Nueva polémica en Cultura: alcaldesa Hassler censura espectáculo de pianista baleada en dictadura

por Marco Fajardo

“Resistencia femenina” iba a realizarse el pasado domingo, el Día Internacional de los Derechos Humanos, pero fue cancelado a última hora por la Municipalidad de Santiago, aduciendo motivos “de fuerza mayor”. Según fuente cercanas, el directorio del teatro se habría opuesto por razones políticas.

Iba a ser una especie de rehabilitación para la pianista María Paz Santibáñez (Viña del Mar, 1968). Después de todo, fue al frente del Teatro Municipal de Santiago, en el marco de una protesta estudiantil contra la dictadura, el 24 de septiembre 1987, que la entonces estudiante de la Universidad de Chile fue baleada en la cabeza por el carabinero Orlando Sotomayor, que a la postre sería condenado a 61 días de firma por el cuasidelito de lesiones, sin dejar el servicio activo.

María Paz Santibáñez, pianista

El pasado domingo 10 de diciembre, en ese recinto para ella ya simbólico por esos hechos, estaba prevista la realización del concierto “Resistencia femenina”. Es decir, en el Día Internacional de los Derechos Humanos y a una semana del plebiscito constitucional. El evento había sido anunciado como cierre de las actividades conmemorativas de los 50 años del golpe de Estado realizadas por la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM).

El espectáculo, que ya había sido montado en Francia, está construido en torno a obras de compositores de distintas nacionalidades, entre las que destaca la suite “Impacto para piano y cacerolas”, que invita a explorar nuevas sonoridades dentro y fuera del instrumento musical, entrelazado con un repertorio clásico de Bartók y Debussy. Un trabajo de 20 artistas, entre ellos, 8 compositores y 5 artistas visuales, además de los técnicos.

La directora de escena, Glyslein Lefever, la propia pianista y una de las compositoras, Cristina Vilallonga, viajaron expresamente desde Francia para esta ocasión. Además, la productora 3 Ojos Films filmaría el espectáculo.

Pero no pudo ser. A solo cuatro días de su realización, tras ser convocada a un café por funcionarios de la Municipalidad de Santiago, Santibáñez fue informada de que la obra iba a ser suspendida por “razones de fuerza mayor”. Un hecho que no la afectaba solo a ella, sino también a la veintena de integrantes del equipo, como la compositora española Vilallonga.

“No entiendo los motivos, puesto que no se saben, no hay una idea, o sea, no hay una razón clara ni aceptable de esta cancelación. Lo único que conoce el artista y el equipo es extraoficial, oficialmente no hay ningún motivo, ni siquiera una carta, con lo cual me parece que no es una manera de anular un espectáculo a cinco días de su celebración sin ningún motivo razonable. O sea, me parece mal, ¿qué me va a parecer? Pues no sé en qué consiste esta anulación. Si hay algún tipo de censura, pues nadie sabe exactamente el porqué”, señala la española a El Mostrador.

Desde Francia, uno de los más importantes periodistas musicales, Bruno Serrou, manifestó que “la libertad de expresión, pensamiento y conciencia continúa siendo pisoteada y reprimida en Chile”, al denunciar que Santibáñez y compañía habían sido “amordazados y se les impidió conmemorar la memoria y acción de Salvador Allende en conmemoración de su muerte hace 50 años, el 11 de septiembre de 1973”, en una cancelación –a su juicio– “arbitraria, unilateral y sin justificación por parte del Municipio de Santiago”.

Consultada por este medio, la Municipalidad de Santiago se limitó a señalar que el espectáculo “se suspendió por razones de fuerza mayor”, sin ahondar en detalles. El directorio del Teatro Municipal de Santiago, en tanto, ni siquiera se pronunció y una fuente del mismo señaló a este medio  que el municipio estaba “a cargo del tema”.https://rudo.video/vod/bRnjWR

Origen

La idea de montar el espectáculo en el Teatro Municipal de Santiago había surgido hace más de un año.

El jueves 24 de noviembre del año 2022, sus creadores habían montado una versión de “Resistencia femenina” en el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins, para iniciar la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, a la que asistió la alcaldesa Irací Hassler.

“Conversamos a la salida de ese espectáculo y surgió allí la idea de presentarlo en el Teatro Municipal”, cuenta Santibáñez.

La pianista agrega que se trata de un espectáculo multidisciplinario. El hilo conductor es un concierto que comienza con obras de Claude Debussy, enseguida una obra de Valeria Valle, seguido de Béla Bartók y luego la suite “Impacto para piano y cacerolas”, que son obras que la propia Santibáñez encargó a compositores de distintos países: catalanes, argentinos, griegos, chilenos, australianos, alemanes, todos de gran trayectoria.

Homenaje a Allende

Esta versión además incluía un ingrediente adicional: un homenaje al Presidente Salvador Allende.

“Para esta edición especial habíamos preparado en la parte introductoria cinco minutos de homenaje a Salvador Allende, con videos seleccionados y que han sido trabajados todos por connotados artistas visuales, que son los que participan en este proyecto con todo lo que es la parte de imágenes. Todas las imágenes son elaboradas y trabajadas artísticamente y van acompañando toda la parte de presentación musical bajo la dirección de escena de Glyslein Lefever”, señala Santibáñez.

“La decisión de rendir homenaje a Allende es bastante obvia en los 50 años de lo que fue el golpe de Estado y de su fallecimiento”, subraya la pianista.

Esta parte incluía el último discurso del Mandatario, pero también una imagen suya hablando en Naciones Unidas en 1972, incluido “un párrafo que habla un poco de cómo es el dinero el que se impone y las transnacionales y este manejo, esta especie de impunidad que tienen ciertas empresas frente a los Estados y a los parlamentos. Él habla de eso como un problema de aquellos años que a nosotros nos parece muy de actualidad”, expresa.

Todo aquello en un video que tomó mucho trabajo, según destaca María Paz Santibáñez, que además interpretaba “El pueblo unido jamás será vencido”, en la versión de Frederic Rzewski, un gran compositor estadounidense que escribió 32 variaciones para piano sobre esta pieza original de Sergio Ortega.

La cancelación

Sin embargo, todo quedó en nada a comienzos de la semana pasada. Fue el miércoles 6, a solo cuatro días del evento, cuando Santibáñez fue citada de forma “urgente” por el municipio en un café público al mediodía.

Allí se encontraba “un abogado del gabinete de la alcaldesa y la encargada de proyectos. Esta última simplemente acompañaba y nos presentó y fue el abogado quien tomó la palabra para darnos un sinnúmero de razones que nos parecieron no atendibles, no a cuatro días del espectáculo, sobre todo porque era como si se descubriese una situación que a ellos les incomodaba y que no tiene nada que ver con lo artístico, y se nos informó que el concierto se cancelaba”.

“Lo que más resonaba en ese abogado que nos hablaba era la agenda nacional y también el temor, él no fue tan claro en hablar del temor, por el financiamiento del teatro, que no depende solo del municipio de Santiago. Eso a nosotros como artistas no nos concierne y no es desde ayer que el teatro tiene un directorio”, agrega Santibáñez.

“Nosotros valoramos mucho la labor del Teatro Municipal, es un templo de la cultura y de la música, estábamos muy contentos de hecho de poder estar en ese lugar como artistas. (Sin embargo) las razones que se nos entregaban no tenían nada que ver en todo caso con lo artístico”, recalca.

Hubo una nueva reunión, el lunes 11, convocada por la propia Hassler, a la que asistió Santibáñez con parte de su equipo, como la compositora Cristina Vilallonga, esta vez en la sede administrativa de la municipalidad y no en un café.

“La alcaldesa solicitó que yo entrase sola a hablar con ella y ella fue más clara en hablar de estos problemas, que son internos de la corporación y, bueno, me dijo que la decisión era de ella y del municipio, no es una decisión de la corporación, pero las razones eran el temor acerca del financiamiento del teatro”, relata.

Recursos propios

A pesar de la cancelación, el domingo 10, Santibáñez y su equipo se habían presentado en el teatro, “porque teníamos que dar el espectáculo, al no tener ninguna comunicación formal, nosotros cumplimos con nuestro trabajo”.

“Han sido extremadamente informales para todo. Nosotros habíamos puesto a disposición bastantes recursos de la fundación que maneja ‘Resistencia femenina’ desde Francia, para suplir carencias administrativas”, lamenta la pianista.

María Paz Santibáñez le pidió a la alcaldesa que se entregaran las explicaciones respectivas a los más de 20 artistas involucrados, y al público.

“Me pareció que ella tenía una definición distinta de lo que es ‘fuerza mayor’, pero ‘fuerza mayor’ no había. Eso es una realidad. Yo creo que había más bien problemas internos del directorio y de la apreciación que ellos tienen de cómo eso funciona, de la apreciación entre ellos y que, además, no es algo que han descubierto cuatro días antes del espectáculo”.

Hassler le informó a Santibáñez que un abogado del municipio se comunicaría con el suyo, cosa que hasta el pasado martes seguía sin suceder.

“Nosotros aún esperamos en todo caso alguna comunicación formal y nuestro abogado también espera que se cumpla lo que ayer (el pasado lunes) la alcaldesa comprometió”, señala la pianista.

Además, comenta que los acontecimientos les han hecho pasar un mal rato. “Somos más de 20 artistas indignados y que hay mucho más que nosotros, más de 20 artistas del espectáculo. Esto ha tenido incluso eco en periodistas musicales de Francia. Esto es un problema mayor, nosotros seguimos indignados. Es una falta de respeto a nuestro trabajo, al arte, y la verdad es que una cancelación de esta naturaleza es impresentable para nosotros”, critica.

Los otros afectados

El compositor español Héctor Parra fue otro de los afectados por la cancelación, que incluía una obra suya inspirada en el trabajo de un poeta mapuche.

“La cancelación me ha sorprendido muchísimo. Chile es un país que ha evolucionado ya mucho como para cancelar este tipo de actos”, algo que le resulta aún mas sorprendente tomando en cuenta que la alcaldesa pertenece al Partido Comunista.

“Pero a veces los miedos, no sé… era un homenaje, pues, a Salvador Allende, inspirado también de la revuelta moderna que ha habido en Chile, constitucional. La revuelta total del país para girar página a un pasado terrible de fascismo, de pinochetismo. No han quedado claros los motivos, porque no ha habido un comunicado aparentemente oficial de la anulación, pero me parecen oscuros, quizás el miedo, una cierta… sí, es verdad que hay una cierta derecha, incluso extrema derecha, que yo la conozco por España también, en el caso de Vox y los fascistas, que amenazando, creando como un cierto miedo, ciertas partes de la sociedad pueden llegar a sentirse cohibidas, amenazadas”, sostiene.

“Era un concierto que era realmente artístico, no había nada panfletario ni nada absolutamente fuera de lugar, que no fuera arte. Pero el arte en sí, el arte verdadero, es revolucionario. Entonces, claro, aquí puede molestar, es donde puede molestar. Y Pachi tiene una trayectoria impecable de artista revolucionario en el piano y también en la cuestión social-política. Yo opino esto de la cancelación, que es un acto vergonzoso, quizás llevado por el miedo, no sé, no se me ocurren otras palabras”, dice Parra.

A futuro

Aun así, la artista se muestra confiada en que habrá otra oportunidad más adelante.

“Evidentemente volveremos con ‘Resistencia Femenina’ a futuro. Hemos recibido numerosas invitaciones, en realidad, para realizarlo en el año 2024. Así es que invitamos a todo nuestro querido público a que estén atentos, que nos visiten en la web del proyecto”, señala.

“‘Resistencia Femenina’ es un concepto multidisciplinario que además evoluciona porque es un work in progress. Estamos a la espera de nuevas obras que se van a incorporar. Esta situación es espantosa, pero la podemos transformar en un próximo encuentro que podremos compartir y emocionarnos juntos, porque es lo que más desearíamos”, concluye.

Ficha técnica:

“Resistencia femenina” incluye el trabajo de María Paz Santibáñez, concepción y piano.

Glyslein Lefever, puesta en escena.

Obras de los compositores Valeria Valle (Chile), Héctor Parra (España), Esteban Benzecry (Argentina), Marco Pérez-Ramírez (Chile), Nicolas Tzortzis (Grecia), Ramón Gorigoitía (Chile), Cristina Vilallonga (España) y Andrian Pertout (Australia-Chile).

Participan también Lorena Zilleruelo, Aurora Gasull, DACB, Lucrecia Novoa y María Paz Santibáñez: arte visual-video. Pablo Herrera, Álvaro González, Daniel Sandoval y Daniel Bande: técnica video y registro. Alena van Wahnem e Italo Pedrotti: sonido. Textos testimoniales de Leyla Salazar López. Poesía de Leoenel Lienlaf. Mauricio Núñez: escenografía.

(Fuente: El Mostrador)

Ir al contenido