Ucrania: Zelensky utiliza la guerra para atacar a los trabajadores

por Corriente Marxista de Ucrania

En medio de la ruina de la vida de millones de ucranianos como consecuencia de la invasión rusa, el parlamento ucraniano ha estado impulsando los recortes más duros a los derechos de los trabajadores en la historia del país. El 1 de julio, el parlamento aprobó la ley #5371 que, entre otras cosas, aumenta la semana laboral a 60 horas y permite a los empresarios con menos de 250 empleados despedir a los trabajadores en caso de daños a la propiedad causados por acciones militares o en caso de absentismo laboral por un período de más de 4 meses. Esto se produjo inmediatamente después de otras leyes, que han restringido los derechos sindicales, legalizado los contratos de cero horas y eliminado la obligación de pagar los salarios de los trabajadores movilizados en las fuerzas armadas.

El asesor económico del presidente de Ucrania, Alexander Rodnyansky, dijo recientemente que el país necesitaba “ crear las bases para un rápido crecimiento económico ”, al mismo tiempo que alimentaba el esfuerzo bélico. Para ello, ha propuesto una serie de “reformas” para “renovar” (es decir, demoler) las leyes laborales y privatizar miles de empresas estatales. Aboga por la «liberalización» en torno a la «facilidad de contratación, facilidad de despido, indemnización por despido, horarios y contratos flexibles y contratos de duración determinada». También sugirió eliminar el salario mínimo en algunas industrias, reducir las vacaciones pagadas y vender activos. En resumen, aboga por una lista de ataques a los niveles de vida, salarios y condiciones de los trabajadores.

Estas medidas exponen la verdadera naturaleza del gobierno ucraniano. Es un servidor de los intereses de la clase capitalista, tanto de una sección de la oligarquía ucraniana tradicional como del capital internacional, que está buscando la oportunidad de sacar provecho de la clase obrera ucraniana después de la guerra.

Zelensky y su partido «Servidor del Pueblo»

Como explicamos después de las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2019, el partido Servidor del Pueblo (SN, por sus siglas en ucraniano), logró una mayoría récord principalmente a través de un voto anti-Poroshenko, contra el nacionalismo de Poroshenko, la continuación de la guerra en Donbass y el empeoramiento general de la situación económica. Zelensky y muchos diputados advenedizos del partido Servidor del Pueblo carecían técnicamente de experiencia en gobiernos anteriores dirigidos por oligarcas. Pero no se puede reparar una casa solo con una nueva capa de pintura. Así, la estructura del capitalismo ucraniano se mantuvo sin cambios y las políticas del gobierno de Zelensky fueron una continuación de las de los gobiernos de derecha de Poroshenko posteriores a Euromaidán.

El partido Servidor del Pueblo (SN) logró una mayoría récord principalmente a través de un voto anti-Poroshenko / Imagen: Tohaomg

Gran parte del éxito de la carrera de Zelensky se debe a sus estrechos vínculos con la camarilla oligarca de Kolomoisky, cuyo imperio mediático producía sus programas de televisión. Sin embargo, como pronto quedó claro, Kolomoisky no fue la única influencia en Zelensky y el SN. El acercamiento con la embajada de Estados Unidos en Kiev había comenzado antes de las elecciones.

Esto se reflejó en algunas de las declaraciones públicas dirigidas a «inversores potenciales», en las que Zelensky “vendía” una mano de obra ucraniana barata y trabajadora. Aunque Zelensky mantuvo bajos los salarios, a raíz de la crisis capitalista global y la inestabilidad interna general en Ucrania, los inversores no llegaron mágicamente. Al final, el presupuesto del gobierno tuvo que basarse en préstamos extranjeros en lugar de inversiones, lo que aumentó aún más la deuda de los reembolsos futuros.

El hecho es que los ataques actuales a los derechos de los trabajadores no son nuevas políticas provocadas como resultado de la guerra, sino que ya se estaban impulsando en 2019. Aunque no existe una oposición propiamente dicha de los trabajadores en el Parlamento, y el Partido Comunista fue barrido de la política dominante en 2014, algunos partidos de fracciones oligarcas rivales, incluido el Bloque de Oposición (el remanente del Partido de las Regiones) y el partido en torno al bloguero opositor, Anatoliy Sharij, aunque no necesariamente se oponen ideológicamente a las leyes antiobreras de Poroshenko y más tarde Zelensky, al menos han mostrado oposición en palabras y votos parlamentarios. Estos partidos y sus aliados en los medios ya sufrieron la represión antes de que comenzara la invasión de febrero. La invasión se aprovechó muy rápidamente para bloquear su actividad tanto como pudo el gobierno.

La respuesta del movimiento obrero ucraniano

Las nuevas leyes laborales han sido ampliamente condenadas por el movimiento obrero ucraniano. Antes del período de confinamiento por la COVID-19, hubo un aumento de la lucha de clases, en particular con las huelgas de los mineros en la región de Kryvbas, así como de los trabajadores sanitarios, que protestaban por la liberalización de su sector.

Las organizaciones que tienen mayor poder sobre Zelensky son el FMI y la OMC / Imagen: ZUMAPRESScom

Sin embargo, el movimiento obrero ha demostrado ser incapaz de hacer frente al gobierno en medio del período de guerra. Esto se debe tanto a las medidas autoritarias presentadas por la administración de Zelensky antes y durante la invasión rusa, como también a la táctica general adoptada por los líderes del movimiento obrero de negociación y colaboración de clase con la patronal.

Tanto la Federación de Sindicatos de Ucrania (FPU), el mayor sindicato oficial del país y un remanente del sindicato del gobierno de la República Socialista Soviética de Ucrania, como la Confederación de Sindicatos Libres de Ucrania (KVFU), afiliada a la Confederación Sindical Internacional, han criticado estas nuevas leyes, pero no han propuesto medidas para hacerle frente. El jefe vitalicio de la KVFU, Mykhaylo Volonets, dijo :

“Se dejará de aplicar el código laboral, se eliminarán los convenios colectivos y los actuales mecanismos de protección de los trabajadores existentes dejarán de funcionar. Esta es una violación descarada de las normas y estándares internacionales en el campo del trabajo”.

Pero este es el problema de confiar en el concepto de ‘normas internacionales’. Las organizaciones que tienen el mayor poder sobre Zelensky son el FMI y la OMC, junto con los capitalistas nacionales e internacionales.

La única respuesta a estos ataques es la lucha de clases independiente: el establecimiento de un partido de la clase obrera ucraniana. Volonets ha hecho carrera como diputado por partidos de la burguesía ucraniana. Un partido independiente de la clase obrera ucraniana podría ser un baluarte contra las duras reformas laborales y podría llegar a la clase obrera rusa, construyendo lazos de solidaridad contra esta brutal guerra.

Los trabajadores pagan la guerra

La semana anterior a la invasión del 24 de febrero se produjo un éxodo significativo de ricos de Ucrania, una migración que Zelensky defendió públicamente mientras intentaba minimizar la posibilidad de que se produjera una invasión. Ha arrestado a Medvechuk, amigo de Putin, y al capo del Donbass, Rinat Akhmetov. Pero esto no altera el hecho de que son los ricos capitalistas los que dominan la economía de Ucrania; así como la búsqueda de Putin de Jodorkovsky y Berezovsky no cambió fundamentalmente el hecho de que ese país también está dominado por una rica oligarquía capitalista. Ahora, mientras la mayoría de los superricos ucranianos se sientan en lujosos centros turísticos europeos y cómodas casas en Londres, la clase trabajadora ucraniana se ve obligada a pagar la guerra con sus vidas, la destrucción de sus hogares y el empeoramiento de las condiciones laborales.

La ‘unidad nacional’ que proyecta la administración Zelensky es lo que Trotsky describió como “la unidad entre un caballo y su jinete”. La clase dominante, cuyos activos valorados en millones de dólares se ven afectados por la destrucción de la guerra, puede sentarse a una distancia segura del conflicto, mientras que la clase trabajadora tiene que luchar y seguir presentándose a trabajar mientras los ataques aéreos rusos amenazan sus ciudades. Como recompensa, están viendo aplastados lo que les quedaba de sus derechos laborales por el parlamento ucraniano, leal a los capitalistas nacionales y extranjeros.

La invasión rusa reaccionaria, que ha expulsado violentamente a las clases trabajadoras rusas y ucranianas al otro lado de las fronteras, está permitiendo que la clase dominante ucraniana consolide su poder sobre ellos. Es necesario un movimiento internacional de la clase obrera, independiente de los capitalistas, para sacar a los trabajadores de su desmoralización y construir lazos de solidaridad internacional contra este vergonzoso conflicto imperialista y sus propias clases dominantes, que se esfuerzan por cosechar hasta la última moneda.

Ir al contenido