Perú: la Fiscalía tiene los nombres de los militares responsables de la masacre del 15 de diciembre en Ayacucho

por Alejandro Valenzuela

El Ministerio Público (Segunda Fiscalía Penal Supraprovincial Especializada en Derechos Humanos de Ayacucho), ya tiene en manos una relación aparentemente completa de la patrulla del Ejército que intervinieron en la masacre de Ayacucho el 15 de diciembre pasado.
Se trata de las identidades, grados y cargos de unos 393 militares que fueron enviados “a apoyar” las acciones de la policía y reprimir con brutalidad a los manifestantes que intentaron tomar el terminal aéreo de Ayacucho.

INTERVENCIÓN DE FISCAL

La Fiscal provincial Karen Obregón Ubaldo, a cargo de la investigación, ya habría inspeccionado los almacenes del Ejercito de la ciudad de Ayacucho y tendría en sus manos, los registros de salida y entrada del armamento militar, los días 14, 15, 16 y 17 de diciembre del 2022, durante las protestas en la ciudad. Estas evidencias mostrarían que las fuerzas del orden usaron armas de guerra como para herir mortalmente a quienes se les cruzara en el camino.
Por el momento la fiscalía no ha identificado a ningún responsable del derramamiento de sangre en las inmediaciones del aeropuerto “Coronel FAP Alfredo Mendívil Duarte”.

PATRULLAS MOVILIZADAS

Las patrullas que se movilizaron aquel día y los subsiguientes en Ayacucho, la gran mayoría salieron del cuartel N°51 Domingo Ayarza, conocido como el cuartel “Los Cabitos 51”, una base que fue centro clandestino de reclusión, tortura, violaciones, ejecuciones y desapariciones forzadas en Ayacucho, durante el conflicto armado interno, entre 1980 y 2000, según el Informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

El Ejercito movilizó a unas 19 patrullas que hicieron uso excesivo de la fuerza para reprimir acciones catalogadas por los propios militares como “otras situaciones de violencia” (OSV), según los documentos que obran en poder de la fiscal Karen Obregón Ubaldo. Todas estas brigadas se ubicaron en lugares estratégicos de la ciudad de Huamanga como la torre de control del aeropuerto, la Avenida Abancay, frente al cementerio general, la plaza mayor de Huamanga, Jr. 9 de diciembre, Asamblea y Jr. Cuzco respectivamente. Cada patrulla contaba con un jefe militar (un oficial), dicha patrulla conformada por sargentos, cabos y soldados armados con fusiles de asalto.

¿QUIÉN COMANDÓ EN EL AEROPUERTO?

El jefe que habría comandado en las inmediaciones del aeropuerto de Ayacucho, fue el Teniente Coronel de Infantería Enrique Sampen Díaz, mientras que el jefe de seguridad en la Plaza Mayor de Huamanga fue el Teniente Coronel de material de guerra Carlo Núñez Gonzales.

SE DIO EL LUJO DE PUBLICAR SU MACABRA “HAZAÑA”
Enrique Sampen Díaz (un oficial graduado en la Escuela de Infantería), al día de la masacre (16 de diciembre), compartió en su perfil de Facebook una fotografía en la que se aprecia una columna de humo que se levanta sobre el aeropuerto durante las protestas y con un mensaje que dice: “No señores, no es Irak, no es Israel, no es Afganistán (…) es nuestra Huamanga monumental, incendiada por vándalos saqueando la ciudad. Protesta se convirtió en vandalismo”.

TORRE DE CONTROL Y HELIPUERTO
La patrulla que custodió la torre de control fue la patrulla N°10 conformado por 7 militares bajo el mando del suboficial EP Jaime Díaz Huicho. En el helipuerto estuvieron dos patrullas “OSV”: la N°16, conformado por 9 soldados comandada por el Técnico EP Alberto Bravo Luna, y la N°18, integrado por 11 militares, liderado por la capitana EP Estéfani Rosales Cruz.
AV. ABANCAY (PERÍMETRO DEL AEROPUERTO)

La patrulla N°1, con12 soldados estuvo comandado por el capitán de infantería Víctor Grados Rivas, este pelotón tuvo la misión de enfrentarse con los manifestantes en la Av. Abancay, donde murieron dos personas: Michael Ramos Ayme (15), un menor de edad que se ganaba la vida limpiando nichos y esa noche retornaba a su casa luego de ir a cenar, y Raúl García Gallo (35). El cuerpo del menor presentó dos orificios, de ingreso y salida, de un proyectil compatible con fusiles de asalto, mientras que García Gallo murió por el impacto de un proyectil de arma de fuego de calibre 5.56 mm, que ingresó por la región periumbilical y salió por el glúteo, según los informes periciales de balística forense de la Dirección de Criminalística de la Policía.

MAS PATRULLAS Y DECISIONES DESCABELLADAS
La mayor cantidad de efectivos militares que se enfrentaron en las inmediaciones del aeropuerto pertenece al Batallón “Magno Pérez Sánchez N°2” de la Segunda Brigada de Infantería “Wari”. Este batallón recibió apoyo de soldados provenientes de la Compañía de Comandos N°4 del VRAEM, del Batallón Contraterrorista N°51, ubicado en el Cuartel de Pichari; también la Compañía Especial de Comandos N°4, la Compañía Especial de Comandos “Lince” N°2, entre otras unidades especializadas en la lucha contra el terrorismo, lo que sugiere que las Fuerzas Armadas enfrenten las protestas como si fueran un conflicto armado interno.

LOS 17 DEL “PUESTO DE COMANDO”
La Segunda Brigada de Infantería constituyó un “Puesto de Comando” para dirigir las acciones militares en apoyo a la policía nacional. Desde este puesto se tomaron las decisiones de campo bajo la coordinación permanente con la cúpula del Ejército y el Ministerio de Defensa; es decir, el Ministro de Defensa de ese entonces (actual premier Luis Alberto Otárola), habría tenido conocimiento de todas las acciones y movimientos del personal militar.

El “Puesto de Comando” , estaba conformado por 17 miembros de élite y alto rango militar (doce plenamente identificados), entre los que figuran el General de Brigada EP Jesús Vera Ipenza, el Coronel de Infantería Leonardo Huamán Gabino, el Coronel de Artillería Luis Vivanco Palomino, el Teniente Coronel Jorge Lozano Bustamante, el Mayor Aldo Sánchez Retuerto, el Teniente Coronel de Infantería Juan Florentini Zevallos, el Teniente Coronel de material de guerra José Aquino de los Ríos, el Teniente Coronel de Infantería Herberts Cavero Medina, el Teniente Coronel César Pujaico Rodríguez, el Capitán Christian Rodríguez Aldana, el Teniente Coronel Santiago Aroquipa Mamani y el Capitán de Infantería Eduard Erix Díaz Cieza.

VISITA DE FISCAL
El lunes 19 de diciembre la fiscal provincial Karen Obregón Ubaldo y dos fiscales adjuntos provinciales ingresaron a las 10:35 am. Al Cuartel “Los Cabitos N°51” para obtener copias del cuaderno de salida y entrada del armamento militar, del 14 al 17 de diciembre del 2022. Asimismo, a las 3:00 y 6:00 pm, los fiscales acudieron al Fuerte Pokras (Distrito de Carmen Alto), para también solicitar copias del cuaderno de entrada y salida de armamentos de los días 14, 15 y 16 de diciembre. Los oficiales señalaron que el día 15 de diciembre unos 28 militares del Batallón de Ingeniería y 05 soldados del Batallón de Comunicaciones, bien armados salieron, en apoyo al Cuartel “Los Cabitos N°51”, también dijeron que esta brigada conformado por 33 efectivos no formaron parte de los que repelieron a los manifestantes en el aeropuerto (solo acudieron en calidad de “reserva”).

MURIERON SIN PARTICIPACIÓN EN LA MANIFESTACIÓN
Algunas víctimas de la masacre no habrían tenido participación directa ni indirecta en la manifestación y toma del aeropuerto, como es el caso del ciudadano Edgar Prado Arango de 34 años, quien falleció de una herida perforante de bala en el pecho (proyectil de fusil Galil calibre 5.5 mm), una munición de punta de acero y núcleo de plomo con cobertura metálica.

El cuerpo de Josué Sañudo Quispe, de 31 años, presentó un orificio de entrada, debajo del ombligo, por proyectil de arma de fuego calibre 5.56 mm. Y un orificio de salida en el brazo ocasionado por la misma bala.

El cuerpo de Leonardo Huancco Chacca tuvo dos heridas de bala ocasionadas por un mismo proyectil para fusil calibre 5.56 mm. Urbano Sacsara (22), recibió otro impacto de bala que le perforó el abdomen. Luis Aguilar Yucra (20), murió por un certero disparo en la frente con proyectil de arma de largo alcance.

El cadáver de Jhon Mendoza Huarancca (34), presentó 5 heridas ocasionadas por dos proyectiles de fusil. Clemer Rojas García (23), registró dos heridas semejantes.

Las municiones calibre 5 mm. Y 5.56 mm. Son compatibles con fusiles de combate GALIL y FAL, armamento de guerra que es utilizado por la Segunda Brigada de Infantería del Ejército “Wari”, de Ayacucho, según militares retirados y expertos en armas consultados para este informe.

BOLUARTE SE AFERRA AL CARGO
El premier Luis Alberto Otárola fue ministro de Defensa cuando ocurrió la matanza en el aeropuerto de Ayacucho; sin embargo, cabe resaltar que ninguna acción militar de mayor envergadura, se realiza sin el consentimiento de la presidente Dina Boluarte, que es la jefa suprema de las Fuerzas Armadas y la Policía nacional. Ahora se entiende del porqué Dina Boluarte se aferra al cargo y se resiste en renunciar, ya que si ella, (Dina) sale del gobierno, es más probable que le espera una acusación penal por el presunto delito de homicidio calificado.

Ir al contenido