La Armada debe responder: Ministro Arancibia procesa a diez ex integrantes de la Marina chilena por detención ilegal, secuestro y tortura en Cuartel Silva Palma

por Guillermo Correa

Organizaciones de derechos humanos de Valparaíso y de la V región han denunciado constantemente la responsabilidad de la Armada de Chile como actor principal en la gestación del golpe de estado de 1973 y su responsabilidad en la detención, asesinato y tortura  en contra de numerosos chilenos y chilenas. Asimismo han manifestado la existencia de un verdadero “pacto de silencio” en esta institución, declarando que “los marinos niegan todo lo sucedido y no entregan ningún antecedente, guardando un silencio que para nosotros significa que existe un pacto no escrito al respecto”. 

Acción de denuncia frente al Museo Naval

Esta constante lucha reclamando justicia y oponiéndose a la impunidad ha logrado pequeños avances gracias a la tenacidad y valentía de quienes han denunciado estos horribles atropellos a la vida y a la dignidad humana, como también al accionar de magistrados como el Ministro Jaime Arancibia en nuestra región, que con entereza, profesionalismo y ecuanimidad han llevado adelante estos procesos. 

El martes recién pasado (16 de junio 2020), en el sitio oficial de noticias del Poder Judicial se comunicó lo siguiente:

“El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones de los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Jaime Arancibia Pinto, dictó auto de procesamiento en contra de 10 integrantes en retiro de la Armada, por su responsabilidad en los delitos consumados de detención ilegal, secuestro con grave daño y aplicación de tormentos en contra de Alicia Olea Salinas. Ilícitos perpetrados en enero de 1974, en el Cuartel Silva Palma de Playa Ancha.

En la resolución (causa rol 276-2017), el ministro Arancibia sindicó como autores de los delitos a los funcionarios en retiro VALENTÍN EVARISTO RIQUELME VILLALOBOS, RICARDO ALEJANDRO RIESCO CORNEJO, GILDA MERCEDES ULLOA VALLE, HÉCTOR VICENTE SANTIBÁÑEZ OBREQUE, BERTALINO SEGUNDO CASTILLO SOTO, JAIME SEGUNDO LAZO PÉREZ, JUAN DE DIOS REYES BASAUR, ALEJO ESPARZA MARTÍNEZ,  EDUARDO MAURICIO NÚÑEZ CONTRERAS Y SERGIO HEVIA FEBRES.

En la etapa de investigación de la causa, el ministro en visita logró establecer que:  «los hechos se registraron el 23 o 24 de enero de 1974, oportunidad en que la víctima Alicia Olea Salinas fue detenida por personal de la Armada, sin causa ni motivos justificados, permaneciendo detenida en el Cuartel Silva Palma ubicado en Playa Ancha de esta ciudad de Valparaíso, lugar en el cual es interrogada por estos agentes, propinándole golpes de pies y puños, y aplicación de corriente en diversas partes de su cuerpo, además de amenazas consistente en que  dañarían  a su familia. Dentro del maltrato recibido, la mantuvieron con posición forzada y durante todo un día permaneció sentada, a todo sol, en una silla en el patio del referido cuartel, sin alimentos ni agua. Sus interrogatorios eran permanentes. A consecuencia de su detención es sometida a Consejo de Guerra, tras lo cual  resulta condenada a tres años de extrañamiento».

El Ministro Arancibia recibe el testimonio de Alicia Olea en visita al Cuartel Silva Palma – fotografía facilitada por Julio Flores M.

Fotografía facilitada por Juan Flores M.

Ayer miércoles conversé con Alicia Olea Salinas respecto a la resolución adoptada por el Ministro Arancibia, referida a la causa judicial en que ella es la denunciante. Transcribo a continuación la entrevista realizada:

Como luchadora por la defensa de los derechos humanos y en contra la impunidad, qué me puedes comentar en relación con el auto de procesamiento en contra de 10 ex integrantes de la Armada de Chile dictado por el Ministro Jaime Arancibia…

“Cuando nosotras hablamos de justicia y no más impunidad, cuando estas cosas están saliendo a la luz y cuándo te preguntan las nuevas generaciones qué era el Cuartel Silva Palma, qué era la cárcel de mujeres el Buen Pastor, estas resoluciones permiten que vaya quedando un registro histórico oficial, institucional digamos, más allá de los numerosos archivos que poseen las organizaciones de Derechos Humanos. Esto es importante porque están saliendo a la luz situaciones que fueron muy dolorosas y que permiten conocer lo que pasó  en la dictadura.

Retroceder cuarenta años en lo que pasó, pensando además en tantas compañeras y compañeros que no han logrado nada de justicia, esto es muy alentador. Por otra parte esto afectó no solo a quienes caímos presas, sino a toda una comunidad, porque no se nos reprimió solo a nosotros, sino a todo nuestro entorno, en la universidad, en los colegios, a los vecinos. Esta resolución, en mi caso, la tomó como una resolución que representa a muchos compañeros que no han tenido esta posibilidad de obtener algo de justicia.

Yo comencé con esta denuncia por ahí por el año 2017, pero mucho antes estuve asistiendo como testigo de otras situaciones, de otras causas, por ahí por el 2009,  como el caso de la desaparición de Yagtong Juantok, después fui testigo en otra causa de otra compañera que actualmente vive en Francia, y luego presenté mi denuncia ante el Ministro.”

Alicia Olea en una acción de denuncia en plaza Aníbal Pinto de Valparaíso

Y para ti en lo personal, como Alicia Olea Salinas, qué te ha provocado el fallo…

“Se me apretó la guata, pero en el fondo me produce una satisfacción, porque después de todo lo que hemos pasado hay un resultado.”

Es decir que, a pesar de el tiempo que ha trascurrido, que también es otra forma de impunidad, tu valoras positivamente estos pequeños pasos que se han dado en la búsqueda de justicia…

“Exacto, y valoro mucho a mi compañero Carlos y a mi hija  que me acompañaron en todo esto;  al PRAIS, donde la María José siempre me apoyó como sicóloga; todo lo que hemos hecho en nuestro Taller de Memoria Histórica, en donde hemos sacado a la luz a nuestros compañeros Detenidos Desaparecidos, que solo se han mostrado como imágenes en blanco y negro, no se les muestra como el estudiante, la trabajadora o el trabajador, que tenía sueños, que tenían vida. Esa tarea que hemos hecho en el taller es para cambiar la imagen en blanco y negro por una imagen llena de color.”

¿Cómo fue el proceso emotivo, sicológico, al recordar y volver a revivir estas repudiables brutalidades sufridas al hacer esta denuncia?

“Yo lo comenté alguna vez, que cuando salió lo que fue la Comisión Valech y fui a entregar mi testimonio, escribí apenas cinco líneas. Pero ahora, a medida que fui realizando esta denuncia fueron apareciendo muchas cosas, tu vida se va trasformando, porque tu cuerpo también te va diciendo cosas y es muy duro acordarse de tantas cosas, me dolía la guata de acordarme de tantas atrocidades. Fue algo muy fuerte sicológica y emotivamente. Tuve también el apoyo de una terapeuta que me ayudo mucho a superar esto también.”

¿Cómo fue el comportamiento de los represores, cuando tuviste que enfrentarlos en los careos?

Desconocen y niegan todo, ellos nunca hicieron nada, esa es una actitud cobarde. Algunos están un poco disminuidos, pero otros todavía están muy arrogantes. Ellos se protegen, siguen manteniendo el pacto de silencio. Cuando ellos van a declarar a la Fiscalía llegan en autos, con abogados, bien acompañados y protegidos y nosotras vamos solas, el ex preso político, la ex presa política, va sola.”

O sea que acá hay una crítica para los compañeros y compañeras que no hemos sido capaces de acompañarlos en estas circunstancias…

“Claro, eso pasó sobre todo en los primeros careos, pero en el PRAIS, con el Taller de Memoria Histórica, empezamos a acompañar a otros compañeros, y el PRAIS de Valparaíso también se hizo presente. Ahora hay un acompañamiento. Esto se ha ido solucionando en parte”

Respecto del Ministro Arancibia, qué me puedes decir…

“El es una persona muy íntegra, muy humana, se ve que lo que busca es hacer justicia, trabaja mucho porque tiene muchas causas en sus manos. Es una persona honesta y muy buena.”

Y en relación a la Armada de Chile, que me puedes comentar…

“Esta resolución demuestra que eran funcionarios de la Armada quienes fueron condenados. En general los marinos han pasado “piolita”, casi no los han tocado y eso que ellos iniciaron el golpe y tuvieron varios Campos de Concentración, además de buques, como La Esmeralda, y otros recintos de prisión y tortura. Esta resolución, esta condena es a nombre de todos nuestros compañeros y compañeras que lo pasaron muy mal, muchos están muertos y otros desparecidos hasta el día de hoy, este pequeño pedacito de justicia es para todos ellos.”

(Visited 117 times, 1 visits today)