El Estado y el dominio de clase

por Paula Mitchel

En la sociedad moderna, el término «Estado» se utiliza en muchos contextos. La gente puede pensar en el «estado del bienestar»: el NHS(sistema de salud público británico), las pensiones, las prestaciones, etc. O pueden estar familiarizados con las referencias a la «intervención del Estado», por ejemplo los pagos a los trabajadores despedidos durante la pandemia de Covid. También es un término que se utiliza a menudo para referirse a territorios geográficos que tienen su propio gobierno y fronteras, ya sean nacionales o subnacionales en el caso de países como los Estados Unidos de América.

El principal sentido en el que los marxistas utilizan el término «Estado» es para describir las instituciones a través de las cuales se mantiene el dominio de clase. Vivimos en una sociedad de clases en la que una pequeña minoría de la clase dominante en la cima no representa los intereses de toda la población, sino sus propios intereses en mantener su poder y sus privilegios, y en explotar a la mayoría. Tiene que intentar ocultar esta situación, o persuadir, y a veces obligar, a la mayoría a aceptarla.

La ocultación y la persuasión se llevan a cabo en gran medida mediante el control por parte de las grandes empresas o del gobierno de los medios de comunicación de la información y las ideas, incluidos los medios de comunicación de masas, la educación y la ciencia. El sistema capitalista se presenta como la mejor forma de organizar la sociedad, casi hasta el punto de ser «natural».

La clase capitalista necesita un aparato estatal tanto para dirigir la sociedad de clases como para intentar garantizar su continuidad. La policía, el ejército, los tribunales y las agencias de inteligencia como el MI5 forman el aparato represivo que es el núcleo del Estado. El co-pensador de Karl Marx, Friedrich Engels, describió el Estado como «un cuerpo de hombres armados». Llevar a cabo una transición a una sociedad socialista incluirá inevitablemente importantes cuestiones estratégicas y tácticas para derrotar a los organismos que defienden el dominio de la clase capitalista.

¿Siempre ha existido el Estado?

El Estado surgió cuando la sociedad se dividió por primera vez en clases antagónicas. Los seres humanos vivían antes en sociedades igualitarias, denominadas por Marx y Engels «comunismo primitivo», en las que las personas dependían unas de otras y la cooperación era el principio rector.

Sin embargo, con el tiempo, a medida que el trabajo se volvía más productivo, las sociedades producían excedentes más allá de sus necesidades inmediatas. Esto creó las condiciones para la sociedad de clases, para el desarrollo de minorías no productivas que llegaron primero a administrar y luego a controlar y poseer el excedente. Esas clases dominantes, con dominio económico y poder, desarrollaron organizaciones estatales para protegerse, contrarrestar a los adversarios y garantizar que se cumpliera su voluntad. Como los estados surgieron para desempeñar principalmente esas funciones, se deduce que cuando los futuros movimientos socialistas eliminen la sociedad de clases, esas mismas fuerzas estatales ya no serán necesarias. Engels escribió que el Estado comenzaría a «marchitarse».

La sociedad de clases, basada en la propiedad privada de los medios de producción de la riqueza, ha adoptado diferentes formas, desde la esclavitud y el feudalismo, hasta el capitalismo (véase el folleto de esta serie sobre el materialismo histórico). Cuando la clase capitalista se estaba desarrollando en Gran Bretaña, tuvo que librar una guerra civil en la década de 1640 contra una élite y un estado feudales para establecerse como la nueva clase dominante, con su propio estado al servicio de sus intereses de clase capitalista.

Formas de gobierno

La forma típica de gobierno en los países capitalistas económicamente más desarrollados hoy en día es la «democracia capitalista» (también denominada «democracia burguesa»). Los gobiernos se eligen por medio de elecciones generales y las poblaciones gozan de libertades democráticas, en diversos grados. Los movimientos obreros -sindicatos y representantes políticos de los trabajadores- han tenido que luchar para conseguir esas libertades democráticas, incluido el derecho de voto, de organización y de huelga.

En muchos sentidos, la democracia capitalista es la mejor forma de gobierno para los capitalistas, ya que les permite mantener su dominación de forma relativamente barata, sin medidas autoritarias arriesgadas e impopulares.

Sin embargo, si se sienten amenazados por el creciente poder de la clase obrera, pueden recurrir a otras formas de gobierno, como la dictadura militar, como en Grecia tras el golpe de los coroneles en 1967, o en Chile tras el golpe militar de 1973. Las dictaduras militares suelen suspender o restringir severamente la democracia parlamentaria, los derechos sindicales y otros.

A medida que la crisis capitalista se ha profundizado en las últimas décadas, los derechos democráticos se han reducido en muchas democracias capitalistas y los poderes represivos han aumentado, un signo de la debilidad del capitalismo en esos países más que de su fortaleza. Indica que las clases dominantes están perdiendo el consenso que las mantenía en el poder con una oposición mínima. Sin embargo, también es cierto que el aumento de la represión revela más claramente el carácter real del capitalismo.

Cualquier clase dominante puede inclinarse por formas de gobierno más autoritarias si lo considera necesario para salvaguardar sus intereses. En 1978, un diputado tory británico, Ian Gilmour, admitió en su libro Inside Right: «Los conservadores no adoran la democracia… Para los conservadores… la democracia es un medio para alcanzar un fin y no un fin en sí mismo. Y si conduce a un fin que no es deseable o es incoherente consigo misma, entonces hay un caso teórico para acabar con ella».

¿Son los ataques a los derechos democráticos un camino hacia el fascismo? El fascismo es un tipo específico de gobierno represivo que surgió en el periodo posterior a la primera guerra mundial, como en Alemania con Hitler e Italia con Mussolini. Esos regímenes sólo pudieron llegar al poder después de que los líderes de los movimientos obreros de masas fracasaran repetidamente en su intento de movilizar plenamente la fuerza de los trabajadores para avanzar hacia una alternativa socialista. Ese fracaso abrió la puerta a la llegada al poder de los regímenes fascistas, financiados por las grandes empresas y utilizando a los pequeños empresarios como base social. Fueron capaces de aplastar totalmente las organizaciones de trabajadores y los derechos democráticos durante un tiempo.

Aunque hoy en día hay que resistirse a las políticas y acciones divisivas de los partidos de extrema derecha, no cuentan con un apoyo que les permita llegar al poder con un programa verdaderamente fascista, según el carácter del fascismo en el pasado. Además, las clases dominantes no están dispuestas a fomentar la evolución hacia eso porque el fascismo en Alemania e Italia no sirvió finalmente a sus intereses en esos países. El fascismo condujo a una guerra mundial enormemente destructiva, tras la cual el capitalismo fue sustituido por el estalinismo en gran parte de Europa del Este.

La monarquía

El Reino Unido es hoy una democracia capitalista, pero en forma de monarquía, no de república como en países como Estados Unidos y Francia.

Aunque comúnmente se considera una reliquia inofensiva de tiempos pasados y buena para la industria turística, la monarquía es en realidad parte de la maquinaria estatal capitalista, en última instancia, para defender los intereses de la clase dominante. Es una parte útil de su caja de herramientas para engendrar sentimientos de «unidad nacional» entre las clases y apoyo al Estado capitalista.

El monarca firma los proyectos de ley parlamentarios antes de que se conviertan en ley, tiene derecho a nombrar al primer ministro y al gobierno (independientemente de quién tenga la mayoría parlamentaria), y el derecho a disolver el parlamento. Los diputados, los oficiales del ejército, los jueces y todos los altos funcionarios del gobierno juran lealtad a la corona.

Esto significa que, en tiempos de crisis, el monarca puede destituir al parlamento y, si es necesario, utilizar las fuerzas armadas contra la voluntad del parlamento. Fue el representante de la Reina en Australia, Sir John Kerr, quien destituyó al gobierno laborista de Gough Whitlam en noviembre de 1975. Fue el poder de «prórroga» de la Reina al que los tories recurrieron en 2019 para suspender el parlamento y tratar de evitar el escrutinio del Brexit.

Por estas razones, los medios de comunicación capitalistas y otros representantes capitalistas hacen grandes esfuerzos para rehabilitar a la realeza cuando los acontecimientos reducen su popularidad – ya que sólo pueden desempeñar su papel como arma de reserva para el capitalismo si tienen apoyo social.

El Partido Socialista Británico dice que la monarquía debe ser abolida. Además, la segunda cámara no elegida del Reino Unido, la Cámara de los Lores, debería ser abolida. Los Lores tienen el poder formal de sabotear las medidas decididas por una futura mayoría socialista en el Parlamento.

El estado del bienestar

El Estado del bienestar -los servicios públicos y las prestaciones concedidas por el capitalismo- siempre ha sido un área de conflicto. La clase obrera ha emprendido muchas luchas por el bienestar y otros servicios como una red de seguridad vital, para proporcionar salud básica, educación y seguridad financiera.

La clase capitalista, por otro lado, se resiste a financiar los servicios públicos con sus beneficios, a través del sistema fiscal, salvo un nivel mínimo para mantener a la población trabajadora lo suficientemente sana como para proporcionar mano de obra explotable. La provisión de bienestar se concedió especialmente después de la segunda guerra mundial, cuando los capitalistas temían un movimiento obrero de gran alcance si no se hacían concesiones. Pero hoy, para que los capitalistas puedan mantener y aumentar sus beneficios en condiciones de crisis creciente de su sistema, muchas de esas conquistas han sido erosionadas. Los gobiernos capitalistas tuvieron un impulso adicional para hacerlo tras el colapso del estalinismo a principios de la década de 1990, cuando la idea de una alternativa no capitalista parecía haber sido derrotada.

La ideología capitalista se utiliza para justificar esos ataques. Por ejemplo, para reducir las prestaciones a los parados, se sugiere que los desempleados son unos vagos «gorrones». Se trata de un intento de desviar la culpa del sistema capitalista hacia las víctimas del mismo, y de socavar el apoyo y la confianza de quienes hacen campaña para mejorar las prestaciones y otras ayudas sociales.

En una sociedad socialista, la asistencia social se ampliaría masivamente, se financiaría en su totalidad, sería de titularidad pública y estaría controlada democráticamente por los trabajadores y los beneficiarios.

La intervención del Estado

Quizá sorprenda a los más jóvenes saber que después de la Segunda Guerra Mundial, en Gran Bretaña se nacionalizaron servicios públicos como el gas, la electricidad y el transporte, es decir, se quitaron de las manos privadas y se pusieron bajo propiedad pública. Esto lo hizo un gobierno laborista que estaba bajo gran presión del movimiento obrero para crear puestos de trabajo, reducir los precios y mejorar las condiciones laborales. También se daba el caso de que, en manos privadas, esas industrias no proporcionaban una infraestructura fiable para que la industria maximizara sus beneficios.

Sin embargo, el gobierno conservador de Margaret Thatcher revirtió varias nacionalizaciones en los años 80, y los gobiernos conservadores y neoliberales posteriores continuaron con las privatizaciones.

Las únicas nacionalizaciones de las últimas décadas se han producido cuando los gobiernos se han visto obligados a intervenir como último recurso de emergencia. Las han considerado como medidas temporales, con la intención de que las empresas rescatadas vuelvan a manos privadas lo antes posible. Por ejemplo, el banco Northern Rock fue nacionalizado tras su implosión en 2007, pero posteriormente fue devuelto al sector privado.

Por supuesto, los propietarios privados sólo aceptarán empresas que consideren potencialmente rentables. El sector ferroviario ha sido un catálogo de fracasos y empeoramiento de los servicios desde que se privatizó a mediados de la década de 1990, lo que ha llevado a una situación en la que hoy vuelve a ser parcialmente de propiedad pública. Los ministros de transportes se han esforzado por encontrar ofertas del sector privado para volver a privatizar las partes nacionalizadas sin que ello suponga un mayor deterioro del servicio, pero sin éxito.

El hecho de que los gobiernos capitalistas tengan que intervenir a veces de esta manera demuestra que el mercado capitalista no funciona. El Partido Socialista aboga por la nacionalización de las industrias y los servicios en quiebra, pero más que eso, por que todas las partes principales de la economía pasen a manos públicas como parte de una transformación socialista de la sociedad. Las industrias y los servicios nacionalizados no deben ser dirigidos por políticos y gestores pro-capitalistas que quieren ver fracasar la nacionalización, sino que deben ser puestos bajo el control y la gestión democrática de la clase trabajadora, con una compensación pagada a los antiguos propietarios sólo sobre la base de una necesidad demostrada.

Otras formas de intervención estatal en Gran Bretaña han incluido paquetes de gasto como los 450.000 millones de libras adicionales de dinero público gastados durante la pandemia de Covid, no en ese caso para rescatar a una sola industria, sino para mantener todo el sistema a flote.

¿Qué tan democrática es la democracia capitalista?

Los marxistas defienden los derechos democráticos existentes, pero reconocen que la democracia real no es posible en un sistema en el que una clase capitalista dominante controla la economía, el aparato estatal y, como se ha dicho anteriormente, tiene la dominación ideológica. Como dijo Marx: «Las ideas dominantes de cualquier época son las ideas de la clase dominante».

Beneficiarse de la democracia capitalista es mucho más fácil si se tiene poder y dinero, si se tiene acceso a la prensa dominante y si se puede presionar a los compañeros de colegio y a los socios comerciales que se sientan en el parlamento.

Los principales funcionarios no son elegidos, sino que son funcionarios de carrera, en el lugar de quien es elegido para el parlamento, y ganan altos salarios. Desempeñan un papel destacado a la hora de decidir qué información y «opciones» están a disposición de los políticos elegidos. En Gran Bretaña son reclutados en gran medida de la misma escuela pública y de Oxbridge que muchos de los principales políticos pro-capitalistas.

Para avanzar en sus carreras no es raro que cambien de trabajo entre la industria y el gobierno, como hacen muchos políticos capitalistas.

La clase capitalista ejerce una influencia considerable en los principales partidos políticos. Se ha dicho que el Parlamento es «el mejor club del mundo». Los salarios y gastos de los diputados les permiten un estilo de vida muy por encima de lo que la mayoría de la gente puede permitirse, lo que les aísla de los efectos de sus políticas. Los diputados deberían tener el mismo salario que la mayoría de los trabajadores.

Toda la estructura «democrática» está diseñada para mantener a los trabajadores al margen. La política para la mayoría de la gente se limita a votar una vez cada pocos años. Cuando la gente de la clase trabajadora llega a puestos de influencia política o sindical, se ve sometida a una enorme presión para que acepte las restricciones capitalistas, y los salarios inflados y otros privilegios juegan un papel en esa tentación.

Como la dirección y la oficialidad del Partido Laborista son hoy firmemente pro-capitalistas, es necesario luchar por la representación política de la clase obrera en forma de un nuevo partido obrero de masas, totalmente independiente de los intereses capitalistas.

Defender y ampliar los derechos democráticos

Aunque reconocen los grandes límites de la democracia bajo el capitalismo, los socialistas se oponen a cualquier ataque a los derechos democráticos que existen actualmente y abogan por una enorme ampliación de la democracia, apoyando todas las conquistas democráticas que puedan obtener los trabajadores y sus organizaciones. Conseguir más derechos y libertades para organizarse sólo puede ayudar a la capacidad de la clase obrera y sus aliados para movilizarse y superar las divisiones.

Por eso son muy importantes las campañas para derogar las leyes antisindicales y antiprotestas. Los llamamientos a la ampliación de la democracia pueden incluir: El voto para los jóvenes de 16 años; que los diputados sean elegidos por un máximo de dos años y estén sujetos a la revocación por parte de sus electores; la elección de jueces; y un aumento considerable de la asistencia jurídica.

Es importante reclamar el acceso democrático a los medios de comunicación. Esto podría lograrse sacando las instalaciones de las principales corporaciones de medios de comunicación de la propiedad privada y poniéndolas a disposición de todos, con la toma de decisiones democrática sobre los criterios de acceso.

Las naciones deberían tener derecho a la autodeterminación, si así lo deciden democráticamente los pueblos de esas naciones, hasta llegar a la independencia. El Partido Socialista aboga por una Escocia socialista independiente, como parte de una confederación socialista voluntaria de Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda.

Sin embargo, una auténtica democracia en todos los aspectos de nuestras vidas nunca será posible sobre la base del capitalismo, sino sólo cuando la economía y el Estado estén en manos de la inmensa mayoría del pueblo. Esto sentaría las bases para el desarrollo de la democracia socialista, en la industria y los servicios a través de la propiedad pública y el control y la gestión de los trabajadores, y en la política a través de la elección de los órganos de decisión en todos los niveles.

El aparato represivo del Estado: el sistema jurídico

El derecho bajo el capitalismo es un derecho de clase, en el fondo para hacer valer los derechos de propiedad y de explotación. Este es el caso tanto del derecho civil como del derecho penal.

En Gran Bretaña, la ley no sólo la hace el parlamento; también la hacen jueces no elegidos, que en su inmensa mayoría proceden de un entorno privilegiado.

La ideología capitalista presenta el sistema de derecho y justicia como un regulador neutral de la sociedad, pero cuando los trabajadores entran en luchas contra sus jefes o en acciones de protesta de otro tipo, a menudo se enfrentan a leyes y acciones de las fuerzas del Estado que claramente no favorecen los intereses de los trabajadores. Las leyes antisindicales se utilizan para tratar de impedir la huelga, estableciendo normas estrictas sobre las votaciones que deben realizarse y los umbrales de votación. Incluso cuando se respetan, a veces se recurre a los tribunales para anular las acciones. Por ejemplo, en 2019 los tribunales bloquearon la acción de huelga del Sindicato de Trabajadores de la Comunicación en Royal Mail después de que los miembros del sindicato votaran un 97% a favor de la misma, con una participación del 76%.

Los llamamientos de los círculos de la clase dirigente a «cumplir la ley», de los que se hacen eco los líderes sindicales de la derecha, pueden tener efecto durante un tiempo, pero no pueden aplazar la lucha indefinidamente. Los miembros de la Asociación de Funcionarios de Prisiones han demostrado cómo se puede desafiar la ley cuando han recurrido a los paros en las cárceles, a pesar de la prohibición de huelga que se les impuso en 1994.

Las leyes contra las protestas tampoco pueden impedirlas. Cuando los estudiantes protestaron en Londres contra el aumento de las tasas de matrícula en 2010, fueron rodeados y encarcelados en la calle por filas masivas de policías, durante horas en condiciones de frío. Sin embargo, las protestas continuaron y crecieron, y fueron seguidas por manifestaciones masivas y huelgas de trabajadores al año siguiente.

El movimiento contra los impuestos de 1989-91, liderado por el Militant, precursor del Partido Socialista, supuso un importante avance. El resultado fue que 18 millones de personas desafiaron la amenaza de los tribunales y el impuesto tuvo que ser abolido. Este movimiento popularizó la idea de que las leyes injustas pueden ser desafiadas con éxito.

Por supuesto, hay aspectos de la ley que los trabajadores desean: la lucha contra delitos como el asesinato, la violación, la agresión y el robo. Se aceptan leyes y sanciones contra estos actos, de los que, según las estadísticas, las personas de clase trabajadora son las principales víctimas. Los socialistas reclaman un control democrático y la rendición de cuentas sobre esas leyes y sanciones. En el capitalismo, la forma de aplicar la ley es racista y clasista. Si eres de clase trabajadora, o si eres negro, tienes muchas más posibilidades de ser condenado o de ir a la cárcel.

También está el argumento de Karl Marx de que la supuesta neutralidad de la ley se ve socavada por las desigualdades de ingresos. Por ejemplo, es un delito tanto para los ricos como para los pobres robar comida, pero es más probable que los pobres se vean obligados a robarla que los ricos, que pueden permitirse comprar toda la comida que quieran.

La policía

La policía suele ser la primera línea de ataque contra cualquiera que altere el orden público del capitalismo. A medida que las tensiones sociales han aumentado, la visión del «bobby» (policía) local ayudando a los ancianos a cruzar la calle, común en la relativa paz social de la Gran Bretaña de los años 50 y 60, ha desaparecido.

Un antiguo jefe de policía del Gran Manchester, James Anderton, dijo una vez: «Creo que, desde el punto de vista policial, mi tarea en el futuro… que la delincuencia básica como tal -robos, hurtos e incluso delitos violentos- no será la característica policial predominante. Lo que más me preocupará serán los intentos encubiertos y, en última instancia, manifiestos de derrocar la democracia, de subvertir la autoridad del Estado y, de hecho, de implicarse en actos de sedición destinados a destruir nuestro sistema parlamentario y el gobierno democrático de este país».

La huelga de los mineros de 1984-85 marcó un hito para mucha gente. En el campo que rodea el depósito de coque de Orgreave, cerca de Sheffield, el 18 de junio de 1984, 4.200 policías se organizaron en 181 equipos, con perros y caballos, tratando de intimidar y romper el espíritu de los mineros. Esto, y la feroz represión de la masiva manifestación contra el impuesto electoral en Londres el 31 de marzo de 1990, organizada bajo la dirección del Militant, no fueron aberraciones, sino un retorno más abierto a las verdaderas «prioridades» de la policía.

Todos los estados capitalistas tienen también uno o más servicios de inteligencia secretos, que en gran parte tienen como objetivo seguir y desbaratar lo que consideran «elementos subversivos», incluyendo a los sindicalistas militantes, socialistas, ecologistas y otros activistas. El Partido Socialista pide que se disuelvan esos brazos del Estado.

Su papel ha sido expuesto en la investigación «Spycops» de la década de 2020, que examinó las acciones de la Brigada Especial de Manifestación (SDS).

El SDS se fundó en 1968, tras una manifestación contra la guerra de Vietnam, en un momento de protestas revolucionarias masivas a nivel internacional. El abogado de la investigación dijo: «Nuestro gobierno estaba preocupado por el comunismo».

El abogado de la policía metropolitana de Londres explicó que el SDS tenía dos funciones principales: «Reunir información con el fin de prevenir los desórdenes públicos» y «ayudar al servicio de seguridad en su tarea de defender al Reino Unido de los intentos de espionaje y sabotaje y de las acciones de personas consideradas subversivas para la seguridad del Estado».

Los once diputados de los que se sabe que han sido espiados eran laboristas y, en general, de izquierdas. Entre ellos se encontraba el miembro del Partido Socialista Dave Nellist, que fue diputado laborista por Coventry South East en 1983-92. Entre las organizaciones que fueron objeto de espionaje se encuentra el Partido Socialista, antes Militant, que un abogado de la investigación admitió que fue espiado por el MI5, así como el SDS. También se infiltraron campañas de justicia negra y de familias, algunas de ellas afligidas por la muerte de un familiar a manos de la policía o de bandas racistas. De las 1.000 organizaciones que se sabe que han sido infiltradas, se cree que sólo tres son de derechas.

Racismo y sexismo policial

Cuando el adolescente negro Stephen Lawrence fue brutalmente asesinado en 1993 por matones racistas, el racismo y la corrupción de la policía impidieron que sus asesinos fueran llevados ante la justicia. Mientras se permitía a los asesinos de Stephen salir impunes de su crimen, la policía dedicaba recursos a contrarrestar el movimiento antirracista. La policía antidisturbios atacó dos grandes manifestaciones para cerrar la sede del Partido Nacional Británico (BNP), de extrema derecha.

Esto siguió a años de actuaciones policiales racistas, incluyendo muchas muertes de personas negras a manos de la policía. Pero el asesinato de Stephen fue un momento crucial: se creó la investigación McPherson para investigar, y se concluyó que la policía era «institucionalmente racista». Sin embargo, el racismo y la brutalidad policial continuaron, lo que llevó a los jóvenes a tomar las calles casi 30 años después en el movimiento Black Lives Matter de 2020.

Luego, en 2021, estallaron las protestas tras el asesinato de Sarah Everard, especialmente cuando se supo que había sido asesinada por un policía, Wayne Couzens, y que había sido denunciado por delitos sexuales durante al menos 13 años. Se reveló que 26 colegas policías de Couzens habían cometido delitos sexuales y que más de 750 empleados de la policía metropolitana de Londres se habían enfrentado a investigaciones por mala conducta sexual en los diez años posteriores a 2010.

El racismo, el sexismo y otras formas de discriminación abundan en la policía, y corren como una llaga por todas las instituciones del capitalismo. Como dijo Malcolm X: «No puede haber capitalismo sin racismo».

El Partido Socialista pide la desmilitarización de la policía, disolviendo las brigadas antidisturbios, por ejemplo, y el fin del acoso policial mediante poderes como el de «parar y registrar». Las protestas y manifestaciones deben ser dirigidas por equipos de sindicalistas y otros trabajadores organizados democráticamente. Es necesario hacer campaña para que la policía rinda cuentas a las comunidades locales y sea controlada por los trabajadores de esas comunidades, mediante comités elegidos que puedan determinar las prioridades y los recursos.

La lucha por esos cambios debe formar parte de un programa socialista de políticas para erradicar la pobreza, proporcionar viviendas asequibles, aumentar la financiación de los servicios sociales y de las instalaciones para jóvenes, etc., que reducirían la delincuencia con mucha más eficacia que la policía.

Esto no significa que los socialistas deban hacer llamamientos a la «abolición de la policía». Ante la vida en una sociedad que es un caldo de cultivo para la delincuencia, la inmensa mayoría de la gente quiere que existan fuerzas de disuasión y de aplicación de la ley contra ella. Pero se pueden y se deben utilizar reivindicaciones -como las anteriores- que ayuden a desenmascarar y socavar la función represiva de la policía, y se deben apoyar los derechos sindicales de los agentes de policía, y también del personal del ejército.

El ejército

El ejército regular británico fue construido como un ejército colonial con operaciones en todo el mundo, para asegurar el poder del imperialismo británico contra los pueblos coloniales. Hoy desempeña un papel de seguridad para la clase capitalista contra otras potencias capitalistas. Además, es la última línea de defensa del capitalismo contra los desórdenes civiles y la revolución en casa, con planes de contingencia detallados para las operaciones contrarrevolucionarias domésticas.

Se utilizó ampliamente durante los conflictos laborales de principios del siglo XX: contra los mineros de Tonypandy en el sur de Gales en 1912 y durante la huelga general de 1926. Se utilizó para intentar romper las huelgas de bomberos en 1977 y de nuevo en 2002-03.

Ha habido muchas ocasiones en las que la clase dominante británica ha debatido si recurrir a la intervención militar a nivel nacional. Partes del estado capitalista discutieron el sabotaje de un posible gobierno liderado por Jeremy Corbyn. Generales no identificados fueron citados en los medios de comunicación, con uno diciendo: «El Estado Mayor no permitirá que un primer ministro ponga en peligro la seguridad de este país y creo que el pueblo utilizaría cualquier medio, justo o sucio, para impedirlo». Sin embargo, esta amenaza nunca fue necesaria, ya que el sabotaje de la posición de Corbyn fue llevado a cabo por representantes de los intereses capitalistas dentro del propio Partido Laborista.

La principal consideración de los gobiernos capitalistas antes de implementar tales planes sería la fuerza de la clase obrera organizada y su capacidad para defender sus conquistas históricas cuando se enfrentan a los intentos de eliminarlas.

Desafiar y eliminar el capitalismo

Una vez entendido lo que es y hace la máquina del Estado, es posible examinar las tareas que serán necesarias para lograr una transformación socialista de la sociedad. Incluso los estados capitalistas mejor armados no son invencibles. En 1978, el Sha de Irán era el dictador más armado del mundo, pero eso no impidió que fuera derrocado por una revolución ese año. En la «primavera árabe» de 2011, dictaduras aparentemente todopoderosas en Túnez y Egipto fueron derrocadas por movimientos de masas. Las fuerzas militares más poderosas pueden derrumbarse ante una lucha decidida de millones de personas.

Sin embargo, no es automático que esos movimientos pasen a asumir el poder en interés de la gran mayoría de la sociedad. En Irán, Túnez y Egipto -y en muchas otras revoluciones- el capitalismo en sí no fue derrocado, por lo que continuó existiendo con un conjunto diferente de líderes al mando.

Para que una revolución socialista tenga éxito, es vital un partido político de los trabajadores con una estrategia clara y un liderazgo probado (véase el folleto de esta serie sobre el papel de un partido revolucionario). En una situación revolucionaria, ese partido sería capaz de proponer medidas para ayudar a dividir las fuerzas del Estado, haciéndolas más fáciles de derrotar, y también medidas para eliminar el aparato estatal capitalista para que ya no pueda ser utilizado contra el movimiento obrero por la clase capitalista.

Una parte crucial de la división de las fuerzas estatales es hacer llamamientos a los soldados de base, al resto del personal del ejército y a la policía, para que se unan al movimiento revolucionario en lugar de ser utilizados contra él. La historia ofrece muchos ejemplos de fuerzas militares que se niegan a reprimir un movimiento revolucionario, sobre todo en la revolución rusa de 1917, que eliminó el capitalismo por primera vez e instaló un gobierno obrero.

Dirigido por Lenin y Trotsky, el Partido Bolchevique en Rusia demostró que es posible una transformación pacífica de la sociedad cuando las filas de la clase obrera de las fuerzas armadas han sido ganadas para un programa socialista. Políticas como el pleno empleo con puestos de trabajo bien remunerados, y una vivienda digna para todos, son enormemente atractivas para ellos, así como para el resto de la clase trabajadora.

Los bolcheviques rechazaron cualquier compromiso con los políticos capitalistas y los generales del ejército. Habían aprendido las lecciones del pasado, que fueron resumidas por Lenin en su libro Estado y Revolución. Explicó que el Estado capitalista no puede ser tomado y utilizado en interés de la clase obrera. Por el contrario, debe ser desechado y sustituido por un nuevo estado obrero, diseñado para servir a los intereses de la mayoría de la sociedad. Esta lección fue extraída por primera vez por Marx y Engels como resultado de la experiencia de la Comuna de París de 1871, que no se movió para derrotar decisivamente a las fuerzas militares capitalistas y monárquicas, y luego sufrió que fueran utilizadas para aplastar a la comuna socialista.

Marchitamiento del Estado

Tras una transformación socialista, se necesitaría un aparato estatal obrero -dirigido democráticamente- para contrarrestar cualquier intento de la minoría capitalista derrotada de recuperar el poder. También sería necesario para ayudar al funcionamiento de la sociedad y para hacer frente a los muchos problemas creados por el capitalismo, incluyendo el comportamiento antisocial, que no desaparecería de la noche a la mañana. La mejora drástica de las condiciones materiales y la provisión de servicios decentes podría hacerse rápidamente y reduciría rápidamente la delincuencia. Pero también habría que reparar el enorme daño psicológico causado por el capitalismo y las relaciones de poder, la división y el abuso que promueve. Por ejemplo, acabar con el capitalismo como sistema social que ha discriminado a las mujeres sentará las bases para que haya menos delitos de violencia contra ellas, pero no se eliminarán inmediatamente.

Algunas corrientes del anarquismo insisten en que ninguna forma de Estado debe sustituir al Estado capitalista. Sin embargo, el estado no es un organismo abstracto que ejerce el poder por sí mismo, sino que es una herramienta de la clase dominante. Lenin se refirió a la llegada de los trabajadores al poder como la «dictadura del proletariado», no significando una dictadura del tipo capitalista brutal y represivo, sino una en la que los representantes elegidos de la mayoría, la clase obrera, encabezarían la gestión democrática de la sociedad en interés de la gran mayoría.

Con el tiempo, ese nuevo Estado se «marchitaría» gradualmente. La propiedad común democrática de la industria y los servicios, junto con la planificación socialista, conduciría a niveles de producción socialmente útiles mucho más altos que bajo el capitalismo, y sobre una base ambientalmente sostenible. Esto permitiría satisfacer las necesidades de todos, y con una semana laboral mucho más corta. Por lo tanto, cada individuo tendría tiempo para desarrollar sus intereses y talentos, y también para participar en el funcionamiento de la sociedad.

Si todo el mundo tuviera un papel en la organización de la sociedad -de forma rotativa o simultánea-, las condiciones para el desarrollo de una burocracia se verían socavadas. Otras salvaguardas contra el desarrollo de un gobierno burocrático en un estado obrero incluirían no dar un salario más alto o privilegios especiales a los representantes elegidos y hacer que estén sujetos a una revocación instantánea si no están actuando en los intereses de aquellos que los eligieron.

Todos estos cambios y otros más reducirían gradualmente la necesidad de un aparato estatal, lo que significa que podría llegar a desaparecer. La organización democrática sería necesaria, pero una estructura para la represión de una clase de la sociedad sobre las demás dejaría de tener sentido.

Socialism Today número 258. Revista del Partido Socialista Británico (CIT en Inglaterra y Gales).

Ir al contenido