Queremos soluciones, no un festival de canciones

por Guillermo Correa

Un grupo de pobladores provenientes de distintos sectores que fueron afectados por el megaincendio del 2 y 3 de febrero recién pasado, se reunieron hoy domingo 25 de febrero a las 17 horas en la Plaza de Viña del Mar para protestar por la realización del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar y, al mismo tiempo, levantar la voz en contra de las autoridades nacionales, regionales y comunales, denunciando su poca presencia y la falta de soluciones concretas ante la dramática y dolorosa situación en que se encuentran.

Su intención era realizar una marcha desde la plaza de Viña hasta las afueras dela Quinta Vergara, pero la presencia de un gran contingente policial y diversos vehículos represivos lanza agua y lanza gases no permitió que esta movilización se llevara a cabo. De igual manera permanecieron allí manifestándose y protestando ante la gran cantidad de personas que circulaban a esa hora por este céntrico lugar de la ciudad jardín, no sin antes expresar una pobladora que “es impresionante ver a tanto carabinero aquí para que no marchemos y en nuestras poblaciones incendiadas brillan por su ausencia; tenemos que cuidarnos unos con otros, sobre todo en las noches”.

Un reclamo sin duda justo y preciso, ya que mientras los organizadores del evento festivalero han contratado a 300 guardias privados, el Estado ha puesto a disposición del festival la cifra no despreciable de 400 funcionarios de carabineros.

Para intentar justificar la realización de este festival y buscar lavar su imagen, los distintos actores involucrados en este certamen, han desarrollado toda una estrategia publicitaria para establecer como una idea fuerza y de propaganda hacia la ciudadanía y los televidentes de que se trata de un “festival con sentido solidario, para ayudar la reconstrucción de los lugares siniestrados”, pero la cruda realidad es que este festival simplemente es un evento televisivo y comercial muy lucrativo.

Las pobladoras y pobladores, con pancartas, lienzos y pitos, llamaron la atención de quienes transitaban por el sector, algunos a pie y otros en vehículos, muchos de los cuales aplaudían o hacían gestos de apoyo y aprobación desde los vehículos en marcha, especialmente aquellos de la locomoción colectiva. 

Transcribo a continuación diferentes y variados testimonios entregados en forma directa por las pobladoras y pobladores que acudieron a esta movilización:

“Nosotros en nuestras poblaciones necesitamos seguridad, allá casi no se ven carabineros y miren aquí todos los que hay y que los mandaron para que no podamos marchar”

“Las autoridades no han estado presente en las poblaciones donde vivimos y toda la ayuda que hemos recibido ha sido de voluntarios, de personas particulares igual que nosotros, de amigos, de nuestros propios vecinos, ha sido el mismo pueblo el que ha ayudado al pueblo damnificado. Así limpiamos los escombros y ahora resulta que no podemos botar algunos muros que quedaron en pie o los cimientos, porque nos dijeron que teníamos que esperar, esperar qué decimos nosotros, que venga un temblor fuerte y los bote, porque tampoco podemos demolerlos nosotros, ya que si lo hacemos tenemos que sacar nosotros los escombros, ellos nos dijeron ustedes demuelen, ustedes limpian. Cuando hicieron una reunión arriba lo único que dijeron es que no tenían fecha”.

“Ahora nos quieren meter a los niños a clases, los quieren hacer estudiar, ya, está bien, pero si ni siquiera tenemos las condiciones mínimas para vivir, estamos durmiendo en carpas, no tenemos electricidad y nos andan ofreciendo Tablet para los niños y dónde los vamos a enchufar”.

“Aquí estamos peleando todos por todos, aquí no hay mí caso, aquí hay nuestro caso, yo soy del Olivar, pero peleo por soluciones para todos los sectores, estoy peleando por toda la gente que quedó damnificada, Eso es lo que queremos, que nos escuchen, que nos den una solución, no queremos canciones, queremos soluciones. Que venga alguien y nos diga las soluciones cuándo, porque se suponía que la señorita Camila Vallejo iba a avenir el día anterior, pero no se apareció para nada”.

“No debería haberse hecho el Festival de Viña porque los pobladores de Viña del Mar estamos de luto, toda la ciudad y todo el país está de luto. Murieron más de 130 personas y ahí en la Quinta están haciendo una fiesta, mientras toda la ciudad está de luto, cómo se les ocurre hacer un festival en estas condiciones y más encima traen todo este aparataje y todos estos carabineros para que no podamos pasar hacia la Quinta y protestar”.

“Acá la ayuda real ha sido la ayuda del pueblo. El Festival es nada que ver con lo que está viviendo la gente, ellos están de fiesta y arriba en los cerros hay gente que está sufriendo, gente que no tiene baño, que no tiene luz, gente que todavía no encuentra a sus familiares desaparecidos, gente que está buscando a sus familiares, gente adulta que está enferma, niños que extrañan sus cosas, que no tiene un techo donde dormir. Es inaceptable que la gente tenga que ver esta ridiculez que están haciendo, tratar de hacer creer que el festival es para nuestro beneficio y eso no es así. La ayuda del gobierno tampoco está llegando y la plata de los bonos no alcanza para nada, cómo voy yo a pagar un arriendo si no tengo cómo comprobar ingresos, están pidiendo un mes de arriendo, un mes de garantía, tener un aval, o sea que del millón y medio que me dieron se me va a ir completamente en pagar arriendo, pagar mes de garantía y en todo lo que te pidan, entonces en uno o dos meses dónde voy a estar yo con mis hijas. De hecho, para que no viniera a la marcha me ofrecieron que me fuera a una residencia, pero yo no acepté ese chantaje. Necesitamos que la ayuda sea real y transparente para todas las personas por igual, porque plata hay y les sobra. Queremos saber que se está haciendo con la plata que se ha recaudado, por ejemplo, en ese festival del corazón que se hizo en Santiago, que fue como una teletón, donde se recaudó mucha plata, pero no sabemos qué pasó con ella, lo mismo pasa con la ayuda internacional que ha llegado, no hay nada claro y transparente con eso”.

“Los albergues los están desalojando todos. En el Liceo Guillermo Rivera de Viña a las nueve de la noche desalojaron a la gente, a las nueve de la noche, dónde vas a conseguir un arriendo o un lugar de emergencia a esa hora a esa hora para quedarte, desalojaron a mamás con sus niños”.

“En nuestro sector está todo quemado, perdimos todos, los niños están choqueados, los primeros días no podían ni hablar, estamos con mucha angustia, incluso en la noche estamos con miedo, porque incluso no han ido a robar los medidores y los balones de gas que quedaron chamuscados y no se ve ningún carabinero en la noche y mira cuántos hay acá para que no marchemos y para resguardar la fiesta farandulera del festival, mientras en los cerros hay mucho dolor y luto”.

“El otro día cayó una lloviznita y muchas personas se mojaron, porque estamos en unas carpitas que se pasan y se mojan igual, hay guaguas, hay niños y de la municipalidad llegaron con unos plásticos; dónde están las casas de emergencia, han entregado cuatro casas de emergencia, ¡cuatro casas! y se llenan la boca con eso, salen en la tele, en las noticas y todo, puro color no más y entregaron solo cuatro casas y a un abuelito que le entregaron la casa no la pudo armar y tuvieron que ir personas comunes y corriente a ayudarlo y a la casa le faltó hasta el techo. Hicieron un festival de ‘Chile se levanta’ y no sé qué, bonito, maravilloso, peo dónde está la plata, con todo lo que se recaudó se podrían haber entregado miles de casas y ya va a venir el invierno. Si vas al Olivar puedes ver que no hay ningún camión, no hay carabineros, no hay nada, estás prácticamente a la deriva. Mucha gente se fue, prácticamente es tierra de nadie, hay gente que viene a asaltar de otros lados. De Calbuco hacia arriba está todo tirado, porque ven las casas quemadas y todo se queda abajo y resulta que para arriba ni hay nada, no hay ningún tipo de ayuda y los vecinos estamos entre nosotros recolectando comida para los perritos, comida para los gatitos, pañales para los niños”.

“Yo soy de Villa Independencia y allí la tragedia fue muy grande. Es doloroso pensar que nosotros seguimos siendo el patio trasero de Viña del Mar; hoy día hacen una fiesta, un festival, en una ciudad donde hay, hasta el momento 134 personas muertas y cómo es posible que las autoridades estén haciendo una fiesta donde estamos de luto todos, el país entero está de luto. No es una casa, no es una cuadra que se quemó, son poblaciones enteras; cómo es posible que la autoridad sea tan insensible. Hace dos días atrás llegó la Municipalidad a Villa Independencia a entregar una caja de mercadería, una caja, todo lo que hemos recibido ha sido de los voluntarios, dela gente de buen corazón; entonces, hoy día las autoridades se ríen de nosotros y hacen una fiesta. Con este festival nos están engatusando y nos están engañando; hoy día nos ponen carabineros y no podemos protestar, decir lo que estamos viviendo, no tengo un techo, no tengo absolutamente nada y así como yo son todos los de Vila Independencia, está todo quemado, gente muerta, tres familias enteras muertas en la calle, entonces cómo nosotros vamos a aceptar que se haga un festival, una fiesta, que el país entero esté disfrutando, no somos el patio trasero de Viña, somos reales, somos seres humanos, entonces cómo vamos a aceptar este festival, dígame”.

“Ahora vine marzo y no sé cómo diablos lo vamos a hacer, dónde está la ayuda, dónde está la plata que han reunido para nosotros, dónde están las viviendas que todavía no llegan. El otro día nos fueron a dejar una caja de mercadería, una caja de mercadería y nada más, ah y nailon para que no nos mojáramos”.

“El día que llovió la Municipalidad solamente se acercó a dejar un nailon. Nosotros amanecimos todos mojados, necesitamos una vivienda digna, dónde están las viviendas de emergencia, no tenemos un techo, viene marzo y nos dejaron abandonados, somos del cuarto sector del Olivar, no ha llegado ayuda, no vemos a nadie, es un desierto. Por la muerte de Piñera dieron tres días de luto y aquí son134 muertos, muchas familias que están llorando a un ser querido. Encuentro que no es justo, qué se dijo por esa gente, somos personas”.

“Estamos en un centro de acopio y desde el viernes que no nos llegan almuerzos para las familias, son más de quinientas familias que no les podemos dar almuerzo, solamente una persona particular nos está dando sesenta raciones, pero qué uno hace con sesenta raciones para más de 500 familias. Hemos pedido harina, pan para dar desayuno a los vecinos, a nosotros los del gobierno y la municipalidad nos han negado la ayuda, porque somos de unas tomas. Solamente la gente que es particular ha llegado a nuestra zona a ayudarnos”.

“El otro día llovió y sabe lo que nos llevaron de solución para que nos tapáramos en nuestras carpas con nuestros hijos, un nailon, mi hijo que está ahí, de catorce años, mi hija que está ahí, de veintinueve, durmiendo en carpa y nos llevan de solución un nailon. Han llegado con mercadería, pero no queremos solo mercadería, queremos soluciones, queremos casas. Mis hijos van a tener que empezar a estudiar, ahora viene marzo y creen que un hijo va a poder estudiar bien si su salud mental se fue al suelo”.

“Este festival vale más que nosotros, 134 muertos tenemos, estamos de luto no de festival. Viña tiene festival y nosotros no tenemos casas”.

Ir al contenido