El futuro del armanento nuclear entre Rusia y EEUU

por Scott Ritter

La decisión de Rusia de desplegar armas nucleares en suelo bielorruso es el último de una serie de movimientos de escalada tanto por parte de Estados Unidos como de Rusia que erosionan la viabilidad de los acuerdos de control de armamento de cara al futuro y, al hacerlo, aumentan la posibilidad de un conflicto nuclear entre ellos.

El Presidente ruso Vladimir Putin anunció recientemente que Rusia desplegará armas nucleares tácticas en Bielorrusia. Esta decisión responde aparentemente a una petición del Presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, y se enmarca como reacción a las declaraciones de Estados Unidos y la OTAN que tanto Putin como Lukashenko interpretan como constitutivas de una política que busca la derrota estratégica de Rusia y, por extensión, de Bielorrusia.

Las armas nucleares –que incluirían ojivas para el misil tierra-tierra de corto alcance Iskander-M, así vcomo bombas de gravedad lanzadas por aviones SU-30 bielorrusos– permanecerían bajo control ruso, y sólo se entregarían a Bielorrusia si se tomara la decisión conjunta de desplegar armas nucleares contra cualquier amenaza emergente contra Bielorrusia. Según los medios de comunicación rusos, Rusia ya ha transferido tanto los misiles y lanzadores Iskander-M como los cazas SU-30 a las fuerzas armadas bielorrusas, que han recibido formación en el uso de armas nucleares. Sin embargo, la transferencia real de armas nucleares no se produciría hasta julio de 2023, cuando se termine de construir en suelo bielorruso una instalación de almacenamiento nuclear prevista.

Mantener a Rusia a la expectativa

La decisión rusa de desplegar armas nucleares en Bielorrusia y de ponerlas a disposición de las fuerzas bielorrusas en tiempo de conflicto o crisis, tiene un precedente: un programa de décadas de uso compartido de armas nucleares entre EE.UU. y la OTAN, por el que EE.UU. almacena 100 bombas nucleares B61 en instalaciones controladas por EE.UU. en Holanda, Bélgica, Alemania, Italia y Turquía. Las bombas se consideran propiedad estadounidense, pero en caso de hostilidades, Estados Unidos las entregaría a las fuerzas aéreas de seis aliados de la OTAN (los cinco anfitriones más Grecia). Estos poseen aviones configurados para el uso de armas nucleares, pilotados por tripulaciones entrenadas para esa tarea. En respuesta a la guerra de Ucrania, Polonia ha solicitado formar parte de este acuerdo de uso compartido de armas nucleares.

La entrega de bombas B61 controladas por Estados Unidos a las fuerzas aéreas de la OTAN se practica cada año, en un ejercicio conocido como Steadfast Noon. La iteración 2022 de este evento tuvo lugar del 17 al 30 de octubre y en ella participaron 60 aviones de 14 naciones que volaron en misiones simuladas de ataque nuclear sobre Bélgica, el Reino Unido y el Mar del Norte. Los ejercicios incluyeron aviones estadounidenses B-52, cuya capacidad nuclear se considera independiente de la disuasión nuclear de la OTAN desde el punto de vista del control de armamentos. Rusia, sin embargo, sostiene que ambas son, a todos los efectos, inseparables y la presencia de bombarderos B-52 con capacidad nuclear en el ejercicio Steadfast Noon pone de relieve la interoperabilidad entre los arsenales nucleares de Estados Unidos y de la OTAN.

Mientras que los defensores del control de armamentos llevan mucho tiempo argumentando que las bombas B61 están obsoletas y que deberían negociarse como parte de cualquier futuro acuerdo de control de armamentos entre EE.UU. y Rusia, la OTAN ha argumentado que su disuasión nuclear es necesaria para garantizar que la noción de un paraguas nuclear estadounidense sobre Europa se mantiene mediante un vínculo discernible entre las fuerzas de disuasión nuclear de EE.UU. y de la OTAN. Aunque la administración del presidente Barack Obama consideró retirar las bombas B61 de Europa, esta idea se archivó tras la anexión rusa de Crimea en 2014.

Desde la perspectiva rusa, la relación entre las bombas B61 y la postura nuclear general de Estados Unidos se vuelve más crítica si se tiene en cuenta que la postura nuclear de Estados Unidos bajo la administración del presidente Joe Biden articula que el «papel fundamental» del arsenal nuclear estadounidense es la disuasión de un ataque nuclear, por lo que las armas nucleares podrían utilizarse en «circunstancias extremas para defender los intereses vitales de Estados Unidos o de sus aliados y socios», incluso de forma preventiva en un escenario no nuclear. Esta postura se desvía de la promesa electoral de Biden de implantar una doctrina de «propósito único» basada en la premisa de que «el único propósito del arsenal nuclear estadounidense debería ser disuadir –y, si fuera necesario, tomar represalias contra– un ataque nuclear».

La administración Biden optó en cambio por continuar con una postura nuclear vinculada a principios que datan de la administración del presidente George W. Bush y delineados en la Revisión de la Postura Nuclear 2020 publicada por la administración del presidente Donald Trump. El subsecretario adjunto de Defensa para Política durante la administración Trump, David J. Trachtenberg, dijo en un discurso en la Brookings Institution en 2019 que los aliados y socios de Estados Unidos «deberían sentirse reconfortados, y así lo hacen, por el hecho de que Estados Unidos tiene tanto la voluntad como los medios para usar sus armas nucleares, si es necesario, para protegerlos de la agresión», y agregó que un aspecto clave para la postura nuclear de Estados Unidos era «mantener a adversarios como Rusia y China adivinando si Estados Unidos alguna vez emplearía sus armas nucleares.» Para lograr esto, señaló Trachtenberg, la administración Trump, junto con las administraciones anteriores, «se negó a aceptar la promesa de no usar armas nucleares como una opción de primer ataque.»

Desde la perspectiva rusa, la continuación de esta política de no descartar la posibilidad de un primer ataque nuclear estadounidense posiciona a la disuasión nuclear de la OTAN equipada con B61 como una amenaza existencial que justifica un contraataque nuclear ruso-bielorruso y , igualmente importante, requiere un replanteamiento fundamental de la relación de Rusia con el control de armas y el desarme nuclear en el futuro. La postura de Estados Unidos se ha vuelto crítica para Moscú a la luz de las declaraciones de Estados Unidos y la OTAN sobre la derrota estratégica de Rusia en Ucrania.

¿El fin del control de armamentos?

Rusia anunció recientemente que había congelado la aplicación del tratado de reducción de armas nucleares New Start, achacando las incoherencias de intentar negociar nuevas restricciones de la disuasión estratégica de Rusia con una parte –Estados Unidos– que, a su juicio, persigue la derrota estratégica de Rusia en Ucrania.

En el punto de vista ruso es fundamental la idea de que, como potencia nuclear, Rusia no puede ser derrotada, porque para ello cualquier adversario tendría que plantear el tipo de amenaza existencial que desencadenaría el uso de armas nucleares. Rusia considera que la disuasión nuclear es su salvavidas y negociar su desaparición ante semejante amenaza es impensable para Moscú.

La administración Biden ha rechazado las preocupaciones de Moscú por infundadas y considera la suspensión rusa del New Start como un acto inadmisible según los  érminos del tratado. Aunque Estados Unidos mantiene que está dispuesto a discutir todas las cuestiones relevantes con Rusia para que New Start vuelva a entrar en funcionamiento y que está preparado para empezar a trabajar con Rusia en un tratado de desarme de seguimiento que sustituya al tratado cuando expire en febrero de 2026, los funcionarios estadounidenses no ven ningún vínculo entre la política de Estados Unidos sobre Ucrania y el control de armas estratégicas y como tal se niegan a participar en cualquier proceso que sostenga tal suposición.

Complica aún más las cosas el hecho de que, según fuentes diplomáticas y militares rusas, Moscú también ha cambiado las reglas básicas relativas a cualquier negociación futura. En opinión de Moscú, Estados Unidos debería añadir ahora las bombas B61 a la lista de armas que deberían incluirse en cualquier futuro acuerdo de control de armamentos. Washington ya no podrá desvincular la defensa antimisiles de la reducción de las fuerzas nucleares. Y las fuerzas nucleares de Francia y el Reino Unido, que antes se consideraban fuera del contexto del control bilateral de armamentos ruso-estadounidense, deberían incorporarse a la estructura de fuerzas a la hora de considerar cualquier posible reducción o limitación rusa en el futuro, opina Moscú.

Visto en este contexto, la decisión rusa de extender su paraguas nuclear a Bielorrusia es un acontecimiento que cambia las reglas del juego y que ha alterado fundamentalmente la trayectoria del control de armamentos entre las dos mayores potencias nucleares del mundo. Queda por ver cómo responderán Estados Unidos y la OTAN a esta nueva dinámica o si optarán en su lugar por emprender una nueva y peligrosa carrera armamentística con Rusia, cuyas consecuencias podrían ser perjudiciales para toda la humanidad.

(Tomado de Energy Intelligence)

Ir al contenido