Afganistán: los imperialistas derraman lágrimas de cocodrilo frente a la tragedia de los refugiados

por Oliver Brotherton

Con la caótica retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán desde principios de este mes, miles de afganos buscan ahora huir del país. Enfrentados a una crisis humanitaria sin precedentes de su propia creación, los políticos en los EE. UU. y Europa están derramando lágrimas de cocodrilo por las dificultades a las que se enfrentan los refugiados, mientras que, sin embargo, los abandonan a su sufrimiento.

El desplazamiento masivo de personas en Afganistán no comenzó con la retirada de Estados Unidos. Actualmente, hay alrededor de 3,5 millones de desplazados internos en Afganistán, y otros 2,5 millones están refugiados en otros países como resultado de la ocupación estadounidense. La intensificación del conflicto solo este año ha dejado a más de medio millón de afganos sin hogar. Sin embargo, con el aumento de la inestabilidad que se espera que se apodere del país, este número aumentará drásticamente.

El estado de guerra es solo uno de los tormentos que obligan a los afganos a abandonar sus hogares. El país atraviesa actualmente una grave sequía que pone en peligro la vida de más de tres millones de personas y deja a 14 millones de personas con hambre; una crisis económica masiva en la que el capital huye tras la toma de poder por los talibanes; y los efectos agudos de la pandemia mundial de COVID-19, con la inmensa mayoría de la población completamente incapaz de acceder a las dosis de la vacuna. Atrapados entre la guerra, el cambio climático, el hambre y las enfermedades, los pobres de Afganistán están experimentando un sufrimiento inimaginable, que solo empeorará en el próximo período y que está impulsando a millones a buscar refugio en el extranjero.

La inmensa mayoría de los 2,5 millones que ya han huido al extranjero se encuentran actualmente en Irán y Pakistán (más de dos millones). Sin embargo, las clases dominantes de los países imperialistas ricos, algunos de los cuales invadieron Afganistán, aparentemente no tienen nada que dar aparte de pensamientos y oraciones. Donde arrojan algunas migajas a los refugiados, esperan ser bendecidos por el cielo por su generosidad.

En Gran Bretaña, por ejemplo, el primer ministro Boris Johnson prometió a los refugiados afganos un «plan a medida» que sería «uno de los más generosos en la historia de nuestro país». El plan de Johnson permitirá que 5.000 refugiados afganos vengan a Gran Bretaña este año. Si tal generosidad de una de las potencias que bombardeó Afganistán hasta reducirla a pedazos no es suficiente, Johnson ha prometido aceptar 15.000 más… en los próximos cinco años. Por supuesto, cualquier posible migrante primero tendrá que vivir todo ese tiempo bajo el terror de los talibanes. Esto no es más que un gesto vacío. Es una gota en el océano comparado con los 6 millones y en aumento que ya han sido desplazados de sus hogares por estos mismos imperialistas extranjeros. Pero si queremos una medida real de la «generosidad» de Boris Johnson, vale la pena señalar que 15.000 refugiados afganos es precisamente el número que Gran Bretaña ha deportado a este país asolado por el conflicto desde 2008.

¿Qué tipo de recepción habrá para los pocos afortunados a los que se les permita ingresar a la fortaleza de Gran Bretaña? Lucharán por encontrar alojamiento y el Estado no les ayudará. Se verán obligados a ir a zonas desfavorecidas, con una grave escasez de viviendas y condiciones de vida peligrosas. Los problemas en la vivienda de los refugiados se han «resuelto» en algunos casos colocándolos en cuarteles militares, con resultados desastrosos para su salud física y mental, como el reciente brote de coronavirus en una de esas instalaciones en Kent, donde más de 200 refugiados dieron positivo.

Se les hará soportar alimentos no comestibles, techos colapsados, inseguridad en la vivienda, habitaciones de hotel llenas de cucarachas, y mucho más. En cuanto a aquellos que no están dispuestos a esperar cinco años para ser reasentados y que, en cambio, llegan ilegalmente a Gran Bretaña, la ministra del Interior, Priti Patel, sugirió el mes pasado que deberían recibir una sentencia de cuatro años de prisión. Esta es la legendaria «generosidad» de la clase dominante británica, que trata a las víctimas de sus crímenes imperialistas poco mejor que a los animales.

Mientras los políticos conservadores montan un espectáculo sobre sus credenciales «humanitarias» inventadas, los medios conservadores han utilizado la nueva ola de refugiados para difundir el miedo, la división y la xenofobia en toda la sociedad. En Gran Bretaña, el diario derechista Daily Mail ha afirmado que los refugiados serán alojados en balnearios y que los planes de vacaciones de las familias británicas se verán amenazados por los hoteles llenos de inmigrantes.

La situación en Europa no es diferente. Durante los últimos días, los líderes de la UE han estado presionando para mantener sus propios intereses y han jugado demagógicamente con el futuro de los refugiados en sus batallas para mantenerse a la cabeza de los sondeos de opinión. La semana pasada, el ministro del Interior austríaco, Karl Nehammer, dijo que el país continuaría deportando a personas de regreso a Afganistán durante «tanto tiempo como sea necesario”, mientras que el canciller Sebastian Kurz enfatizó que Austria no aceptará ni un solo refugiado afgano en el próximo período.

Sentimientos similares fueron expresados ​​por el candidato a canciller de la CDU alemana, Armin Laschet, quien tuiteó en respuesta a la caída de Kabul que “2015 no debería repetirse”. Esta es una referencia a la crisis de refugiados causada por la guerra civil siria, otra catástrofe humanitaria creada por la intromisión imperialista, que fue utilizada cínicamente por políticos y partidos de derecha en toda Europa para avivar sentimientos xenófobos. Con Alemania a punto de elegir su próximo gobierno en septiembre, Laschet y la CDU de derecha sin duda están ansiosos por apelar a los partidarios de la reaccionaria Alternativa para Alemania (AfD), que creció en los años posteriores a 2015 explotando los sentimientos contra los refugiados.

Mientras tanto, el periódico reaccionario Bild atacó al gobierno de Merkel por no enfatizar la importancia de los «valores alemanes» para los refugiados, y afirmó que la intervención imperialista en Afganistán «llegó demasiado tarde y se fue demasiado pronto».

Mientras tanto, el gobierno griego ha comenzado a ampliar su valla de 40 kilómetros en la frontera turca en previsión de una nueva ola de refugiados. Un portavoz del gobierno griego prometió que no «tomarán a la ligera ninguna posible escalada del problema de la inmigración y los refugiados» y ha pedido a la UE que respalde las nuevas medidas antiinmigrantes.

Incluso los supuestamente «moderados» liberales de la política europea han abrazado la retórica reaccionaria y anti-refugiados en respuesta a la retirada de Estados Unidos de Afganistán. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo al público en un discurso la semana pasada que Europa debe «protegerse de oleadas significativas de inmigrantes ilegales» y habló de la amenaza de la «migración irregular» como resultado de la toma de Afganistán por los talibanes, y agregó que Francia daría la bienvenida solo a aquellos refugiados que “compartan nuestros valores”. El uso abierto por Macron de la retórica de la extrema derecha ha sido visto por muchos por lo que realmente es: un intento de apelar a los partidarios del rabiosamente reaccionario Agrupación Nacional (anteriormente Frente Nacional) ante las elecciones presidenciales del país el próximo año. Los usuarios de las redes sociales se burlaron de Macron llamándolo «Emmanuel Le Pen», en honor a la líder de Agrupación  Nacional, Marine Le Pen, quien también sembró el temor sobre «un mayor riesgo de ataques» y «nuevas oleadas de inmigración» desde Afganistán en el próximo período.

Pocos alcanzan los niveles de hipocresía que hemos visto en la potencia imperialista que tiene la mayor responsabilidad por la terrible situación del pueblo afgano: Estados Unidos. A pesar de la promesa de Joe Biden de que se movilizarían «todos los recursos necesarios» para ayudar a los solicitantes de asilo y refugiados, la Casa Blanca ha sugerido que solo se permitirá la entrada al país de unos 50.000 afganos, y solo se permitirá la entrada a los que fueron empleados anteriormente por el ejército estadounidense. Y, sin embargo, se estima que unas 300.000 personas trabajaron con la ocupación estadounidense de una forma u otra. Habiendo sido utilizados por los ocupantes estadounidenses, la mayoría de ellos ahora están siendo abandonados a una muerte casi segura. Este número no tiene en cuenta los muchos miles más que no tenían nada que ver con las fuerzas de ocupación, pero que ahora corren el riesgo de sufrir represalias por parte de los talibanes por su activismo, creencias religiosas, etc.

El gobierno de Estados Unidos levantará todas las barreras imaginables para evitar la llegada de refugiados. Aquellos que deseen ir a los EE. UU. deben recibir una «Visa de inmigrante especial» (SIV) antes de ingresar al país, lo que requiere un proceso de investigación meticuloso. Este proceso, para el que actualmente existe un «enorme retraso», requiere, entre otras cosas, una prueba de empleo, una prueba de nacionalidad y una carta de recomendación. Esto será imposible para algunos, después de que el personal consular de Estados Unidos incineró muchos de esos documentos en su prisa por deshacerse de los documentos confidenciales antes de evacuar la embajada de Estados Unidos. Además, los refugiados que deseen viajar a los EE. UU. requieren una «verificación biométrica», que incluye huellas de voz, escáneres oculares, huellas de manos y fotografías faciales.

Sin embargo, según el Proyecto Internacional de Asistencia a los Refugiados, este proceso de investigación ha estado «plagado de errores administrativos», lo que significa que muchos refugiados estarán «atrapados en el proceso del SIV durante años y años». Esto significa que los afganos que esperan ingresar a los EE. UU. quedarán atrapados en Afganistán o serán internados en bases militares en el futuro previsible, hasta que se pueda procesar su papeleo. Decenas de miles de refugiados afganos quedarán en un limbo peligroso e insoportable por parte de Estados Unidos, por el simple delito de estar en una lista de espera.

Los videos han circulado ampliamente mostrando a multitudes desesperadas de miles de refugiados en las afueras del aeropuerto de Kabul que fueron dispersados ​​por la fuerza por soldados estadounidenses, disparando al aire y utilizando gas para hacer retroceder a la gente. Incluso antes del horror de los atentados terroristas con bombas en el aeropuerto de Kabul que mataron a cerca de 200 personas anoche, decenas de civiles han muerto en aplastamientos y disparos, y muchos más han resultado gravemente heridos al intentar acceder al aeropuerto y a las zonas de seguridad, mientras que los soldados estadounidenses trataban de mantenerlos a raya por cualquier medio necesario. Particularmente inquietantes son los videos de aviones estadounidenses despegando con civiles desesperados aferrados a los costados de las aeronaves, cayendo y muriendo.

Y, sin embargo, para algunos, la crisis que se desarrolla en Kabul es una oportunidad espléndida de obtener un beneficio extra. La empresa de «seguridad privada» (léase: «mercenaria»), Blackwater, que ya se ha beneficiado enormemente de las aventuras del imperialismo estadounidense en Afganistán e Irak, supuestamente vende ahora billetes en vuelos fletados desde Kabul por 6.500 dólares por cabeza.

Si al imperialismo estadounidense le han faltado acciones para aliviar el sufrimiento de los refugiados afganos, estos últimos tal vez puedan sentirse satisfechos con la efusión de palabras comprensivas. El arquitecto de la invasión de Afganistán, George Bush, ha expresado su “profunda tristeza” por los refugiados que huyen de las fuerzas talibanes anteriormente financiadas por Estados Unidos y de una guerra que él mismo inició. Mientras tanto, Tony Blair se preocupó solemnemente por la necesidad de «evacuar y dar refugio a aquellos sobre quienes tenemos responsabilidad». En verdad, no existe una mejor definición de «lágrimas de cocodrilo».

Mientras la clase dominante de todo el mundo afirma tener los mejores deseos para Afganistán en su corazón y se enternece con las penas de los refugiados, el pueblo afgano no obtendrá nada de estos imperialistas hambrientos de ganancias. La «generosidad» de Johnson, el «deber y la dignidad» de Macron, la «misión de rescate» de Angela Merkel, el «sufrimiento» de Biden: estas palabras son un insulto para los millones de refugiados afganos cuyas vidas han sido destruidas.

Bajo el capitalismo, los refugiados son un inconveniente económico, un chivo expiatorio de la clase dominante, una moneda de cambio en sus juegos políticos y un medio de pescar votos para los partidos proimperialistas de derecha que incitan al odio hacia las propias víctimas del imperialismo. No podemos esperar un apoyo genuino para los refugiados afganos de los promotores de guerras imperialistas que socavan las condiciones de vida y laborales de los trabajadores en sus propios países al mismo tiempo que matan, mutilan y desplazan a miles y millones en el extranjero.

La crisis actual expone una vez más el hecho de que a los imperialistas no les importa lo más mínimo la vida y los medios de subsistencia del pueblo afgano. Exigimos que se abran las fronteras a las víctimas inocentes de las aventuras imperialistas. Pero esto significa derribar a la misma clase dominante que erige estos límites en primer lugar. Hombres, mujeres y niños huyen de Afganistán y buscan un respiro en otros lugares debido a las acciones de nuestra propia clase dominante. Su enemigo de clase es nuestro enemigo de clase. El deber internacionalista de los trabajadores de los países imperialistas para con sus hermanos y hermanas de clase en Afganistán es luchar por derrocar a nuestra propia clase dominante y crear una sociedad socialista sin imperialismo, fronteras ni guerras.

(Tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido