Derrotemos el Toque de Queda en Ecuador y las medidas de ajuste del Gobierno de Noboa

por Vladimir Cosíos

Tras la fuga de Adolfo Macías, alias «Fito», capo de la mayor banda narco Los Choneros, el gobierno capitalista de Daniel Noboa y la coalición Acción Democrática Nacional decretó el 8 de enero del 2024 el estado de excepción para todo el país, incluido el sistema penitenciario. La medida dictada por 60 días faculta a Noboa a movilizar a los militares a las calles y su ingreso a las penitenciarías, aduciendo una «grave conmoción interna» en al país, así como limitar las libertades democráticas al pueblo. 

La respuesta narco fue inmediata, y un grupo de narcos, con fusiles y granadas, interrumpió en una transmisión en vivo del canal TC en Guayaquil, amenazando a los trabajadores del canal, poniendo explosivos en los periodistas que estaban transmitiendo. Toda esta situación fue visto por las masas como un reality armado, para fortalecer la reaccionaria política del gobierno y buscar el consenso, que le permitiera aplicar un ajuste y frenar la movilización de las masas.

Sin duda la aparición de los Choneros es la expresión de la descomposición del Ecuador capitalista, que ha ido mutando de un país de tránsito a la producción y distribución de narcóticos. Este cambio se ha producido en los últimos 20 años en los cuales grupos como los Choneros se han vinculado a cárteles como los mexicanos Jalisco Nueva Generación y Sinaloa, el colombiano Clan del Golfo, o el brasileño Comando Vermelho.

El gobierno de Noboa anunció la firma de un decreto en donde declara «Conflicto Armado Interno» e identifica a los grupos narcos como «organizaciones terroristas y actores no estatales beligerantes». Pero esa medida que aparenta defender al pueblo de narcotráfico en realidad representa un peligro para las libertades democráticas.

Los estados y gobiernos capitalistas jamás actúan para proteger al pueblo, todo lo contrario, sus medidas siempre ponen en riesgo las libertades del pueblo porque actúan en beneficio de la pequeña minoría del 1%.

Al revés de declarar el estado de sitio, para derrotar a las bandas criminales es necesaria la más amplia movilización popular en las calles para derrotar a los delincuentes. La CONAIE debería convocar inmediatamente una movilización nacional que ocupe todas las calles del país, en reclamo del desmantelamiento de las estructuras mafiosas, es perfectamente posible apoyándose en el hecho de que nuestro pueblo viene resistiendo las medidas de ajuste de los gobiernos capitalistas, durante décadas.

Nos hemos movilizado contra los que, enriquecieron sus bolsillos gobernando para el 1% de los ricos y sus amigos empresarios con hechos de corrupción y son cómplices del crecimiento exponencial del narcotráfico en connivencia con el poder político, ¿Cómo no vamos a poder movilizarnos en las calles para parar a estos delincuentes? 

En la lucha contra el narcotráfico no se debe poner expectativas en ningún gobierno capitalista, y menos aún en las corruptas fuerzas armadas. Sólo se debe poner el acento en la lucha independiente del pueblo. 

Pero esta no es la política del gobierno reaccionario de Noboa, ni la política del «Progresista» de Rafael Correa, el ex presidente y líder opositor de la Alianza País integrada por el Partido Comunista (PC) que se ubica como dirigente de la «izquierda»

La postura de Correa muestra que Alianza País no es una verdadera alianza de izquierda y no tiene nada que ofrecer en la lucha y la movilización del pueblo. Correa salió en defensa del gobierno y posteó en las redes sociales: «Todo el apoyo, al presidente. El crimen organizado le ha declarado la guerra al Estado y el Estado debe salir triunfador. Es hora de la unidad nacional». «Reemplace con personal civil o policías retirados a los miles de que absurdamente están en puestos burocráticos y envíelos a la calle. La Patria triunfará. ¡Hasta la victoria siempre!», continuó Correa.

El llamado de Correa es un peligro para nuestro pueblo. El llama a depositar esperanza en que desmantelarán el narcotráfico las estructuras corruptas de las FF.AA ecuatorianas, es una verdadera traición, porque la solución para enfrentar y derrotar al narcotráfico no es con los militares en las calles, y recortando las libertades democráticas, sino exactamente al revés, utilizando las mayores libertades para desarrollar la movilización del pueblo que ponga fin a las mafias del narcotráfico.

Noboa desmantela las libertades para defender el Ecuador capitalista

A este hilo de sucesos, fue aumentando el repudio a los gobiernos capitalistas, donde las masas de trabajadores, el pueblo y campesinos, nos levantamos y hemos generado un proceso revolucionario, derrotando desde Correa, Lenin Moreno y Lasso, pero ese proceso revolucionario aún sigue latente.

El gobierno capitalista de Noboa dice declarar la «guerra interna,» pero es una excusa para profundizar el ajuste al pueblo, aplicando el Toque de Queda para evitar y frenar la movilización de las masas y desarticular la revolución política que atraviesa al mundo y traspasa a nuestra tierra Ecuador.

Rafael Correa, representante de la Internacional Progresista, impulsada por Biden y el partido Demócrata de los Estados Unidos, tuvo otro derrotero político en estas últimas elecciones burguesas del 2023, fue condenado a 8 años por corrupción y refugiado en Bélgica, por la causa de las narco valijas trasladadas por agentes de la diplomacia oficial de Ecuador, o cuando Pedro Delgado, su primo, presidente del Banco Central que ejercía sus cargos con un título de economista falso, hasta el hecho de revelarse mundialmente los Panamá Papers, filtraciones en las cuales se revelaban a funcionarios públicos en la creación de compañías de papel en el paraíso fiscal de Panamá, como así, se reveló públicamente que la Constructora Odebrecht empresa brasileña acusada y sentenciada por corrupción, habría pagado $ 33,5 millones en sobornos a funcionarios del gobierno ecuatoriano desde 2007 a 2016 para lograr beneficios equivalentes a unos $ 116 millones en contratos para obras públicas. 

Mientras el gobierno con sus amigos empresarios y las redes del narcotráfico negociaban el hambre y la inseguridad de nuestro pueblo, aumentaba aceleradamente el repudio de las masas que, obligó a su condena y expulsión de nuestro país. 

La situación de Lenin Moreno no fue mejor, donde su nefasta política, seguida con los hechos de corrupción en pandemia, el ajuste y recesión económica, acompañado por los negociados con sus amigos empresarios llevo al estallido de una ola de protestas en el 2019, que rompieron con el Toque de Queda impuesto, que lo expulsó a gobernar desde Guayaquil.

Las movilizaciones masivas en todo ecuador, fueron centralizadas por la confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) frente la brutal represión a las masas con 11 muertes, 1340 heridos y 1192 detenidos. Estas impresionantes movilizaciones fueron frenadas por el acuerdo de la iglesia y la dirección de la CONAIE, que cerraron un acuerdo para sostener al gobierno capitalista, y así frenar y intentar desactivar el rechazó de las masas al gobierno y sus movilizaciones.

Sin embargo, más allá de todo intento, la acción de las masas profundizó la debilidad del Gobierno capitalista de Moreno Lenin, que lo llevaron a su derrota. 

En el 2022, las calles ecuatorianas volvieron a estallar por la insurrección de las masas contra la política de ajuste del gobierno capitalista de Lasso. Que, frente a la denuncia de los hechos de corrupción, impuso la disolución de la Asamblea Nacional (parlamento) y dictó la muerte cruzada para gobernar con DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia) y el acuerdo nacional para frenar su caída. 

Lasso es un empresario de ecuador que fue acusado de suscribir un contrato entre la Flota Petrolera Ecuatoriana (Flopec) y Amazonas Tanker Pool, una empresa que presta el servicio de transporte de crudo.

El descontento social y la acción de las masas llevaron ahora al gobierno de Lasso a una derrota política teniendo que dejar anticipadamente el gobierno. 

Esta revolución del pueblo y el campesinado, sigue latente, ahora en el gobierno de Noboa, que dispara medidas de ajuste y represión para frenar otro estallido, como brazo del mundo en América Latina y en Ecuador, contra los gobiernos capitalistas y la democracia burguesa, que levantan a los pueblos. 

El nuevo gobierno Daniel Roy Gilchrist Noboa Azín, desde el 15 de octubre de 2023, fue electo Gobierno capitalista del Ecuador en las elecciones burguesas anticipadas, para un periodo de 18 meses. No es nada distinto a lo anterior 

Noboa es representante de la coalición burguesa de Acción Democrática Nacional, es hijo de Álvaro Fernando Noboa Pontón, dueño de la empresa bananera más grande de Ecuador que, según los Pandora Papers tiene sus millones de dólares en paraísos fiscales, viene a intentar poner en orden a la democracia burguesa.

Con la política de «la guerra interna» contra el narcotráfico, a través del impuesto al IVA, viene aplicar un impuestazo al pueblo, con un toque de queda, para impedir que las masas vuelvan a irrumpir las calles en rechazó a las medidas de su gobierno, que profundice la crisis ecuatoriana y lleve a este gobierno a otra derrota. 

Si bien el crecimiento del narcotráfico es real, donde los Cárteles se fueron consolidando por la connivencia con el poder político, donde según dicen el mismo poder político, querer «derrotar», esto es claramente una falacia más, pero le suma el buscar financiamiento para liquidar esa «guerra interna» que ellos mismos generaron, con el hambre del pueblo. 

Sabemos, que estas bandas delictivas no pueden desarrollarse sin la facilitación del poder político y empresarial, donde jefes narcos han tomado territorios campesinos para la elaboración y tránsito de droga, o se han postulado como a cargos políticos favoreciendo a su crecimiento exponencial. El crecimiento de los carteles no es posible sin una política que viene del Estado capitalista burgués, pero Noboa exige que el pueblo los pague, a costa de hambre y represión.

Debemos seguir organizados y movilizados, por un gobierno obrero y popular 

El pueblo ecuatoriano fue en este último periodo tomando conciencia, que estos gobiernos capitalistas no van a solucionar nada. La solución está en las manos del pueblo organizado y movilizado, la salida es a través de un gobierno obrero y popular. 

Debemos exigir que La CONAIE convoque inmediatamente una movilización nacional que ocupe todas las calles del país, en reclamo del desmantelamiento de las estructuras mafiosas, llamando a rechazar a las medidas de ajuste del gobierno reaccionario de Noboa y el impuesto al IVA, repudiando el Toque de Queda en nuestro país, que es el camino de criminalizar las movilizaciones. Es hora y ahora que nuestro pueblo se organice con una salida de la clase, continuar con la revolución en forma permanente y abra las puertas al socialismo.

(Fuente: Revolución)

Ir al contenido