Trabajadores de la fundición altonorte en la región de Antofagasta votan si van a la huelga contra la multinacional Suiza Glencore

por Lester Calderón

La fundición de Altonorte cuyo dueño es el grupo Glencore, una transnacional con sede en Suiza fundada en los años 70 por el magnate de las materias primas Marc Rich, quien fue acusado por la Fiscalía de Nueva York de cometer varios delitos financieros y prácticas comerciales ilegales, como evasión fiscal, comercio ilegal y fraude electrónico. Fue considerado culpable de evadir cerca de US$50 millones en impuestos y figuró durante años en la lista del FBI de las personas más buscadas en el mundo.

Las operaciones de Glencore en el mundo abarcan toda la cadena de producción, transformación, almacenamiento y transporte de materias primas en tres principales sectores de negocio: metales-minerales, energéticos y productos agrícolas.

La diversificación de su operación le da ventajas de mercado incomparables. Sus capacidades de almacenamiento y transporte son tan gigantescas, que se le ha acusado de especular con los precios de los commodities sacando provecho de sus importes futuros en el mercado

Glencore controla el 50 % del mercado mundial de cobre, el 60 % de zinc, el 38 % de alúmina, el 28 % de carbón para centrales térmicas, y el 45 % de plomo. Glencore en Chile tiene acciones en Minera Collahuasi, y es dueña del 100% de la mina Lomas Bayas y de la fundición Altonorte.

Como hemos señalado, esta empresa mantiene operaciones en cerca de 50 países, provocando contaminación a las comunidades, sosteniendo prácticas contra la organización de los trabajadores, como lo hizo con la represión, que provocó tres muertos en las comunidades de la provincia de Espinar en Perú en el año 2012; la represión a los trabajadores de mina el Aguilar contra el cierre y despidos en Jujuy Argentina en el 2020; la persecución antisindical en la mina de carbón cerrejón en La Guajira de Colombia en el 2021, entre otras.

Glencore es parte del gremio de los empresarios de la gran minería del país, el Consejo Minero. Este gremio empresarial, que por vía de su presidente Joaquín Villarino, se ha manifestado en contra de cualquier impuesto o royalty minero, declarando estar a favor de las privatizaciones en la minería y el aumento en la polifuncionalidad en los lugares de trabajo.

Por eso no es raro ver la intransigencia de Altonorte a las demandas de los trabajadores. Esta posición de la empresa es inexplicable cuando Glencore Chile rompe récord histórico en ganancias, obteniendo las utilidades más altas en 10 años. Este aumento en las ganancias se logró manteniendo las operaciones y descargando la crisis sanitaria por el COVID-19 en los hombros de los trabajadores que tuvieron que trabajar con altos estándares de producción pero con menor dotación, polifuncionalidad y sobrecarga laboral.

Debemos agregar que el año pasado las y los trabajadores de la fundición Altonorte desarrollaron movilizaciones en contra de la multinacional Suiza por quitar beneficios a los trabajadores con enfermedades base en pleno COVID-19.

Estas ganancias son producto de la actividad y producción de los trabajadores. Sin los trabajadores la empresa no se mueve. Es por eso que los trabajadores de la fundición Altonorte deben confiar en sus propias fuerzas, confiando en las asambleas como instancia donde discutan los pasos a seguir para doblarle la mano a Glencore e imponer los intereses de las y los trabajadores y sus familias. Buscando la más amplia solidaridad con la comunidad y organizaciones de trabajadores y de los movimientos sociales.

(Tomado de Izquierda Diario)

Ir al contenido