Murió Toni Negri, el filósofo que pretendió vendernos la idea del «final de la clase obrera» y el imperialismo

por Cristóbal García

El pasado sábado, 16 de diciembre, fallecía en París, a los 90 años de edad, el pensador italiano Toni Negri.  Negri, nacido en Padua el 1 de agosto de 1933, fundó el grupo político Potere Operaio en 1969, y formó parte del autónomo Autonomia Operaia. A finales de los años 1970 fue acusado de ser miembro del grupo Brigadas Rojas y de haber participado en el asesinato del primer ministro de Italia Aldo Moro en 1978, un cargo del que fue absuelto.

 Finalmente, fue condenado por su participación en dos atentados. Negri huyó a Francia, donde se convirtió en profesor en la Universidad de Vincennes y en el Collège International de Philosophie, junto con autores como Jacques Derrida, Michel Foucault y Gilles Deleuze.  En 1997, después de alcanzar un acuerdo con el fiscal que llevaba su causa, que redujo su tiempo en prisión de 30 a 13 años, regresó a Italia para finalizar su condena. Posteriormente residió entre Venecia y París.

EL SUPUESTO FIN DEL IMPERIALISMO Y LA CLASE TRABAJADORA

  La mayor relevancia pública de Negri, sin embargo, se produjo a raíz de la publicación de su obra Imperio, escrita a mediados de los años 90 y publicada, junto a Michael Hardt, en el año2000.  En aquellos años, y con los efectos de la caída de la Unión Soviética muy recientes, la obra de Toni Negri,ampliamente promocionada por los grandes medios de comunicación, tuvo un impacto significativo en el movimiento antiglobalización y en los debates de la izquierda.La tesis fundamental de «Imperio» era que las formas tradicionales de poder y dominación imperialista habían desaparecido, como por arte de magia, y habían sido reemplazadas por un nuevo tipo de poder global,prácticamente inasible y por tanto imposible de combatir, que no se basaría en la dominación de un estado-nación sobre otros, sino en una red descentralizada y global de autoridades y relaciones que incluían a las corporaciones multinacionales, instituciones internacionales y otros actores no estatales.

  El libro no tardó en ser refutado materialmente, de la forma más brutal, a través de la invasión militar de los Estados Unidos en Irak iniciada el 20 de marzo de 2003. Un tipo deguerra de conquista y dominación típicamente imperialista en la que, además, se revelaron algunas de las contradicciones de intereses que ya se empezaban a manifestar entre los Estados Unidos y algunos de sus socios-vasallos como Francia o Alemania.

EL POSTMARXISMO DE NEGRI EN EL MARCO DE LA NUEVA COSMOVISIÓN POSTMODERNA

   La evidencia fáctica, en cualquier caso, no impidió que la influencia del autor italiano siguiera siendo importante en los sectores de una «nueva izquierda» desnortada, claudicante e influida también por otros autores que, como Toni Negri, se podrían encuadrar en la corriente conocida como «postmarxismo».

   En absoluta sintonía con otros bestsellers del momento, del estilo de «El fin de la Historia» de Francis FukuyamaNegrise convirtió también en otro promotor de la idea de que la clase trabajadora había desaparecido como potencial sujeto político de cambio, siendo sustituida, según el autor de Imperio, por una nueva «multitud».  Vago término que pretendía agrupar a una infinidad amorfa de colectivos, con diversos intereses objetivos e identidades y que, en la práctica, hacía inviable cualquier otro tipo de articulación política revolucionaria.

   Aunque pasado su inicial momento de auge, Negri fue objeto de diversas críticas por parte de autores como los argentinos Néstor Kohan y Atilio Borón, que dedicaron sendos libros a refutar su obra «Imperio», su influencia se ha mantenido hasta la actualidad en algunos sectores académicos y de los movimientos sociales vergonzantemente socialdemócratas y en la práctica política de la nueva izquierda woke y postmoderna nacida y alimentada desde los ámbitos del poder tras la debacle postsoviética.

    Junto a los planteamientos de otros autores postmarxistas,como Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, algunas ideas del italiano fueron recogidas, entre otras, por formaciones como Podemos, cuyo cofundador Pablo Iglesias llegó a mostrar su total sintonía con Negri en una entrevista realizada para su programa «La otra Vuelta de Tuerka”, cuya reproducción les ofrecemos en esta misma página.

     El posicionamiento político de Toni Negri, en cualquier caso, lo había dejado meridianamente claro el propio autor italiano en el año 2005, cuando defendió públicamente el  a la neoliberal Constitución Europea en diversos artículos y entrevistas, participando también, junto al viejo «rebelde» del 68 reconvertido a la respetabilidad institucional  Daniel Cohn-Bendit, en un acto del Partido Socialista francés en favor del Sí en el referéndum francés.

(Fuente: Canarias Semanal)

Ir al contenido