EEUU: beneficios márgenes y tasas

por Michael Roberts

Los márgenes de beneficio de las empresas en EEUU están en máximos históricos, a pesar de la desaceleración de la inflación de los precios y el crecimiento de los aumentos salariales. En cuanto a toda la economía de los Estados Unidos, los márgenes de beneficio del sector no financiero están en su nivel más alto en el siglo XXI (más del 16 %) y no muy por debajo de los niveles récord de la «edad de oro» del crecimiento capitalista a mediados de la década de 1960.

Y es la misma historia si se miran los márgenes de beneficio netos (es decir, después de deducir todos los costes unitarios de producción) de las 500 principales empresas de los EEUU.

Fuente: CSI

La evidencia es abrumadora de que la espiral inflacionaria posterior al COVID permitió a muchas empresas aumentar los precios de sus productos considerablemente, de modo que los márgenes de beneficio aumentaron bruscamente porque los aumentos salariales fueron inferiores a los aumentos de precios. La inflación castigó los niveles de vida de la mayoría de los hogares estadounidenses, pero no los márgenes de beneficio de las multinacionales y mega empresas estadounidenses.

Desde finales de 2019, los precios en los EEUU han aumentado un 17 %, superando tanto los costes laborales como los no laborales. El resultado: las ganancias crecieron un 41 %. Si las ganancias hubieran crecido a la misma tasa más lenta de los costes, se habría traducido en un aumento acumulativo de precios de solo el 12,5 %, y una tasa de inflación anual promedio de aproximadamente 1 punto porcentual más baja.

Pero investigaciones recientes han confirmado que el aumento de los márgenes de beneficio corporativos «son impulsado principalmente por un subconjunto de empresas de alto margen de beneficio». La ahora conocida tesis de Weber-Wasner sobre la inflación impulsada por las ganancias sugiere que los cuellos de botella de la cadena de suministro redujeron la competencia al hacer que algunas empresas fueran incapaces de atender la demanda. Y eso permitió a otras empresas aumentar los márgenes y los precios. Un estudio del Banco de Inglaterra concluye que las ganancias aumentaron mucho en términos nominales. Pero también lo hicieron los costes. El estudio concluyó que, fuera de los sectores de petróleo, el gas y la minería, los márgenes de beneficio hasta 2022 se comportaron con bastante normalidad. Otro estudio realizado por el FMI que estudia la zona del euro concluyó que «los datos limitados disponibles no apuntan a un aumento generalizado de los márgenes». La inflación impulsada por los beneficios parece haberse concentrado en gran medida en un pequeño número de empresas y en un pequeño número de sectores «sistémicos», incluidas las industrias extractivas, la manufactura, la informática y las finanzas.

Sin embargo, los economistas de Goldman Sachs están extasiados por la perspectiva de que los márgenes de beneficio se mantengan. Calculan que, aunque los salarios medios están aumentando más rápido que los aumentos de precios, no afectará a los márgenes de beneficio porque a medida que la inflación se ralentice, también lo harán las tasas de interés (eventualmente) y, por lo tanto, el coste de servir la deuda caerá para compensar cualquier reducción de las ganancias a causa de los salarios.

De hecho, FactSet, una empresa que monitorea las ganancias de las 500 principales empresas de EEUU, calcula que el margen de beneficio neto para el primer trimestre de 2024 será del 11,5%, que está por encima del margen de beneficio neto del trimestre anterior del 11,2% y es igual al promedio de cinco años del 11,5%, con siete sectores que se espera que informen márgenes de beneficio netos en el primer trimestre de 2024 que estén por encima de sus promedios quinquenales, liderados por el sector de Tecnología de la Información (25,1% frente a 23,3%).

Goldman Sachs concluye que la economía de EEUU está está en la mejor situación para 2024, ya que los márgenes seguirán manteniéndose, generando más inversión y manteniendo el empleo. Pero mientras que el sector tecnológico con sus altos márgenes y ganancias sostiene el mercado de valores y da la impresión de un salto generalizado en las ganancias, el resto del sector empresarial de EEUU está estancado. En la mayoría de los sectores, los márgenes son ajustados.

Y lo más importante, hay un problema de definición. Los márgenes de beneficio no son lo mismo que los de las ganancias. Los márgenes de beneficio son la diferencia por unidad de producción entre el precio por unidad vendida y el costo por unidad. Pero la rentabilidad del capital debe medirse por las ganancias totales frente a los costes totales de los activos fijos invertidos (planta, maquinaria, tecnología), las materias primas y los costes salariales. Medida así la rentabilidad, fuera de los «magníficos siete» de las mega corporaciones de tecnología y redes sociales de EEUU y las empresas de energía, el resto de las corporaciones estadounidenses están experimentando una baja rentabilidad de su capital. De hecho, se ha estimado que el 50 % de las empresas estadounidenses cotizadas no son rentables.

Y si calculamos la tasa media de ganancia del capital del sector no financiero de EEUU, encontramos que ha habido una disminución general desde 2012 (los datos de 2023 son mi estimación).

Fuente: FRED, cálculos del autor (bajo petición)

Los márgenes de beneficio pueden ser altos, pero las ganancias empresariales totales del sector no financiero de EEUU cayeron en el último trimestre de 2023 y, con respecto al año pasado, el crecimiento total de las ganancias se ha ralentizado casi hasta un punto de estancarse.

Fuente: FRED, cálculos de autor a pedido

Y con otro índice, el crecimiento de las ganancias totales (no de los márgenes) de las 500 principales empresas estadounidenses también se está desacelerando. Las ganancias previstas por FactSet en el primer trimestre de 2024 aumentarán solo un 3,3 %, en lugar de cerca del 6 % en 2023.

Eso explica por qué más empresas han incumplido sus deudas en 2024 que en cualquier otro comienzo de año desde la crisis financiera mundial, ya que las presiones inflacionarias y las altas tasas de interés siguen pesando sobre los prestatarios con más riesgo del mundo, según S&P Global Ratings. El recuento global de impagos empresariales de este año se sitúa en 29, el índice anual más alto desde los 36 registrados durante el mismo período en 2009, según la agencia de calificación.

Goldmans sigue confiando en una mejora de las perspectivas macroeconómicas y espera que las tasas de interés disminuyan en la segunda mitad del año, de manera que los índices de impago se estabilicen. La agencia de calificación crediticia Moody’s no tiene tanta confianza. Espera que la tasa de incumplimiento global de grado especulativo continúe aumentando en 2024 muy por encima del promedio histórico.

Y no hay que olvidar los «zombis», empresas que ya no están cubriendo sus costes de servicio de la deuda con las ganancias y, por lo tanto, no pueden invertir o expandirse, sino que simplemente continúan existiendo como muertos vivientes. Se han multiplicado y han sobrevivido hasta ahora pidiendo prestado más, por lo que son vulnerables a las altas tasas de endeudamiento.

De cara al futuro, se espera que el PIB real de EEUU, según casi todos los pronósticos, se ralentice desde su aumento del 2,5 % el año pasado (y ese dato sigue siendo dudoso cuando comparamos el PIB real con el ingreso bruto interno real (IDC)).

El pronóstico de Nowcast de la Reserva Federal de Nueva York es del 1,78 % anualizado en este primer trimestre de 2024 que acaba de terminar. Y el pronóstico del PIB de la Reserva Federal de Atlanta es de alrededor del 2,2 %. Las previsiones de consenso son del 2 %. Eso sugiere que el crecimiento de los ingresos empresariales podría ralentizarse aún más, lo que llevaría a una caída de las ganancias en el primer trimestre.

Y recuerde, está bien establecido que las ganancias impulsan la inversión y luego al empleo en una economía capitalista. Cuando impulsan los beneficios, la inversión y el empleo siguen con un retraso.

Fuente: FRED, cálculos de autor a pedido

La rentabilidad ha estado cayendo a partir de los niveles anteriores a la pandemia y el crecimiento total de los beneficios también ha dejado de aumentar. Eso ya está teniendo un efecto en el crecimiento de la inversión y el empleo. Los márgenes en crecimiento no muestran esto.

(Fuente: The Next Recession)

Ir al contenido