Corea: recordando la guerra olvidada

por James Greig

Lo único que la gente suele saber sobre la Guerra de Corea es que no sabe mucho sobre ella. En las raras ocasiones en que se menciona, se suele describir como una «guerra olvidada», un término que se ha convertido en una especie de profecía autocumplida para el conflicto. Sin embargo, la tercera temporada de Blowback, un podcast sobre la historia del imperialismo estadounidense, defiende de forma convincente que, junto con los acontecimientos que la precedieron, la Guerra de Corea es mucho más importante de lo que se suele atribuir.

Para Noah Kulwin, copresentador de Blowback junto a Brendan James, este cliché de que el conflicto es una guerra olvidada «se utiliza para relegar lo que Estados Unidos hizo realmente como algo tan menor que no merece nuestra atención». Sin embargo, si el conflicto en sí mismo se ha convertido en una nota histórica a pie de página, su legado nunca ha sido más prominente: en los últimos años, sátiras del hipercapitalismo surcoreano como Parasite y Squid Game se han disparado en popularidad en todo el mundo, mientras que el estatus de Corea del Norte como el bogeyman de Occidente sigue siendo potente. Como explora Blowback, la Guerra de Corea preparó el terreno para la Guerra Fría, marcó el desarrollo del Estado de Seguridad Nacional de Estados Unidos y ayudó a crear el libro de jugadas que caracteriza la política exterior estadounidense hasta el día de hoy.

«El título de Blowback, que recoge un término de la CIA utilizado para describir las consecuencias imprevistas de una operación encubierta, es irónico. Intentamos ilustrar cómo el imperialismo estadounidense ha funcionado por diseño, en lugar de ser una serie de cagadas equivocadas», explica Kulwin. «Utilizando ese cambio de perspectiva, consideramos las intenciones de las personas que llevaron a cabo estas políticas, los intereses que tenían y el tipo de historias sociales que generalmente se han descuidado».

Blowback es algo diferente al tipo de podcast de bajo esfuerzo en el que los presentadores se sientan a divagar sobre temas de actualidad. Hay momentos de humor ácido, pero se trata de una investigación profunda y de gran alcance. Tiene una calidad cinematográfica tanto en la partitura atmosférica (compuesta por el propio James) como en el uso extensivo de clips de archivo: parece una obra de arte narrativa hábil y esculpida. «No queremos que sea demasiado didáctica», dice James. «Partimos de un punto de vista específico, pero en última instancia queremos que sea convincente».

En cada una de sus tres temporadas, la primera y la segunda de las cuales exploraron la guerra de Irak y la revolución cubana, Blowback revela motivos recurrentes dentro de la política exterior estadounidense. «Uno de los grandes temas es el subdesarrollo», dice Kulwin. Al igual que estudiosos anticolonialistas como Walter Rodney han argumentado que el subdesarrollo actual de África es una consecuencia directa de la extracción imperial europea a partir del siglo XVIII, Blowback plantea un caso similar para Estados Unidos en la posguerra.

«Estados Unidos era la gran potencia», dice Kulwin. «Por algo se le llamó “el siglo americano”». Y con ese poder, argumentan los anfitriones, vino su abuso generalizado. «Hemos guiado el pobre desarrollo de gran parte del mundo bajo una pax americana», continúa, «impuesta a punta de pistola». Dado que cada temporada retrocede en el tiempo, es posible ver ciertas líneas de conducta al revés. «Durante la guerra de Irak, se utilizó a la ONU como “hoja de parra” para la justificación legal, a pesar de que se estaban implementando todo tipo de trampas en el derecho internacional. También se utilizó como arma la idea de los derechos humanos y se manipuló la inteligencia y la opinión pública. Todos estos son temas, incidentes y acontecimientos que se repiten en cada temporada».

Dejando a un lado las críticas al marco de la «guerra olvidada», es innegable que la Guerra de Corea ha dejado una huella cultural menor que otros conflictos comparables. M*A*S*H —tanto la película de Robert Altman de 1970 como su secuela— es una gran excepción. Sin embargo, aunque estaba ambientada en Corea, se estrenó durante el período de Vietnam y se interpretó comúnmente como una alegoría de esa guerra. La falta de una representación cultural explícita en aquella época se debe a varias razones, entre ellas la dificultad de presentar una imagen halagadora de Estados Unidos. «A Hollywood le resultaba fácil representar la Segunda Guerra Mundial como lo que popularmente seguimos considerando la “guerra buena”», dice James. Aunque fuera brutal, no había duda de que estábamos haciendo lo correcto. «Mientras que la Guerra de Corea fue mucho más fea, y había mucho que ocultar en ese momento sobre el motivo por el que estaba ocurriendo realmente, lo que hizo mucho más difícil bombear la propaganda cultural».

Para entender el estado de ánimo de la época, es más útil fijarse en el género de la ciencia ficción. «Hubo una serie de estrenos que no trataban literalmente sobre Corea, sino que se referían a una población humana americanizada que exploraba planetas rojos y se encontraba con salvajes que querían esclavizar a la humanidad», dice James. Con la misma frecuencia, estas películas implicaban la infiltración de extraterrestres en la sociedad estadounidense, lo que reflejaba una paranoia más amplia de que el enemigo no solo estaba a las puertas, sino que vivía en la puerta de al lado o dormía en tu cama. Como explora Blowback, la Guerra de Corea se desarrolló al mismo tiempo que el macartismo, y resultó ser parte integral de la construcción de la reacción interna contra el movimiento comunista tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

Que la URSS era el agresor era la idea central. El relato convencional de la Guerra de Corea es que, tras la Segunda Guerra Mundial, Occidente estaba profundamente comprometido con una paz de larga duración. Estas esperanzas se desvanecieron cuando la Unión Soviética, junto con su lacayo Kim Il-Sung, decidió invadir Corea del Sur en un ataque no provocado. Según esta versión de los hechos, dice Kulwin, «es posible sugerir que nos quedamos demasiado tiempo, o que no lo hicimos de la manera correcta, pero en última instancia estábamos respondiendo a una crisis causada por los norcoreanos el 25 de junio de 1950».

El análisis retrospectivo refuta esta narrativa. Para empezar, la guerra —que se suele historiar como si hubiera tenido lugar en un marco temporal de tres años— comenzó mucho antes de 1950. Para entonces, ya había habido años de conflicto en la península y más de 100 000 coreanos habían muerto. Con la ayuda de Estados Unidos, el gobierno del Sur —un Estado cliente— había masacrado a los presuntos comunistas y reprimido brutalmente un levantamiento socialista en la supuestamente autónoma isla de Jeju.

El Norte, mientras tanto, se había embarcado en un programa revolucionario, instituyendo programas de alfabetización, reformas de la legislación laboral, redistribución de la tierra, nacionalización de la industria y un movimiento popular por la igualdad de la mujer. El acontecimiento que desencadenó el inicio de lo que entendemos como «la Guerra de Corea» se produjo cuando las tropas norcoreanas rompieron el paralelo 38 que dividía la península en dos. Pero en lugar de ser una frontera reconocida internacionalmente, se trataba de una línea arbitraria que había sido trazada por el ejército estadounidense apenas cinco años antes. Cuando el Norte «invadió», se consideró que estaba liberando al Sur de los vestigios del colonialismo, con el objetivo final de reunificar la península.

Lo que sorprendió a Kulwin y James mientras investigaban para el programa fue la magnitud de la brutalidad de Estados Unidos cuando comenzó la guerra. Uno de sus entrevistados, el historiador Bruce Cumings, afirmó que la conducta de Estados Unidos alcanzó niveles genocidas. Esto implicó campañas de bombardeo indiscriminado por parte de las fuerzas aéreas estadounidenses y una serie de masacres de civiles, muchas de las cuales fueron observadas o llevadas a cabo directamente por las tropas estadounidenses. Mientras Estados Unidos dirigía el espectáculo, la guerra se presentaba como un esfuerzo colectivo de la ONU, y también había unos 60 000 soldados británicos desplegados allí, algunos de los cuales también fueron cómplices de estas atrocidades. Al final de la guerra, en 1953, se calcula que entre el 40% y el 90% de los pueblos y ciudades de Corea del Norte habían sido destruidos. Su capital, Pyongyang, quedó reducida a escombros, y el 20% de la población del Norte había muerto, con un número asombroso de víctimas civiles.

Además de estas atrocidades bien documentadas, existen pruebas —más sólidas de lo que se suele afirmar— que sugieren que Estados Unidos cometió una forma más desleal de crimen de guerra. Según Kulwin, «la preponderancia de las pruebas apunta al hecho de que los militares estadounidenses tenían la capacidad de llevar a cabo una guerra biológica y bacteriológica, y que llevaron a cabo un programa de Operación Paperclip en Asia Oriental, similar a lo que hicieron con los nazis, donde sacaron a los investigadores japoneses más importantes de armas biológicas y los pusieron a trabajar con la CIA. Sabemos que equipos de funcionarios de la CIA que estudiaban estos métodos en Estados Unidos fueron enviados a Asia Oriental, durante la Guerra de Corea, para realizar experimentos».

Blowback, aunque se interesa por la excavación de la historia, trata, en última instancia, de cómo estos acontecimientos y estrategias siguen dando forma a la política actual y continúan determinando a qué países sitúa Estados Unidos como villanos. Cuando se considera la magnitud de la destrucción que experimentó Corea del Norte durante la guerra, el hecho de que desde entonces haya perseguido una disuasión nuclear empieza a parecer algo más racional.

Como ocurre con cualquier país considerado «malvado» por el gobierno estadounidense, su posición como paria tiene menos que ver con sus defectos reales —nadie afirma que sea un Estado perfecto— y más con su resistencia a doblar la rodilla. Kulwin sugiere que hay un elemento de proyección en juego en la actitud de Estados Unidos hacia el país que una vez destruyó: «Con la excepción de la crisis de los misiles de Cuba, una de las veces que el mundo ha estado más cerca de una guerra nuclear global fue durante la Guerra de Corea», afirma. «En mi opinión, eso no es ajeno al hecho de que hayamos convertido a Corea del Norte en el Estado nuclear más peligroso del mundo».

Según James, es un hecho que Corea del Norte desarrolló su programa nuclear porque Estados Unidos se pasó las décadas anteriores amenazándoles con armas nucleares: no solo en la retórica, sino trasladándolas físicamente a su vecino del sur. Nada de esto concuerda con la percepción popular de Corea del Norte como un país inexplicablemente hostil y caricaturescamente malicioso.

Al igual que en el caso de Cuba, su estatus de Estado canalla se ha mantenido asiduamente a través de décadas de vilipendio, algo que Blowback satiriza en su episodio inicial con un montaje de cobertura absurda e histérica (un presentador de noticias hace la escalofriante alegación de que el país, presumiblemente a diferencia de Estados Unidos, sufre un sistema de clases). «Hay una larga serie de supuestos lógicos que Estados Unidos tiene que dejar fuera de la narrativa para que sigamos pintando a Corea del Norte como un Estado paria en lugar de un país que se ha empapado de las lecciones del mundo», dice Kulwin.

Para la gente de Corea, la guerra está lejos de ser olvidada. «Cuando empiezas a cuestionar su impacto, te das cuenta de que, en efecto, continúa», dice Kulwin. «Es un trauma continuo». Su legado ha impedido la coexistencia pacífica en la península y ha permitido a Estados Unidos un grado extraordinario de control directo sobre Corea del Sur. El legado económico es aún más duro. Después de la guerra, Corea del Norte estuvo durante mucho tiempo más desarrollada que el Sur; su suerte solo cambió en los años noventa, debido al colapso de la URSS, las duras sanciones impuestas por Occidente y una serie de desastres naturales.

La forma en que Corea del Sur se ha desarrollado en los años posteriores y Corea del Norte ha caído es un gran ejemplo de cómo, bajo la hegemonía estadounidense, hemos desarrollado un sistema económico mundial que castiga a un tipo de Estado e incentiva el hipercapitalismo en otros. «Se trata de una dinámica continua que se repite casi infinitamente en todo el mundo», afirma Kulwin. El mundo en el que vivimos sigue siendo moldeado por el imperialismo estadounidense en varios sentidos. La Guerra de Corea nunca ha terminado realmente y, a pesar de todo lo que se dice sobre su declive, tampoco lo ha hecho el imperio estadounidense.

(Tomado de Jacobin)

Ir al contenido