Informe del Colegio Médico revela grave deterioro de salud de preso mapuche que cumplió 78 días en huelga de hambre

por Nicolás Sepúlveda

El comunero fue condenado a 15 años y medio de cárcel por su participación en atentados incendiarios contra camiones forestales. En el mismo proceso fue condenado Ernesto Llaitul, hijo del vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul. El Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico emitió un informe donde constata un grave deterioro en su salud debido a la huelga de hambre que inició el pasado 13 de noviembre. Desde el Ministerio de Justicia dijeron a CIPER que Gendarmería evalúa una de las demandas de los huelguistas: la habilitación de un módulo mapuche en la cárcel de Concepción.

El informe elaborado por el Departamento Nacional de Derechos Humanos del Colegio Médico (Colmed) está fechado el sábado 13 de enero y constata que Esteban Henríquez Riquelme -25 años, militante de la CAM condenado a 15 años y medio de cárcel por su participación en atentados contra camiones forestales-, ha sufrido un deterioro grave en su salud producto de la huelga de hambre líquida que inició el 13 de noviembre pasado.

Entre los peligros a los que se enfrenta el peritado en huelga de hambre, están padecer daños permanentes en diversas funciones esenciales, como las neurológicas, hepática, cardíaca y renal. Si la huelga de hambre se extiende, puede provocar un grave deterioro de su estado de salud, derivando en una desnutrición extrema, que podría resultar en una situación irreversible e incluso causar su muerte”, plantea una de las conclusiones del documento. 

Al comenzar la huelga de hambre, Henríquez pesaba 64,8 kilos. Cuando fue evaluado por los especialistas del Colmed, hace 17 días, había bajado a 51,4 kilos. Y este martes 30 de enero, cuando fue visitado por sus familiares, estaba pesando 49,3 kilos. El informe del Colmed subrayó el riesgo que existe de prolongarse la huelga y su deterioro progresivo:

Según lo descrito en el presente informe, el recluso peritado presenta afectación a múltiples dominios, tanto en el la esfera física, psicológica y social. Incluyendo una desnutrición moderada, debido a una huelga de hambre prolongada, lo que compromete su estado general de salud y pone en riesgo su vida. Consideramos que requiere una atención médica urgente e integral. Debe ser traslado a un centro hospitalario de alta complejidad, donde se le pueda realizar una evaluación exhaustiva, un manejo adecuado y un tratamiento específico. De no recibir esta asistencia y mantener su huelga de hambre, existe una alta probabilidad de que sufra una descompensación grave, un deterioro a múltiples órganos y falla multiorgánica secundaria, que podría conducir a su fallecimiento”, indica en el segundo punto de sus conclusiones el informe firmado por cuatro facultativos del Colmed.

Cinco días después de ser evaluado por los profesionales del Colegio Médico, Esteban Henríquez fue internado en el Hospital Regional Guillermo Grant, de Concepción. Allí permanece, engrillado y custodiado por personal de Gendarmería.

Esteban Henríquez hoy

Henríquez fue condenado el pasado 16 de noviembre por el Tribunal Oral en lo Penal de Los Ángeles, por su participación en un atentado contra camiones forestales en septiembre de 2021. El fallo fue unánime y determinó que “más allá de toda duda razonable, los imputados, junto a otros sujetos no identificados, formaban parte de una organización destinada a planificar y ejecutar actos de reivindicación, como usurpaciones de terrenos y sabotaje”, indicó sobre el fallo la página web del Poder Judicial. Junto a Henríquez fueron condenados Ernesto Llaitul Pezoa (hijo de Héctor Llaitul, vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, CAM), Ricardo Delgado ReinaoRoberto Villouta Alcamán

Esteban Henríquez no es el único preso de la CAM que está en huelga de hambre. Lo acompañan otros 14 reclusos repartidos en penales de las regiones del Biobío y La Araucanía. Pero Henríquez es uno de los cuatro que iniciaron el movimiento, por lo que ya cumplió 78 días sin ingerir alimentos y, debido a su contextura delgada, es el que presenta un deterioro mayor. Las demandas de los huelguistas son tres: 

  • Que se acoja un recurso de nulidad respecto del proceso que condenó a Henríquez y a otros cuatro comuneros a 15 años y medio de cárcel, pues alegan un sesgo político de la justicia.
  • Que se habilite un módulo especial para los presos mapuche de la cárcel de Concepción.
  • Que se otorgue la libertad a Daniel Canio Tralcal, ya que sostienen que le corresponde la libertad condicional, debido a que pasó cuatro años encarcelado y luego fue absuelto de los cargos que se le imputaban.

Desde el Ministerio de Justicia dijeron a CIPER que la eventual nulidad del proceso penal que condenó a Henríquez y también al hijo de Héctor Llaitul -vocero de la CAM-, Ernesto Llaitul Pezoa, y a otros dos comuneros, no es competencia del gobierno. Respecto de la segunda demanda -la habilitación de un módulo mapuche en la cárcel de Concepción-, en la secretaría de Estado señalaron está siendo evaluada por Gendarmería:

La existencia de módulos con población penal segregada por sus características personales es una realidad en muchas de las unidades penitenciarias, las que dependen en gran medida de las condiciones de infraestructura del recinto, de dotación y número de internos que aborda, así como también de las condiciones de seguridad en su interior. Los módulos para internos pertenecientes a pueblos indígenas fueron establecidos en el Gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera, y corresponden a una política que Gendarmería evalúa caso a caso, cuestión que se encuentra en este caso evaluando”, indicaron desde el Ministerio de Justicia en una respuesta por escrito a CIPER.

En esa misma respuesta se informó que Gendarmería monitorea a diario el estado de salud de los huelguistas y que el ministerio no ha tenido acceso al informe médico del Colmed que CIPER revela en este reportaje. Agregaron que Gendarmería está a cargo de responder una carta que los familiares de los presos en huelga hicieron llegar a la cartera el pasado 11 de enero.

Carolina Chang, directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en la Región del Biobío, aseguró que la habilitación de módulos especiales en las cárceles para la población indígena es un compromiso del Estado de Chile, según el convenio 169 de la OIT, Pero, indicó que hasta la fecha no han tenido respuestas oficiales del gobierno: “Nosotros como INDH respecto de todas las personas privadas de libertad, no solamente los indígenas, hemos abogado porque se cumplan sus garantías. No vemos el problema en que exista ese tipo de módulos acá, los hay en otras partes del país. Sin embargo, no han habido avances. Durante el año hemos tratado de mostrar a Gendarmería y a la Seremi de Justicia la necesidad de cumplir con estos convenios, pero no se han hecho los esfuerzos suficientes”.

Fotografía de Esteban Henríquez incluida en el informe del Colegio Médico

La pareja de Esteban Henríquez, Valeria Barra, aseguró a CIPER que el huelguista no ha querido aceptar el suero de rehidratación que le ofrecen en el hospital: “Está muy decaído. Le están controlando en todo momento los signos vitales, lo mantienen engrillado de los pies a la cama, por lo que no puede trasladarse al baño libremente. Los niveles de glicemia en sangre están en el límite bajo, la presión ha estado estable, pero también en un nivel bajo. Está todo el rato con mareos, dolores de cabeza, escucha un sonido como un pito, se le tapan los oídos, tiene dolor de estómago, dolor corporal. Hay días en que le cuesta mantenerse despierto. Él tiene decidido continuar con la huelga de hambre y, si bien en el hospital le ofrecen suero de rehidratación, siempre lo rechaza. Está determinado a seguir con la huelga hasta las últimas consecuencias”.

Esa determinación también aparece mencionada en el informe del Colegio Médico. Allí los facultativos le preguntaron cuál era su decisión en caso de que perdiera la conciencia de manera permanente: 

– ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar?, le preguntaron.

– Hasta las últimas consecuencias, hasta la muerte.

– Desea vivir y está dispuesto a arriesgar su vida.

– Sí, deseo vivir, pero estoy dispuesto a arriesgar mi vida. Sé que me estoy muriendo, pero quiero seguir hasta conseguir una solución.

– ¿Qué desea hacer usted si por consecuencias de la huelga tiene pérdida de conciencia y ya no puede comunicarse con claridad, que atención de salud o ayuda espera recibir?

– Si pierdo el conocimiento, mi pareja Valeria Barra, está a cargo y ya le solicité que no me dieran nada. No me alimenten. 

El diálogo con Esteban Henríquez quedó registrado en el apartado del informe del Colmed donde queda constancia de la entrevista realizada por los médicos el pasado 13 de enero.

A pesar de la insistencia de CIPER, la actual presidenta del Colegio Médico, Ana María Arriagada, no respondió preguntas para este reportaje.

El próximo 9 de febrero, la Corte de Apelaciones de Concepción dará a conocer el resultado de un recurso de nulidad que presentaron las defensas de los cuatro comuneros mapuche que fueron condenados en primera instancia a 15 años y medio de cárcel. “Estoy muy preocupada, porque considerando el estado crítico en el que está Esteban, no creo que vaya a alcanzar a llegar a esa fecha”, dijo Valeria Barra, pareja de Esteban Henríquez. 

Ir al contenido