Halcones, subida de tipos de interés y aterrizaje duro: nuevo capítulo en la crisis del capitalismo

por Adam Booth

Ante el descontrol de la inflación, los bancos centrales están subiendo las tasas de interés, provocando una recesión. La clase dominante está cada vez más dividida, a medida que se profundiza la crisis del capitalismo. Solo la revolución socialista puede proporcionar una salida a este callejón sin salida. Suele decirse que una semana es mucho tiempo en política. De hecho, a principios de este mes, Gran Bretaña vivió el cambio de primer ministro y de monarca en tan solo unos días.

Mientras tanto, en economía, el paso de un año puede parecer la transición a una era completamente diferente.

Rebobinando doce meses atrás, unos despreocupados bancos centrales describían la inflación progresiva como un fenómeno ‘temporal’. Las interrupciones de la cadena de suministro y la escasez de mano de obra, a su vez, eran consideradas una molestia efímera por los capitalistas, que pronto sería resuelta por la omnipotencia del mercado. Y los pronósticos económicos todavía predecían un fuerte repunte post-confinamiento.

¡Cómo ha cambiado la melodía! Hoy, todos podemos constatar que los precios están fuera de control. Las esperanzas de recuperación han dado paso a los temores de recesión. Y en lugar de la complacencia y la arrogancia del laissez-faire (dejar hacer), la clase dominante está tirando de un notorio freno de mano monetario, intentando desesperadamente no caer por el precipicio.

Pero un abismo igualmente agudo los confronta del otro lado: el de una nueva recesión mundial. De hecho, en un esfuerzo por domar la inflación y temiendo la alternativa, un ala de la clase dominante incluso está presionando a favor de este resultado catastrófico.

El hecho es que, bajo el capitalismo, todos los caminos conducen a la ruina. Se avecinan explosiones revolucionarias.

Endurecimiento

La inflación, ahora oficialmente en un 8,3 % en los EE. UU., un 9,1 % en la eurozona y un 9,9 % en el Reino Unido, ya no se considera transitoria en absoluto.

La guerra en Ucrania, que continúa elevando los precios de la energía y otros costes básicos en aumento, hace  que los políticos estén cada vez más preocupados de que la inflación se esté arraigando, extendiéndose a todas las industrias y productos básicos.

En consecuencia, los responsables de la toma de decisiones en los principales bancos centrales, como la Reserva Federal de los EE. UU., el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra (BoE), han tomado un giro decididamente extremista en las últimas semanas: adoptar una postura intransigente en relación con la inflación, afirmando su compromiso de línea dura para reducir los precios.

Esta semana, por ejemplo, la Fed y el BoE anunciaron importantes aumentos de las tasas de interés, ya que buscan endurecer la política monetaria, restringir el crédito y enfriar la demanda en las economías de los EE. UU. y el Reino Unido.

En su última reunión del comité, la Fed elevó las tasas en 0,75 puntos porcentuales, a un nuevo objetivo de tasa de fondos federales de 3-3,25%. De manera similar, el jueves (¡pospuesto una semana, como ‘señal de respeto’ a la Familia Real!), el BoE subió la tasa de interés del Reino Unido en 0,5 puntos porcentuales, del 1,75% al 2,25%. Y a principios de este mes, el BCE también aumentó las tasas de la eurozona en 0,75 puntos porcentuales, hasta el 1,25%.

Mientras tanto, los tres le han dicho al público que espere más aumentos bruscos de las tasas en el próximo año, posiblemente para duplicar los niveles actuales para el próximo verano.

Y, siguiendo el ejemplo de la Fed, una serie de bancos centrales de todo el mundo han tomado medidas similares recientemente, desde Suiza hasta Sudáfrica.

Provocando la recesión

Estas decisiones recientes se producen tras la reunión de los principales banqueros centrales del mundo en Jackson Hole, Wyoming, a finales de agosto, donde se declaró públicamente este nuevo enfoque agresivo hacia la inflación.

“En este entorno, los bancos centrales deben actuar con fuerza”, afirmó Isabel Schnabel, del Comité Ejecutivo del BCE. “Necesitan apoyarse con determinación contra el riesgo de que las personas comiencen a dudar de la estabilidad a largo plazo de nuestras monedas fiduciarias”.

“No quedan palomas en el BCE, solo halcones corrientes y súper halcones”, dijo Katharina Utermöhl, economista senior de la aseguradora alemana Allianz, en respuesta a los comentarios de sus compatriotas.

Este mensaje también fue reiterado por el presidente de la Fed de EE. UU., Jerome Powell, quien afirmó que “debemos seguir así hasta que el trabajo esté terminado”.

Pero cortando la maleza de los eufemismos y los dobles discursos, ¿qué significa esto concretamente? Significa un intento consciente de provocar una recesión, con el fin de frenar la demanda económica, aumentar el desempleo y hacer bajar los salarios.

Como enfatizó el propio Powell en la reunión de Jackson Hole, su objetivo es lograr «algún ablandamiento de las condiciones del mercado laboral» para «mantener ancladas las expectativas de inflación», es decir, mantener bajos los salarios de los trabajadores para evitar un círculo vicioso de aumento de salarios y precios.

En otras palabras, se culpa escandalosamente a los trabajadores por la inflación, ahogados por los precios y en lucha por salarios más altos. Y son los trabajadores, de una forma u otra, a quienes se les está pidiendo que paguen esta crisis.

De mal en peor

Hasta hace poco, Powell había insistido en que él y la Fed podían diseñar un «aterrizaje suave»: desacelerar la economía (y reducir la inflación) gradualmente, sin estrellarla contra el suelo.

Pero él y el resto de la clase capitalista parecen menos optimistas sobre esta perspectiva últimamente. Están advirtiendo a los hogares y las empresas que esperen un viaje lleno de baches.

“Tenemos que dejar atrás la inflación”, afirmó Powell tras la reciente decisión de la Fed de subir las tasas. “Ojalá hubiera una forma indolora de hacerlo. No lo hay.

“Existe un riesgo muy real de recesión”, enfatizó Jonathan Pingle, economista del banco de inversión UBS, en respuesta al último anuncio de la Fed. “Y él [Powell] muestra una voluntad muy real de seguir adelante con un aterrizaje duro”.

“Existe la posibilidad de una recesión leve, la posibilidad de una recesión dura”, comentó Jamie Dimon, director ejecutivo del gigante bancario JPMorgan Chase. “Y debido a la guerra en Ucrania y la incertidumbre en el suministro global de energía y alimentos, existe la posibilidad de que sea peor”.

Fuerzas inflacionarias

Del mismo modo, se prevé que tanto Europa como Gran Bretaña se dirijan a una recesión prolongada, o incluso pueden estar ya al comienzo de una.

Los elevados costos de la energía y el aumento de las tasas de interés están afectando la demanda de los consumidores y empujando a las pequeñas empresas a la bancarrota. En Alemania, por ejemplo, la escasez de gas derivada del conflicto de Ucrania amenaza con interrumpir, o incluso destruir, sectores enteros de la industria.

Sin embargo, es poco probable que incluso un aterrizaje duro logre el objetivo deseado de reducir la inflación al objetivo del 2% perseguido por la mayoría de los bancos centrales occidentales.

Para empezar, la inflación en Europa y el Reino Unido está siendo impulsada principalmente por el impacto en el suministro de gas. Esto es principalmente el resultado de la guerra. Pero incluso si se llegara a un acuerdo de alto el fuego en algún momento, la crisis energética no se resolvería y los precios seguirían siendo volátiles.

Los gobiernos europeos ya están tratando de alejarse del gas ruso, en busca de una mayor seguridad energética. Sin embargo, esto llevará algún tiempo, junto con una inversión significativa en infraestructura, almacenamiento y fuentes y tecnologías de energía alternativa, inversión que los capitalistas y sus representantes no han podido proporcionar hasta ahora.

Del mismo modo, las sequías y las olas de calor de este verano han puesto de manifiesto cuán vulnerables son las redes energéticas existentes en Europa a la catástrofe climática que solo empeorará.

Mientras tanto, el comercio mundial continúa desacelerándose; la globalización está retrocediendo; los mercados se están fracturando; y las cadenas de suministro se están dislocando a medida que los políticos aplican medidas proteccionistas.

Y todo esto está sirviendo para hacer subir los precios a largo plazo, sin olvidar las consecuencias de la pandemia y la guerra que también actúan como fuerzas inflacionarias.

Sin solución

Así, la realidad es que la inflación ya estaba aumentando antes de que comenzara la guerra en Ucrania, y no va a desaparecer pronto.

El aumento de las tasas de interés, a su vez, claramente no hará nada para abordar estos problemas y presiones a largo plazo. Servirá, sin embargo, para aumentar la carga de la deuda de los hogares, las empresas y países enteros, causando devastación en toda la economía y causando estragos en la sociedad.

El BCE y el BoE se ven obligados a seguir el ejemplo de su homólogo estadounidense en lo que respecta a las subidas de tipos de interés. Sin éstos, el dólar seguiría fortaleciéndose; el euro y la libra continuarían debilitándose; y las importaciones en Europa y Gran Bretaña continuarían subiendo de precio, alimentando aún más la inflación.

Mientras tanto, en EE. UU., si bien la inflación está más impulsada por la demanda allí que en otros lugares, la culpa de esto no es de los salarios de los trabajadores, que de hecho todavía van a la zaga de los precios . Más bien, es la consecuencia de repetidas rondas de estímulo keynesiano por parte de la Casa Blanca, que han inyectado artificialmente billones de dólares en la economía estadounidense.

Al mismo tiempo, el ‘poder de fijación de precios’ monopolístico ha permitido que las corporaciones estadounidenses continúen obteniendo ganancias récord. Lejos de ver una ‘espiral de salarios y precios’, es un caso de ‘espiral de ganancias y precios’, ya que las grandes empresas imponen precios más altos a los consumidores para proteger sus ganancias, a expensas del poder adquisitivo de los trabajadores.

En otras palabras, cuando se trata de una inflación desenfrenada, el dedo debe señalar firmemente hacia los capitalistas, sus representantes políticos y su sistema, no a los trabajadores que luchan por llegar a fin de mes. Y la política monetaria agresiva, las subidas de tipos de interés y los aterrizajes duros no ofrecen ninguna solución.

Tira y afloja

A pesar de su propaganda, leyendo entre líneas, la clase dominante incluso reconoce tácitamente las verdaderas causas de la inflación.

Al comentar recientemente sobre los diversos paquetes de gastos de la administración Biden, por ejemplo, Jerome Powell comentó que «nuestra política fiscal federal no es sostenible, y realmente no lo está siendo desde hace algún tiempo».

«Tendremos que volver a un camino sostenible tarde o temprano», agregó el presidente de la Fed. “Más temprano es mejor que tarde”.

De manera similar, el Financial Times describió a la primera ministra entrante del Reino Unido, Liz Truss, de estar «en curso de colisión con el Banco de Inglaterra» por sus planes para subsidiar las facturas de energía y apuntalar el gasto de los consumidores a través de más préstamos del gobierno, a un costo estimado para el bolsillo público de alrededor de £ 150 mil millones, todo mientras se recorta impuestos a los ricos y las grandes empresas.

En declaraciones al mismo periódico, James Searle, estratega de tasas de interés de la City, advirtió que «la política fiscal y monetaria en el Reino Unido se está configurando para tirar en diferentes direcciones».

Lo que estamos viendo es un verdadero tira y afloja entre banqueros centrales de línea dura (no elegidos en las urnas), que buscan provocar una recesión y controlar la inflación, y políticos ansiosos (elegidos), temerosos del impacto social y político que pueda tener esa vía.

De manera similar, en China, un conflicto hierve a fuego lento entre los ministros de finanzas preocupados por el crecimiento, ante el estallido de una burbuja inmobiliaria y una política económicamente desastrosa de 0 covid, y el líder bonapartista del PCCh, Xi Jinping, cuya principal preocupación es mantener la estabilidad y, sobre todo, su propio prestigio.

La clase dominante en todas partes, en pocas palabras, está cada vez más dividida. Esta fisura es particularmente notoria en relación con las tensiones entre la Reserva Federal de Estados Unidos y la Casa Blanca. Pero existe de una forma u otra con la clase dominante de cada país, en cada cuestión importante que los confronta.

Un ala, que persigue un credo monetarista, quiere aumentar las tasas de interés, y al diablo con las consecuencias. El otro, que encuentra demasiado difícil tragar esta amarga medicina, se apoya más en los métodos keynesianos, buscando estímulos estatales y rescates gubernamentales.

El primero busca confrontar de inmediato con la clase obrera. El último, mientras tanto, intenta patear la lata por el camino. Pero al hacerlo, simplemente preparan las condiciones para una crisis aún más profunda y una lucha de clases más aguda en el futuro.

Ambos, sin embargo, están motivados por lo mismo: defender el sistema capitalista y preservar las ganancias, el poder y los privilegios de la clase multimillonaria.

Y para los trabajadores, cualquiera de los dos caminos equivale a lo mismo. Es una ‘elección’ de muerte por ahorcamiento lento, o muerte por mil cortes.

Nudo gordiano

Tanto los monetaristas como los keynesianos tienen razón, y ambos están equivocados. Cualquier decisión que tome la clase dominante terminará en un desastre.

Si continúan subiendo las tasas de interés, empujarán a la economía mundial a una nueva recesión. Sin embargo, si continúan interviniendo a través del apoyo financiero estatal, avivarán aún más las llamas de la inflación, al mismo tiempo que aumentarán la ya enorme deuda.

De hecho, el resultado más probable es una combinación de ambos: la llamada ‘estanflación’, precios que se mantienen elevados, mientras que la economía se paraliza o cae.

Mientras tanto, la lucha de clases se intensificará en todos los países, a medida que las grandes empresas pasen a la ofensiva, en un esfuerzo por aumentar sus ganancias; y a medida que los trabajadores pasan a la acción para defender sus niveles de vida.

Tal escenario hace eco y subraya lo que en su día, hace más de cien años,  explicó Leon Trotsky, cuando señaló que:

“Todo esfuerzo de la burguesía por restablecer el equilibrio en la producción o en la distribución o en las finanzas estatales debe romper ineludiblemente el equilibrio inestable entre las clases”.

En otras palabras, todo intento de la clase dominante para lograr la estabilidad económica solo sirve para provocar inestabilidad social y política.

Y lo mismo es cierto en la otra dirección. Las clases dominantes de las grandes potencias imperialistas han echado gasolina a un fuego que ya estaba en llamas a través de sus decisiones políticas consistentemente miopes, todo en pos de sus propios intereses estrechos.

Han seguido el camino del proteccionismo, elevando los costes del comercio. Están prolongando deliberadamente el conflicto en Ucrania. Y cada vez más, la clase dominante está cargada de demagogos poco fiables al frente del gobierno, que no actúan en interés de los capitalistas, sino que complacen las opiniones provincianas de sus partidarios (ver, más notablemente, los recortes de impuestos de Liz Truss y la beligerancia del Brexit).

El resultado son guerras de poder, guerras comerciales y guerras culturales que solo inflaman y desestabilizan una situación ya precaria.

Hoy, por lo tanto, la afirmación de Trotsky puede reformularse o actualizarse como tal: todo esfuerzo de la burguesía por restaurar un equilibrio económico -es decir, en el plano monetario, con inflación –inevitablemente perturba otro, es decir, la demanda y el crecimiento, y viceversa.

Y ambos sirven para socavar el equilibrio social y político, incluso en las relaciones mundiales, retroalimentándose para crear aún más inestabilidad económica y provocando trastornos revolucionarios en toda la sociedad.

No hay forma de salir de este callejón sin salida bajo el capitalismo. Solo la revolución socialista puede atravesar este nudo gordiano.

Giros y vueltas

Vemos que esta dinámica se desarrolla con cada giro y vuelta en la crisis del capitalismo.

Para salvar su sistema tras la crisis de 2008, la clase dominante rescató a los bancos y luego presentó la factura a los trabajadores y jóvenes, en forma de austeridad y recortes.

Esto dio lugar a movilizaciones masivas en las calles y, más tarde, a formaciones políticas de izquierda como Syriza en Grecia, Podemos en España o el movimiento Corbyn en Gran Bretaña.

Por otra parte, cuando golpeó la pandemia, los gobiernos de todo el mundo entregaron cheques en blanco a las grandes empresas, todos financiados con más deuda e impresión de dinero, con la esperanza de evitar una implosión económica y una explosión social.

Pero esto allanó el camino para la inflación vertiginosa que vemos hoy, al inyectar una ráfaga de capital ficticio en la economía global.

Y ahora, con la perspectiva de que millones de personas en Europa y Gran Bretaña se sumerjan en la pobreza energética y la indigencia, vemos a los políticos capitalistas luchando por responder a la crisis energética a través de varias medidas desesperadas, todas las cuales tienen una cosa en común: que se le cobrará, ya sea en el plazo inmediato o en el largo plazo, a la clase obrera.

Mientras tanto, los imperialistas prolongan la guerra de Ucrania y aumentan sus guerras comerciales, sembrando las semillas de una inflación prolongada y cambios bruscos en los precios, y desestabilizando aún más la ya frágil y volátil economía mundial.

Accidente y necesidad

Para los apologistas del capitalismo, y también para los reformistas empíricos, estas crisis no son más que una serie de desafortunados accidentes.

En la década de 1970, fue una crisis del ‘petróleo’ y varios otros factores secundarios los que supuestamente estaban detrás de la recesión mundial. De manera similar, la caída de 2008 fue declarada como una crisis ‘financiera’, causada por banqueros codiciosos y una regulación laxa.

En 2020, ignorando todas las señales de advertencia existentes, se nos dijo que la economía global habría gozado de buena salud, si no fuera por el daño infligido por la pandemia en la crisis del ‘coronavirus’.

Y hoy, toda la culpa recae sobre la invasión de Ucrania por parte de Putin, que ha llevado a una crisis de «energía» o «coste de vida».

Sin embargo, en conjunto, podemos ver que todos estos ‘accidentes’ reflejan una necesidad subyacente: las contradicciones del sistema capitalista, que inherentemente conducen al caos y la crisis; una rebelión de las fuerzas productivas contra la camisa de fuerza de la propiedad privada y del Estado nación.

Un sistema vibrante y robusto sería capaz de resistir estos golpes y sacudidas. Pero el capitalismo, un sistema en decadencia y senil, va de mal en peor.

Cada nueva etapa de la crisis, a su vez, aumenta las contradicciones acumuladas en el período anterior, acelerando los procesos existentes y golpeando aún más la conciencia.

La amenaza de la inflación que azota a la sociedad actual, en este sentido, no es un hecho fortuito, sino un indicio de las contradicciones acumuladas del capitalismo que están saliendo a la luz; y todo se vuelve en su contrario para la clase dominante, después de años y décadas de políticas keynesianas imprudentes; y de la búsqueda miope de ganancias a corto plazo por parte de los capitalistas.

Y es la clase obrera de todos los países la que se ve obligada a sufrir las consecuencias.

La crisis del ‘coste de la vida’, por lo tanto, no es un problema aislado que pueda resolverse mediante un mosaico de reformas fragmentarias. Más bien, es otro síntoma de un sistema enfermo; el último capítulo de la actual crisis del capitalismo.

Pero el final de esta historia aún está por escribirse. Nos corresponde a nosotros organizarnos, construir las fuerzas del marxismo y darle una conclusión revolucionaria.

(Tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido