Biden advierte: prepárense para el Armagedón nuclear

por David North

El New York Times reporta que el presidente Biden le dijo a un grupo de milmillonarios en un evento para recaudar fondos el jueves por la noche: “No hemos enfrentado la posibilidad del Armagedón desde Kennedy y la crisis de misiles en Cuba”. Biden continuó: “Estamos intentando entender: ¿cuál es la rampa de salida de Putin? ¿Adónde encuentra una salida? ¿Adónde puede no perder completamente su credibilidad sino también mucho poder?”. Estas son preguntas que Biden debería hacerse a él mismo.

Tras haber instigado la guerra por delegación de EE.UU. y la OTAN, entregándole a Ucrania cantidades ilimitadas de armas y dinero, prometiendo la reconquista de Crimea y exigiendo un cambio de régimen en Rusia, ¿cuál es la “rampa de salida” de Biden? ¿Cómo puede echar marcha atrás sin “perder completamente su credibilidad sino también mucho poder”?

El Times, en una verdadera obra maestra de minimización deferente, señala “Las referencias de Biden al Armagedón son muy inusuales para cualquier presidente estadounidense”. No solo son inusuales, sino que son absolutamente únicas. Pero además ni siquiera explicó qué haría para evitar la catástrofe.

Lo que es aún más extraordinario es que Biden no hizo esta advertencia desde su Despacho Oval, por medio de un discurso público y dirigido a una audiencia nacional e internacional, sino que fue a un grupo selecto de milmillonarios. Efectivamente les dio a sus patrocinadores acaudalados una advertencia avanzada para que preparen sus búnkeres.

Biden advirtió que no está exagerando el peligro. Putin es “alguien a quien conozco bastante bien. No está bromeando cuando habla del posible uso de armas nucleares tácticas o biológicas o químicas porque su ejército, se puede decir, está teniendo un muy malo rendimiento”.

El Times reportó que, “Biden dijo que no considera posible que Rusia utilice armas tácticas y eso ‘no conduzca al Armagedón’”. Viniendo del presidente de Estados Unidos esto significa efectivamente:

  1. Estados Unidos responderá al uso de armas nucleares tácticas de Rusia por medio de un ataque termonuclear de gran escala contra Rusia; o
  2. Biden, alegando que el uso de armas tácticas de Rusia es inminente, ordenará un bombardeo nuclear preventivo contra Rusia.

Ambas opciones y especialmente la segunda son los pasos lógicos que siguen a las declaraciones de Biden, que ocurrieron tan solo horas después de que el presidente ucraniano Zelenski pidiera en una declaración reportada prominentemente en la prensa internacional “acciones preventivas, bombardeos preventivos” contra Rusia.

La declaración de Biden el jueves fue tan temeraria que puede haber una tendencia para negar que sea real y sus horribles implicaciones. Pero ese sería el peor error. En todos los ámbitos, las élites gobernantes no solo están demostrando temeridad, sino también una indiferencia impactante hacia la vida humana.

Una clase gobernante que respondió a la pandemia de COVID-19 con políticas que aceptaron deliberadamente las muertes de más de un millón de estadounidenses y millones más internacionalmente está preparada para tomar acciones militares que pueden conducir a innumerables millones de muertes.

Más fundamentalmente, las élites gobernantes, bajo la presión de la crisis económica y social irresoluble del capitalismo, no son capaces de controlar el resultado de los eventos instigados por sus propias políticas y acciones.

Como escribió León Trotsky en 1938, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la burguesía “se desliza como por un tobogán y con los ojos cerrados hacia una catástrofe económica y militar”. La política mundial se encuentra en manos de maniacos desesperados por salvar sus ganancias y su riqueza a expensas de la humanidad.

Para que sobreviva la humanidad, la clase trabajadora debe desarmar a la clase gobernante, privarla del poder político, poner fin al sistema capitalista y reorganizar la sociedad sobre la base del socialismo. No existe ninguna otra salida a esta crisis histórica.

Si ha de haber un futuro, hay que luchar por él. ¡Únete al Partido Socialista por la Igualdad!

(Tomado de WSWS)

Ir al contenido