Filtraciones del Pentágono: humillación absoluta para el imperialismo norteamericano

por Joe Attard

Los funcionarios de EE. UU. se están recuperando de una gran filtración de más de 100 páginas de inteligencia altamente confidencial, cargadas en Internet por personas desconocidas y compartidas por primera vez por jóvenes internautas en Discord.

Los documentos de gran alcance revelan la amplitud de la participación de EE. UU. en la Guerra de Ucrania, las graves dificultades a que se enfrenta la parte ucraniana, el papel de los servicios secretos israelíes en el fomento de protestas masivas contra el régimen de Netanyahu, y mucho más.

Este bochornoso golpe al prestigio del Estado estadounidense socavará gravemente la confianza de sus aliados, muchos de los cuales (como revelan los documentos) están siendo espiados activamente por el Tío Sam. La filtración también viene a confirmar gran parte del análisis de la política mundial que hemos presentado en los últimos meses, demostrando una vez más la ventaja que nos permite el análisis marxista, de la previsión sobre la sorpresa.

Las imágenes de los documentos, que los funcionarios del Pentágono han confirmado como legítimas (excepto algunas que han sido alteradas después del hecho), circulan ampliamente en plataformas de redes sociales como Telegram y Twitter. Muchas están claramente marcadas como «Alto secreto» y NOFORN (No divulgable a ciudadanos extranjeros), lo que significa que no se pueden compartir con agencias de inteligencia extranjeras, incluidas las Five Eyes (agencias de espionaje aliadas en los EE. UU., Canadá, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda). ).

Esto fue claramente una filtración desde adentro, en lugar de cualquier tipo de ataque cibernético externo. La inteligencia de alto secreto, que se suponía que solo podían ver los funcionarios de alto rango de los servicios de seguridad de EE. UU. y la oficina del presidente, se imprimió, dobló (presumiblemente después de haberla metido en el bolsillo de alguien) y luego se fotografió. En el fondo de varias de las imágenes se pueden ver varios elementos, como pegamento Gorilla Glue y la mira de un rifle de caza, lo que sugiere que se tomaron en el mismo lugar.

La administración de Biden está en “modo de control de daños total”. El Departamento de Justicia abrió una investigación sobre cómo se originó la filtración, y según se informa, el Pentágono “trabaja las 24 horas” y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, prometió remover “cada piedra” para encontrar la fuente. Además, el secretario de Estado, Antony Blinken, ha hablado con los aliados estadounidenses para “asegurarles sobre nuestro… compromiso de salvaguardar las fuentes de inteligencia”.

A pesar de que Estados Unidos intenta proyectar un mensaje de que «todo está bajo control», las naciones comprometidas han respondido con una combinación de indignación, incredulidad y negación. Mientras tanto, un artículo de Politico informa de la consternación que reina en el Pentágono, con un funcionario no identificado que dice: «Estoy enfermo del estómago… Es una traición masiva».

Pesimismo sobre Ucrania

Las revelaciones más condenatorias, desde la perspectiva del imperialismo estadounidense, se refieren a la Guerra de Ucrania. A pesar de los continuos golpes de pecho públicos en Occidente sobre los éxitos militares de Ucrania y la inminente contraofensiva, la filtración corrobora las evaluaciones cada vez más cautelosas de algunos funcionarios estadounidenses en los últimos meses.

Los documentos altamente detallados (aparentemente producidos por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional), que representan mapas de puntos críticos como Bajmut, revelan importantes debilidades en las defensas aéreas de Ucrania. Estas han sido desgastadas por los implacables ataques con misiles rusos y son fundamentales para evitar que Rusia haga uso de su fuerza aérea. Los documentos también citan cómo “las persistentes deficiencias ucranianas en el entrenamiento y el suministro de municiones probablemente dificultarán el progreso y exacerbarán las bajas durante la [próxima] ofensiva”.

Esto concuerda con los informes de que, en algunas áreas, los soldados ucranianos se están quedando sin municiones occidentales, lo que los obliga a utilizar obuses menos precisos de la era soviética y tienen que racionar los proyectiles. El elevado número de bajas está haciendo que Kiev recurra cada vez más a su población para reponer sus tropas, y los hombres reciben avisos de reclutamiento a la fuerza en la calle. Ya hubo informes en las últimas semanas de tropas recién movilizadas mal entrenadas que llegaron al frente, y que la esperanza de vida promedio de un nuevo recluta ucraniano en Bajmut es de solo cuatro horas.

Es posible que Ucrania esté acumulando tropas frescas por separado de las zonas calientes en preparación para el endurecimiento del suelo en la primavera. Las filtraciones también indican serios problemas con los suministros y la moral del lado ruso, lo que apunta a la penetración de la inteligencia estadounidense en un alto nivel del ejército ruso.

Sin embargo, una evaluación filtrada a principios de febrero de los planes de Kiev para una contraofensiva en el este y el sur sugiere que la escasez de tropas, municiones y material significa que su ejército probablemente no alcanzará sus objetivos y recuperará mucho menos territorio que en la gran ofensiva en Jersón y Jarkov del año pasado. En total, concluye que la batalla por el Donbás «probablemente se dirige hacia un punto muerto», lo que incluso podría ser demasiado optimista.

Además, Ucrania ha señalado durante mucho tiempo su intención de cortar el puente terrestre de Rusia a Crimea, que utiliza como ruta de suministro para su esfuerzo de guerra. Como resultado, las fuerzas rusas se han reforzado considerablemente en la península y sus alrededores. Según los documentos, los aliados de Ucrania en el Capitolio se muestran escépticos sobre sus posibilidades de éxito en este esfuerzo, contradiciendo la promesa de Washington de apoyar a Ucrania en todos sus objetivos de guerra, hasta el amargo final.

Guerra interpuesta

Los ucranianos han tratado de ignorar el impacto de la filtración, y un alto funcionario no identificado citado en el Washington Post afirma que gran parte de la información era de conocimiento público de todos modos. “Ha sido obvio para todos desde noviembre que la próxima contraofensiva se centrará en el sur, primero en Melitópol y luego en Berdiansk”, dijo. “Pero el lugar exacto, podemos cambiarlo la semana anterior”. Sin embargo, un asesor del presidente ucraniano Volodimir Zelenski reveló a CNN el lunes que Ucrania se vio obligada a modificar al menos algunos de sus planes para la contraofensiva de primavera.

Además, parece que estas evaluaciones se basan en inteligencia sensible humana y de señales, es decir, comunicaciones interceptadas e información transmitida por agentes dentro de las fuerzas militares rusas y del grupo mercenario Wagner, que ahora se han visto potencialmente comprometidos. Pero el mayor peligro desde el punto de vista de Kiev es el impacto en la unidad de sus aliados occidentales. Como comenta el Washington Post en un artículo titulado: “La parte más dañina de los documentos filtrados de Ucrania es la filtración misma”:

“Aunque las fuerzas de Kiev se han mantenido firmes frente a la ofensiva de Rusia en el este de Ucrania durante los últimos dos meses, no hay ningún secreto sobre las preocupaciones de Occidente sobre su propia capacidad y su voluntad de continuar reabasteciendo a las tropas ucranianas en una guerra que parece probable que se prolongue durante muchos meses más. En la lucha contra Ucrania, es plausible que Putin considere que su arma más potente es el secreto a voces del conflicto: cuanto más se prolonguen las batallas, mayor será la presión sobre los aliados de Ucrania para que pidan la paz, en cualquier condición. Es probable que ninguna filtración cambie ese cálculo”.

Además, la filtración deja al descubierto el carácter de este conflicto, que (como hemos afirmado repetidamente, desde el principio) es una guerra interpuesta entre la OTAN, con los EE. UU. a la cabeza, y Rusia, escenificada en suelo ucraniano. Como comenta el New York Times:

“Las más de 100 páginas de diapositivas y documentos informativos no dejan dudas sobre cuán profundamente involucrado está Estados Unidos en la conducción cotidiana de la guerra, proporcionando la inteligencia y la logística precisas que ayudan a explicar el éxito de Ucrania hasta el momento. Si bien el presidente Biden prohibió que las tropas estadounidenses disparen directamente contra objetivos rusos y bloqueó el envío de armas que podrían penetrar profundamente en territorio ruso, los documentos dejan en claro que un año después de la invasión, Estados Unidos está muy enredado en casi todo lo demás.

“Está proporcionando datos de orientación detallados. Está coordinando el largo y complejo tren logístico que entrega armas a los ucranianos… Muchas páginas parecen salir directamente de los libros informativos que circulan entre los Jefes del Estado Mayor Conjunto y, en algunos casos, actualizaciones del centro de operaciones de la CIA”.

El Post describe además a los funcionarios estadounidenses realizando ejercicios de simulación con los altos mandos militares ucranianos, para explorar diferentes escenarios y desarrollar órdenes de batalla detalladas. Los documentos también sugieren que Estados Unidos ha estado monitoreando las llamadas de Zelenski con funcionarios militares y de defensa. El hecho de que el armamento esté en manos ucranianas es claramente un detalle secundario. Para todos los efectos, los rusos están luchando contra un ejército equipado, entrenado y dirigido por la OTAN, con los EE. UU. al mando. Es por esta razón, y sólo por esta razón, que los ucranianos han podido resistir durante tanto tiempo.

La filtración también apunta a la participación directa de otras potencias occidentales. Otro de los documentos filtrados, fechado el 1 de marzo de 2023, sugiere que Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Letonia y los Países Bajos tienen fuerzas especiales activas en Ucrania. Los británicos supuestamente tienen, con mucho, la mayor cantidad de botas sobre el terreno (50), en comparación con 15 para Francia y 14 para los EE. UU. Si bien estas informaciones han sido cuestionadas por los Ministerios de Defensa británico y francés, se sabe que las fuerzas especiales occidentales están presentes en Ucrania, al menos en funciones que no son de combate. Esta es una prueba más (si fuera necesaria) de que esta guerra es un choque indirecto entre Rusia y Occidente, en el que el peligro de una guerra más amplia sigue implícito.

«Una pesadilla»

Hay otros datos reveladores de la filtración, como los detalles de un incidente en octubre de 2022 cuando un avión de vigilancia británico supuestamente casi fue derribado por un avión de combate ruso. Un documento de la CIA también se refiere a un grupo de piratas informáticos pro-ruso que había irrumpido en la instalación de gas de Canadá y estaba “recibiendo instrucciones de un presunto oficial del Servicio Federal de Seguridad (F.S.B.)”, aparentemente en previsión de un ataque destructivo. En total, las revelaciones fueron resumidas acertadamente por un funcionario de inteligencia occidental anónimo como «una pesadilla».

Es de conocimiento común que todas las potencias capitalistas se espían entre sí, pero que esto se haya ventilado en público ha provocado la ira de los aliados de Washington. En particular, el régimen de Seúl se enfureció por la evidencia de que Estados Unidos había estado espiando al Consejo de Seguridad Nacional de Corea del Sur. Los documentos filtrados describen a los surcoreanos lidiando con una solicitud de EE. UU. de proporcionar 330.000 rondas de municiones de artillería a Ucrania a tiempo para su contraofensiva de primavera, una solicitud que nunca se ha confirmado públicamente.

La administración de Yoon Suk-yeol se mostró reacia a enviar proyectiles que podrían terminar en Ucrania, ya sea a Estados Unidos o Polonia, porque no quería provocar a Moscú, con quien coopera en la contención de Corea del Norte. El perro faldero típicamente silencioso y obediente de los estadounidenses en Seúl emitió un extraño gruñido por la filtración, que describió como una «violación de seguridad a gran escala». Condenó el espionaje estadounidense como “un acto autodestructivo contra el interés nacional que socava la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos… violando la soberanía” de un aliado clave.

Otro documento de la CIA, fechado en marzo, sugiere que el Mossad desempeñó un papel en impulsar el reciente movimiento de protesta masiva contra las amplias reformas judiciales de Benjamin Netanyahu en Israel. Si bien estas acusaciones fueron rechazadas por el gobierno israelí, que atribuyó el reclamo a la “prensa estadounidense”, confirmaría nuestro análisis de que estas protestas han sido respaldadas por la mayoría de los grandes capitalistas en Israel, que intentan poner coto al incontrolable Primer Ministro y han logrado dividir al Estado.

En otros lugares, las filtraciones revelan la disminución del control del imperialismo estadounidense sobre algunos de sus otros aliados. Un documento clasificado describe los planes del régimen egipcio del presidente Abdel Fattah El-Sisi (un importante receptor de la ayuda estadounidense) para producir grandes cantidades de municiones para Rusia. Otro afirma que los oficiales de inteligencia rusos habían persuadido a los Emiratos Árabes Unidos para que “trabajaran juntos contra las agencias de inteligencia de EE. UU. y el Reino Unido”. Tanto El Cairo como Abu Dhabi se apresuraron a negar estas acusaciones, que, de ser ciertas, serían un testimonio más del relativo declive del imperialismo estadounidense en el escenario mundial.

“Aquí hay algunos documentos filtrados”

Los funcionarios estadounidenses han estado tratando de detener la marea de información clasificada. El coordinador de Comunicaciones Estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, hizo una declaración beligerante a la prensa diciendo: “Esta es información que no tiene nada que ver con el dominio público… No tiene nada que hacer… en las portadas de los periódicos o en la televisión”. Si bien varios medios de comunicación, incluido Fox News, que suele atacar a Biden, han mostrado su deferencia al atender los intereses imperialistas estadounidenses, el intento de Kirby de volver a poner al genio en la botella fue demasiado pequeño y demasiado tarde. Los detalles de la filtración ya están en todas las noticias en países de todo el mundo y se están difundiendo ampliamente en Internet.

Varias características de esta filtración la hacen particularmente problemática para Washington. Aparte del hecho claro de que fue un trabajo interno (lo que plantea dudas sobre la integridad de sus propias fuerzas de seguridad), la oportunidad de esta filtración de inteligencia es muy dañina. Muchos de estos documentos se refieren a operaciones en curso y datan de semanas o días después de la filtración. La forma en que estas imágenes encontraron su camino en internet también es especialmente vergonzosa.

Los detalles del filtrador original siguen siendo escasos, aunque un artículo del Washington Post apunta a un miembro de ‘Thug Shaker Central’, una (ahora desaparecida) «casa club solo por invitación», formada en Discord en 2020 por un grupo de aproximadamente dos docenas de hombres » unidos por su amor mutuo por las armas, el equipo militar y Dios”. El presunto filtrador, conocido por los amigos en línea como ‘OG’, estaba en el servidor y afirmó trabajar en una base militar.

Se confirmó que las imágenes se cargaron a principios de marzo en un servidor de Discord administrado por ‘wow_mao’, un estudiante universitario británico-filipino de 20 años y una celebridad menor de Internet, cuyo contenido trata principalmente sobre juegos y memes.

A partir de ahí, terminaron en otro servidor de Discord dedicado al videojuego Minecraft, durante el cual un usuario trató de ganar una discusión sobre la Guerra de Ucrania al publicar imágenes de 10 documentos marcados como ‘Top Secret’ con el mensaje «aquí, tienen algunos documentos filtrados”, a lo que otro respondió, “bien”. Después de eso, las imágenes de los documentos corrieron como la pólvora, particularmente en las cuentas prorrusas de Telegram y Twitter.

A pesar de la naturaleza absurda de esta filtración, no es la primera vez que se filtra información sensible. Desde el corazón de los servicios de seguridad de EE. UU. han terminado en áreas especializadas de comunidades en internet. El año pasado, una autodenominada «hacktivista» conocida como «maia arson crimew» subió una versión de 2019 de la lista de exclusión aérea del gobierno de EE. UU. a su blog personal (rosa y cubierto de gatos). Además, el popular juego de simulador de combate vehicular ‘War Thunder’ se ha convertido en una fuente tan común de documentos militares clasificados (subidos por informáticos militares para ganar discusiones sobre las capacidades de los blindados activos), los desarrolladores se han visto obligados a promulgar políticas específicas para frenar la práctica.

Describiendo la filtración como “divertida” en una entrevista con el New York Times, wow_mao reflexionó sobre cómo estos documentos “se propagaron a las partes más sórdidas y especializadas de Internet. Ese es el tipo de personas que encontrarían estos documentos: perdedores. Eso es lo que el gobierno de EE. UU. realmente tiene que temer… Los jóvenes expertos en tecnología a menudo tienen menos respeto por el gobierno, y siempre les resultará divertido burlarse de ellos y desacreditarlos de alguna manera».

Es una cuestión de profunda humillación para los servicios de seguridad de EE. UU. que su muro de secretos haya resultado tan fácilmente permeable por inadaptados en línea. La irreverencia con la que se obtiene y comparte esta información también atestigua la disminución de la autoridad del Estado estadounidense a los ojos de la población, y en particular de la juventud.

El descaro de esta filtración ha llevado a algunos a especular que podría haber sido orquestada deliberadamente por parte de los EE. UU. Quizás para preparar a la opinión pública antes de las inminentes derrotas de Ucrania, o para presionar a los aliados de Kiev para que aceleren los envíos de armas ilustrando la situación real sobre el terreno. Si es así, EE. UU. y sus aliados están haciendo un buen espectáculo al hacer que esto parezca un verdadero desastre.

Por ahora, asumiremos que esta fue una filtración real que ha ilustrado puntos que hemos planteado continuamente en los últimos meses: que el estado de la guerra en Ucrania no se parece en nada a los pronunciamientos públicos en Occidente; que es Washington, no Kiev, quien toma las decisiones; que la ‘alianza occidental’ es más frágil de lo que parece; y que EE. UU. recopila constantemente información ilícita incluso sobre sus «amigos», aunque apenas necesitamos 100 páginas de inteligencia ultrasecreta para sacar tales conclusiones.

(Tomado de Lucha de Clases)

Ir al contenido