comuna donde ganara la preferencia por el rechazo. Las comunas que concentraron los mayores porcentajes de esta opción fueron Santo Domingo (39%), Concón (35%), Zapallar (33%) y Algarrobo (29%) Todas estas comunas costeras y con un perfil socioeconómico medio-alto (Véase Gráfico 1).

En estas comunas también se registraron los mayores niveles de participación en la región, alcanzado cifras superiores al promedio regional (53%) y nacional (50%). Estas cuatro comunas concentran niveles de participación superiores al 60% de su padrón electoral. Sin embargo, como veremos más adelante, al comparar estos niveles de participación, con la votación presidencial del año 2017, esta fue mucho menor, a excepción del caso de Concón.

Por otro lado, la distribución territorial del voto a favor del rechazo en la Región de Valparaíso, a diferencia del caso del Gran Santiago, no posee una distribución concentrada u homogénea, por el contrario, su distribución es fragmentada territorialmente, en comunas no contiguas, pertenecientes a distintos subsistemas metropolitanos de la Región (Véase Mapa 1).

Ahora bien, también se ha discutido si la escala comunal de análisis es la más idónea para representar la diversidad de procesos que acontecen en los territorios de la Región de Valparaíso (Carroza, 2018). Un caso emblemático donde podemos discutir aquello es la comuna de Viña del Mar, donde la opción por el rechazo no fue mayoritaria, si la analizamos desde la escala comunal. No obstante, cuando nos adentramos al análisis de las circunscripciones electorales, es posible reconocer territorios donde se invierte esta tendencia. Particularmente, nos referimos a la circunscripción de Reñaca Bajo 4, en donde la preferencia por el rechazo alcanzó el 60,3% y, registrándose un altísimo nivel de participación (71,3%), cifra superior a las comunas con los mayores niveles de participación en la Región. Ciertamente, en esta circunscripción electoral donde votan alrededor de 11.500 personas, se expresa territorialmente una segregación del voto. O dicho de otro modo, Reñaca bajo, fue la única circunscripción electoral en toda la región donde ganó la preferencia por el rechazo.

A diferencia de lo que comúnmente estamos acostumbrados a vincular solo a la concentración territorial de la pobreza, el concepto de ghetto, ha sido utilizado para dar cuenta de la segregación espacial de diferentes grupos sociales por clase o raza (Rodríguez, 2011). Pudiendo ser sus causas una opción (en el caso de la elite) o forzada (en el caso de los grupos de bajos ingresos). En este sentido, cabe discutir, si se ha conformado de un “ghetto de elite” en un territorio donde históricamente se ha reproducido la elite económica, política y naval de la región, donde sus preferencias políticas son representativas de los privilegios restringidos predominantemente para las personas que viven en estos territorios. Del mismo modo, cabe cuestionarse si este sector de la comuna de Viña del Mar, contradictoriamente también la comuna que concentra la mayor cantidad de campamentos de todo Chile (TECHO, 2016), es el símil regional de las comunas del cono de alta renta de Santiago, como Vitacura, Las Condes, Lo Barnechea. Si fuese así, estaríamos también en presencia de un escandaloso procesos de autosegregación de la elite en la región de Valparaíso.

b) Territorios del apruebo: entre la postergación y los conflictos socioterritoriales.

En la región de Valparaíso, la votación por el apruebo alcanzó un 79,3%. Tendencia similar la Región Metropolitana y levemente superior al total nacional (78,2%). Es importante destacar que la tendencia por el apruebo en la región fue avasalladora. Ganó en los 38 municipios que conforman la región de Valparaíso, estando 22 de ellos sobre el promedio regional (Véase gráfico No2).

Al analizar la distribución territorial del voto a favor del apruebo, podemos reconocer que los municipios que presentan las mayores preferencias por esta opción se concentran en el sector norte e interior de la región de Valparaíso. En este sentido, destaca el caso de Petorca, comuna que concentra alrededor 90% de preferencias, uno de las más altas a nivel nacional5. También destacan Lla-llay, Nogales, Cabildo, Putaendo, Calera, La Ligua, Calle Larga, Hijuelas y Santa María, todas comunas interiores del sector norte de la región. No obstante, también se reconocen comunas que no presentan esta distribución territorial y que igualmente concentran una importante votación para el apruebo como San Antonio, Juan Fernández, Isla de Pascua y Puchuncaví.

En este contexto, habría que preguntarse ¿qué tienen en común estos territorios donde la opción por el apruebo fue mayoritaria?. A modo de hipótesis, existen diversos y complejos procesos que se superponen en estos territorios, y que van más allá de vincular su tendencia de voto a las carencias materiales de vida (pobreza material, déficit habitacional, etc.), lamentablemente, esta es una conjetura espuria ampliamente divulgada por distintos medios. Por el contrario, advertimos que en estos territorios, se han venido desplegando cuestionamientos consistentes al modelo de desarrollo vigente. Por un lado, como bien es sabido la Región de Valparaíso concentra la mayor cantidad de conflictos socio ambiéntales en Chile (IDH, 2015), territorios en donde se han desplegado importantes luchas y resistencias contra el modelo extractivista. Destaca el caso de Petorca con el agua, de Puchuncaví como zona de sacrificio, las zonas del interior con el monocultivo extensivo, entre otros. Por otro lado, también se reconoce a un conjunto de comunas, con menor visibilidad, pero que representan territorios que han sido postergados de los supuestos beneficios del desarrollo, plasmado a nivel regional en la centralidad y cualidad de las estrategias regionales de desarrollo, las cuales han priorizado a los sistema metropolitanos de la región en desmedro de otros territorios, como también dimensiones del desarrollo económico por sobre el buen vivir de las comunidades.

c) Participación constituyente

La distribución de la participación en el plebiscito presentó importantes heterogeneidades. En la región de Valparaíso, solo en 5 comunas de las 38, se registraron promedios de participación por debajo del promedio nacional (50,9%). Esto es indicativo del alto nivel de participación en las comunas de la región, que movilizaron entre el 50% y 60% de su padrón electoral (Véase Gráfico No3 y Véase Mapa No2). No obstante, estos resultados también hay que tomarlos con moderación, respecto a la todavía importante abstención en la participación electoral en general.

Como ya se mencionó, las comunas que presentaron mayor participación fueron Concón (64%), Papudo (62%), Zapallar (62%) y Santo Domingo (61%), que mostraron la mayores preferencias por la opción rechazo. Por el contrario, las comunas que representaron los menores niveles de participación, fueron las comunas insulares de Isla de Pascua y Juan Fernández y las de Olmué, Hijuelas, Catemu y Petorca. La diferencia entre las tres comunas que más y menos participaron en la región, alcanzó una brecha de alrededor de un 15%, sin lugar a dudas, cifra representativa de la desigualdad territorial de la participación en la región.

Ahora bien, al comparar las diferencias de la participación entre las dos últimas elecciones (Presidencial 2017 y Plebiscito 2020), es posible reconocer dispares procesos en la región.

En primer lugar, un conjunto de comunas evidencian un descenso en la participación. Por un lado encontramos, comunas de un perfil socioeconómico medio-alto y con altos niveles de preferencia por el rechazo, como San Domingo, Algarrobo y Zapallar. Por otro, comunas con un perfil diverso como Olmué, El Quisco, El Tabo, Cartagena, Catemu e Hijuelas. Estos hallazgos, son similares a las tendencias de participación en el Gran Santiago, donde se registraron descensos significativos en las comunas pertenecientes al cono de alta renta, aunque para el caso de la Región de Valparaíso existe una mayor diversificación territorial de este proceso por este segundo conjunto de comunas (Véase Gráfico No4 y Véase Mapa No3)

En segundo lugar, destacan las comunas que representan un crecimiento en la participación. El caso de Llay-Llay es emblemático, registrando el mayor aumento en toda la región, con un crecimiento del 16%. Del mismo modo, Isla de Pascua y Juan Fernández, comparten la característica de ser comunas en donde hubo un bajo porcentaje de participación comparativamente con otras comunas de la región, pero donde más creció la misma entre una votación y otra. Destaca también, de manera significativa, el crecimiento de la participación en comunas cabeceras provinciales como Valparaíso, Viña del Mar y San Antonio, donde se registraron niveles de crecimiento por sobre el 5% del padrón electoral.

A modo de cierre

Los resultados evidencian las diferencias y diversidades territoriales en el patrón de distribución del voto en la región de Valparaíso. Mientras que la tendencia por el rechazo está fragmentada y segregada territorialmente, las tendencia por el apruebo, están diversificadas por el territorio; particularmente, con una alta presencia en el sector interior-norte de la región. Del mismo modo, se reconocen importantes niveles de participación electoral en la Región, aunque su distribución presenta todavía significativas inequidades territoriales.

Lo anterior, permite reconocer una distribución territorial diversa del patrón del voto, y no es posible entonces, vincularlo estrictamente a las diferencias socioeconómicas existentes en la región. Por el contrario, es prioritario analizar cada uno de los territorios con todas sus especificidades y cualidades, para comprender la complejidad del proceso constituyente que actualmente está en curso. En este sentido, estos resultados son una invitación a debatir y reflexionar acerca de las características y particularidades regionales del proceso constituyente, entendiéndolo como una oportunidad pero también un desafío que represente la heterogeneidad y diversidad de los territorios en la región de Valparaíso.


1 Documento de trabajo elaborado en el marco del Observatorio de Participación Social y Territorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha. Consultas sobre el informe: nelson.carroza@upla.cl

Distintas agencias nacionales e internacionales (Instituto Nacional de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos) han constatado las violaciones a los derechos humanos durante el gobierno de Sebastián Piñera.

3 Lo que se propuso como opción en el marco del plebiscito fueuna convención constituyente, con importantes diferencias y salvedades a una asamblea constituyente.

4 Circunscripción donde votaron 8.340personas de 11.548

5 La comuna de Petorca la conformandos circunscripciones electorales, Petorca y Chincolco. En el primer caso, Petorca la opción del apruebo arrasa con un 92% de las preferencias, mientras que el segundo, está se impone solo con un 84% de las preferencias. Si bien en los dos casos son porcentajes mayoritarios, es interesante profundizar en las diferencias internas que pueden haber en una misma comuna

Referencias

Carroza, N. (2017). Transformaciones en los patrones de movilidad cotidiana en nuevas geografías de la urbanización: El caso de la macrorregión central de Chile. Cuadernos geográficos de la Universidad de Granada, 56(3), 207-227.

Centro Producción del Espacio (2020). “Geografías del apruebo: notas de trabajo”. Universidad de las Américas. Disponible en: https://producciondelespacio.org/2020/10/26/cartografias- del-apruebo-notas-de-trabajo/

INDH (2005). Mapa de conflictos socioambientales en Chile. Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Rodríguez, J. (2000). Segregación residencial socioeconómica: ¿qué es?, ¿cómo se mide?, ¿qué está pasando?, ¿importa?, Santiago de Chile, Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE)

Fuente integra

Ir al contenido