Huelga de trabajadores mantiene paralizada hace 27 días la producción de Juan Bas Alimentos

por El Porteño

Próximos a cumplir un mes en huelga llevan los 170 trabajadores pertenecientes al sindicato de la empresa Juan Bas Alimentos S.A., de Quilicura. Desde el 20 de diciembre se encuentran apostados en las afueras de la empresa ubicada en Glavarino 9601 de Quilicura, allí montaron un campamento donde los trabajadores junto a sus familias e hijos pasaron a la intemperie navidad y año nuevo. Las autoridades lejos de sensibilizarse con el tema, el pasado miércoles enviaron a COP de Carabineros a reprimirlos. Un fuente contingente policial a reprimirlos: motos, guanajo, zorrillo y patrullas en abundancia para reprimir a un grupo de trabajadores y sus familias.

El secretario del sindicato —Francisco Pérez Maya— a pesar de estos hechos, asegura que el hecho de mantener cerrada esta importante empresa por más de 27 días constituye una gran victoria para los trabajadores, quienes están dispuestos a batallar hasta las últimas consecuencias para mejorar sus condiciones laborales. «Cuando llegaron las FFEE de carabineros nuestra principal preocupación era que no detuvieran ni golpearan a las compañeras. Ahí nos dimos cuenta que las leyes favorecen al empresario y no a la mano obrera, lloramos de impotencia frente a la represión, pero nos dimos cuenta que tenemos que seguir unidos. Durante todo este período la empresa se ha visto obligada a cerrar la planta y eso es un logro de la organización del movimiento», señaló el dirigente emocionado.

Juan Bas Alimentos es una empresa de más de un siglo de trayectoria que elabora alimentos, condimentos y encurtidos como ketchup, mostaza, ají, mayonesa, snack, de las marcas Don Juan, JB, Líder, Marcopolo y otras. El dirigente relata que la empresa no ha hecho sino crecer en el último período, no habría cerrado durante la pandemia y destaca como una empresa líder en el mercado a costa de pagar sueldos sensiblemente inferiores a los que pagan las empresas de la competencia.

Como se lee en EL PETITORIO (leer aquí), entre sus principales reclamos destacan el incremento del sueldo base en un 50%, asignaciones y bonos de producción, servicios nocturnos y rotativos reajustables cada seis meses de conformidad al IPC. De la misma reclaman que estos beneficios se extiendan a los de árelas que no son de planta pero que prestan servicio a la labor principal como manutención, aseo, operadores de horquilla, etiquetado, pasteurizadlo, lavado de bidones, empaque etc. Además los reclamos ordinarios de toda negociación colectiva. La exigua OFERTA DE LA EMPRESA (leer aquí) se limita a ofrecer un reajuste semestral equivalente al IPC condicionando todo bono al comportamiento de los productos en el mercado, lo que transforma los beneficios en algo meramente ilusorios.

La huelga de los trabajadores de la empresa Juan Bas Alimentos ha pasado inadvertida para los medios de comunicación oficiales. En este huelga se hacen presentes rasgos de muchos conflictos obreros en el país: una pequeña organización sindical carente de redes y de mayor impacto en el conjunto de los trabajadores. Del otro la empresa que se muestra inflexible y que cuenta con el apoyo de la institucionalidad. Como dijo el Presidente del sindicato, el colombiano Camilo Olguín: «Esta empresa indolente prefiere pagar multas y mantener la empresa cerrada antes que responder de alguna forma a las necesidades de los trabajadores».

Hasta este momento las instancias de mediación de la Inspección del Trabajo están trabadas por la tozudez de la empresa. La lucha de este sindicato es la lucha de todos los trabajadores y de tantos otros sectores que hoy están movilizados y sin embargo, invisibilizados.

Ir al contenido