El altercado en la frontera de India y China y la explosividad de la geopolítica mundial

por Keith Jones

Un enfrentamiento el lunes por la noche que dejó decenas de muertos del Ejército de India y del Ejército de Liberación Popular de China ha presentado la posibilidad de una guerra total entre los dos países más poblados del mundo y dos potencias nucleares rivales.

Desde el enfrentamiento, tanto Beijing como Nueva Delhi se han comprometido a retirar las fuerzas militares, las cuales están desplegadas a una distancia estrecha a lo largo de su frontera en disputa, así como a encontrar una solución diplomática pacífica a sus reivindicaciones territoriales rivales. Pero cada lado está convencido de que el otro provocó el altercado —el primer encuentro con fatalidades entre tropas indias y chinas en 45 años— y debe retirarse.

Tras una conversación telefónica el miércoles entre el canciller indio S. Jaishankar y su homólogo chino, Wang Yi, Nueva Delhi emitió una declaración en la que acusó a Beijing de ser responsable de “la violencia y las bajas”, y dijo que “la necesidad de la hora” es que “la parte china reevalúe sus acciones y tome medidas correctivas”.

Beijing respondió con una declaración que decía que Wang había exigido a la India “castigar severamente a los responsables” de la conducta “violenta” y “aventurera” del ejército indio, “controlar estrictamente” a sus “tropas de primera línea y cesar inmediatamente todas las acciones provocadoras”. La declaración añadió que India “no debe subestimar la firme voluntad de China de salvaguardar su soberanía territorial”.

Tras una reunión celebrada ayer entre el ministro de Defensa indio y el alto mando militar, India elevó al más alto nivel el nivel de alerta de las decenas de miles de efectivos del Ejército y la Fuerza Aérea que ha desplegado a lo largo de su controvertida frontera con China. La Armada de India, mientras tanto, ha recibido instrucciones de prepararse para posibles encuentros con buques de guerra y submarinos chinos.

También el miércoles, Narendra Modi, el ultraderechista primer ministro supremacista hindú de India, dio un discurso televisado en el que prometió que “el sacrificio de nuestros soldados no será en vano… India quiere la paz, pero si es provocada es capaz de dar una respuesta adecuada”.

La disputada frontera de 3.500 kilómetros entre India y China atraviesa un inhóspito terreno de los Himalaya. El encontronazo del lunes por la noche tuvo lugar a lo largo de una estrecha cresta a más de 4.260 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, bajo las condiciones de un colapso sistémico del capitalismo mundial y el consiguiente aumento del conflicto entre el imperialismo y las grandes potencias, la disputa fronteriza indochina se ha visto envuelta en la rivalidad estratégica entre Estados Unidos y China, lo que ha aumentado enormemente su carácter explosivo y le ha conferido una enorme importancia geopolítica mundial.

La corrupta élite gobernante capitalista de India ha integrado a este país en la ofensiva militar-estratégica de los Estados Unidos contra China durante el último decenio y medio. Bajo el Gobierno de Modi, Nueva Delhi ha abierto sus bases militares a los buques de guerra y aviones de guerra de los Estados Unidos y ha desarrollado una red cada vez más amplia de vínculos bilaterales, trilaterales y cuadrilaterales de seguridad militar con Washington y sus principales aliados de Asia y el Pacífico, Japón y Australia.

Beijing ha respondido tratando de aprovechar su estrecha asociación en materia de seguridad con el histórico archienemigo de India, Pakistán, entre otras cosas mediante la construcción de oleoductos, ferrocarriles y enlaces por carretera desde el oeste de China hasta el puerto de Gwadar, en el mar Arábigo, con el fin de contrarrestar los planes de los Estados Unidos de estrangular económicamente a China mediante el control de los puntos de estrangulamiento del océano Índico y el mar de China Meridional. El Corredor Económico China-Pakistán pasa por la región china de Aksai Chin, cerca de donde se produjeron los combates del lunes y por el territorio que el Gobierno del Partido Bharatiya Janata (BJP, sigla en inglés) de Modi declaró de forma puntual y provocadora como históricamente indio el pasado mes de agosto.

Hasta la fecha, la respuesta de la Administración de Trump al choque fronterizo del lunes se ha limitado a declaraciones anodinas que expresan el apoyo a una solución pacífica del conflicto. Pero durante el mes anterior, Washington animó públicamente a Nueva Delhi denunciando las “agresiones” chinas contra India.

Además, lo hizo como parte de una masiva escalada de la ofensiva económica, diplomática y militar-estratégica del imperialismo estadounidense contra China, cuya lógica está encaminada hacia una guerra. Esto incluye:

* Culpar a Beijing por la masiva pérdida de vidas en los EE.UU. al COVID-19 debido a su propia negligencia e incompetencia en un intento transparente de desviar la ira pública, pero también con el fin de justificar agresiones contra Beijing;

* Despachando tres grupos de ataque con portaaviones la semana pasada al Pacífico occidental, donde operarán en aguas cercanas a China continental;

* Lanzando una campaña para “desacoplar” la economía de EE.UU. de China, presionando a las empresas estadounidenses para que trasladen sus operaciones lejos de China. Con miras a aprovechar aún más a India para los objetivos estratégicos de los Estados Unidos, Trump y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, han promovido públicamente a India como un centro alternativo de la cadena de producción manufacturera mundial a China;

* Intensificando su campaña para presionar a los países para que excluyan a Huawei, la compañía de alta tecnología insignia de China, de sus redes 5G, y para frustrar de otra manera el surgimiento de China como competidor en las industrias de alta tecnología.

* Proporcionar armas avanzadas a Taiwán y amenazar implícitamente con repudiar su apoyo a la “política de una sola China”.

* Y en un movimiento dirigido contra China y Rusia, presionando con una expansión masiva en su arsenal nuclear

Además, en medio de la pandemia, la Administración de Trump ha intensificado las sanciones y la presión militar sobre Irán y Venezuela, y ha dado luz verde a los planes de Israel de anexar Cisjordania.

La disputa fronteriza indochina es solo uno de los numerosos focos de tensión mundiales en los que las agresiones estadounidenses han incitado o agravado los conflictos interestatales y los han transformado en posibles catalizadores de una conflagración mundial.

Enojado por la negativa de EE.UU. a entrar en negociaciones significativas o relajar de cualquier manera sus sanciones económicas punitivas, Corea del Norte voló el lunes su oficina de enlace conjunta con Corea del Sur.

Los rivales imperialistas de EE.UU., por su parte, también han respondido a la pandemia y a la mayor confiscación económica del capitalismo mundial desde la depresión de los años 30 intensificando sus propios preparativos para la guerra. En el caso de Alemania y Francia, esto significa acelerar el impulso para desarrollar un ejército europeo que pueda hacer valer sus reivindicaciones sobre los mercados, los recursos naturales y los territorios estratégicos independientes y cuando sea necesario contra los Estados Unidos.

En un artículo publicado en Die Welt la semana pasada, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borell, y el comisario de la UE para el Mercado Interior, Thierry Breton, declararon que “las crecientes tensiones entre los Estados Unidos y China” demuestran la necesidad de que la “fuerza bruta” europea pueda “ejercer su influencia, imponer su visión del mundo y defender sus propios intereses”.

La pandemia del COVID-19 ha acelerado todas las malignidades que se han propagado por el capitalismo mundial en los últimos cuatro decenios y especialmente desde 2008: el crecimiento rapaz de la desigualdad social, el militarismo y la guerra, la putrefacción de las formas democráticas de gobierno y la promoción por parte de la élite capitalista de la reacción y la rehabilitación de la extrema derecha.

También actúa como acelerador de la lucha de clases mundial. En las etapas iniciales de la pandemia y cuando los Gobiernos, tras semanas de no hacer nada para detener la propagación del COVID-19, impusieron entonces cierres improvisados y apresurados, hubo una aparente disminución de las protestas sociales. Sin embargo, las manifestaciones masivas multirraciales y multiétnicas que estallaron en los Estados Unidos en respuesta al asesinato policial de George Floyd y que posteriormente se extendieron por todo el mundo ponen de relieve que la ola de huelgas y las protestas masivas contra los Gobiernos que se aceleraron en 2018 y 2019 no fueron sino las etapas iniciales de una contraofensiva masiva e incipientemente revolucionaria de la clase obrera mundial.

La respuesta de la élite capitalista a la pandemia, en particular en los países imperialistas de América del Norte y Europa —su negligencia criminal, el robo masivo de bienes públicos y ahora su campaña para obligar a los trabajadores a volver al trabajo incluso mientras el COVID-19 sigue extendiéndose—, ha producido una catástrofe social. También ha puesto al descubierto la brutalidad, la bancarrota política e ideológica y la inmoralidad del moribundo orden capitalista.

En estas condiciones existe un peligro real y creciente de que las élites gobernantes capitalistas, acosadas por problemas económicos y políticos intratables y enfrentadas a una creciente oposición social, vean en un conflicto militar una salida: un medio de suprimir la lucha de clases y promover la “unidad nacional”, mediante una combinación de un patriotismo chovinista frenético y la represión estatal, legitimada como una “necesidad de guerra”.

India es un ejemplo de ello. La calamitosa respuesta de la élite india a la pandemia —un encierro mal preparado; la negativa a adoptar medidas sanitarias rudimentarias, como la realización de pruebas en masa; y ahora una “reapertura de la economía”— ha dado lugar a 120 millones de desempleados y a una tasa de crecimiento de las infecciones de COVID-19 que se encuentra entre las más altas del mundo. Ayer, mientras los medios de comunicación de India elogiaban a los 20 soldados indios muertos, el recuento oficial de muertes por COVID-19 aumentó en 2.003 o más de 20 por ciento.

Aprovechando una oposición desacreditada y cómplice, Modi y su BJP han utilizado una y otra vez el comunalismo rabioso, el nacionalismo belicoso y los temerarios “ataques quirúrgicos” contra Pakistán para desviar la oposición social, avivar la reacción y dividir a la clase obrera.

Pero en ningún lugar es más palpable la amenaza del gobierno en crisis y una clase dominante “tentada” por la guerra que en EE.UU. El imperialismo estadounidense está dirigido hoy por un oligarca de mentalidad fascista y un aspirante a dictador de pacotilla. Su élite política está en guerra consigo misma, su enorme ejército sigue siendo su única fuerza residual por encima de sus rivales y, por último y lo más importante, se enfrenta a una oposición cada vez más militante de la clase obrera.

La intensificación de la crisis capitalista mundial y la lucha de clases le imparten aún más urgencia a la lucha contra la guerra. La única fuerza social que puede detener la guerra es la clase obrera internacional. Pero esto requiere que el carácter cada vez más global de sus luchas se convierta en una estrategia consciente y en una movilización como fuerza política independiente en la lucha por el poder obrero y el socialismo. Instamos a todos los lectores del WSWS a unirse a nosotros en la lucha para armar a la clase obrera con este entendimiento.

(Tomado de WSWS)

(Visited 44 times, 1 visits today)