Contra la farsa constituyente, a fortalecer la corriente sindical clasista y combativa

de Asociación Intersindical de Trabajadoras y Trabajadores Clasistas

Las Trabajadoras y Trabajadores que formamos parte de la Asociación Intersindical de Trabajadoras y Trabajadores Clasistas (AIT), desde el momento en que se fraguó el pacto por la paz y la nueva constitución en pleno alzamiento popular de octubre, consideramos que el proceso constituyente tiene el objetivo político de relegitimar al Bloque en el Poder y contener el movimiento popular en lucha, es decir, llevar la lucha desde las calles al lugar que más les acomoda a los poderosos, esto es, a las urnas.

Dentro del actual contexto de crisis económica en el marco del sistema capitalista, con las sostenidas alzas en el precio de los alimentos y de los servicios básicos y el consiguiente encarecimiento del costo de la vida, alzas que golpean con violencia al conjunto de nuestra clase, vemos como día a día se precarizan más nuestras condiciones de vida. Sabemos, por tanto, que dentro del pantano electoral no tenemos ninguna posibilidad de dar solución a nuestras demandas más vitales, ni menos lograr la anhelada sociedad sin explotadores ni explotados que deseamos, razón por la cual nos organizamos y luchamos día a día.

El gobierno “progresista” de Boric, continuidad de los anteriores gobiernos, no ha dado solución a las demandas más urgentes de la clase trabajadora. El costo de la crisis lo hemos pagado nosotras y nosotros con más precariedad, más cesantía y más sobrexplotación. Además, esté gobierno capitalista, mostrando su verdadera cara, ha mantenido la prisión política, negando incluso su existencia. No contento con lo anterior, ha lanzado una nueva ofensiva represiva en contra del pueblo Mapuche y no ha dudado en reprimir las huelgas y movilizaciones de la clase trabajadora, por mejorar sus condiciones básicas de vida, ni ha dudado en mantener la persecución en contra de las y los estudiantes que luchan.

El gobierno pide calma y tranquilidad, nos promete cambios con gradualidad y que con la constituyente iremos avanzando poco a poco. Pero frente a un escenario de precarización y pauperización de nuestras vidas, nuestra tarea es la organización de la clase trabajadora, la huelga como herramienta política y la protesta popular. Solo así podremos volver a hacer tambalear a los poderosos como lo hicimos en octubre, y arrebatarles todo lo que día a día nos niegan.

Por otro lado, sin que nos sorprenda, los oportunistas de siempre llaman a “aprobar sin ilusiones”, llegando incluso algunos que ayer se posicionaron en contra del proceso constituyente a hoy, oxigenar el sistema como vagones de cola de la burguesía y su pacto de relegitimación.

En este contexto de crisis económica con permanentes alzas en el costo de vida, nuestra tarea es luchar por la reajustabilidad automática del sueldo conforme la variación del IPC, por el término de las deudas en UF, por el congelamiento de los precios de los bienes y servicios básicos necesarios para el sustento de nuestras vidas, por el aumento del presupuesto para la alimentación de la totalidad de las y los jóvenes estudiantes, por la disminución del IVA a los productos básicos y culturales, por la aplicación de un mayor impuesto a los bienes suntuarios y de lujo; por el fin del Código del Trabajo patronal; luchar por el contrato único en el estado, por el fin del trabajo bajo la modalidad de subcontratación y de la contratación a honorarios; por un sistema de previsión social y salud al servicio de la clase trabajadora y el pueblo; por la libertad inmediata de las y los presos por luchar.

Frente a la farsa que nos impone la burguesía por medio de la falacia de transformación constitucional, nuestra tarea sigue siendo fortalecer el sindicalismo clasista y combativo, levantando más sindicatos, fortaleciendo los existentes, articulando a los sindicatos que asumen su condición de clasistas y combativos, para enfrentar las alzas y las políticas represivas del gobierno capitalista neoliberal de Boric, articulando a todos los sectores del pueblo anticapitalistas, antimperialistas y antipatriarcales, en la perspectiva de construir un movimiento popular en lucha, en la perspectiva de destruir el orden capitalista y construir una nueva sociedad sin explotadores ni explotados y donde la economía este al servicio nuestro y no de la acumulación de riqueza de los ricos.

Por un Sindicalismo Clasista y Combativo

Chile, agosto 2022

Ir al contenido