Despidos en el sector tecnológico: la burbuja comienza a estallar

por Jack Shaw

La industria tecnológica está pasando por un ciclo de despidos masivos, afectando incluso a gigantes como Twitter y Facebook, que presagia problemas para inversores, usuarios y empleados. Es hora de tomar las grandes tecnologías bajo propiedad pública y el control de los trabajadores. El gigante de las redes sociales Twitter se ha sumido en el caos tras la reciente compra de la plataforma de microblogueo por parte de Elon Musk por 44.000 millones de dólares.

Importantes anunciantes se están retirando rápidamente, privando al negocio de ingresos vitales, tras el anuncio de una serie de cambios como la introducción de un nuevo servicio de verificación (Twitter Blue) a cualquiera que pague 8 dólares al mes, lo que causó que una gran cantidad de cuentas falsas inundaran la red social.

El fabricante de armas Lockheed Martin, la farmacéutica Eli Lilly y el monopolio de combustibles fósiles BP fueron algunas de las empresas afectadas  por cuentas falsas. También se vieron afectados importantes políticos y celebridades.

Pero las verdaderas víctimas de la reorganización de Musk en Twitter son sus empleados. Su jefe multimillonario ha despedido al 50% de una plantilla laboral de aproximadamente 7.500 personas.

No obstante, los despidos masivos de esta escala no se limitan de ninguna manera a Twitter. Meta, la empresa matriz detrás de Facebook, WhatsApp e Instagram, recientemente despidió a nada menos que 11,000 empleados , aproximadamente el 13% de su fuerza laboral. Y esta semana, Amazon anunció planes para recortar 10.000 empleados.

También ha habido despidos masivos en Eventbrite, que despidió al 45% de su personal; Groupon ha recortado su plantilla un 44%; Crypto.com, un 30%; AirBnb, un 25%; Intel, un 20%; Snapchat, un 20%; Coinbase, un 18%; Uber, un 14%; Lyft, un 13%; y la lista sigue.

Al momento de escribir este artículo, en lo que va del año, ha habido más de 120,000 despidos en el sector tecnológico, en más de 780 empresas.

Está claro que se está gestando una grave crisis en esta industria clave para la economía mundial, un reflejo de la profundización de la crisis del capitalismo.

Castillo de naipes

El sector de la tecnología ha experimentado un crecimiento increíblemente rápido durante la última década, alcanzando una tasa de mercado total de 9,3 billones de dólares en 2022, con una tasa de crecimiento del 11,6%.

La industria también experimentó un auge significativo durante la pandemia, ya que los confinamientos aumentaron la demanda de productos tecnológicos y servicios en línea.

Este crecimiento acelerado ha visto también el surgimiento de los llamados ‘unicornios’ empresariales: nuevas empresas privadas, financiadas por inversores, que alcanzan una valoración de más de mil millones de dólares.

En 2010 había menos de diez, ahora hay alrededor de 1.200 unicornios, con una valoración total de aproximadamente 3,9 billones de dólares.

Pero valoraciones tan embriagadoras rara vez reflejan la realidad. Los precios de las acciones de estas nuevas empresas son otra burbuja especulativa: potencialmente una empresa extremadamente rentable para aquellos que ingresan temprano; pero un potencial desastre para aquellos que llegan tarde a la fiesta.

Con la falta de vías rentables en la economía real, los inversores están dispuestos a correr riesgos en estas apuestas especulativas, con la esperanza de respaldar un caballo ganador.

La avalancha de crédito barato y dinero recién impreso solo ha inflado aún más la burbuja, fomentando aún más el juego.

Como resultado, el dinero de los inversores fluyó hacia los «grandes pensadores radicales» con grandes ambiciones (y egos aún más grandes). Esto incluye a aquellos con modelos comerciales fundamentalmente defectuosos y sin un camino claro hacia la rentabilidad, como WeWork. 

Esto explica el fenómeno de las empresas no rentables que logran sostenerse año tras año. La inversión eleva las valoraciones, lo que atrae más inversiones y préstamos baratos.

Sin embargo, muchas de estas empresas unicornios nunca han obtenido ganancias. Incluso las empresas tecnológicas establecidas como Twitter solo logran obtener ganancias esporádicamente.

Se trata claramente de un castillo de naipes, que puede caerse en cualquier momento. Y ahora estamos viendo los primeros signos de colapso, a medida que se avecina una nueva recesión mundial, que sacude los endebles cimientos del sector tecnológico.

Colapso y recortes

A la larga, estas empresas insostenibles pueden tomar una de las dos direcciones posibles.

Pueden tratar de volverse rentables, apartándose del goteo de las inversiones especulativas y los ingresos publicitarios.

Pero esto requiere recortes masivos. En términos concretos, esto significa recortar personal, mientras se encuentran formas de sacar más dinero tanto a los trabajadores como a los usuarios.

Alternativamente, la burbuja puede estallar y la empresa colapsar. La empresa se hunde por completo o es comprada por uno de los monopolios tecnológicos, lo que nuevamente conduce a severos recortes.

Esta es una lección que Elon Musk está aprendiendo de la manera más difícil; el barón de las grandes tecnologías es el presidente de un infierno en llamas.

Y esta posición precaria no se ve favorecida por los crecientes costos de los préstamos que Musk tiene que pagar por los préstamos por valor de 13 mil millones de dólares que obtuvo para financiar su reciente compra, lo que se suma a las presiones financieras que enfrenta la compañía.

Esta es la razón por la que Musk ha despedido a la mitad de la fuerza laboral de Twitter y por la que está experimentando con fuentes alternativas de ingresos, como el sistema de verificación de pago de las suscripciones, con consecuencias desastrosas para todos.

Capitalismo zombi

Como vehículo prominente para la especulación, las nuevas empresas tecnológicas, y toda la industria tecnológica, son particularmente vulnerables a las recesiones en la economía mundial.

Ahora, frente a la recesión que se avecina, la ansiedad está obligando a los inversores a ajustar sus presupuestos, mientras que las tasas de interés altísimas han hecho que el crédito barato sea cosa del pasado.

Muchas empresas ‘unicornio’ podrían describirse mejor como ‘unicornios zombis’: empresas que solo se mantienen vivas gracias a los bajos costos de endeudamiento y la acumulación de deuda.

Pero a medida que se elimina este soporte vital, estas frágiles empresas se ven cada vez más obligadas a valerse por sí mismas sobre sus dos (¿cuatro?) patas. Muchos no tienen la fuerza para hacerlo.

Como es el caso de muchas otras áreas de la economía, la última caída está exponiendo la inestabilidad y la fragilidad que se ha ido acumulando en el sector tecnológico durante mucho tiempo y esto incluye a los autoproclamados emperadores como Musk.

Auge y quiebra

La industria tecnológica podría ser un símbolo de modernidad. Sin embargo, este es, en última instancia, otro caso clásico de una crisis de sobreproducción, como la describió Karl Marx hace más de 150 años.

En su búsqueda de ganancias cada vez mayores, los capitalistas se ven impulsados a reinvertir continuamente su excedente, expandir la producción y buscar nuevos mercados.

Pero operando anárquicamente, bajo la ‘mano invisible’, los empresarios se acumulan en una industria tras otra, llevando a los mercados a saturarse cada vez más. Las vías rentables para la inversión comienzan a secarse. Los productos no se venden. Comienza la crisis. El auge se convierte en declive.

Junto a esto, prolifera el capitalismo de casino. En lugar de invertir en producción real, los banqueros y multimillonarios invierten su dinero en empresas de riesgo a corto plazo, lo que genera burbujas especulativas en todas partes.  Nos referimos, por ejemplo, a las criptomonedas, NFT y unicornios tecnológicos.

Esto es exactamente lo que vimos en 2007-08 en el sector inmobiliario, con el escándalo de las hipotecas de alto riesgo y todo tipo de derivados dudosos. Y es exactamente lo que estamos viendo ahora en la industria de la tecnología, que representa una parte significativa del «valor» de muchos de los principales mercados bursátiles.

Una vez que comienza la crisis, el contagio se propaga rápidamente desde estos sectores clave al resto de la economía. Y es la clase trabajadora, a través de despidos, austeridad y otros ataques, quien paga la factura.

Control obrero

Este ciclo de auge y depresión es inherente al capitalismo. Se podrían poner fin a estas crisis periódicas planificando la economía de manera racional y democrática –en líneas socialistas y bajo control obrero.

Bajo propiedad privada, las grandes empresas tecnológicas, como todos los monopolios, solo están interesadas en maximizar sus ganancias, no en atender las necesidades de la sociedad.

Los modelos comerciales impulsados por los anunciantes de la mayoría de las empresas de redes sociales fomentan interfaces y algoritmos tóxicos diseñados para maximizar la retención de usuarios y crear comportamientos adictivos.

Mientras tanto, los dueños tecnológicos recopilan los datos de las personas para venderlos con fines de lucro o, en el caso de Elon Musk, para anunciar sus otros negocios a los usuarios de Twitter.

Esta es la verdadera razón detrás de la adquisición de Twitter del CEO de Tesla. No tiene nada que ver con la protección de la ‘libertad de expresión’, y sí mucho que ver con la búsqueda de proyectos de dinero y vanidad.

En lugar de usarse como juguetes rentables para multimillonarios narcisistas, las plataformas de redes sociales deberían funcionar como servicios públicos: proporcionar medios de comunicación e interacción para la gente común, libres de la influencia y los intereses de las grandes empresas.

Esto solo se puede lograr poniendo estos monopolios tecnológicos en propiedad pública, bajo el control democrático de los trabajadores, como parte de un plan de producción socialista. Solo entonces podremos poner fin a la especulación, los escándalos y la inestabilidad que aquejan a la industria tecnológica.

Los trabajadores tecnológicos están mostrando el camino a seguir, organizándose en sindicatos como United Tech y Allied Workers .

En combinación con el resto del movimiento obrero, movilizado en torno a un claro programa socialista, podemos poner a los millonarios como Musk y su sistema donde pertenecen: en el basurero de la historia.

(el autor de esta nota pertenece a United Tech and Allied Workers y fue tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido