Roger Lampert, ajedrecista desaparecido hace un año en Valdivia

por Ewald Meyer

Roger Lampert hace un año se le vio salir de su casa como cualquier día, con las llaves de su casa caminó por las calles céntricas de Valdivia, se le pierde la pista en una cámara de un negocio por la ruta establecida por él, en el sector de Clemente Holzapfel con Lastarria, de camino a visitar un profesor de la Universidad Austral.


Ha pasado un largo año de tortura y sufrimiento de la familia de Roger Lampert que espera al menos tener noticias o pistas de la extraña desaparición de un miembro de la familia del Ajedrez

Desde ese día no se volvió a saber de él, su paradero es desconocido y todas las diligencias de la policía y aquellos que han colaborado en su búsqueda no arroja resultados. En Valdivia Roger estudia en la Universidad Austral, de carácter afable su pasión por el ajedrez lo llevó a ser secretario del Club de Ajedrez Valdivia, su actividad ajedrecística incluso se refleja en un reporte de la FIDE( federación internacional de Ajedrez) con una partida válida por Elo Internacional( rating) en mayo de 2022 en el torneo de la semana valdiviana.

Con un rating nacional de 1074 disputó en ese torneo seis partidas de ajedrez obteniendo dos tablas con avezados rivales de aquel torneo internacional ganado por el Gran Maestro peruano Jorge Cori. Con todo, Roger es más que un aficionado al ajedrez, es su pasión y como tal la constancia y perseverancia son fundamentales para elevar el nivel de juego. El ajedrez hace que la vida de un hombre tenga sentido y si bien en un primer momento se dijo que Roger había atentado contra su vida, el sólo hecho de practicar el ajedrez y elevarse en competiciones regionales descartan el suicidio como un móvil plausible de su desaparición. Alejado de las fiestas, su tesis universitaria lo tenía absorto como la solución a un problema de ajedrez muy común como ejercicio entre los cultores de este deporte. El Club de Ajedrez Valdivia es su reducto preferido.

¿Qué ocurrió con Roger Lampert?

En la apacible Valdivia desde hace años vienen ocurriendo desapariciones de jóvenes con un patrón similar al de Roger, en algunos casos fueron encontrados sus cuerpos, en otros simplemente el rastro se pierde hasta hoy. Los casos más emblemáticos y con un modus operandis similar son: James Emmott estudiante de Veterinaria, 2002 su cuerpo fue encontrado en el río Cau Cau. Carlos Millán estudiante de Turismo 2005, desaparecido hasta la fecha. Roberto Aldunce, estudiante de ingeniería forestal 2021. Alfonso Rivas estudiante de tecnología médica, 2022, encontrado sin vida en el río Calle calle.

Los perfiles de estos jóvenes parecen siempre conducir a sectores aledaños al río, también parecen ocurrir en circunstancias vinculadas a fiestas o carrete, pero el de Roger no parece confirmar la regla. En algunos casos se presume la actuación de uno o varios individuos que buscan este tipo de perfiles, quizá fortuitos, quizá con un vínculo previo, también puede ser conjeturada la actuación a lo largo de los años de un solo individuo.

La tesis del secuestro por narcotráfico parece dudosa, incluso la confusión de la víctima por este hecho no tiene parangón por la misma razón en torno a que las víctimas no pertenecen a esa esfera ni a ese mundo en su mayoría. Con certeza por los años en los que ocurren estos hechos, podemos especular que es alguien que vive en Valdivia o en sectores aledaños, con buena vinculación social, alta cultural e intelectualidad que comete estos delitos de forma esporádica para no llamar la atención, la panorámica vivencial de este asesino serial es de primera mano ya que incluso puede ir anteponiéndose a los pasos de la policía.

Hay en algunos casos un patrón definido con otros hechos que se relacionan con la desaparición de Roger; Una estudiada conducta que incluso es capaz de despistar a la policía que ha buscado infructuosamente alguna pista del ajedrecista sin resultado alguno. En efecto la geografía y extensión de la región colabora con la desaparición del cuerpo del delito.

Caso contrario es el emblemático puzzle policial de los llamados “ Sicópatas de Viña del Mar” en los años ochenta, asesinos seriales que en ninguna circunstancia podían hacer desaparecer las huellas del delito al habitar en una zona densamente poblada. Este detalle sugiere que el asesino serial se moviliza en auto y vive o al menos tiene un recinto fuera de la ciudad de Valdivia.

La extrañeza es también la sofisticación de la actuación que siempre ocurre en jóvenes universitarios con detalles repetitivos como que en el caso de Roger por ejemplo, todas sus pertenencias estaban en casa al momento de desaparecer. ¿Casualidad?. Los teléfonos hoy son rastreables, la receptación de un celular también investigable, la preparación de este asesino serial en consecuencia no repara en dejar detalles al azar. Alguien podría refutar u objetar está teoría , la existencia de un asesino serial en Valdivia que actúa en amplios lapsus de años, justamente para no despertar sospechas, quizá estudiando a sus víctimas, quizá estableciendo cierta cercanía, quizá sólo eligiendo víctimas potenciales dejando cubiertas las pistas una vez cometido el latrocinio.

Es imposible que tantos jóvenes desaparezcan en una misma ciudad sin la intervención de terceros; sólo recordar el caso dramático, quizá iniciático en este modus operandis; Jorge Matute desaparecido durante años en extrañas circunstancias y luego descubiertas sus osamentas también en extrañas circunstancias y hasta hoy no hay culpables. Con todo ha pasado un largo año de tortura y sufrimiento de la familia de Roger Lampert que espera al menos tener noticias o pistas de la extraña desaparición de un miembro de la familia del Ajedrez.

Ir al contenido