Inauguran memorial y mural en homenaje al presidente Salvador Allende en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar

por Guillermo Correa

En el marco de la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado del 73 durante el año 2023 se han realizado diversos homenajes al presidente Salvador Allende Gossens, homenajes que se concentraron principalmente durante el mes de septiembre, pero que han continuado desarrollándose durante todo el resto del año, prueba de ello es la reciente inauguración de un mural y un memorial los días 27 y 29 de diciembre respectivamente en el Cementerio Santa Inés de Viña del Mar, un lugar lleno de simbolismo para los habitantes de la V Región, puesto que fue precisamente en este cementerio donde se enterró de manera reservada y “clandestina” el cuerpo del compañero presidente.

Buscando mantener de manera reservada esta situación, la madrugada del 12 de septiembre los restos del presidente Allende fueron enterrados en la tumba de la familia Grove del Cementerio Santa Inés con la presencia de uniformados y algunos familiares del mandatario, pero, como quedó establecido en la crónica “Salvador Allende sí tuvo un funeral popular el año 1973”, publicada en elclarin.cl y otros medios digitales, donde se recoge el testimonio de Beatriz Flores, una niña de 13 años al momento del golpe, que vivía con su familia en la población Santa Inés, junto al relato de Octavio Peña, dirigente poblacional del campamento Salvador Allende de Reñaca Alto, de 24 años de edad en septiembre del 73, se supo que alrededor de unas doscientas personas, vecinos y vecinas de los sectores aledaños, acudieron al cementerio para rendir un homenaje y despedir al presidente Allende el día 12 de septiembre del 1973, ya que la noticia de que había sido enterrado de manera clandestina se difundió silenciosa y profusamente por los alrededores.

Es por esta razón que hasta el día de hoy las pobladoras y pobladores continúan asistiendo en forma sistemática y permanente, no solamente cada 11 de septiembre al cementerio Santa Inés, sino también en otras ocasiones, como las del 27 y 29 de diciembre del presente año, para seguir realizando conmemoraciones y homenajes en recuerdo de Salvador Allende Gossens, cuyos restos permanecieron enterrados en la tumba de la familia Grove durante 17 años, hasta el año 1990, ocasión en que fueron trasladados al Cementerio General de Santiago. 

El día miércoles 27 de diciembre se inauguró un mural, que quedó plasmado en un muro interior cercano a la entrada principal del cementerio, que forma parte del proyecto “Murales por la Memoria”, iniciativa llevada adelante por el Colectivo Mural Parlante que, como plantean en su página de Instagram “es más que arte urbano; es un testimonio vivo de nuestra historia que busca inspirar, educar y unir a la comunidad en la reflexión colectiva sobre los valores fundamentales que nos definen como sociedad”, agregando más adelante que este es el cuarto y último mural que forma parte de este proyecto, explicando que “este Mural se basa en la figura de Salvador Allende, cuyos restos estuvieron enterrados en el Cementerio de Santa Inés por cerca de 17 años. Especialmente hace memoria a dos medidas de su gobierno, como fueron la entrega de leche por niño de manera gratuita y el tren de la cultura que recorría pueblos y villorrios acercando la actividad cultural a los lugares más lejanos.”

Por otro lado, hoy viernes 29 de diciembre, la Comisión Chilena de Derechos Humanos de Viña del Mar inauguró unMemorial en homenaje a Salvador Allende, consistente en una escultura metálica de alrededor de dos metros de alto con el busto del presidente en su parte superior, ubicada en los jardines interiores del camposanto.

Pasado el mediodía, con la participación del grupo musical “Ensamble Joven de Valparaíso”, se dio inicio a la ceremonia de inauguración a la que asistieron más de un centenar de personas, ceremonia cuyo objetivo fue “honrar y homenajear al querido compañero Salvador Allende”, como manifestó la conductora del evento al dar por iniciada la actividad, agregando más adelante que  “más allá que esté terminando el año en que se conmemoraron los 50 años del golpe de Estado de 1973, la conexión con la memoria sigue y hay que continuar manteniendo en alto esta bandera de lucha para poner fin al negacionismo y poder vivir así desde una memoria despierta, desde una memoria viva”.

Más adelante hizo uso de la palabra Graciela Jiménez, presidenta de la Comisión Chilena de Derechos Humanos de Viña del Mar, quien, durante su intervención, hizo una reseña de la vida de Salvador Allende resaltando particularmente los aspectos viñamarinos de ella, expresando al mismo tiempo que “estar inaugurando este memorial, este monumento al presidente Salvador Allende Gossens en el Cementerio Santa Inés, es un sueño cumplido, una tarea cumplida, especialmente para todos quienes veníamos durante la dictadura, todos los 11 de septiembre, a rendir homenaje al compañero Allende, desafiando y sufriendo la brutal represión que se desataba en esa época”

Ir al contenido