El dominio de los metales en el siglo XXI

por Pedro Antonio Salgado

La “Economía Verde” rechaza las fuentes sucias de energía y transporte, a saber, el carbón, el petróleo y el gas natural. En cambio, se basa en modos de transporte y producción de energía amigables con el carbono, incluidos vehículos eléctricos, energía renovable y almacenamiento de energía, así como tecnología móvil (5G) y la rápida adopción de tecnologías de inteligencia artificial (IA) que necesitan mayor poder de cómputo para análisis de datos.

El transporte representa el 29 % de las emisiones globales, por lo que la transición de automóviles y camiones que funcionan con gasolina a vehículos enchufables, así como al tren de alta velocidad, es una parte importante del plan para alejarnos de los combustibles fósiles.

En esta categoría, el intercambio comercial de Chile sólo para la industria del Cobre, equivale a un aporte en las emisiones de 300 buques de carga bulk transportando más de 13 millones de toneladas de concentrados de Cobre cada año y otros 25 buques llevando a Europa y Asia Cobre en forma de cátodos también cada año. 

El estado de Chile en sus atribuciones de dueños del Cobre y sub productos, podría determinar la prohibición de exportaciones y estanco de este tipo de producto para que se funda y refine en Chile con mano de obra local. El impacto inmediato es reducir un 66% las emisiones de buques bulk y el ahorro para el fisco en seguros y logística innecesaria.

El mundo necesita hacer un giro, un golpe de timón hacia una industria sustentable que permita el desarrollo económico de manera amigable con el medio ambiente y de manera equitativa para las comunidades y países sub desarrollados, que son lo que proveen todos los bienes naturales necesarios para ese cambio.

Sin embargo, para lograr todo lo anterior se requerirá un impulso colosal en la producción de materiales extraídos, incluidos cobre, plata, zinc, níquel, litio, grafito y paladio. El estado de Chile, es el dueño de dos de los principales componentes de esta ecuación. Cobre y Litio. Metales estratégicos que sustentan el cambio tecnológico y energético en el contexto de cambio climático. En términos de volumen, al año 2022 desde Chile las trasnacionales habrán sacado 250 mil toneladas de Carbonato de Litio valoradas en más de 25 mil millones de dólares y 5.2 millones de toneladas de Cobre valoradas en 34 mil millones de dólares sin considerar los sub productos contenidos en el concentrado de Cobre.

La demanda mundial de Cobre se incrementará cada año desde el 2022 a razón de 1,4 millones de toneladas de Cobre refinado. Es decir, al año 2025 habrá un déficit de 4 millones de toneladas de Cobre refinado para satisfacer la demanda en la fabricación de baterías, autos, buses, generadores eólicos, sistemas de refrigeración, motores, cables eléctricos, etc.

El paso de los vehículos que funcionan con combustibles fósiles a los vehículos eléctricos que funcionan con baterías está ocurriendo en casi todos los países. Los gobiernos están gastando miles de millones en infraestructura de carga de vehículos eléctricos y subsidios para incentivar a los consumidores a cambiar a híbridos y autos, furgonetas y camiones eléctricos enchufables. Los grandes fabricantes de automóviles como Volkswagen, Mercedes Benz, GM y Ford están lanzando nuevos modelos EV y están planificando nuevas plantas de fabricación/ensamblaje de EV en América del Norte y Europa.

Baterías de EE. UU. y plantas de vehículos eléctricos en abundancia

Todas estas plantas serán abastecidas de Litio por la Compañía Norteamericana Albemarle, que tiene sus operaciones en el salar de Atacama junto a SQM.

En conjunto explotarán más de 300 mil toneladas anuales de Carbonato de Litio a partir de este año 2022.

Los metales requeridos incluyen cobre para motores EV, cableado y estaciones de carga, imanes permanentes que usan tierras raras como neodimio y disprosio, y metales para baterías como litio, grafito, cobalto, sulfuro de níquel y manganeso. 

Desde Chile, estas compañías trasnacionales; BHP, Angloamerican, Teck, Lunding, Glencore, Antofagasta Minerals, obtienen todos los metales mencionados desde los concentrados de Cobre que es la principal forma de exportación del Cobre Chileno. Cada año salen desde los puertos de Iquique, Antofagasta, Coquimbo, Los Vilos, Ventanas el equivalente a 14 millones de toneladas de concentrados de Cobre, los cuales son refinados en las plantas FURE de Mitsubishi Japón, Mitsui Japón, JX Nippon Japón, Aurubis Alemania y otras fundiciones en China.

El Cobre exportado por Angloamerican y Glencore Alto Norte en la forma de ánodos blíster, también contiene hasta un 2.5% de metales valiosos que son recuperados en las refinerías de Europa y Asia.

Los sub productos contenidos en los concentrados de Cobre y Anodos exportados no pagan aranceles aduaneros; PGM, Te, Au, Ag, REE, etc. Son sacados de contrabando por las trasnacionales, pero son recuperados en Asia y Europa para ser vendidos a estas fábricas de vehículos eléctricos y de ese modo aumentar la rentabilidad del negocio y reduciendo los costos de explotación en Chile.

No solo necesitamos encontrar una manera de hacer la transición de los vehículos a gasolina y diésel, sino que también está la cuestión de cómo llenar las baterías que exige la electrificación. Crear esa energía, principalmente solar y eólica, pero también hidroeléctrica, implica un uso masivo de metales para construir baterías, sistemas de almacenamiento de baterías, líneas de transmisión y redes inteligentes.

El imperativo de la fabricación

A pesar de mantener un perfil más bajo en lo que respecta al consumo de materias primas que durante el último superciclo, de 2003 a 2011, podría decirse que China seguirá necesitando más materias primas que el resto, para la infraestructura tradicional (carreteras, puentes, aeropuertos, etc.), proyectos ecológicos que necesitan una amplia gama de metales de electrificación/descarbonización, y para alimentar una base de fabricación en expansión y evolución.

Algunos dicen que China no está impulsando el próximo superciclo de materias primas. Rogamos diferir

La construcción de más carreteras, vías férreas y aeropuertos, la tradicional «infraestructura asfaltada» se considera una forma de estabilizar la economía.

Pero Beijing también aboga por la llamada “nueva infraestructura”, que incluye 5G, transmisión de energía de ultra alto voltaje, grandes centros de datos, internet industrial e inteligencia artificial.

China no solo ha gastado más que Estados Unidos y ha liderado el mundo en inversiones de infraestructura, sino que también ha trabajado incansablemente durante la última década para asegurar los metales del mundo con acuerdos de compra, creando dependencias de importación para una serie de minerales clave en EE. UU. y otros países occidentales sub desarrollados como Chile y Perú.

Piense en un mineral importante y es probable que China controle la extracción y/o la refinación. La lista incluye elementos de tierras raras, cobre, magnesio, litio, grafito, cobalto y sulfuro de níquel. Esto nos golpea el rostro cuando en Chile sabemos las inmensas diferencias sociales y desigualdad que existen en nuestro país. 

En estos meses el Senado discute la let de Royalty a la minería. Las trasnacionales mineras han sido las principales invitadas y expositoras sobre una ley que “les afecta” pero que no es tal. El lobby de trasnacionales con capitales chilenos como son Antofagasta minerals y SQM bombardean desde el consejo minero con sus “expertos” lobistas para destruir cualquier intento del gobierno por cobrar el precio justo para los Chilenos por agotar esa riqueza colosal que el mundo necesita para SOBREVIVIR el cambio climático y tecnológico.

Bloomberg y metales estratégicos basado en datos del Servicio Geológico de EE. UU. y la Tabla periódica de los elementos. 

China no tiene minas significativas de Cobre, sin embargo es el principal productor de Cobre refinado; cables, rollos, perfiles. Esto se explica porque el Cobre de Chile es refinado principalmente en China ya que las trasnacionales como BHP, Anglo, Teck contratan servicios de maquila para fundir y refinar el concentrado de Cobre que explotan en Chile a bajo costo. E este proceso, recuperan gran parte de los metales valiosos ocultos en el concentrado representados en el lado derecho de la tabla periódica.

Fuente: Bloomberg

Otro gráfico de Visual Capitalist usó datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA) para mostrar que China es el mayor productor de la mayoría de los metales críticos del mundo necesarios para la revolución verde, pero que sin embargo no posee minas. Se explica por los concentados sacados desde Chile y Perú.

A menudo se comete un error al suponer que China extrae muchos de estos materiales. De hecho, el país tiene relativamente poco y, en cambio, ha desarrollado una tecnología sofisticada para procesarlos. La participación del país en la refinación ronda el 35% de níquel, el 58% de litio, el 65% de cobalto y el 85% de tierras raras.

Fuente: Capitalista Visual

Fuente: Capitalista Visual

Conclusión

No estábamos prestando atención cuando China acaparó el mercado de tierras raras en 2010, y también ignoramos que los chinos bloqueaban los suministros globales y las capacidades de procesamiento de níquel, cobalto, grafito y litio.

Los políticos débiles de Canadá y Chile (haremos la conexión con el regalo a Canadá de decenas de proyectos mineros en Chile), prefirieron exportar materias primas baratas, principalmente a China, mientras que EE. UU. y la UE se volvieron «NIMBY» (Nada de eso en mi patio trasero). La solución de Donald Trump fue abofetear a China con aranceles por valor de cientos de miles de millones, lo que no hizo nada para acabar con los monopolios de metales de China, y luego apareció el «dormido Joe» Biden, quien afirmó que los estadounidenses necesitan invertir más en infraestructura, obteniendo las materias primas de Canadá. y un montón de otros lugares mucho menos amigables, para evitar que China “se coma nuestro almuerzo”. Bueno, Joe, los chinos hace mucho tiempo se comieron tu desayuno, tu almuerzo y tu cena también.

Este último punto nos cae como balde agua fría. Esto explica el viaje del ministerio de Minería, Marcel y Boric a Canadá para ofrecer decenas de proyectos de Cobre, Oro y Molibdeno a trasnacionales Canadienses. Entendemos ahora que es una orquestación desde EEUU para usar a Canadá  y su dominio en la industria minera Chilen para abastecer la industria de manufactura en norte américa y sus aliados debido a que China se ha adelantado una vez más a nuestros “hábiles” representantes y sus “técnicos” expertos.

Chile será convertido en una cantera de materias primas estratégicas para sustentar el desarrollo tecnológico de las economías del primer mundo, mientras los 18 millones de Chilenos no escuchan nada más en los medios públicos que , delicuencia, inseguridad, alza en el costo de vida, imposibilidad de acceder a vivienda, educación pública destruida, salud pública inexistente, etc.

NA, Oriente y UK se comen el desayuno, el almuerzo y la cena de Chile

China, NA, UK, CA y AU ya se han apoderado de la mayoría de los metales del mundo, en Chile del Cobre y Litio, el mayor productos a nivel mundial, ya sea mediante la compra de minas por parte de fondos soberanos, adquiriendo participaciones en minas existentes o firmando acuerdos de compra. En este sentido la LOCCM instaurada por José Piñera ha permitido este saqueo a Chilenos las últimas 4 décadas.

China monopolizó hace mucho tiempo las tierras raras y es el actor principal en una serie de mercados de minerales críticos, incluidos el litio, el cobalto, el grafito, el manganeso y el vanadio. 

China no solo ha dado vueltas alrededor de la minería estadounidense, atrayendo efectivamente a los usuarios finales a una red precaria de dependencia de las importaciones, Beijing ha gastado más que Estados Unidos por mucho y lidera el mundo en inversiones de infraestructura.

Estados Unidos en una competencia con China por recursos e influencia global

China entiende que la minería es el eje que permite que una economía pase de ser un productor de bienes económicos de exportación de baja tecnología; esto es hoy Chile, dueño de la principal riqueza que sustenta el cambio tecnológico a nivel mundial,  a un fabricante de bienes y servicios de alta tecnología que la futura economía mundial necesita. Porque ellos tienen las materias primas.

No pasará mucho tiempo antes de que los occidentales se den cuenta de la verdad fundamental de que quien controla los recursos, controla el mundo. Cuando se dé cuenta de que nos han engañado, la loca carrera por asegurar lo que queda seguramente encenderá un fuego bajo los precios de los metales. Este fuego ya ha comenzado sus primeras llamas en el juego y carrera por apoderarse de los proyectos mineros en el norte y centro de Chile. 

El gobierno de Chile y todos sus asesores parecen no entender el contexto mundial en el mercado de materias primas y el rol gravitante que juega Chile y su riqueza natural en esta era.

No es posible que el senado y su comisión de minería entregue toda la riqueza a trasnacionales que van con una hija de ruta clara por apoderarse de esto recursos al menor costo y precio posibles.

Este año Chile vive un punto de inflexión donde cae al abismo del sub desarrollo eterno firmando el TPP11 y regalando el royalty del 1%, o comienza su ascenso hacia un país respetable, de desarrollo tecnológico y de manufactura de sus riquezas. Esto debe ser el objetivo, todos lo sabemos y entendemos. Cuando Chile elija recorrer el camino amarillo del cambio tecnológico y de verdadero nacionalismo y patriotismo para cuidar nuestras riquezas por el bien de todos nuestros niños y futuras generaciones, seremos un país independiente. Mejorará la calidad de vida y expectativa de proyectos para cada Chileno, con igualdad y las mismas posibilidades de desarrollo profesional y personal.

Un país necesita contar con trabajos de calidad, los jóvenes necesitan desarrollar sus vidas, formar familia y hacer crecer el país. Hoy en Chile es un castigo e querer familias numerosas, el costo de vida no lo permite. Condenan a las familias a calcular cuánto es el presupuesto en educación y muchas veces a castigar a sus hijos reubicándolos porque deben dar lugar a sus nuevos hermanos en igualdad de condiciones. Esto no debe ocurrir en Chile, las familias y niños no lo merecen. Chile es un país rico y todos somos legítimos dueños de esa riqueza.

En nuestros grupos de discusión entendemos lo que ha sucedido, sabemos que vivimos en un mundo de recursos finitos con una demanda insaciable. Sabemos quiénes son los dueños de los recursos del mundo y especialmente en Chile y que estamos 3 décadas atrasados ​​tratando de informar y ponernos al día para entregar parte de esa riqueza a los Chilenos, los legítimos dueños de todo esas materias.

Y también sabemos que, históricamente, el mejor apalancamiento que usan las trasnacionales para aumentar los precios de los metales, ya sea oro, cobre, plata, níquel o grafito, es poseer las acciones de empresas de recursos junior que están explorando, encontrando y desarrollando las futuras minas del mundo. Es el camino que empiezan a recorrer en Chile, exporando y comprando pertenencias mineras.

Debemos protegernos de esta vorágine por adueñarse de nuestras riquezas por parte de trasnacionales, debemos informar a la opinión pública. Debemos denunciar al clúster minero encabezado por el Consejo Minero, Sonami, IIMCH, APRIMIN, etc quienes han sido los únicos responsables del lobby feroz en contra de la nacionalización y alza de royalties a las trasnacionales mineras. 

En más de 40 años, estas agrupaciones de supuestos ingenieros y técnicos no han sido capaces de generar valor para el país en cuando a desarrollar la industria de la manufactura del Cobre y sub productos. Al contrario, se han dedicado a trabajar para las trasnacionales y su depredación y “pesca de arrastre” explotando sólo concentrados de Cobre, a esparcir mentiras sobre los altos costos de producción, amenazas de que no habrá inversión, que se irán de Chile las trasnacionales a explota a otro lado (a la luna seguramente), etc. Hoy todas esas mentiras quedan al descubierto y la ciudadanía debe identificarlos como los principales culpables de que Chile esté a punto de perder otra gran oportunidad de salir del sub desarrollo. La primera vez fue con el salitre hace un siglo, hoy tenemos esa misma e irrepetible oportunidad con el Cobre y Litio. Cuál será el rol de Chile las próximas 2 décadas?

Ir al contenido