La inteligencia artificial y sus implicaciones, tema central de la reunión de Davos

por Nick Beams

Uno de los temas centrales de debate en la reunión de las élites mundiales del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) de este año, tanto en las plataformas públicas como en las suites privadas donde se hacen gran parte de los verdaderos negocios, es la inteligencia artificial (IA).

La IA representa un gran avance tecnológico con capacidad para desarrollar enormemente la productividad del trabajo y sentar así las bases del progreso social.

Pero su desarrollo bajo las relaciones sociales del capitalismo, basadas en la propiedad privada de los medios de producción (incluida la llamada propiedad intelectual) y la extracción de beneficios privados, significa que no tendrá este efecto sino el contrario.

Este hecho de la vida económica y política, que plantea la necesidad de establecer relaciones económicas socialistas, se reconoce, aunque indirectamente, en el Informe sobre Riesgos Mundiales elaborado por el FEM para la reunión de esta semana.

En él se afirma que la convergencia de los avances tecnológicos y la dinámica geopolítica, una referencia oblicua al auge del militarismo liderado por EE.UU., creará probablemente un nuevo conjunto de ganadores y perdedores tanto en los países avanzados como en los países en desarrollo.

‘Si los incentivos comerciales y los imperativos geopolíticos, en lugar del interés público, siguen siendo los principales impulsores del desarrollo de la inteligencia artificial y otras tecnologías de vanguardia, la brecha digital entre los países de ingresos altos y los de ingresos bajos provocará una gran disparidad en la generación de beneficios y riesgos relacionados. Los países y comunidades vulnerables quedarían aún más rezagados, aislados digitalmente de los avances turboalimentados de la IA que afectan a la productividad económica, las finanzas, el clima, la educación y la atención sanitaria, así como a la creación de empleo relacionada’.

En otras palabras, en lugar de convertirse en un medio para acabar con la desigualdad social y el empobrecimiento globales, el desarrollo de la IA, de acuerdo con el afán de lucro y los intereses de las grandes potencias capitalistas, la empeorará.

En otra sección del documento, señala las vastas implicaciones de la IA y otras tecnologías avanzadas.

‘La proliferación incontrolada de tecnologías de IA de propósito general cada vez más potentes remodelará radicalmente las economías y las sociedades durante la próxima década… También interactuará con desarrollos paralelos. No es necesario un mal uso intencionado para que las implicaciones sean profundas.

‘Surgirán nuevos riesgos a partir de modelos de IA generativa automejorados a los que se les otorgará un control cada vez mayor sobre el mundo físico, desencadenando cambios a gran escala en las estructuras socioeconómicas’.

Se recuerda la observación de Marx en el Manifiesto Comunista de que la burguesía es como el aprendiz de brujo que había conjurado espíritus del mundo inferior que no sabía cómo controlar.

Y a un nivel más profundo, recuerda el análisis de Marx de que la necesidad histórica objetiva del socialismo, alcanzado a través de la revolución social llevada a cabo por la clase obrera, surge de la contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales del capitalismo en las que están encerradas.

La alternativa a esta perspectiva es el descenso a la barbarie, cuya expresión más evidente es la guerra.

La IA, como señala el informe del FEM, desempeña aquí un papel fundamental.

‘La penetración de la inteligencia artificial en la toma de decisiones sobre conflictos —para seleccionar objetivos de forma autónoma— aumentaría significativamente el riesgo de una escalada accidental o intencionada en la próxima década’, afirma el informe.

Otros también han lanzado advertencias. En octubre, en una entrevista con el Financial Times (FT), el presidente de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, Gary Gensler, afirmó que, a menos que se encontrara una forma de controlar el uso de plataformas de IA en el sistema financiero, una crisis sería ‘casi inevitable’ en la próxima década.

Afirmó que el uso por parte de los participantes en el mercado de los mismos modelos de IA podría generar un comportamiento ‘gregario’ y desencadenar una crisis.

El gobernador del Banco de España y presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, Pablo Hernández, se hizo eco de estas advertencias en una entrevista concedida al FT en vísperas de la reunión de Davos.

Dijo que el rápido desarrollo de la tecnología, en particular la IA, ‘podría cambiar el curso de la historia, no necesariamente para bien’.

El aumento de los problemas económicos en la última década hizo necesaria una mayor cooperación internacional.

‘Sin embargo, lo que estamos observando a nivel geopolítico muestra que alcanzar acuerdos comunes es cada vez más difícil. Esto me preocupa, y preocupa a mucha gente’, afirmó.

‘La estabilidad financiera es sólo una dimensión, hay muchas otras consecuencias potencialmente más importantes relacionadas con la IA….. Si no somos capaces de dar una respuesta global coordinada, se reducirá la probabilidad de conseguir la solución adecuada a estos retos’.

Pero a medida que aumenta la necesidad de cooperación mundial, la perspectiva de conseguirla se apoya en una contradicción central del sistema capitalista: la que existe entre la economía mundial integrada e interconectada y el sistema de Estados-nación y grandes potencias rivales, cada una de las cuales persigue sus propios intereses.

El uso creciente de la IA en todos los sectores de la industria también conducirá a lo que eufemísticamente se denomina la ‘reestructuración’ del mercado laboral.

El pasado mes de marzo, Goldman Sachs publicó un informe en el que afirmaba que la IA podría conducir a la automatización de una cuarta parte del trabajo realizado en Estados Unidos y la zona euro.

Afirmaba que los sistemas de IA que generan contenidos indistinguibles de la producción humana podrían aumentar el producto interior bruto anual en un 7% durante la próxima década. Pero este aumento de la productividad no se traduciría en una mejora material del nivel de vida, sino en un aumento de los beneficios.

Según el informe, la IA provocaría ‘importantes trastornos’ en el mercado laboral, ya que unos 300 millones de trabajadores de las principales economías estarían expuestos a sus efectos, y dos tercios de todos los empleos estarían expuestos a algún grado de automatización.

Una encuesta realizada por la empresa de contabilidad PwC entre directivos de todo el mundo, publicada al inicio de la reunión de Davos, afirmaba que una cuarta parte de ellos esperaba que la IA provocara una reducción del empleo del 5% este año. Un 46% afirmó que el uso de la IA generativa, capaz de generar texto, imágenes y código en cuestión de segundos, aumentaría los beneficios a lo largo del próximo año.

Estos informes y encuestas subrayan el enorme potencial de la IA para aumentar la riqueza, pero que dejada en manos de las clases dominantes capitalistas no traerá avances sociales, sino más desigualdad y miseria. En lugar de propiciar la cooperación mundial necesaria para su desarrollo armonioso, sólo intensificará los conflictos geopolíticos y las tensiones que ya se manifiestan en guerras.

(Fuente: WSWS)

Ir al contenido