Francia: huelga nacional contra el sabotaje de Macron a las pensiones – ¡Más de un millón en las calles!

por Joe Attard

Más de un millón de personas salieron hoy a las calles de Francia en más de 200 manifestaciones, como parte de una huelga nacional contra el último ataque del presidente Emmanuel Macron a las pensiones. Trabajadores de los ferrocarriles, del sistema de transporte de París, de las refinerías de petróleo y de los medios de comunicación; junto con maestros, funcionarios, camioneros y personal bancario, todos se manifestaron en oposición a los planes de Macron para aumentar la edad de jubilación. Existe la posibilidad de una confrontación, pero ¿estarán los dirigentes sindicales a la altura de las circunstancias?

Como informamos anteriormente, Macron está bajo una intensa presión de la clase dominante francesa para «reformar» el sistema de pensiones, que se ha enfrentado a sucesivos ataques durante décadas. Actualmente, la edad legal de jubilación es de 62 años, y Macron espera aumentarla cuatro meses al año hasta los 64 para 2030. Esta propuesta es profundamente impopular entre la población en general, y una encuesta reciente reveló que el 80 por ciento se oponía. Estos ataques están avivando la rabia inflamada por la caída del nivel de vida en todos los ámbitos.

Como siempre, Macron es percibido (con razón) como arrogante, distante y esclavo de los intereses de la élite rica para impulsar esta medida despreciable. De hecho, ni siquiera ha estado hoy en el país, ya que huyó a España para firmar un «Tratado de amistad y cooperación» con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. Desde una distancia de seguridad desde Barcelona, se comprometió a seguir adelante con la reforma de las pensiones, diciendo que “es justa y responsable”, y que Francia “debe llevarla a cabo”.

Rabia creciente

La promesa de «reformar» las pensiones ha sido un pilar de la agenda política de Macron desde el día en que fue elegido. Ya en 2019-20, el intento de Macron de impulsar este ataque resultó en las huelgas más grandes que el país había visto en décadas: una ola de lucha de clases que surgió de las protestas casi insurreccionales de los chalecos amarillos.

Una vez más, los sindicatos han respondido con un llamamiento a una movilización masiva contra el intento de reforma de las pensiones; y una vez más, los trabajadores franceses han respondido.

Macron afronta estos nuevos ataques desde una posición debilitada respecto a 2019, donde ya se encontraba en un aprieto. Perdió su mayoría parlamentaria en las elecciones de 2022 y se vio obligado a apoyarse en partidos de derecha como Republicanos y Reagrupamiento Nacional (anteriormente Frente Nacional) para aprobar sus políticas.

Habiendo sido atacado tanto por la coalición Nupes (el principal bloque de oposición, liderado por la izquierdista La Francia Insumisa), como por el ultraderechista Reagrupamiento Nacional por esta reforma de las pensiones, Macron tendrá que confiar en los Republicanos(derecha) para que se apruebe el próximo mes.

E incluso con algunos parlamentarios Republicanos vacilantes, no es una conclusión inevitable que pasará. Podría verse obligado a utilizar el artículo 49.3 de la constitución para forzar su reforma sin votación, considerada la opción nuclear en la Asamblea Nacional. La existencia prolongada de este gobierno bien podría estar ligada a sus intentos de aprobar esta reforma.

Además de eso, la temperatura en la sociedad está aumentando. La crisis económica está golpeando a los trabajadores y jóvenes franceses. El gobierno ya se enfrentó a una escaramuza en el frente industrial después de usar los poderes estatales para obligar a los trabajadores de las refinerías de petróleo en huelga a regresar al trabajo en octubre pasado.

La ira entre los trabajadores y los jóvenes fue palpable en Francia hoy y se reflejó en las grandes multitudes, con manifestaciones particularmente impresionantes de 140.000 en Marsella, 45.000 en Nantes, 40.000 en Lyon y 50.000 en Toulouse. Se llevaron a cabo manifestaciones de decenas de miles en muchos otros lugares, incluidos Rennes, Burdeos, Caen, Saint-Etienne y otros lugares.

Un enjambre de personas (400.000 según la CGT) se reunió en la manifestación principal en la Plaza de la República en París, desparramándose por las calles y bulevares vecinos. Fue la manifestación individual más grande que la capital ha visto en años. Si bien las protestas fueron en gran parte pacíficas, la policía empleó gases lacrimógenos por la tarde y realizó alrededor de 20 arrestos antes de que la manifestación se trasladara a Nation en el este de París, pasando por la Bastilla en el camino.

El estado de ánimo en las concentraciones es simplemente de que «ya es suficiente». Dominique, de 59 años, supervisora minorista, fue entrevistada por France24 y dijo que, aunque nunca antes había estado en huelga, “esta vez, si me lo piden, lo haré”.

Ella continuó:

“Hace 30 años que no trabajo en el comercio minorista. Ya me operaron en ambos hombros para tratar la tendinitis causada por todos los movimientos repetitivos y las cargas pesadas que llevo durante el día. En total, tengo que cargar unos 600 kilos de mercancías todos los días. También he tenido que ponerme prótesis de pulgar en ambas manos: he perdido mis articulaciones por romper y romper cajas para ponerlas en los estantes. Entonces, si me dicen que tendré que retrasar mi jubilación, ya sea unos meses o un año, no podré aceptarlo”.

Jean, un albañil de 29 años, dijo de manera similar:

“Muchos de mis compañeros terminan con cáncer a los 60. E incluso si no tienes cáncer, a partir de los 50 años, te duelen las rodillas, la espalda, el túnel carpiano, los ligamentos dañados, lo que sea.

“Algunos colegas míos se ven destrozados físicamente, caminan como patos. Necesitan ayuda constante; ya no pueden caminar normalmente; están jodidos. Entonces, si tienes que continuar hasta los 64 años… Cuando veo a la gente en ese estado, sé que no voy a continuar”.

Muchas personas son muy conscientes del impacto desproporcionado de la propuesta de Macron en las personas más pobres, incluido Balthazar, un ayudante de camarero de 22 años:

“Estoy absolutamente en contra de la reforma. El objetivo es ahorrar dinero, hacer que el país produzca más, bajar las contribuciones de las empresas y hacer que la gente trabaje más tiempo. Son los pobres los que se verán afectados, especialmente porque una cuarta parte de los hombres más pobres ya están muertos a la edad de 62 años, lo que por supuesto es escandaloso”.

En particular, las ocho centrales sindicales de Francia acordaron un día de acción combinado, incluido la mayor y más conservadora CFDT, que no participó en las huelgas de pensiones de 2019-20. Este nivel poco común de unidad muestra la amplitud de la ira en todos los estratos de la fuerza laboral, ejerciendo presión incluso sobre los líderes sindicales más atrasados.

La huelga también ha sido muy sólida. El transporte público en toda Francia, pero especialmente en la capital, se ha paralizado. Se han cancelado muchos vuelos, el 70 por ciento de los maestros se han ido del trabajo y el sector energético crítico se ha visto obstaculizado por huelgas, con los huelguistas en el proveedor de energía estatal EDF reduciendo la producción de electricidad en 7.000 megavatios. Las estaciones de radio públicas Franceinfo y France Inter también están reproduciendo música en bucle en lugar de noticias continuas, mientras que el canal de televisión France 2 está mostrando reposiciones. Las huelgas también interrumpieron la principal ruta comercial entre Dover y Calais, deteniendo los cruces de transbordadores.

Además, varios sindicatos han presentado avisos de acción ilimitada, creando la base para huelgas continuas. “Es un primer día, habrá otros”, dijo Philippe Martinez, líder de la confederación sindical CGT. Los trabajadores de las refinerías de petróleo ya han declarado fechas de huelga la próxima semana y principios de febrero, y está prevista una nueva manifestación nacional contra la reforma de las pensiones para el sábado.

¡Intensificar la huelga!

En resumen, existen todos los ingredientes para una confrontación decisiva entre los trabajadores franceses y el despreciado gobierno de Macron. A lo largo de los años, ha habido muchas oportunidades para sacar a Macron del Palacio del Elíseo, y todas se han desperdiciado por la falta de voluntad de los líderes obreros sindicales y políticos de llevar la lucha hasta el final.

En lugar de preparar una huelga general política indefinida con el objetivo de derribar a Macron, los dirigentes obreros franceses se han limitado a oponerse a tal o cual política reaccionaria, convocando «jornadas de acción» limitadas para quitarse presión de las bases, y presionar al gobierno para negociaciones por detrás.

La determinación de los trabajadores franceses es inmensa, como hemos visto una y otra vez, pero no es infinita. Están hartos de las viejas estrategias fallidas que les cuestan días de sueldo sin resultados. Sin embargo, la fuerza de la huelga de hoy muestra que todavía existe el apetito por una lucha seria. La coordinación de todos los principales sindicatos para la acción de hoy también es un paso adelante, que muestra la presión que se está acumulando desde abajo para una adecuada convergencia de luchas.

Como hemos visto en muchas partes del mundo, la pura ferocidad de la actual crisis económica está proporcionando un poderoso impulso al frente industrial. El aumento de la inflación significa que cada vez más trabajadores se ven obligados a luchar solo para mantener sus niveles de vida actuales, y están recurriendo a los sindicatos como su instrumento. Esto está arrastrando incluso a los reformistas conservadores a la cabeza de los grandes sindicatos hacia la acción coordinada, les guste o no.

El año pasado en Ontario, Canadá, el gobierno reaccionario de Doug Ford se vio obligado a dar marcha atrás por un intento de criminalizar una huelga de trabajadores de la educación con la mera amenaza de una huelga general en toda la provincia. En Gran Bretaña, el día de huelga coordinada más grande en una década tendrá lugar el 1 de febrero, con médicos, maestros, académicos, trabajadores postales y otros sectores parando simultáneamente. Y en Francia (donde las «jornadas de acción» de un día son familiares), los líderes sindicales tienen que unir fuerzas, y tratarán de seguir conduciendo a sus bases por canales seguros.

Es posible que un sector u otro se declare en huelga indefinida, lo que electrizaría la situación y pondría en jaque a todos los dirigentes sindicales. Lo que debe seguir es un plan de escalada nacional hacia una huelga general indefinida con el objetivo explícito de echar al gobierno de Macron.

Si bien este último ataque debe ser frustrado, los dirigentes obreros no pueden limitarse simplemente a resistir la reforma de las pensiones, que refleja nada más que las exigencias del sistema capitalista en crisis al que Macron sirve fielmente. Si se bloquea ahora, solo regresará más tarde y los ataques continuarán en todos los demás frentes.

Como hemos visto, Macron puede salir del paso de una serie de jornadas de acción aisladas, sin importar cuán masivas sean. Un programa serio de escalada del conflicto será la mejor manera de atraer a las capas más amplias posibles de la sociedad francesa, quienes comparten un odio visceral hacia el presidente ‘Jupiteriano’, y que sufren una crisis que ellos no causaron, pero que se espera que paguen. Un plan de acción adecuado dará confianza a las masas para unirse a la batalla.

En última instancia, solo una sociedad en la que la clase trabajadora gestione democráticamente la economía puede proporcionar a la gente corriente una existencia digna y seguridad en la vejez. La lucha contra Macron debe ser parte de una batalla contra el capitalismo francés, que ha robado a los trabajadores y jóvenes franceses durante demasiado tiempo.

¡No más excusas! ¡No más medias tintas!

¡Por la preparación de un paro político nacional, indefinido!

¡Derrotar la contrarreforma de las pensiones!

¡Que dimita Macron!

(Tomado de Revolución)

Ir al contenido