Tres narradoras estadounidenses: entre la sensualidad y la locura

por Eduardo Suárez

El nuevo año ofrece a los lectores la obra de tres de las más destacadas narradoras norteamericanas del siglo XX. De la mano de Lumen, tenemos la posibilidad de leer los cuentos y narraciones completos de Dorothy Parker, Flannery O’Connor, y de Katherine Anne Parker. La editorial barcelonesa ha publicado, en sendos volúmenes, la obra de este triunvirato extraordinario de las letras estadounidenses. Estos títulos ya habían sido publicados hace algunos años, y ahora tenemos la oportunidad de volver a disfrutar de ellos. Jordi Fibla, Maribel de Juan, Horacio Vázquez-Rial, o Celia Filipetto, son algunos de los prestigiosos traductores que se ocupan de verter a nuestro idioma estas narraciones.

La hipocresía de una sociedad

Con el título de Narraciones completas, se ofrece la obra de Dorothy Parker (West End, 1893 – Nueva York, 1967), la que fue una de las figuras más legendarias del panorama literario neoyorquino. Desde los años 20 fue una de las columnistas más populares de The New Yorker, donde dio muestras de un estilo elegante e irónico.

Formó parte de la mítica tertulia del hotel Algonquin, y de su Mesa Redonda, donde se reunían editores y escritores, aunque la propia Parker restaría importancia a estas reuniones:

«Esta gente no eran gigantes. Piensa en quiénes estaban escribiendo por aquel entonces: Lardner, Fitzgerald, Faulkner y Hemingway. La Mesa Redonda sólo estaba formada por un montón de gente contando chistes y diciéndose lo buenos que eran los unos a los otros».

Además de escribir comedias y varios libros de poemas, Dorothy Parker trabajó en Hollywood como guionista. Sus cuentos aparecieron en las principales revistas de la época, como VogueHarper’s Bazaar, o Vanity Fair. Como escritora fue capaz de resumir en pocas páginas: «la hipocresía de una sociedad», la burguesía de entonces: «que crecía a la sombra de un dinero recién estrenado y de unas costumbres que se caían de viejas».

Un estilo frugal y poético

Con el título de Cuentos completos, se publica la obra narrativa de Katherine Anne Porter (1890 – 1980). La escritora tejana está emparentada por su ámbito literario —el sur de los Estados Unidos— con William Faulkner y Flannery O’Connor.

Autora de la novela, La nave de los locos, que le daría gran popularidad y supondría la consagración de una escritora que había permanecido, en parte, oculta para el gran público. El éxito de la obra animó a Porter a reunir en un solo volumen toda su narrativa breve. Este hecho despertó la atención de la crítica, lo que supuso, a la postre, la obtención del National Book Award en 1965 y del Premio Pulitzer, cuatro años después.

Los cuentos de Katherine Anne Porter se caracterizan por «un estilo frugal y poético», donde explora ese territorio que deviene mítico. Personajes: «perseguidos por la violencia, y la incertidumbre, luchan por la supervivencia, escindidos entre la sensualidad y la locura». A pesar de las penurias que atraviesan sus protagonistas, la escritora americana es capaz de: «arrancar dolorosos destellos de belleza».

Así, Lumen ha reunido en los Cuentos completos aquellos que habían sido publicados en las colecciones: Judas en florPálido caballopálido jinete, y La torre inclinada. Se incluyen, además, algunos otros nunca antes compilados.

Tan cómicos como terribles

«Una historia es una forma de decir algo que no se puede decir de ninguna otra forma, e incluso necesita de cada palabra para descifrar cuál es ese sentido». Estas reflexiones de Flannery O’Connor (1925 – 1964) son el testimonio de una escritora que no fue capaz de adaptarse al lugar en el que había nacido, demasiado rudo y agresivo para su carácter sensible.

Nacida en Savannah, Georgia, pertenecía a una acomodada familia sureña que tenía ancestros irlandeses. Licenciada en ciencias sociales por el Georgia State College for Woman, realizó estudios en la Universidad de Iowa, donde se matriculó en un curso de creación literaria. Este fue el germen del que brotó su interés por la palabra escrita y su ficción.

Pero no sería hasta 1952 cuando aparece su primer relato. Este hecho coincide con la publicación de su novela Wise Blood (Sangre sabia), llevada al cine por John Huston en 1979. Luego llegaría su libro de relatos, Un hombre bueno es difícil de encontrar, con el que conseguiría un gran prestigio como escritora.

La obra de Flannery O’Connor está en la órbita de dos grandes escritores sureños, William Faulkner y Carson McCullers, junto con los que formó, lo que se ha llamado, el Gótico sureño. A pesar de su temprana muerte, a causa de una larga enfermedad, nos ha legado una excelente obra narrativa.

Para el escritor Gustavo Martín Garzo, la literatura de Flannery O’Connor: «hunde sus raíces en la literatura grotesca norteamericana del siglo XIX. Una literatura que venía de la frontera, llena de personajes disparatados cuya comicidad no surgía de un defecto, sino de un exceso de energía. Así son todos sus personajes: tan cómicos como terribles. Personajes que parecen llevar una carga invisible, cuyo fanatismo es un reproche, no una excentricidad».

(Fuente: Cine y Literatura)

Ir al contenido