Poema de Eduardo Anguita: « Elegía y delirium tremens»

A Edgar Allan Poe

Tan víctima 
con el pulmón expuesto al sueño 
y al aire de las vidrieras 
a golpes de fuego 
subiendo por los lados fríos 
donde te busca la luz en traje de tonta 
No huyes víctima a la instalación de las desgracias. 

Tan indeciso mártir servidor de todo lo que miras 
del rostro en la plaza sentado y certero 
los muebles que descender no te desmayes 
la obligación al mundo va hacia tu cabeza 
a lo largo del cuerpo evaporado. 

Expuesto a las habitaciones involuntarias 
ahí cayó un hombre con piernas de crema 
cercado por la mirada del gusano 
en columnas inocentes elevas el zumbido 
de tu cadáver dócil como una sábana. 

Muy luz y algo valentía 
pese a los abismos que abren las ondulaciones del miedo 
ni jaula ni espejo 
o lo contrario 
trozo de canario 
para alumbrar el crimen en la altura.

Ir al contenido